Cuento: El regalo de los Insultos

419e7-caritas

¿Cómo te relacionas con los demás cuando no son tan agradables contigo? ¿Cómo te sientes?

En ocasiones, en nuestro día a día, nos relacionamos con personas que son excesivamente críticas con nosotros. Personas que opinan sobre como deberíamos hacer las cosas. Compañeros de trabajo, familiares, amigos o incluso ¡¡nuestra pareja!!

Constantemente estamos relacionándonos con personas que pueden ser tóxicas para nuestras emociones. Ante esto, tenemos varias maneras de responder. Podemos sentirnos víctimas inocentes de su mal genio o de su prepotencia, podemos sentir que el destino nos ha puesto esta prueba, podemos creer que tenemos que “aguantar” y tolerar su manera de tratarnos. O también tenemos la opción de elegir una actitud diferente, que nos ayude a cuidar nosotros mismos de nuestras emociones. Si no cuidas tú mismo, tú misma de tus emociones, ¿quién lo hará por ti?

Si tu jefe tiene muy poco tacto al decir las cosas, si tu madre da su opinión y esto te duele, si tu pareja es demasiado vehemente para decirte como interpreta que debes hacer las cosas….. permite que comparta contigo un cuento.

El regalo de los insultos

En una ocasión cuando Buda estaba predicando su doctrina, un hombre se le acercó y comenzó a insultarlo e intentar agredirlo pero Buda se mantuvo en un estado de imperturbable serenidad y silencio. Cuando hubo terminado su acción, se retiró.

Un discípulo que se sintió indignado por los insultos que el hombre lanzó contra Buda le preguntó porqué dejó que lo maltratara y lo agrediera.
A lo que Buda respondió con segura tranquilidad: –“Si yo te regalo un caballo pero tú no lo aceptas ¿de quién es el regalo?

El discípulo contestó: –“Si no lo acepto, sería tuyo todavía”. 
Entonces Buda respondió: -“Bueno. Estas personas emplean parte de su tiempo en regalarme sus insultos, pero al igual que un regalo, yo elijo si quiero aceptarlo o no. Los insultos son como regalos: si lo recoges, lo aceptas; si no lo recoges, quien te insulta se lo queda en sus manos. No podemos culpar al que insulta de nuestra decisión de aceptar su regalo. Por esa misma razón, esos insultos son para mí como un regalo que elijo no recoger. Simplemente los dejo en los mismos labios de donde salen.”

Este cuento me recuerda a una de las técnicas asertivas que utilizamos en el taller de Comunicación Asertiva. La técnica del banco de niebla. No necesitamos tomarnos al pie de la letra todo lo que nos dicen los demás, no necesitamos ofendernos, sufrir, dolernos por lo que dicen los demás. En algunas ocasiones, es mucho mejor no aceptar ese regalo envenenado, permitir que el banco de niebla cubra unos momentos la situación, para poder decidir luego qué podemos entender de esta situación.

Viki Morandeira
Tu Coach Personal

CUENTO FUENTE:  http://abremente.blogspot.com/2011/10/breves-cuentos-del-buda-i-el-regalo.html#ixzz3PRgmrALF

¿Qué beneficios tiene la asertividad?

En la vida diaria, ser asertivos, nos trae grandes beneficios. El principal es que cambia la forma en que nos sentimos con nosotros mismos. Si eres de aquellas personas que no saben decir No, y luego se viven culpando por no haber sido capaz de decir NO, sabrás de lo que estoy hablando.

BENEFICIOS DE LA ASERTIVIDAD

  • Resolvemos de una manera más sana los conflictos, pudiendo frenar discusiones que de otra forma acaban deteriorando la relación.
  • Mejora nuestra autoestima al haber podido expresar nuestros deseos, opiniones, críticas justificadas sobre algo, lo que nos molesta y los sentimientos que experimentamos.
  • Al no responder de forma agresiva, nuestros interlocutores nos escucharán mejor y con más atención, al no sentirse atacados.

SI NO SOY ASERTIVO SOY…

Lo contrario de la conducta asertiva, son las conductas pasiva y agresiva. En este enlace podrás ver los tres Tipos de Conductas

Como todo en la vida, para aprender algo, necesitamos repetir, repetir y repetir. Entrenarnos para ser Asertivos es una tarea muy gratificante. Ya que nos llevará de la conducta pasiva o agresiva, donde sufríamos, teníamos problemas con los demás, a la conducta asertiva, donde ganamos en autoconfianza, en autorespeto, en autoestima.

Tienes mucho que ganar!!!

Sé asertivo. Elige ser un ganador!!  Aquí tienes un Taller donde APRENDER A SER ASERTIVO.

El entrenamiento asertivo no proporcianará la reducción del estrés en nuestro trato con las personas, nos enseña a defender nuestros genuinos derechos, sin necesidad de resultar herido o de agredir a nadie.

CAPACIDADES DE LA PERSONA ASERTIVA

Una persona asertiva, tiene unas capacidades que todos podemos aprender si nos entrenamos conscientemente.

  • Expresa sus sentimientos de una manera sana.
  • Expresa desacuerdo de forma eficaz sin agredir ni desconsiderar las opiniones de los demás.
  • Expresa su opinión sin crear sentimiento de vergüenza en los demás.
  • Expresa sus necesidades aceptándola como válidas y sin sentirse avergonzado por ello.
  • Acepta las necesidades de los demás, sin interpretarlas como ataques personales.
  • Sabe defenderse sin agresión ni pasividad de las conductas de los demás donde se vea atacada su integridad moral.
  • Sabe potenciar los resultados favorables en los conflictos personales.
  • Se respeta a sí mismo al expresar sus propias necesidades.
  • No viola ni se pone por encima de los derechos de los demás.
  • Reconoce su responsabilidad en los hechos que le atañen.
  • Resuelve positivamente las discusiones, peleas y conflictos.
  • Saber responder a una persona agresiva para neutralizar sus ataques.

