Barreras mentales que nos limitan en nuestros logros

¿Por qué algunas personas consiguen mejores logros que otras?

¿Por qué algunas personas superan las circunstancias personales y llegan hasta donde habían soñado llegar?

Porque CREEN que pueden.

 

Entre nuestros objetivos, nuestras metas personales y el momento presente en el que nos encontramos hay diversas barreras que nos impiden estar en el momento actual como desearíamos estar. Nuestras barreras mentales son más poderosas que las barreras circunstanciales.

¿Cuáles son esas barreras internas que nos están frenando?

Los miedos.

Los no. No puedo. No tengo. No soy. No se.

La zona de confort.

En un proceso de Coaching abordamos estas barreras internas enfrentando a la persona con sus propios limitantes. Trabajar con un coach personal ayuda a escuchar, a escucharnos a nosotros mismos en nuestros anhelos. Ayuda a ver nuestras capacidades, nuestros Si puedo. Si tengo. Si soy. Si se. A descubrir nuestros miedos y a vencerlos. A ver la utilidad, los beneficios de salir de nuestra zona de confort.

¿Qué miedos nos frenan?

El miedo al fracaso. El miedo al éxito. El miedo al que dirán. El miedo a los cambios. El miedo a perder el control de nuestras vidas. El miedo a defraudar a los demás. El miedo a perder a los demás.

Nuestras creencias limitantes, expresadas como No. No puedo aprender a hacerlo. No se me da bien. No se hacerlo. No puedo lograrlo, nadie en mi familia lo hizo antes. No tengo tiempo. No tengo dinero. No tengo las habilidades necesarias. No tengo la capacidad que tienen otros. No se como se logra.

Y el habernos acomodado a una determinada zona de confort, tener un nivel de tolerancia muy alto que nos hace vivir “no tan bien” y conformarnos con ello. Que nos hace creer que así es como deberían ser las cosas en nuestra vida, que no podemos aspirar a más.

El primer paso para lograr nuestras metas, por grandes o pequeñas que sean, es saber qué nos está frenando, qué nos está impidiendo dar los pasos necesarios para avanzar. Por lo general estas limitaciones son internas y cuando cambiamos internamente empezamos a dar los pasos necesarios para que los cambios se produzcan en el exterior. Sin un cambio interior no hay logros, no hay cambio exterior en nuestra realidad.

Como decía Einstein, si hacemos lo que siempre hacemos, es de locos esperar un resultado distinto. Por eso, para llegar hasta donde nunca hemos llegado, es necesario hacer lo que aún no hemos hecho.

Y si tenemos una meta, si hemos decidido qué queremos conseguir en nuestra vida, es tiempo de escucharnos, de analizar cuales son nuestros miedos, de preguntarnos cuales son las creencias que nos limitan, cuales son nuestros no tengo, no puedo, no se, no soy.

Y comprender que los resultados que deseamos están si o si fuera de nuestra zona de confort. Que sin dar pasos fuera de lo conocido, de lo que controlamos, de lo que no nos causa incomodidad solo seguiremos consiguiendo lo que hasta ahora venimos consiguiendo.

Es necesario retarnos a ir mas allá de nuestros límites, de nuestra zona conocida, buscar el incomodarnos para crecer. Si tenemos miedo a hablar en público, solo enfrentando al público, poniéndonos delante de una audiencia y empezando a hablar ganaremos la seguridad y confianza necesarias para que esto deje de ser un problema. Si tenemos miedo a conducir, solo sentándonos delante del volante, permitiéndonos ayudar por el profesor de la autoescuela para ir ganando práctica, solo así conseguiremos ganar confianza y seguridad para poder conducir. Cuando estos miedos nos impiden avanzar hacia nuestras metas, es necesario conocerlos, conocernos a nosotros mismos, escucharnos y así saber qué es lo que necesitamos mejorar.

