Miedo a hablar en Público, como superarlo

conductas asertivas

El miedo a hablar en público puede ser paralizante. Puede acabar con las ilusiones de personas que podrían progresar en su trabajo y en su vida al verse en la necesidad de hablar en alguna reunión y por miedo, dan la impresión de no ser lo suficientemente adecuados para un ascenso. Este es un miedo muy común, que incluso han tenido las personas que ahora mismo puedes ver paradas frente de un gran auditorio hablando para miles de personas.

El miedo a no saber que decir, el miedo a lo que piensen de nosotros, el miedo a equivocarnos, porque en realidad, no es concretamente miedo a hablar en público. ¿No hables nunca con nadie? Desde luego que si, tú hablas, como cualquier otra persona, a veces para un “público” de uno, otras veces para un “público de tres o cuatro”, pero estoy segura que aunque algunas veces hablarás incluso para ti  (yo lo hago, aunque no en voz alta, no suelo hacerlo en voz alta, vamos, que alguna vez también lo he hecho, jijiji) Como te decía, estoy segura que hablas, y estoy segura de que tienes público, uno, dos, cinco, pero siempre hay público, salvo que estés en casa y no haya nadie.

Este miedo es algo que nos paraliza, incluso, como te decía, puede arruinar carreras prometedoras si no hacen nada para solucionarlo. Imaginate que Barak Obama no hubiera gestionado su miedo a hablar, su miedo a lo que pudieran pensar de el, su miedo a decir alguna tontería…. Ni el, ni ningún presentador de televisión, ni ningún periodista famoso, ni ninguna conferencista reputado…. Nadie hubiera llegado a donde está si no se hubiera enfrentado a estos pensamientos que le paralizaban a la hora de “imaginarse” en un escenario o frente al “publico”.

Lo que nos da miedo no es hablar. Lo que nos da miedo no es tampoco la gente, sino lo que nosotros pensamos acerca de nuestro desempeño delante de la gente.

Decirnos frases como:

  • Se que lo haré mal.
  • Seguro que me equivoco
  • Me estarán mirando todos
  • No recordaré todo lo que tengo que decir
  • Puedo tartamudear y se reirán de mí.
  • No sabré que responder si me hacen una pregunta
  • Me pondré colorada y se burlarán de mí.

Ahora me gustaría hacerte una pregunta. ¿Tienes sobrinos, sobrinas pequeños? ¿Te acuerdas de cómo eras tú cuando tenías 10 años? Imaginate que tu sobrina o tu sobrino, si los tienes, te cuenta que tiene que dar una charla en el cole y que le da miedo. Si no tienes sobrinos, imagina que tú misma, la niña, el niño de 10 años, le dice a alguien en quien confía mucho, que tiene que dar una charla en el cole y que tiene miedo. Bien. Ahora, imagina que le dices esto a tu sobrino, o a ti mismo cuando eras pequeño.

  • Se que lo harás mal
  • Seguro que te equivocas
  • Te estarán mirando todos
  • No recordarás lo que tienes que decir
  • Puedes incluso tartamudear y si te ocurre, todos se reirán de ti
  • No controlas muy bien el tema, si te hacen preguntas, seguro que no sabes como responder
  • Ya te veo, te pondrás colorada y todos se burlarán de ti.

¿Cómo se sentiría tu sobrino, tu sobrina si les dijeras esto? ¿Cómo te habrías sentido, con 10 años, si alguien te hubiera hablado así? ¿Cómo pretendemos sentir confianza en nosotros mismos si nos hablamos así ante nuestros miedos? Somos terriblemente faltos de tacto hacia nosotros mismos, no tenemos ni un gramo de empatía hacia nosotros….. somos crueles y no mostramos comprensión ni amor ante nuestro miedo…. ¿Cómo no sentirlo ante tanta falta de amor hacia uno mismo?

No será instantáneo, pero empieza a poner en práctica estos pasos  para poder dejar de tener miedo a hablar en público.

1º No hablarte nunca más con esa crueldad. Hablarte como si le hablaras a la niña o niño de 10 años que fuiste o como le hablarías a alguno de tus sobrinos.

2º Dejar de imaginar en tu mente todas esas escenas en las que todo sale mal. Borrar esas imágenes te ayudará e minimizar el miedo físico.

3º Tener frases que te den fuerza y poder.

4º PONERTE DELANTE DEL PUBLICO Y HABLAR.

¡¡¡Aunque tiembles de miedo!!! Las primeras veces son incómodas, es cierto, pero la única manera de lograr superar esto es haciéndolo. ¡¡¡Yo siempre he tenido miedo a ponerme delante del público y hablar!!!! ¡¡¡Me ponía roja!!! Como un tomate de los más rojos que te puedas imaginar. Pero llegó un día en el que tenía que presentar mi primer libro, tendría que promocionarlo por la radio, por las bibliotecas, con las concejalas de la mujer, donde hiciera falta, y no tenia otra opción. Quedarme en casa no me iba a dar lugar a difundir mis libros. Así que me apunté a una asociación literaria donde organizaban lecturas poéticas, en público. Así fue como me obligué a enfrentarme a lo que tanto temía, me puse toda colorada, me paré delante del público y leí mi poema. Temblaba, pero NO MORI!! Nadie se rió de mi, NO tartamudee. NO tuve ninguno de los problemas que yo me imaginaba que podía llegar a tener. Y eso me dio fuerzas para volver a intentarlo otra vez. Me apunté en el colegio a leer las lecturas de la comunión del curso de mi hija. Leía en donde tenía oportunidad. Sabía leer, de eso estaba segura. Así que primero me enfrenté a mi miedo a exponerme al público. Y luego, una vez que dejó de ser paralizante, me enfrenté al miedo a las preguntas, a no saber cual sería el siguiente paso, a la falta de control. En un texto tú controlas. Empiezas y acabas. Pero en una entrevista o una conferencia las cosas no son tan “controlables” y eso también me generaba estrés. Pero lo enfrenté, me hable´con amor, me dí fuerzas, y salió tan bien que la presentadora de la radio me ofreció tener mi propio programa, mi propio espacio semanal!!! Y este año ya van 5 años en los que colaboro con la radio.
como vencer la timidez