En definitiva, ser Asertivo consiste en Respetar nuestros derechos y necesidades, sabiendo comunicarlos respetando los derechos y necesidades de los demás.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

www.facebook.com/viki.morandeira

Asertividad: Técnica de ignorar

tecnicas asertivas

Aumentar nuestra asertividad es una tarea que todos podemos conseguir. Aquí tienes otra técnica que junto a las anteriores, te ayudará a mejorar tu conducta asertiva. La técnica de ignorar, es aplicable a las ocasiones en las que la otra persona se encuentra visiblemente irritada, nerviosa, irracional, cuando la crítica puede dar paso al insulto, sin que tengamos oportunidad de defendernos. O cuando al intentar defendernos la situación creemos que empeorará visiblemente.

Es mucho mejor utilizar la técnica asertiva de Ignorar en ese momento los malos modos, mala educación o la agresividad del otro, teniendo en cuenta desde el estado emocional en el que nos habla. Más adelante, quizás en un par de horas o al día siguiente, podremos hablar con mayor tranquilidad y exponer desde nuestras emociones que la situación para nosotros ha sido desagradable. Mientras tanto, en el momento en que la critica o la situación de irritabilidad pueda perjudicar la relación, es mucho mejor utilizar la técnica asertiva de ignorar.

Analiza esta situación

Llegamos tarde a una cita.

Nos olvidamos de hacer un recado.

Habíamos acordado comprar algo y no lo hicimos.

Cometimos un fallo en el trabajo.

La otra persona nos recibe con una crítica o una agresión.

Si respondemos de forma NO asertiva, es probable que:

Ø Nos Bloqueemos: no sepamos que responder, nos quedemos paralizados, con la mente en blanco y vivamos la situacion con mucha ansiedad.

Ø Sobreadaptación: respondamos según creamos que es el deseo o necesidad del otro. Nuestra atencion se centra en lo que la otra persona pueda estar pensando. Tendremos nerviosismo y ansiedad.

Ø Ansiedad: comenzaremos a tartamudear, a sudar, podemos llegar al bloqueo o a una repuesta correcta pero con nerviosismo.

Ø Agresividad: responderemos a esa crítica, que consideramos como un ataque personal, contraatacando, con insultos, voz elevada, recriminaciones. En este caso aplicamos la máxima que dice: La mejor defensa es un buen ataque. Y en la realidad, en nuestras relaciones personales, no suele ser para nada una buena defensa sino una manera de deteriorar la relación.

En este caso, antes de entrar en la situación en la que perdemos el control de la situación, donde no podemos explicar que pasó, ni asumir el error, donde los insultos que recibiremos van a dar paso a un dolor interno… una buena forma de REACCIONAR es usar la TÉCNICA DE IGNORAR.

Si nuestro interlocutor se encuentra ofuscado, acalorado, enfadado, no entenderá los motivos hasta que se haya calmado. Debemos tener en claro nuestra respuesta para poder reconducir la situación. Un par de buenas respuestas son:

Veo que estás muy enfadado, si te calmas, en otro momento podré explicarte que ha pasado.

Te noto muy nerviosa, cuando te tranquilices, podemos hablar.

No quiero que lleguemos a discutir, así que prefiero ignorar tu comentario.

La clave está en hablar con decisión, con voz firme y segura. Recuerda que todo se consigue entrenando. Que ningún corredor gana los 100 metros a la primera que lo intenta. Practican en solitario hasta el día de la competición. Bien, tu puedes recordar situaciones en las que no fuiste asertiv@ y volver a elaborarlas con las técnicas que ahora conoces. Puedes jugar al “Roleplaying” con tu Coach, donde cada uno será un personaje de ese desencuentro para volverlo a vivir. O bien puedes ponerte frente al espejo y repetir TU frase o respuesta UNA Y OTRA VEZ.

Cómo los deportistas de élite, llegarás a conseguirlo cuanto más te esfuerces y practiques!!!

Viki Morandeira

Coach Personal

4 Claves para una Sana Autoestima

como mejorar la autoestima

Como aumentar la autoestima es una de las frases que muchas personas, de manera más recurrente, buscan en Google o en cualquier otro motor de búsqueda. Pero déjame decirte, que la cuestión no es saber como mejorar tu autoestima, sino APLICARLO.

Podemos saber hacer un estupendo pastel de chocolate….. pero para saborarlo, disfrutarlo, hay que hacerlo, ¿verdad? Pues con la autoestima es igual. No busques más claves, no busques más tips para la autoestima, deja de buscar y empieza hoy mismo a aplicar los ejercicios para aumentar la autoestima que te propongo en el artículo de hoy.

Si no puedes hacerlos ahora, guarda esta página y vuelve cuando tengas una hora para dedicarle a la persona que más te necesita, TU MISMO.

Autoconocimiento

Vamos a empezar con el Autoconocimiento:

  1. Busca una hoja o un cuaderno donde hacer los ejercicios.
  2. Ponle de título. Cualidades Personales.
  3. Piensa en ti mismo y descríbete con 50 cualidades. Puede que creas que no las tienes, pero te aseguro que tienes más de media centena!!  Si no puedes escribir cincuenta cualidades, sigue buscando, piensa en todos los aspectos de tu vida, como amigo, como hijo, como empleado, como jefe, cónyuge, padre o madre.
  4. Luego, del otro lado de la hoja, escribe 50 defectos. Todos tenemos cosas buenas y otras no tanto. Trabajar sobre nuestras debilidades es cuestión de tiempo y entrenamiento.