Si tenemos miedo de ir a una entrevista de trabajo, pero deseamos tener un trabajo, difícilmente vamos a conseguirlo quedándonos en casa o haciendo lo que hasta ahora hemos hecho. Es necesario dar pasos fuera de nuestra zona de confort.

Si somos personas que ciertas circunstancias nos generan vergüenza, nos dan timidez, es necesario comprender qué esto nos está frenando. Aceptar que hay algo que podemos mejorar. Tener claro que la timidez no es algo inherente a nuestra persona, sino una conducta que nos protege del miedo a hacer el ridículo, del miedo a no ser escuchados, del miedo al rechazo de los demás, del miedo a no caer bien a todo el mundo, del miedo a mostrarnos como somos, porque creemos que los demás no aprobarán como somos.

Para poder realmente cambiar nuestra vida es necesario SENTIR LA NECESIDAD DE HACERLO. Mientras nos permitamos estar en la zona donde las cosas no están tan mal como para hacer algo, vamos perdiendo autoestima, perdiendo la motivación, acomodándonos a nuestra jaula que es la zona conocida, sin retarnos a dar pasos fuera. Cuantas personas han querido aprender inglés, han pagado cursos, han comprado miles de libros, cds, pero no ha sido hasta que han tenido la necesidad de entender y hacerse entender cuando han logrado dar pasos para lograr tener un buen nivel de inglés.

Nada logramos si no nos retamos a nosotros mismos, si no validamos nuestras metas, dándonos permiso para lograrlas, dejando de creer que no somos merecedores de algo mejor en nuestras vidas. Una vez que hacemos el cambio interno de permitirnos ambicionar más resultados en nuestra vida, nos damos permiso para enfrentar nuestros miedos, creemos que es posible llegar y llegamos porque nada nos detiene hasta lograrlo.

Paciencia, perseverancia, pasos pequeños, utilizar el método kaizen en nuestro camino hacia nuestras metas. Así como en la escuela hemos ido avanzando paso a paso, lección a lección, en nuestra vida, en nuestros emprendimientos también podemos avanzar paso a paso.

Es necesario asumir que todo lo que nos propongamos tendrá una serie de pasos que dar, que de no darlos nos vamos a encontrar en un año en el mismo lugar pero cargados de frustración, descargados de autoestima y vacíos de motivación.

Hace unas semanas mi blog www.cordobacoaching.blogspot.com pasó el Millón de visitas. Con un solo artículo no lo hubiera logrado. Fueron necesarios muchos pasos, muchos artículos, muchos aprendizajes, muchos errores, mucha perseverancia y mucha pasión por lo que hago para que ese millón de visitas fuera una realidad. Para eso fue necesario el cambio interno, el creer que era posible, el creer en mi proyecto, el no rendirme ante los errores, el seguir aprendiendo día a día, el hacer cursos de SEO y de wordpress, el aprender de los que ya estaban haciendo lo que yo quería hacer, el recibir ayuda, el saber pedir ayuda, el asumir el Aún no lo se, pero quiero aprenderlo.

Cada paso nos da práctica. Cada práctica nos da mejores resultados. Cada resultado positivo nos da confianza y seguridad. Y esto nos retroalimenta, nos ayuda a tener más motivación, más fuerzas para dar más pasos. Si nosotros no nos movemos, tanto interna como externamente, podemos seguir muchos años en el mismo lugar, quejándonos por no haber conseguido nuestras metas, culpando a los demás por ello, sintiendo el remordimiento de no haber arriesgado, la desilusión de haber perdido el tiempo, de haber desaprovechado las oportunidades.

Como decía Marie Curie, en la vida no hay nada que temer. Solo hay que comprender.

Si comprendemos que nuestra meta es válida, alcanzable.