Piensa y dile a tu mente que  si necesitas hablar PUEDES LOGRARLO. Si buscabas en el diccionario la definición de “vergonzosa” salía una foto mía!!!! Te lo  juro!!!! Pero aun así, necesité hacerlo, y lo hice. Y no soy nadie superior, ni mejor que nadie. Simplemente di esos 4 pasos y los seguí dando una y otra vez hasta sentirme a gusto delante de la gente. Ahora, puedo asegurarte que DISFRUTO, me siento LIBRE y ESPLENDIDA hablando delante de la gente. Porque mi mente no está más en lo que ellos piensan de mi. Mi mente está en ¿Qué puedo yo hacer por ellos? ¿En cómo puedo ayudarles? Y eso saca mi pasión, eso saca lo mejor de mi, eso me hace entrar en “flow”, en acción, y me fascina!!

Date permiso, verás que poco a poco se logra y que luego, en unos meses, incluso dirás: ¿pero que tontería no? ¿Cómo podía tener tanto miedo?

Te aseguro que si das el primer paso, tendrás más días para dar los siguientes y derrotar al miedo a hablar en público. Y recuerda que pedir ayuda es de sabios. Te invito a leer más sobre el Taller de Inteligencia Emocional para la Acción

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Anuncios

4º Hábito Tu felicidad es Tu Responsabilidad

inteligencia emocional es la llave para la felicidadLa búsqueda de la felicidad es en nuestra época casi una obsesión para algunas personas. Si no puedo tener el último modelo de teléfono móvil no soy feliz. Si no puedo acudir a determinados lugares, me siento infeliz. Si no tengo el trabajo que desearía me siento infeliz. Si mis hijos, mi pareja, mis padres o mis hermanos no actúan como yo espero que actúen me siento infeliz. Por otro lado, hay un gran número de personas que tras comprobar que tener el mejor teléfono, el mejor trabajo, la mejor universidad, tampoco ha sido para ellos la fuente de la completa felicidad, deciden hacer cambios en sus vidas. En esta sociedad consumista en la que vivimos, donde las empresas y sus publicidades nos crean necesidades que hace unas décadas no existían, no es nada extraño que los psiquiatras pronostiquen que para el 2030 (solo dentro de 15 años) la depresión será la mayor discapacidad.

Dejamos en manos de los demás, de los resultados que obtenemos, de las posesiones que podemos adquirir, de las relaciones que logramos mantener, la cantidad de felicidad que experimentamos. Y si tenemos en cuenta que pretender tener el control absoluto sobre estas situaciones es el 4º pecado que mata la felicidad, tampoco es de extrañar, que en España, CADA DIA, se suiciden 10 personas.

Y como siempre es mejor prevenir que llorar, sigamos con el 4º Hábito que es imprescindible incorporar para reemplazar el querer tener un excesivo control sobre los demás y sobre las situaciones. Este hábito consiste en Tomar la Responsabilidad Personal sobre nuestra felicidad. ¿Cómo lo hacemos?

  • Nunca culpando a los demás
  • Nunca culpando a las circunstancias.

En el libro Aprenda optimismo: Haga de la vida una experiencia gratificante, escrito por Martin Seligman, este nos relata una serie de experimentos científicos en los que se determina que la “pauta explicativa” es determinante a la hora de sentirnos deprimidos, tristes, incluso con la posibilidad de caer en tendencias suicidas.

Cuando explicamos lo que nos sucede de manera “permanente y universal” sentirnos hundidos, infelices, es la consecuencia natural. ¿Eres de los que dice estas frases?

Esto no cambiará nunca.

Todos están en mi contra. Nadie me entiende

Siempre será igual. Nunca saldré de esta situación

Todos mis compañeros son egoístas

Cuando utilizamos pautas explicativas en las que algo es permanente (nunca, siempre) y es universal (todos, nadie) nos convencemos de que la realidad es así, cerramos toda posibilidad de que las situaciones mejoren o de que nosotros tengamos un mínimo control sobre el futuro.

La felicidad no es algo que se alcanza, que se tiene, que se logra, no es un destino al que llegar. Cuando tenga una pareja, me case y tenga niños seré feliz. Cuando acabe la carrera y tenga un trabajo seré feliz. Cuando mi esposa o mi esposo sea de determinada manera seré feliz. Cuando mi jefe me valore seré feliz. como evitar la depresión

Si para sentirte feliz tiene que ocurrir algo que tiene que ver con los demás, o con las circunstancias externas y los resultados que obtengas tienes muchas probabilidades de no llegar a sentirte feliz. Porque la felicidad no es un destino, sino la actitud con la que caminamos.

Esa actitud, esa felicidad, solo puede regularse desde nuestro interior. Haciendo los cambios internos necesarios para dejar de sentir que todo está en nuestra contra y para poder aceptar que a pesar de las circunstancias negativas, tenemos igualmente la capacidad para ser felices. La resiliencia es, en los momentos más duros de nuestra vida, algo necesario para poder continuar adelante. Las emociones no son permanentes, como tampoco lo son las situaciones. Incluso algo tan duro como el dolor que sentimos por la pérdida de un ser querido algún día acabará. O bien porque lo superemos siendo personas resilientes, o bien porque nuestra tristeza y nuestro dolor derrote nuestro cuerpo y enfermemos mortalmente.