Autovaloración Sigue leyendo “4 Claves para una Sana Autoestima”

8 Estrategias Esenciales para Decir NO (III)

derechos asertivos

Quienes trabajamos por cuenta propia, aunque también quienes ocupan cargos de dirección, necesitamos saber decir que NO. Cuando decimos SI, y no cumplimos, cuando decimos SI, y no estamos de acuerdo con lo que hemos aceptado hacer, cuando decimos SI y nos comprometemos a cumplir horarios, plazos, precios que no podemos cumplir, nos estamos faltando a nosotros mismos y estamos dando un mal servicio.

Si digo que si, que lo tendré para el jueves, por no escuchar la queja del director, aunque sé a ciencia cierta que no podré tenerlo para el jueves… ¿a qué estoy jugando?

Es mejor aprender, entrenarse a decir lo que realmente pensamos en nuestra “columna izquierda” (ya hablaré de ella más adelante). Decir No, equivale a valorar nuestro tiempo, a valorar al cliente al ofrecerle un servicio de mejor calidad que si lo hicieras sin poder o querer hacerlo.

Les dejo 8 Estrategias Esenciales para decir que no, es una traducción de un artículo en inglés que podéis leer en idioma original en el siguiente enlace. De todos modos en la traducción he cambiado algunas palabras y agregado algunas sugerencias que me parecen importantes.

http://freelanceswitch.com/freelancing-essentials/8-essential-strategies-to-saying-no/

8 Estrategias esenciales para decir “NO”

1. Intenta decir “SI” primero.

Esto puede sonar incoherente, pero pienso en ello como una especie de “judo mental”. Tu dices SI a la propuesta (asumiendo que realmente quieres hacerla, y que no tienes tiempo ahora), entonces tienes varias opciones:

1) Si, Puedo empezar con tu proyecto para tal fecha (cuando consideres que podrás dedicarle tu tiempo a hacer un buen trabajo)

2) Si no sabes cuando podrás empezar, prueba decir: ¿Podrías volverme a llamar con esto en 1 mes o así? Prefiero aceptarlo estando seguro de poder realizar un buen trabajo”, o

3) Dices: “Seguro. ¿Has sopesado hacer X, Y y Z primero y así analizar si esto va a funcionar antes de ponernos manos a la obra? En ambos casos no estás diciendo que no ahora mismo, y les estás volviendo a pasar la pelota. Creo que deberías optar por una de estas tres respuestas solo si eres sincero sobre hacer el trabajo pero realmente ahora mismo no tienes tiempo para hacerlo. Estas estrategias te ahorran la carga de trabajo por el momento sin tener que decir que no rotundamente.

2. Conoce tus compromisos. Para saber cuando has de decir “NO” debes conocer a la perfección que tareas son las que tienes por hacer aún. Deberías mantener una lista con todas tus propuestas/proyectos actuales y además otra lista con las acciones a realizar, compuesta no tanto de los proyectos actuales sino por los pasos concretos que deberías completar en un plazo de una semana o así. Cuando tengas estas dos listas confeccionadas podras conocer a la perfección si una propuesta encaja en tu calendario y si tiene la suficiente prioridad para ser incluida en los compromisos. Guarda esta lista con cuidado y añade solo lo que realmente sea esencial.

3. Valora tu tiempo. Una de las razones por las que la gente no puede decir que no es que sienten que su tiempo no es tan valioso. Por ejemplo, si alguien te encarga que hagas algo que el mismo puede hacer facilmente y tu dices que si en realidad estás diciendo que su tiempo es más valioso que el tuyo ¿o si no por qué realizarías ese trabajo en vez que lo hiciera el? Aprende a valorar tu tiempo -solo tienes un tiempo finito acumulado, y quizas es tu mejor recurso- y aprende a mostrar a los demas que los valoras negandote a realizar propuestas que realmente no necesitan ser realizadas por ti.

4. Retrasa. Parecida a la primera estrategia solo que no se refiere a que tengas que tomar una decisión en el momento. Por ejemplo, deberias decir “Ahora mismo tengo mi cupo de trabajo completo, ¿Podrias llamarme en un par de semanas?” Si la persona que propone acepta, pondrá en su calendario un recordatorio para darte un toque en 2 semanas. Si no, se olvidará de ello. A veces, si intentas rechazar una propuesta 2 veces seguidas la otra persona cederá, pero no es una buena idea intentar retrasar demasiadas veces una misma propuesta ya que afecta negativamente tu imagen. Después de dos prórrogas, en la tercera vez que recibas una propuesta deberías dar una respuesta definitiva.

5. Se educado, pero firme. Una falta que comete mucha gente es ser demasiado educado, y demasiado “blandito”. Pueden decir que no pero suena como si estuvieran dudando. Si respondes así, una persona fuerte continuará presionándote con la propuesta hasta que aceptes, porque pensará que existe la posibilidad de que te lo pienses mejor. Tienes que dejarlo claro, si dices que no, no vas a cambiar de opinión. Pero no seas grosero. Un simple “No, no puedo ahora mismo” será suficiente.

6. Adelántate. Si sabes que se te está a punto de realizar una propuesta es más fácil decir que estás ocupado antes que la propuesta se realice formalmente. Si te reunes con alguien puedes decir “Antes que comencemos tengo que decirte que tengo la agenda completa para el mes que viene, asi que no aceptaré propuestas para comenzar antes de 30 dias”. Esto prevendrá a la persona que va a realizarte la propuesta, y no podrán culparte en caso de que te niegues.