Basta de hablar de situaciones tristes y de dolor. En el 4º hábito para una vida de Felicidad y Plenitud es necesario que comprendas que es TU RESPONSABILIDAD sentirte feliz, porque es algo interno, una actitud con la que enfrentas los momentos de la vida. psicologia positiva

Para sentirnos felices y disfrutar de momentos especiales (una boda, las vacaciones, la graduación de nuestros hijos) es necesario tener en cuenta que cuanto mayores sean nuestras expectativas de que algo sea perfecto, mayor puede ser nuestra decepción si algo sale de manera diferente a como yo esperaba que saliera.  Por supuesto que carecer de expectativas en absoluto tampoco es la solución. Los extremos no son positivos en casi ningún aspecto de la vida, tampoco en este. Es necesario encontrar un equilibrio entre nuestras expectativas de pasar unas vacaciones estupendas y la actitud de aceptar con calma y optimismo si algo no sale de acuerdo a lo planificado. Recuerda, que no depende de las circunstancias, ni de los demás, que uno pueda ser feliz, o disfrutar, sino de la manera en que uno piensa en esos momentos, la actitud con la que enfrentamos lo que escapa de nuestro control, lo que no entraba en nuestras expectativas.

Cuando trabajo con mis clientes en el taller de Inteligencia Emocional, nos enfocamos en sus pensamientos. ¿Qué pensabas cuando has sentido rabia hacia esa persona? ¿Cuáles eran tus pensamientos cuando tuviste ese episodio de ansiedad? ¿Qué interpretación le dabas a la situación para sentirte triste y hundida? En el taller, cada participante, en lugar de centrarse en sus emociones, trabaja en sus pensamientos, en sus pautas explicativas, porque cambiar esos pensamientos es el paso fundamental para experimentar mejoras en esas emociones que nos duelen. Todos tenemos una serie de pensamientos distorsionados, TODOS y no es una enfermedad, sino una realidad, y analizando nuestras interpretaciones, cambiando nuestro enfoque podemos mejorar notablemente nuestras emociones y nuestros niveles de felicidad. Adquirir mayor inteligencia emocional nos hace personas más resilientes, más felices, más exitosas en todos los ámbitos de nuestra vida.

como superar un bajón

Conseguir adquirir el 4º hábito para una Vida Feliz y en Plenitud no es algo que ocurra de un día para el otro. Adquirir la habilidad de escuchar cuales son nuestros pensamientos, comprender cómo ese pensamiento determina una emoción, y lograr procesar un nuevo pensamiento para así tener otra emoción es algo que requiere trabajo, paciencia y perseverancia. Por eso muchas personas no lo consiguen. Porque no invierten lo suficiente en responsabilizarse de sus propias emociones, porque tienen una actitud pesimista que les dice que no podrán lograrlo, que es imposible gestionar correctamente sus emociones cuando alguien les ha hecho daño, cuando son despedidos del trabajo, cuando una situación inesperada se produce. Las emociones son algo que están ahí, que como seres emocionales necesitamos expresar, sentir, comprender. Convertirnos en personas frías como una piedra, que no se permiten sentir tristeza, rabia, frustración, porque “es malo” tampoco es la manera de ser felices. La inteligencia Emocional es la llave para la felicidad.

Recuerda, asumir la responsabilidad sobre nuestra propia felicidad requiere trabajo, paciencia, perseverancia y si de verdad quieres ser el dueño de tu vida y de tus emociones, ten por seguro que podrás lograrlo. Eres la persona más importante de tu vida. Invierte ese tiempo en ti. Ten la suficiente perseverancia y la paciencia necesarias para llegar a tener la llave de tu felicidad adquiriendo las habilidades necesarias para lograr incorporar este hábito.

En la lista de abajo encontrarás los artículos ya publicados sobre el MOOC de la Escuela de Negocios de la India que estoy haciendo online, titulado Una Vida Feliz y en Plenitud. Puedes seguir tu mismo este curso online si tu inglés es bueno, sino, te invito a seguir mi blog para recibir todos los siguientes artículos cuando los vaya publicando.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

 

1º Pecado. SACRIFICAR LA FELICIDAD

1º Hábito. PRIORIZAR – sin perseguir- LA FELICIDAD

2º Pecado. PERSEGUIR LOS “MOST”

2º Hábito ENCUENTRA TU “FLOW” 

3º Pecado. DEPENDER O EVADIR EL AMOR

3º Hábito AMAR Y DAR AMOR 

4º Pecado SER EXCESIVAMENTE CONTROLADOR

4º Hábito El que estás leyendo

5º Pecado DESCONFIAR DE LOS DEMAS

5º Hábito CONFIANZA INTELIGENTE

6º Pecado Desconfiar de la Vida

7º Pecado Ignorar la fuente interior

Inteligencia Emocional: Dominar o Gestionar emociones

taller inteligencia emocional

Perfecto. Yo soy la dueña de mis emociones y sólo yo soy responsable de ellas. Pero esto es muy difícil!! Porque lo que pasa a nuestro alrededor nos afecta. E imagínate que consigues dominar tus emociones y nada te afecta. ¿No podrías caer en el error de rodearte de gente que te trata mal y “como no te afecta” no separarte de ellos? Seguramente esto es un ejemplo exagerado, pero no lo termino de ver claro y me gustaría que me lo aclararas.

Por supuesto!! respondí.

Este planteamiento me hacía una participante del taller 21 días para Retomar las Riendas de tu Vida. durante uno de los ejercicios propuestos en el taller. Me gustaría compartir mi respuesta además de con ella, contigo.

La cuestión no es que uno deba convertirse en “pasota”, ni en “melasudatodista” . Una cosa es DOMINAR nuestras emociones y otra es GESTIONAR nuestras emociones. Hay una diferencia importante.