7. Me encantaría, aunque. Similar a la estrategia 1, esta táctica sirve para mandar el mensaje de que suena como un gran proyecto pero que no puedes hacerlo porque interfiere en tu agenda o con otros compromisos. Si la propuesta es genuínamente atractiva suelo decir cosas como “Es un gran proyecto y me hubiera gustado formar parte de el”. También sugiero alternativas posibles, dando a la persona ideas similares que pueden funcionar. Algunas personas de hecho apreciarán bastante esta clase de negación ya que les estás ayudando también.

8. Nunca digas que lo sientes. De nuevo, has de respetar tu tiempo. Si te disculpas mandas el mensaje de que estas haciendo algo malo por negarte, de que por alguna razón no eres lo suficientemente fuerte para decir que no. Es muy tentador disculparse, lo se. Muchas veces decimos cosas como “Lo siento pero…” o “Ojalá pudiera hacerlo, lo siento” porque simplemente no nos sentimos bien al emitir un rechazo contundente. Pero de nuevo, estás mandando el mensaje incorrecto. Mirate la estrategia 5 para un mejor aprovechamiento.

Valorando nuestro tiempo, nuestra capacidad de trabajo, y la calidad que queremos ofrecer, conseguiremos estar más satisfechos nosotros y también nuestros clientes o jefes.

Tu Coach Personal

Tecnicas Asertivas: La pregunta Asertiva

 

 

¡¡¡Vamos por más técnicas asertivas!!!

Cuantas más tengamos, más fácil nos será responder asertivamente cuando tengamos que hacerlo. Ser asertivo es aprender a comunicarse efectivamente.

Comunicarse es poder hacer llegar al otro el mensaje que tenemos que darle. (nuestra opinión, una necesidad, un no querer hacer algo para respetar nuestro tiempo). Pero también es comprender qué nos está diciendo la otra persona, para que esa charla de un resultado positivo. A veces, por ejemplo, se hace necesario saber cómo responder ante una crítica sin que eso nos lleve a una discusión. Tener a mano las técnicas asertivas es fundamental.

La técnica de la Pregunta Asertiva, consiste en responder para pedir más información, sin cuestionar lo que nos han dicho, ya sea una crítica hacia nosotros, hacia una situación que nos cuesta creer o comprender, o cuando nos están expresando emociones, o situaciones con las que no estamos de acuerdo. En lugar de negar, defendernos, contraatacar, juzgar, justificar o intentar que nos den la razón, utilizamos la Pregunta Asertiva para poder abrir un espacio de diálogo, dejando claro que sea lo que sea lo que nos responda, hemos preguntado para comprender, para poder ponernos en su lugar, para entender verdadera y sinceramente porqué nos está diciendo lo que nos está diciendo.

Veamos… se hacen preguntas para clarificar, por ejemplo, en el caso de recibir una crítica, para comprender lo que hemos hecho mal según la otra persona, para recabar información sobre qué es exactamente lo que se critica y cómo podríamos hacer para resolverlo. En este caso, saber el “qué” se critica ayuda a separarlo del “a quien” ya que por lo general lo que al otro le ha molestado o lo que el otro critica es un “comportamiento” y así tenemos que hacérselo comprender.

Un ejemplo de conversación:

C: Tú siempre igual, nunca puedes hacer nada bien.

Y: Comprendo que he cometido un error y que esto te molesta. ¿Podrías decirme en qué me he equivocado para poder aprender?

Y luego, una vez que las dos partes están tranquilas, podemos tratar de hacerle ver que Nosotros no somos “el error” sino que algunas veces nos equivocamos o las cosas no nos salen del todo bien, COMO AL RESTO DE LOS MORTALES!!! También, en otro momento en que nuestro interlocutor esté tranquilo, sirve recordarle que SIEMPRE es una palabra demasiado extremista.

Porque ni los buenos son siempre buenos, ni los malos lo son a todas horas.Basta mirar por ejemplo a los deportistas de élite, que a veces, también fallan. En muchas de estas conversaciones es necesario dejar de lado nuestra necesidad de hacerle ver al otro nuestra realidad, para ser verdaderamente empáticos y comprender su realidad.

Las técnicas asertivas son imprescindibles cuando hablamos con las personas más importantes de nuestra vida. Pero a veces, por un exceso de confianza, decimos las cosas como nos vienen a la boca, sin pensar en los posibles resultados, sin valorar desde qué emociones me habla esa persona, sin intentar comprender. Por ejemplo, cuando una persona nos dice algo con lo que no estamos de acuerdo, o que no hemos visto nunca de esa manera, lo más habitual suele ser “NEGAR” lo que nos están diciendo. Cuando lo que escuchamos lo personalizamos y lo sentimos como un ataque personal, también podemos caer en el error de defendernos, contraatacando sacando otro tema de conversación que nada tiene que ver con lo que la otra persona nos está comunicando. También, a veces, cuando lo que la otra persona está expresando es una necesidad, algo que esperaba de nosotros y que no obtuvo, podemos caer en el error de justificar. Veamos un ejemplo de esto:

C: Siento que no te importo.

Y: ¿Cómo no me vas a importar? Eso no es verdad. ¿De qué me hablas, cómo puedes decir que me importas si me desvivo por ti? o Tú no te das cuenta que tengo mucho que hacer, que no tengo tiempo para nada, no me entiendes.