Si yo no hago caso a mis emociones, si las “domino”, censuro, limito, las siento internamente pero no las expreso, el daño que puedo hacer es mayor que el que se podría hacer si soy demasiado reactiva, si los demás me enfadan y pongo mala cara o voy y se los digo. Entre DOMINAR y EXPRESAR, en este sentido , es preferible expresar. Ahora bien, la expresión de esas emociones es lo que uno mejora al aumentar su inteligencia emocional. No es sencillo porque uno pone en acento en lo que hacen los demás, y porque tiene etiquetada distintas conductas como dañinas, como “contra” uno, y es normal que se piense que es el otro el que nos lastima.

Cuando, por ejemplo, una persona es infiel, nos duele. ¿Verdad?

Nos duele porque se quiebra la confianza, pero también se ven rotas nuestras expectativas. Uno empezó esa pareja con la “norma” que decía que ambos iban a ser fieles el uno al otro. Esa expectativa no se cumple por una parte y la otra parte lo sufre. Somos humanos, es inevitable, la inteligencia emocional no habla de ocultar, ni censurar, ni “dominar” en este sentido.

Que una persona que tiene una relación se acueste con otra que no es su pareja no necesariamente es doloroso. No es parte de la definición de esta situación. Por ejemplo, si la norma es “tenemos un amor libre”, o “nos gusta el intercambio de parejas” o “quiero verte con otra persona”. ¿Sería el dolor una consecuencia directa?

Cuando la norma cambia, cuando lo que yo pienso sobre que mi pareja se acueste con otro cambia, entonces, mis emociones son otras.En otras culturas, por ejemplo, donde la poligamia es parte de su manera de entender la vida, también cambian las emociones ante situaciones así.

Me refiero a que una emoción, por ejemplo, el enfado, no es una consecuencia directa de lo que ha hecho o no ha hecho una persona. Sino que es el resultado de unas normas, una cultura, unas expectativas, unos acuerdos previos.

Luego, otra cosa es la gestión de las emociones que me produce ese quiebre de normas. Puedo tomarme como algo personal que una amiga haya olvidado mi cumpleaños, o que no me llame tanto como yo la llamo a ella. Puedo tomarme como algo personal que mi padre preste más atención a los problemas de mi hermana que a los míos, pueden enfadarme muchas cosas, pero no necesariamente es un resultado directo que emane de esas circunstancias, sino lo que yo esperaba, creía, necesitaba, que al final no se cumplió.

Si una persona no cumple un acuerdo, por ejemplo, como el de la fidelidad, yo estoy en todo mi derecho de decidir si quiero perdonar y darle una nueva oportunidad a la relación; o puedo decidir que no quiero darle otra oportunidad a esa persona, aunque perdone lo ocurrido. Uno no tiene la obligación de estar junto a personas que no le gustan. Nadie nos obliga a ser amigos de todo el mundo, ni a que nos agraden todas las personas. En el trabajo, por ejemplo, nos relacionamos con muchas personas, muy diferentes, pero eso no implica que tengamos que ser amigas de todos, que tengamos que aceptar malos tratos verbales por parte de nadie. Yo no soy perfecta, pero tampoco lo son los demás. Y que los demás no sean perfectos es algo que necesitamos comprender para que haya bastantes menos cosas que nos duelan tanto como para tener que quejarnos o ir contándoselo a los demás.

Todos tenemos unas normas sobre como “deberían” ser los demás, sobre como deberían cumplir un determinado rol. Cuando sus conductas se apartan de nuestro “ideal”, de nuestras normas, de nuestros “el debería”, nos sentimos defraudados, enfadados, frustrados… pero a través de la inteligencia emocional podemos aprender la diferencia entre lo que es necesario aceptar y lo que uno puede cambiar. Podemos aprender a despersonalizar las actitudes del otro, para que no nos duelan ni sean un problema para nosotros.

Este tema, el de por qué nos enfada lo que hace el otro, es un tema apasionante, al igual que el aprendizaje de la gestión emocional de las demás “mal llamadas” emociones negativas.

Ninguna emoción es buena o mala.

Las emociones son algo normal, natural, algo humano!!!! ¡¡¡NO somos de piedra!!!

Lo que puede ser mala es nuestra actitud, nuestra reacción, nuestra respuesta reactiva, nuestra conducta cuando se ha producido una emoción. Y es esto precisamente lo que se pueda aprender a gestionar. No a no sentir emociones, sino a poder comprender porqué me siento mal, qué me está diciendo esta emoción sobre mi, que me dice sobre lo sucedido, que me dice sobre el otro, y escoger una respuesta a lo que sucedió, de acuerdo a quien es el otro y a su importancia en mi vida.

No es igual la gestión necesaria de nuestras emociones cuando se le pasa felicitarnos por nuestro cumple a una persona que a otra. Por lo general, cuanto más cercana sentimos a esa persona, más normas tiene y más probabilidades de que las rompa y yo sufra….

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Usa tu miedo para avanzar

inteligencia emocional taller online
Me gustaría que leyeras las siguientes afirmaciones y que luego miraras tu propia lista de miedos y que uno a uno te los fueras cuestionando.   Vivir sin miedo, es permitirnos Vivir en Libertad.

  • El miedo es un estado que se activa para protegernos de algún dolor o daño.
  • Ese dolor o daño no siempre (o por lo general) no es tan real como lo percibimos.
  • El miedo es una emoción anticipatoria.
  • La intensidad de la realidad futura por lo general será mucho menor que la predecida.
  • Nada de lo que hagas es un fracaso hasta que tú lo etiquetas como tal.
  • El superar barreras y alcanzar metas genera placer y ganas de repetir.
  • Vive según tu propia definición de Exito y de Lo que eres capaz de alcanzar. Que los demás vivan según las suyas.

Tus miedos, son una excelente herramienta si sabes interpretarlos. Mis miedos me ayudaron a avanzar. Enfrentarme a ellos, uno  a uno, ha ido marcando mi crecimiento personal y profesional. ¿Quieres crecer? Tu también puedes dejar la parálisis y avanzar.

  • El miedo es un estado que se activa para protegernos de algún dolor o daño.

Cuando tienes miedo a dar determinados pasos…. ¿de qué te proteges? Si respondes a esta pregunta, estarás descubriendo cuales son tus miedos. Se puede tener miedo a cometer un error, miedo al fracaso, miedo al éxito,    miedo a la desaprobación de los demás si decidimos dar un paso y no sale de acuerdo a lo esperado. Se puede tener miedo al propio miedo que nos produce el cambio.El miedo al Exito pretende protegernos de lo que podríamos perder al ser Exitosos. ¿pregúntate qué temes perder? Y asegúrate de tomar las decisiones para no perderlo.

Cometer un error no es un fracaso, sino obtener un resultado no deseado. Sigue insistiendo, cambiando de estrategias hasta conseguir el resultado que buscas. Muchas veces, las cosas saldrán mejor de lo esperado.

Pero piensa, en la vida todo cambia. Nada permanece constantemente igual. Las especies que evolucionaron, que más rápido se adaptaron a los cambios, son las que han sobrevivido. No sobrevive ni el más inteligente ni el más valiente ni el más rápido, sobrevive aquel que más rápido se adapta el cambio. El miedo al Rechazo nos protege del dolor de no ser aceptados por los demás. Y muchas veces, si habláramos, averiguaríamos que los demás jamás nos rechazarían por tener éxito.

  •  Ese dolor o daño no siempre (o por lo general) no es tan real como lo percibimos.

¿Estamos siendo realistas con aquello que tememos? ¿Qué es lo peor que que puede pasar? ¿Estamos viendo las cosas peor de lo que son? La mayoría de las veces nuestros miedos no se convierten en realidad.

  • El miedo es una emoción anticipatoria.

A menudo sentimos dolor, miedo guiándonos por lo que creemos que puede llegar a ocurrir. Anticipamos el dolor de que ocurra lo peor. ¿Y si estamos equivocados? Por lo general nuestros miedos nos protegen de un peligro al que le hemos dado más importancia de la que tiene. Sufrimos por adelantado. El ser humano es el único animal que puede sufrir sólo con sus pensamientos.

  • La intensidad de la realidad futura por lo general será mucho menor que la predecida.

¿Cuántas veces realmente aquello a lo que tenías fue tan grande como lo veías antes de que ocurriera? ¿Recuerdas momentos en los que tu miedo fue mayor a la realidad?¿Qué pruebas tiene de que lo peor vaya a ocurrir? ¿Y qué pruebas tiene de que sea tan grave como tu crees que será?

El miedo es una señal positiva. En el taller de inteligencia emocional para la acción trabajamos para cambiar esa interpretación negativa y paralizante del miedo para poder convertirlo en una palanca que nos mueva a conseguir mejores resultados en nuestra vida.

  • Nada de lo que hagas es un fracaso hasta que tú lo etiquetas como tal.

¿Crees que cometer un error es cometer un fracaso? El único fracaso es rendirnos ante de conseguir nuestras metas, antes de conseguir aquello que nos ha impulsado a dar ese paso, aquello que nos ha llevado a cometer ese error. Porque a través de los errores como se aprende, tu no has nacido sabiendo, ni nadie ha nacido sabiendo. Piensa en las millones de personas que antes que tu y que yo han cometido errores y que gracias a esos errores han alcanzado el éxito. La penicilina fue un error qué salva vidas. Para llegar a conseguir aquello que deseamos a menudo hay que arriesgarse a hacer aquello que tememos.

  • El superar barreras y alcanzar metas genera placer y ganas de repetir.

 Permitir que el miedo nos paralice es la mejor manera de sentirnos frustrados y sin ganas de seguir avanzando nuestra vida. La desmotivación, la falta de metas, la falta de autoestima, son consecuencias de no estar enfrentando nuestros miedos. ¡Arriesga! ¿Recuerda las veces que a pesar del miedo  diste los pasos necesarios y conseguiste lo que deseabas? ¿Recuerdas lo feliz que te sentiste al conseguirlo? ¡Vamos! Repite. Para sentirte feliz es necesario  avanzar y enfrentar ese miedo.

  • Vive según tu propia definición de Exito y de lo que eres capaz de alcanzar. Que los demás vivan según las suyas.

Es importante que nuestras metas sean propias, que seamos nosotros mismos quienes definamos la palabra éxito. Aunque los demás te digan que no eres capaz, tú puedes creer en ti, puedes creer en tu capacidad de lograrlo, puede retarte a demostrar que eres capaz.

Y como dijo Marie Curie. En la vida, no hay nada que temer, solo hay que comprender.

Comprender que cada paso que damos va definiendo nuestro mañana.

Comprender que cada paso que NO DAMOS, también va definiendo nuestro mañana.

Comprender que el hoy que vivimos es el fruto de los pasos dados y no dados por miedo en el pasado.

Comprender, que arriesgar es la mejor manera de progresar, que enfrentarse al miedo nos hace más capaces y nos enseña las lecciones necesarias para seguir adelante. Comprender que nuestra vida depende de nosotros. Si, tu vida, depende de ti. ¿Te vas a quedar esperando que llegue la buena suerte, que te toque la lotería? Quizás te pases toda la vida y nunca ocurra…. pero lo que si puedo asegurarte, es que en tu vida ocurrirá aquello que te atrevas a ir a buscar.

Te espero en el taller Inteligencia Emocional para la Acción. Un taller para conocerte mejor y quitar todas las circunstancias que te limitan. Online. Desde cualquier parte del mundo.