Responder así, con cualquiera de estas frases, no abre espacios de comunicación, no facilita que comprendamos a la otra persona, no genera confianza y seguridad para poder explicar sus sentimientos. Cuando una persona nos está expresando algo tan profundo como lo es el hecho de “no sentirse importante o amado” nuestra respuesta tiene que empezar por la comprensión, jamás por la negación, justificación o juicio de lo que estamos escuchando. En este caso, podríamos responder:

C: Siento que no te importo.

Y: Duele sentir que no eres importante para alguien, te entiendo. ¿En qué momentos has sentido que no me importas?

Utilizar preguntas abiertas, para conocer la respuesta, SEA LA QUE SEA, es en este momento lo más apropiado. Es necesario no personalizar, no sentirnos atacados por la respuesta del otro, estamos preguntando para comprender sus sentimientos, para buscar la raíz de sus emociones y así poder hacer algo para que pueda sentir que le comprendemos, que le estamos escuchando y que nos interesa mucho comprender lo que siente y porqué lo siente.

Otro ejemplo de la técnica de la pregunta asertiva.

P: Mi hiciste pasar vergüenza en la reunión. Eres un irresponsable.

C: Entiendo que no te guste el modo en que actué la otra noche en la reunión. ¿Qué fue lo que te molestó de mi comportamiento? ¿Qué es lo que te molesta de mí que hace que no te guste? ¿Qué hay en mi forma de hablar que te desagrada?

Si logramos separar los “comportamientos” de las “personas” podremos aceptar que todos tenemos derecho a equivocarnos, a no hacer todo bien a todas horas, a no tener ganas de hacer algo en algún momento, a estar solos si nos apetece, a ayudar a alguien si queremos y podemos, a organizar nuestra vida, a comportarnos como queramos si eso no ofende o lastima a nuestros seres queridos.

¿En qué “conversaciones” podrías poner en práctica esta técnica?

¿Cómo podrías responder con preguntas asertivas la próxima vez?

Recuerda una conversación pasada y recréala cambiando tus respuestas por otras nuevas que puedas diseñar ahora conociendo más sobre la asertividad.

¿Cómo mejoraría tu entendimiento con los demás? ¿Qué nuevos sentimientos ganas al no discutir o someterte? ¿Cómo mejora tu relación con esa persona cuando se ha sentido escuchada y comprendida, cuando ha podido expresar lo que siente o piensa, sin miedo a un conflicto, sin miedo a no ser aceptada su parte de realidad? La escucha empática y la asertividad mejoran notablemente nuestras relaciones personales, las hacen mucho más profundas.

 

 

Viki Morandeira

Coach Personal

 

Asertividad: Tecnica de la Claudicacion Simulada

Lo bueno de conocer unas cuantas técnicas asertivas, es que siempre podemos usarlas para ayudarnos a salir de un mal trance, para evitar discusiones, para mejorar la forma en que nos comunicamos y sobretodo, para cuidar nuestras relaciones personales.

La Técnica de la Claudicación Simulada consiste, como su nombre lo indica, en simular que hemos abandonado, darle a la otra persona, en principio, su parte de razón, para luego dar nuestra opinión y decir lo que realmente queremos decir. Intentar imponer nuestro punto de vista, o que nos den la razon, es realmente poco efectivo.

Por ejemplo. Cuando alguien niega una cosa que tu crees que ciertamente ocurrió o fue como tu piensas. Cuando alguien nos acusa de algo o se queja de algo sobre nosotros, hay que tener en cuenta, que aunque nosotros lo interpretamos de otra manera, esa persona nos lo dice asi, porque asi lo siente, porque ve esa realidad. Si directamente le decimos que no, que se equivoca, es como si estuviera viendo una manzana y tu le dices que no es una manzana. ¿Podría darte la razón si está convencido de estar viendo una manzana? Dificilmente.

Un caso práctico

Le has dicho a tu hijo que haga la cama.

Y el, además de no haberla hecho, te suelta: ¡¡¡Pero si no me has dicho nada!!!

Puede que estés seguro que lo has dicho, o que creas haberlo dicho, pero ahora esa no es la cuestion. El motivo por el que hablas con tu hijo no es saber quien tiene la razón en esto, sino, transmitir el mensaje original y conseguir que cumpla con su obligación de hacer su cama. Por eso, empezar a discutir que si lo dije, que si no lo dijiste, que si lo dije…. llevaría a un callejón sin salida. El no lo recordará y seguirá insistiendo, por mucho que tu intentes que lo recuerde.

En este caso, más vale Claudicar para luego volver al ataque.

Una respuesta adecuada sería: Puede ser que no lo haya dicho. Ahora el tema es que tú sabes que debes hacer la cama sin necesidad que te lo repita cada día.

Otro caso en el que puede usarse la Técnica de Claudicación Simulada, es cuando te culpen de algo, para intentar escapar ellos mismos de una responsabilidad.

Otro caso práctico

Por ejemplo: le dices a tu hija que haga los deberes.

Sales de la habitación y al volver, sigue sin hacer sus tareas escolares.

Cuando le preguntas qué hace que no está haciendo sus tareas, te responde:

Es que tu no me has dado un lápiz.

Una respuesta adecuada, usando la Técnica de la Claudicación simulada, sería:

Puede ser que no te haya dado un lápiz, ¿Crees que ese es suficiente motivo para que ni siquiera hayas puesto los libros sobre la mesa?

A veces, las conversaciones con algunas personas, giran en una espiral, donde ambos quieren imponer su opinion, donde ambos se creen poseedores de la verdad, dueños de la razon. Si insistes, de la misma manera que lo has hecho en otras ocasiones, conseguiras el mismo resultado que en otras ocasiones…..  Por eso, para conseguir que algo cambie, eres tú quien debe dar el paso y cambiar tu manera de comunicarte, siendo asertivo.