Viki Morandeira

Tu coach para una vida vivida a tu gusto.

Habilidades Sociales más valoradas en la Empresa

inteligencia emocional taller online

¿No te ha pasado alguna vez, ver después de un montón de años al cerebrito de tu clase y que te cuente que su vida es un desastre?

Mira, podemos tomar como ejemplo, las reuniones de exalumnos. Por lo general, no es raro encontrarnos con un compañero o compañera, que en su época de estudiante, tenía un resultado académico de sobresaliente, y que ahora, luego de 20 o 25 años, descubramos que no ha tenido éxito en la vida. Saldremos de la fiesta, diciendo… mira fulanito.. con lo listo que era y que mal le ha ido en la vida…. Y por otro lado, podemos en esa misma fiesta de exalumnos, comprobar como Menganito, que siempre suspendía todo, ahora tiene una vida estupenda, una familia hermosa, y una carrera laboral exitosa.

¿Cómo puede ser? Pues precisamente, porque la inteligencia Emocional, no guarda relación con la Inteligencia Tradicional. Que uno sea muy listo a la hora de hacer exámenes no le garantiza que lo sea a la hora de vivir.

El sistema educativo, prima la adquisición de conocimientos, el ser obediente y cumplidor, el adquirir una serie de cualidades que eran necesarias para otro siglo, que eran necesarias para nutrir de mano de obra a las fábricas del siglo pasado. Si, ese mismo siglo que terminó hace 14 años.

Ahora, las empresas, valoran mucho más otro tipo de habilidades. Valoran más a aquellas personas con Inteligencia Social e Inteligencia Intrapersonal. Vamos a hablar de las Habilidades Sociales más valoradas por las empresas a la hora de incorporar personal a sus plantillas.

Las cualidades que más se valoran ahora, en muchas empresas de todo el mundo, son:

  • la capacidad para relacionarse con las circunstancias, (el no amedrentarse ante los problemas, el ver soluciones, o tener una buena disposición para buscarlas)
  • la capacidad para trabajar en equipo, (la empresa exitosa es la que consigue que los distintos grupos encajen a la perfección)
  • la capacidad de comunicación (donde comunicar es intentar comprender primero y luego saber transmitir)
  • la flexibilidad (tener una mente abierta, capaz de adaptarnos a nuevas metas y nuevos proyectos)
  • la empatía (la capacidad de ponernos en el lugar del otro)
  • el optimismo
  • la confianza en uno mismo y en nuestras capacidades para crecer, progresar y afrontar los retos
  • la capacidad de asumir retos y responsabilidades (lo contrario al miedo al error, que paraliza) Asumir riesgos con responsabilidad
  • el compromiso con la empresa
  • la vocacion de servicio
  • la capacidad de tomar decisiones , el ser proactivo
  • el espiritu emprendedor

Y si ya hablamos de personal directivo, hay otras habilidades añadidas que es necesario mencionar

  • capacidad de liderazgo: (ya no va el antiguo-ordeno y mando) Un buen lider es aquél que es capaz de conseguir que las personas a su cargo estén deseando hacer aquello que la empresa necesita)
  • capacidad para motivar, para impulsar a su equipo a dar lo mejor de si mismos
  • capacidad para tomar decisiones pensadas pero casi en el acto.

este fue el tema que  abordamos en el programa de Radio Lucena del día lunes 5 de marzo del 2012

 La Inteligencia Social y la Inteligencia Intrapersonal son dos componentes de la Inteligencia Emocional. Algo que uno puede adquirir, que puede mejorar con el aprendizaje y la práctica. Una persona emocionalmente inteligente, dotada de resiliencia, tiene una vida interna de mejor calidad.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Librarnos del sufrimiento en las Relaciones Interpersonales

 

En nuestro trabajo, en nuestra familia, en nuestra vecindad, en nuestra universidad, entre hermanos, entre primos…… ¿quién no ha tenido un problema con alguien cercano y se ha sentido dolido y herido?

Las Relaciones Interpersonales pueden mejorar mucho si aplicamos la Inteligencia Emocional a ellas. Nuestro bienestar emocional, en gran medida, depende de tener unas relaciones satisfactorias. Por eso, aunque nos vaya bien en muchos otros ámbitos de la vida, si no nos hablamos con un primo o una hermana, tenemos una espinita clavada en el corazón.

Déjame detallarte unas cuantas reglas para interactuar con los demás, que espero te ayuden a mejorar tus relaciones.