Por ejemplo, le has dicho 100 veces a tu hija que se equivoca, que si le dices que vaya a natacion no es por capricho tuyo, sino porque es un beneficio para ella. Y ella insiste en que no le interesa.

En lugar de insistir, con los mismos argumentos, intenta claudicar, para luego mostrarle las ventajas de la natacion.

Comprendo que no quieras ir a natacion. Y creo que tu no le ves nada positivo. Se que a ti te gusta conocer gente nueva, y la natacion no es solo hacer ejercicio, es tambien una oportunidad de tener un nuevo circulo de amistades, de poder disfrutar sintiendote mejor, de poder tener una mejor figura.

No busques cuales son tus motivos, es mejor encontrar que le motiva a la otra persona, y mostrarle que en eso que le estas proponiendo, obtendra algo que le agrada.

Piensa!!! Sé Creativo!!!

¿En qué situaciones puedes usar esta Técnica?

¿En que ocasiones pasadas podrías haberla usado? Escribe respuestas “escritas” a situaciones en las que en el pasado no fuiste asertivo e intenta serlo en la próxima oportunidad que tengas. Este entrenamiento te preparará para conversaciones futuras

OTRO EJEMPLO

 Cuando alguien te dice: Siempre llegas tarde. ( o nunca me escuchas)
Ponerte a discutir si es verdad o mentira, no hará que avancen en la comunicación, por eso, en este caso, también es imprescindible la Claudicación Simulada.
Es cierto que hoy he llegado tarde, y que también me ha pasado en otras ocasiones. Lo siento, se que te incomoda esperar y no era mi intensión que te sintieras así. No tuve en cuenta que a esta hora hay mucho tráfico (o es difícil conseguir aparcamiento). La próxima vez te avisaré con un mensaje cuando tenga algún contratiempo para llegar puntual. La semana pasada llegué a puntual todos los días, ¿lo recuerdas?
Es importante tener en cuenta, que cuando una persona dice algo, generalmente está bastante convencida de lo que está diciendo. Lo cree así. Cree que es real, o por lo menos, para esa persona, eso es parte de su realidad. Entrar en una discusión para que vean las cosas como las hemos visto nosotros, no es buena estrategia.
La técnica asertiva de la Claudicación Simulada es imprescindible en discusiones de pareja. ¿Por qué? Porque lo más valioso no es tener la razón, puntualmente, sino seguir juntos, felices, creciendo como pareja.
Discutir, no debería ser una prioridad. Aunque a veces se convierta en algo cotidiano. Es preferible escoger bien nuestras batallas. Y a pesar de que un tema te parezca de vital importancia, te aseguro que la mejor manera de que tu pareja realmente comprenda tu punto de vista no es intentando que te de la razón, sino, dándole su punto de razón, al usar la claudicación simulada, para luego poder exponer tu planteamiento. Si lo haces a modo de “reflexiones” o “preguntas” con tal de que tu pareja sea quien llegue a la conclusión, pues mejor. Para que una persona nos comprenda, no necesariamente tenemos que imponer nuestra realidad, la mayoría de las veces solo es necesario lograr que duden de su punto de vista, para que luego, solos, puedan llegar a ver la realidad como la hemos visto nosotros.
Si necesitas ayuda, pídela. Estaré encantada de guiarte para que seas una persona Asertiva y que mejores tus relaciones personales.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

¡Cuidado! Peligro de Contaminacion. Gente toxica

 

 

En la vida diaria tratamos con muchas personas. Algunas son autoritarias, otras sumisas, otras exigentes, otras agresivas, otras egocentricas….. y nosotros no podemos ir cambiando nuestro comportamiento para satisfacer a todos.

 

Por eso, es muy importante saber cual es nuestro objetivo al comunicarnos con los demás. Por ejemplo, en el trabajo, si hay alguien con el que no puedo, alguien que me saca de las casillas…. es porque yo dejo de pensar en el objetivo y pienso en su comportamiento.

 

Vamos a hablar hoy de las personas tóxicas.

 

En el trabajo, en casa, entre nuestros amigos, algún vecino, aquel familiar, un jefe, algún empleado… todos conocemos a una o más personas tóxicas. Esas personas, ¡¡¡contagian a todo aquel que no lleve su escudo antiradiactivo!!!!

 

¿Cuántas veces tú estabas tranquilo, sin demasiadas preocupaciones, y al encontrarte con alguien en particular has terminado nervioso, fastidiado, cargado de pesimismo?

 

Pues bien, eso es porque las personas tóxicas tienen un poder de contaminación tal, que si no va uno bien pertrechado, puede ser letal.

 

Bromas aparte, tú puedes decidir que NO TE AFECTE el encuentro con una persona tóxica. ¿Sabrías decirme quienes son tóxicos a tu alrededor? ¿Si? ¿No? Bueno, vamos a recordar las personas tóxicas que identifica Bernardo Stamateas en su libro “Gente Tóxica”

 

Los mete-culpas: ¡Con todo lo que yo hice por tí! O los que se sienten culpables por ser felices, por disfrutar, por tener una pareja, cuando los demás no alcanzan lo mismo que él, esta persona, también es tóxica, pero con ella misma.

 

Los envidiosos: ¿Qué lo tuyo es mejor que lo mío? ¿Pero quién te lo dijo? El que muestra su envidia, por lo que los demás tienen, solo está demostrando su inferioridad, su incapacidad mental para alcanzar los mismos logros.

 

El descalificador: Si, lo has hecho bien… pero lo has entregado un poco tarde. El descalificador es aquel que no puede callarse ninguno de nuestros defectos. Todos tenemos defectos, pero el se cree perfecto y con derecho a marcar y resaltar cada uno de nuestros fallos.

 

El agresivo verbal: No solo descalifica y ataca, sino que además insulta. El insulto es para él como el aire que escapa de una olla a presión. No sabe controlar sus emociones y lo más fácil para el, es destapar la olla y dejar que la presión salga en forma de agresión verbal.

 

El falso: aquel que siempre elogia a todos, pero que en cuanto uno se retira del grupo, siempre tiene algo que criticar de quien se ha ido. Es, si no lo conoces, en apariencia, una buena persona, pero hay de tí cuando le des la espalda!!!

 

El psicópata: A mí nadie me dice lo que tengo que hacer. Si me llego a cruzar a Perico, le parto la cara. El psicópata, es a la vez agresivo, vengativo, sabelotodo y perfecto. Siempre se enoja demasiado fácilmente. El poder y el dinero le importan más que las personas. Es manipulador y puede dar una imagen de religioso cuando en realidad es un extremista.

 

El mediocre: el conformista, el que para qué se va a esforzar si total no lo va a conseguir. ¿para qué más, si así estamos bien? Es el que vive una vida chata, sin emociones ni frustraciones pero que puede llegar a intoxicar a quienes le rodean, al convencerlos que lo mejor es no hacer nada, quedarse en su sitio y dejar pasar la vida.

 

El cotilla: Los chismes son su especialidad, siempre sabe la última noticia de la oficina, quien le ha puesto los cuernos a quien, donde, cuando y cuantas veces. Su interés por la vida de los demás es tal que le sirve para olvidar que no hace nada con la suya.

 

El jefe autoritario: Esto es como yo lo digo, y si no te gusta, ahí tienes la puerta. No acepta que los demás tienen también ideas, y que encima pueden ser mejor que las suyas. Tiene siempre la última palabra y cuando no la consigue, te despide, así al final, ha vuelto a tener la última.

 

La persona neurótica: Le gusta llamar la atención, necesita sentirse aceptado, reconocido, es autosuficiente y perfecto, agresivo y extremista, al extremo de ser infantil. Chantajista, su frase favorita es Si me dejas, me mato.

 

El manipulador: es el rey del acoso moral, te asigna tareas que no podrás realizar, te amenaza, destruye tu reputación con habladurías y mentiras. Se siente grande y poderoso. Tiene una doble vida. Ante el jefe, dice una cosa y luego hace otra, a fin de conseguir de él un ascenso o lo que desee. Es envidioso e improductivo.

 

El orgulloso: Está tan contento de ser así de perfecto, está encantado de vivir en su piel, tiene un exceso de amor propio, un ego inmenso, una autoestima inflada, sobrevalora sus capacidades, no aceptan sugerencias sobre su trabajo, porque están convencidos que lo hacen siempre de la mejor manera que existe.

 

El quejica: ¿por qué a mi no me dan este puesto de trabajo y a el sí? ¿por qué nunca tengo una oportunidad? Si llueve le molesta, si hace calor, le agobia, si hace frío, le incomoda. Tiene problemas con todos sus compañeros y vive enfadado. Todo lo que ve es negativo, demasiado grande y complejo, imposible de alcanzar. Tengo frío, tengo frío y cuando le das un abrigo, cuanto frío tenía, cuanto frío tenía….

 

Bien, luego de esta pequeña descripción de cada uno de los personajes tóxicos, quiero que sepas, que NO PUEDES DEJARTE INTOXICAR cuando los demás quieran. TU PUEDES evitar que su contaminación llegue hasta dentro de tu corazón.

 

Las técnicas asertivas son una excelente herramienta para utilizar cuando nos encontramos con algunos de estos personajes tóxicos. Teniendo una conducta asertiva, dejaras de sentirte mal al cruzarte con las personas toxicas. También sirve recordar:

 

  • Lo que los demás dicen, es solo una opinión subjetiva, no siempre refleja la realidad.
  • Que a los demás no les guste algo, no significa que sea feo, solo significa que a los demás no les gusta.
  • Nadie tiene derecho a gritarte, incluso aunque te equivoques.
  • Tu tienes derecho a ser positivo y a defender tus opiniones y sueños.
  • Escuchar chismes también te convierte en chismoso.
  • Nadie es más importante que tú, pero tampoco lo es menos.
  • No ganas nada contradiciendo a un descalificador y jamás lo hagas en público. Déjalo con su crítica, que la cargue él, tú no la aceptes.
  • Ante un ataque verbal, pon tu mejor “cara de nada” y sonríe.
  • No envidies, mejor admira e intenta aprender como se consigue eso que pensabas envidiar.
  • No quieras cambiar a nadie, las personas solo cambian cuando deciden hacerlo.
  • Utiliza técnicas asertivas, apréndelas, practícalas frente al espejo, convierte en un maestro de la asertividad.
  • No compadezcas al quejica, porque le harás sentir a gusto a tu lado y no te dejará más. Escucha, se educado, pero ten la mente en blanco, ni ayudes, ni des consejos, ni compadezcas. Simplemente, preguntale cuando termine. ¿ y como crees que podria solucionarse?…

Desde el coaching podemos trabajar juntos para que aprendas a defenderte, a ponerte un escudo anti-personas tóxicas. En una sola sesión se pueden hacer maravillas. Tu vida cambiará y te sentirás más a gusto en tu trabajo, en la reunión familiar, etc.

 

No lo dudes. ¿Acaso tu tranquilidad no vale la pena?