  • Buscar solución: Cuando tengas un conflicto con alguna persona cercana, ten presente, qué es lo más importante en todo esto. ¿Demostrarle que tú tienes razón en tus exigencias y ellos no? No, eso no era lo importante… Lo importante es encontrar una solución, acorde a los dos, un ganar/ganar. Piensa que los demás también tienen necesidades, horarios, preocupaciones, que haceres…. y que sus necesidades son tan legítimas como las tuyas. Algunas veces, nuestros conflictos pueden deberse a la Falacia de Control (pincha y lee ahi)
  • Salir de tu zona de confort: Si, lo sé, a veces es molesto, doloroso salir de la zona de confort. Arriesgarse a hacer algo y enfrentarnos a la otra persona, decirle lo que nos duele o molesta puede parecer algo imposible de hacer. Pero es la mejor manera de resolver tus propias heridas. ¿Acaso la otra persona conoce tus sentimientos? ¿Le has dicho: Te quiero, me gustaría tener una mejor relación contigo, me siento triste y desilusionado cuando pasa mi cumpleaños y no me llamas, porque TE QUIERO y me gustaría tener una relación más cercana contigo? Si aún no lo has dicho, quizás es hora de cargarte de valor y salir de tu zona de confort. Para ello, previamente, prepárate para lo peor. Asume que el otro puede decirte: Vale, esto es muy bonito, pero no me interesa que me quieras. Cualquier resultado mejor que el peor, será para tí un paso adelante!!!  No dejes pasar tu vida sin dar un primer paso para acercarte a esa persona para mostrarle tus sentimientos, tu necesidad de recuperar la relación.
  • Busca sus virtudes: ¿Crees que podrías decirme 10 virtudes de aquella persona con la que tu relación no es buena? Quizás, también ha llegado la hora de mirarle con buenos ojos. Por lo general, todos tenemos un “ideal” para las otras personas con las que vamos interactuando. Cuando las personas actúan y reaccionan de acuerdo a nuestro ideal, a nuestras espectativas… va todo bien, son buenas personas. En cambio, cuando no hacen lo que esperamos, salta una alarma en nuestro cerebro. “Se ha desviado del ideal” y es por eso que vemos más defectos, a veces, que virtudes, en las personas. Nadie es 100% perfecto, nadie está 100% animado y listo para lo que tu necesitas siempre!!! Las personas no son siempre como “deberían” ser, ¿acaso tu eres siempre como deberías ser? En tus relaciones, procura ver, de vez en cuando, las cualidades positivas de los demás.
  • Planificar: Si lo que queremos es tener una mejor relación con alguien, debemos ponernos manos a la obra, planificando los pasos necesarios para mejorar. Por ejemplo, llamar por teléfono, enviar una foto, dejar un Te Quiero en su muro de facebook. O una frase bonita. Dar el primer paso, y los siguientes que hayas planificado, sin esperar el resultado. Una cosecha no puede recogerse antes de tiempo, ¿verdad? Pues en las relaciones personales es igual. Primero Sembrar….. ya llegará el tiempo de recoger.
  • Responsabilidad:  Es probable que creas al otro culpable de tu dolor, de tu sufrimiento. Y cuando lo haces así, a ti solo te queda el lugar de víctima. Con este tipo de visión de la realidad, nos quedamos en un camino cortado, en un punto muerto en la relación. ¿Por qué? Porque cuando nos sentimos víctimas de los demás, de las circunstancias, creemos que no podemos hacer nada para solucionarlo, que no podemos hacer nada para liberarnos de nuestro dolor y como creemos que no podemos, pues no lo hacemos. Permíteme decirte, que tus emociones, son tu responsabilidad. Nadie es responsable de tu felicidad más que uno mismo. Ante un hecho doloroso, tenemos dos caminos, pedir al otro que enmiende su error y analizar nuestros pensamientos y nuestra parte de responsabilidad en ello.

Es tu vida. No te quedes esperando a que el tiempo pase y el dolor se disipe, porque dificilmente ocurrirá. Perdonar, mejorar la comunicación, analizar nuestros pensamientos, mejorar nuestras interpretaciones, hablar abiertamente de como nos sentimos y pedirle al otro lo que necesitamos para restaurar la confianza, son pasos que sí podemos dar si abandonamos el lugar de víctima.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Taller Inteligencia Emocional Online

¿Hay días en que tienes la angustiosa sensación que las cosas no van bien?

¿Te sientes defraudadofrustrado con la vida?

¿La ira te enferma y te hace perder tus relaciones?

¿Vives cada día arrastrando una pesada carga sobre tu espalda?

¿Sientes miedoansiedad, si miras hacia el futuro?

¿El peso de la culpa, por no estar haciendo lo que deberías hacer, te sobrepasa?

¿Quieres aprender a perdonar y olvidar?

¿No encuentras motivos para estar feliz?

Te invito a participar en el

TALLER DE INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA LA ACCIÓN.

¿Quién no quiere tener en sus manos las herramientas para vivir una vida mucho mejor, más plena y más feliz?

Testimonio participante

Viki he notado que me siento cada vez más serena, más en paz en diversas situaciones, es algo tan agradable, creo que no había experimentado esa sensación anteriormente de manera continua. Veo a la gente como más bonita, siento que camino con más libertad (a pesar de la tos), no te voy a negar que sigo teniendo muchas inquietudes, pero como que respiro mejor.
Gracias Viki!!!!
Dios te bendiga

Magda (Colombia)

Y ese es mi deseo para tí. Que disfrutes, viviendo una vida plena, en la que estés a gusto, y en la que seas el protagonista de tu vida.

 

Este taller SOLO es

  • para aquellas PERSONAS que quieren avanzar y están decididas a pasar al siguiente nivel en sus vidas,
  • para aquellas personas COMPROMETIDAS con su progreso y bienestar,
  • para aquellas personas que quieren disfrutar de una mejor calidad de vida y aumentar la calidad de sus relaciones.

Este taller es para TI, que sabes que juntos podemos derribar los obstáculos que te impiden avanzar en tu vida, te apoyaré para que aprendas a poner las emociones negativas a tu favor, a tu servicio, en lugar de en tu contra como están ahora.

El miedo, la soledad, la tensión, el resentimiento, la frustración, la desilusión, el remordimiento, la impotencia, el sentirte herido por los demás, el no sentirte digno de más en tu vida, APRENDERÁS a poner todas estas emociones y muchas más A TU FAVOR, y ya no serán un freno en tu vida.

  • a convertir las emociones negativas en “palancas” para ponerte en acción.
  • a gestionar mejor tu enfado y descontento con las personas y las situaciones.
  • a creer en tí mismo y en el enorme potencial que aprenderás a ver en tí.
  • a perdonarte y desechar las culpas por no estar haciendo lo que tú sabes que marcaría una diferencia en tu vida.
  • a encontrar salidas, puertas abiertas en lugar de obstáculos.
  • a cambiar la ansiedad por satisfacción.
  • a reconocer qué te impide alcanzar tus metas.
  • a poner en movimiento los cambios que tu vida necesita.
  • a disfrutar de la vida, a sonreír, a mimarte y quererte más.