 

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Como Decir No cuando queremos Decir que No

¿Por qué nos resulta tan difícil decir que no?

Bueno, en realidad, no le ocurre a todos. Las personas menos asertivas, son quienes más dificultades tienen para decir no. Pero ello no significa que no quieran decir que no, sino que se sienten culpables si lo hacen, temen perder el aprecio y la consideración de los demás, temen ser egoístas o crear conflictos, aunque luego, internamente, tengan sentimientos de enfado hacia ellos mismos por no haber podido decir que no.

Una persona poco asertiva, evita verse expuesta a situaciones donde sabe que tendrá que elegir entre decir Si o No y tratará de evitarlas. Evitando así el sufrimieto posterior que le provoca haber dicho si, cuando en realidad, quería decir no.

Desean decir no, pero no pueden. Se encuentran en la disyuntiva, entre respetar sus propios deseos y necesidades, respetar su tiempo y sus propias actividades o dejarse influir por sus miedos diversos.

¿Por qué nos cuesta decir NO?

Porque hemos sido educados en la cultura de la sumisión, en la cultura de la obediencia. Desde pequeños, se nos ha “castigado” cuando no queríamos hacer algo, se nos ha señalado cuando no aceptábamos hacer algo. Desde pequeños hemos aprendido, que para tener el amor de nuestros padres, de nuestros educadores, “debemos” decir que si. Para que nuestros padres, maestros o mayores no se enfaden, debemos decir que si.

Esto acarrea que tengamos miedo a defraudar las expectativas de los demás, a no dar la “talla” en lo que suponemos que se espera de nosotros. Decimos que si, porque no sabemos como argumentar el no que llevamos dentro y que pugna por salir. Decimos que si, para evitarnos el inconveniente de explicar por qué no queremos o no podemos hacerlo. Decimos que si, porque creemos que decir no será una postura egoísta, aunque con ello estemos dejando de respetar nuestros propios derechos asertivos. En definitiva, decimos que si, por temor a no ser queridos, por temor a enfrentarnos a los demás y a su rechazo. Por temor al conflicto.

¿Como nos afecta?

En primer lugar, el ser sumiso, servicial hemos de asumir que no es una VIRTUD. Una persona que progresa en su vida, no es quien deja en último lugar sus necesidades para cubrir siempre las de los demás. Decir siempre que si, disminuye nuestra autoestima, porque luego de unos años de sentirnos “usados” (porque lo hemos permitido) empieza a crecer en nosotros un sentimiento amargo de frustración, de odio hacia nosotros mismos por no ser capaces de decir que no. Nos castigamos y humillamos en nuestros diálogos internos por sentirnos poca cosa, por no vernos capaces de respetar nuestros propios horarios, nuestras propias necesidades. Nos sentimos usados, abusados, sumisos y dependientes.

Se puede cortar esta sinérgia, aprendiendo a ser ASERTIVOS. El entrenamiento Asertivo es algo que está al alcance de todos. Los derechos asertivos , una necesidad.

¿Por qué es bueno decir que NO?

– Porque así, al no asumir nosotros todas las tareas, le damos la oportunidad a los demás de aprender a hacerlo, de crecer en sus propias habilidades e incluso de aumentar su autoestima porque reconocen que pueden hacerlo.

-Porque ayudamos a los demás a ser responsables de sus propias vidas.

– Porque no se acaba el mundo si decimos que NO!!!

– Porque al valorar nuestros deseos, aumenta nuestro sentimiento de Autorespeto.

– Porque evitamos sufrir ante el pensamiento distorsionado que nos dice que los demás son culpables de nuestro dolor al no haber sabido decir que no, cuando eso es nuestra responsabilidad.

– Porque al respetarnos a nosotros, damos a los demás la oportunidad de respetarnos.

Se puede aprender, se puede entrenar. Es más, es nuestra obligación ser más Asertivos, adquiriendo mayor habilidad social, aprendiendo a aplicar las técnicas asertivas, y entrenándonos en esta maravillosa destreza, que nos hará la vida mucho más llevadera. Pero no basta con desear ser asertivos, así como no basta desear decir que no. Hay que llevarlo a la práctica y es con la reiteración de el comportamiento asertivo, como mejoramos día a día nuestra comunicación y nuestros sentimientos de autorespeto.

Nuestras relaciones personales mejoran cuando asumimos que decir que no es una responsabilidad, casi una obligación para respetarnos. Habrá tiras y afloja. Habrá luchas de poder. El otro querrá que yo le diga que si, pero mi responsabilidad es aprender a respetar mi no. Las técnicas asertivas son la herramienta fundamental si necesitas respetarte, si necesitas que tu opinión sea escuchada. NO es necesario el conflicto. NO es necesaria ninguna discusión.

Pero tenemos la creencia de que si no le damos al otro lo que espera habrá una discusión, un conflicto, una mala cara, un distanciamiento. Y eso nos impide respetar nuestra opinión. El miedo a la discusión, el miedo al conflicto. Te aseguro que todo esto se aprende. No sabes el peso que te quitas de encima cuando puedes decir exactamente lo que necesitas decir y cuando esto no provoca ningún evento desagradable. La inteligencia Emocional y la Asertividad engloban un cambio de hábitos y de conductas que transforman para siempre y hacia mejor, nuestras relaciones personales.

Se puede. Si lo deseas, recuerda que pedir ayuda es de sabios. 🙂 Online, y desde cualquier parte del mundo puedes mejorar tu asertividad y tu inteligencia emocional, haciendo así que tus relaciones personales y profesionales sean mucho mejores. Estoy a tu disposición.

Viki Morandeira

Tu coach personal