La metodología de trabajo del taller es simple. Recibirás en tu mail el material : Una guía de trabajo, un Audio, y una serie de Ejercicios que deberás contestar y devolver a mi mail.

A partir de ahí, y según las necesidades de cada participante, recibirán otros ejercicios, powerpoints de refuerzo, más material de lectura adaptado a las circunstancias personales de cada uno. Te acompañaré durante estos dos meses y un poco más, respondiendo personalmente a tus mails y trataremos de forma privada cada emoción con cada participante por separado.

No hay límites para tu crecimiento personal, ni tampoco presiones externas. Al trabajar de forma individualizada y privada, cada participante puede ir a su ritmo y profundizando en los temas que le competen de forma particular.

Temas:

1º Temamiedo, temor, preocupación, recelo, ansiedad, susto, desasosiego, terror.

2º Tema: aburrimiento, incomodidad, impaciencia, inquietud, tensión, desconcierto.

3º Tema: sentirse herido, sensación de daño recibido, sensación de haber perdido algo (respeto, amor, valor, amistad)

4º Tema: enfado, cólera, irritación, resentimiento, furia, ira, odio, rabia.

5º Tema: frustración, sensación de no haber obtenido lo que nos merecemos, o de no estar siendo valorados por los demás como corresponde.

6º Tema: desilusión, sentirse desinflado, perder las esperanzas, derrotismo, pérdida de fe, dejar de creer en uno mismo, dejar de ver nuestras posibilidades.
7º Temaculpa, remordimiento, lamentación, sensación de estar en falta, de haber fallado a los demás o a nosotros mismos, sensación de haber roto una norma..
8º Tema: sensación de no ser digno de.., no ser capaz de conseguir algo que debería ser fácil, falta de habilidad, incapacidad.
9º Tema: agobio, sobrecarga, aflicción, impotencia, depresión, incapacidad para ver salidas, sentirse abrumado.

10º Tema: desconexión, soledad, aislamiento, incapacidad para relacionarse.

                                         PIDE INFORMACION SIN COMPROMISO

Trataremos estas emociones negativas. Aprenderás a identificarlas y a reconocer los motivos que las originan. Harás ejercicios prácticos para aprender a gestionarlas y sabrás utilizar estas emociones a tu favor.

El tiempo pasa deprisa. Si no haces nada, si no inviertes en tí mismo durante los próximos meses… seguirás frustrado, quejándote y poniendo excusas por no estar viviendo como deseas, como te mereces. ¿Qué has hecho por tí el año pasado? Doce meses. Has tenido doce meses para cambiar tu vida y… Te propongo que empieces ya. Antes de terminar el taller sentirás que eres una persona nueva.

Si inviertes este tiempo en tí, habrás dado un paso de gigante hacia el siguiente nivel en tu vida. ¿Cuánto tiempo antes planificas tus vacaciones? ¿Cuánto tiempo inviertes en aprender a utilizar tu nuevo móvil que como mucho tendrás contigo durante dos años? ¿No crees que vale más la pena invertir DOS MESES y un poco más, en APRENDER A CONOCERTE MEJOR Y GESTIONAR MEJOR TUS EMOCIONES NEGATIVAS? ¡¡¡A tí, te tendrás toda tu vida!!!!

¿AÚN TE QUEDAN DUDAS?

¿Acaso piensas que TU VIDA no vale la pena?

Recuerda que este curso no es para todos. Pero si es para tí si deseas mejorar tus relaciones personales, dejar de sentirte frustrado, aprender a gestionar el enfado, librarte del miedo, olvidarte de la soledad, mejorar tu autoestima y conseguir vivir mucho más feliz.

GRACIAS.

Viki Morandeira

Comprometida con tu Crecimiento Personal

www.facebook.com/viki.morandeira

El miedo. Una emoción muy animal

miedo (1)

En nuestros genes, compartimos unas cuantas emociones con nuestros antepasados animales, una de ellas es el miedo. El miedo, surge en los animales para tener a su disposición “adrenalina” en la sangre, capaz de producir reacciones explosivas, dirigidas a la supervivencia. Pero como nuestro pasado animal ya se va alejando… es hora que aprendamos a gestionar esta emoción.

 

 Los animales, “ven” un peligro, y reaccionan con más adrenalina en la sangre, para poder salir corriendo y salvar la vida.

Los animales, “huelen” un depredador, y reaccionan progetiendo a su cría, avisando a la colonia.

Los animales “escuchan” sonidos que les alertan de la llegada de un peligro y huyen para esconderse.

Los animales “sienten” que se acerca un tsunami, un terremoto, una gran tormeta y entran en acción para protegerse.

Nosotros, ANTES DE OLERLO, ANTES DE ESCUCHARLO, ANTES DE SENTIRLO, ANTES DE VERLO….. generamos esa adrenalina, ese instinto protector con solo PENSAR EN EL PELIGRO. Con solo PENSAR en lo que nos da miedo.

El solo hecho de escuchar la palabra SERPIENTE, genera cambios físicos en las personas que le tienen fobia, y no es porque estén en peligro, ¡¡¡sino porque nuestra MENTE se adelanta años luz!!!! Nuestra mente, es decir nuestro pensamiento, hace que generemos esos cambios físicos que en el animal, son necesarios para proteger su vida.

Nuestro pasado animal nos dotó de este mecanismo.

Pero nuestro cerebro ha evolucionado bastante menos que nuestro hábitat. Y ese mecanismo de protección, ya no nos es útil.

Por lo general, no seremos devorados por ningún depredador.

Por lo general, nuestros pensamientos catastrofistas no van a cumplirse

Sigue leyendo “El miedo. Una emoción muy animal”