Si comprendemos que hay que hacer cambios internos para llegar

Si comprendemos que no basta con saber, que hay que aplicar

Si comprendemos que somos libres para ser mejores o libres para no hacer nada y seguir igual

Si comprendemos que paso a paso podremos llegar, entonces podremos asumir el firme compromiso con nuestra mejora personal y avanzar con decisión , como la tortuga, para ganarle a todas las liebres que se crucen en nuestro camino. Igualmente, la tortuga ganó porque no se comparó con la liebre. Sino, de seguro que no habría ni empezado la carrera. Compararnos es limitarnos. Solo podemos compararnos con nosotros mismos, para poder crecer, para ser un poco mejor de lo que nos acostamos ayer, y para saber que mañana podemos ser un poco mejores que la persona que somos hoy.

Viki Morandeira

Tu coach Personal.

Siempre hay camino

valentia

Siempre hay soluciones, siempre hay caminos, siempre hay nuevas oportunidades, siempre hay otras alternativas. Pero la realidad es que muchas personas se quedan ancladas en sus problemas, se cierran las puertas, cierran sus mentes y ellos mismos cortan toda posibilidad de encontrar esas alternativas a sus vidas.

Como ser feliz es una preocupación que muchas personas tienen en su mente, como una pregunta sin respuesta. Dan vueltas al mismo tema una y otra vez.

Me gustaría ser feliz.

Quiero dejar de estar mal.

No me gusta mi vida.

Como hago para ser feliz.

Pero esta pregunta muchas veces se queda en sus mentes sin respuesta. No hay una serie de pasos para todo el mundo que lleven a una persona a ser feliz. Porque la felicidad, para cada persona, tiene ingredientes diferentes. Si “mezclamos” estos ingredientes, en nuestra propia receta, podremos sentir esa felicidad dentro nuestro.

¿Por qué nos resulta tan difícil ser felices?

Muchas veces porque vivimos preocupados en satisfacer las expectativas de los demás, con miedo a ser rechazados si decimos que no, o si hacemos lo que realmente nos gustaría hacer. Por falta de confianza en nosotros mismos y la parálisis que esto produce.

Decía Gandhi que ser feliz es tener congruencia entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. Nada más. ¿Una receta sencilla verdad?

Por eso la felicidad no puede llegar desde fuera de nosotros mismos, sino desde dentro. ¿Quién puede saber mejor que tú cuales son tus pensamientos y tus sentimientos?

Desde el coaching trabajamos en escucharnos a nosotros mismos, en determinar cuales son las incongruencias entre lo que sentimos, pensamos y hacemos que nos llevan a sentir infelicidad en nuestra vida.

A menudo, un simple cambio de visión, un cambio de actitud es lo que se necesita para poner en marcha el motor de la felicidad.

Ser feliz puede ser mucho más sencillo de lo que uno cree. Sentir, pensar y hacer sintonizados.

La teoría es fácil, pero por supuesto que llevarlo a la práctica no suele resultar tan sencillo, sino, ¿habría tanta gente en busca de la felicidad?

Llevarlo a la práctica exige un compromiso con el crecimiento personal, un trabajo interno de reflexión para poder conocernos mejor. Retomar las riendas de nuestra vida, que quizás las hemos dejado en manos del miedo, de los demás…

Nunca es tarde para retomar estas riendas y recuperar ese estado de felicidad que alguna vez hemos sentido tan dentro nuestro. No importa lo que haya ocurrido en tu vida hasta ahora, hoy es el mejor momento para decidirte a reencontrarte contigo y con tu propia felicidad.

Siempre hay camino. Mientras tus piernas puedan caminar, siempre hay camino.

 

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

¿En qué dirección te mueves?

coaching personal malaga

Cuantas veces corremos de un lado para el otro, estresados, sin saber exactamente hacia donde vamos…  Tenemos una meta, trabajar para tener nuestras necesidades y las de nuestros hijos cubiertas, para progresar, para tener calidad de vida….. pero…. en el camino…. olvidamos cual era nuestra meta.

 

Nos movemos en dirección opuesta a lo que realmente buscábamos. Sin ser conscientes. Sin vivir de una manera consciente. Cargamos nuestra vida de cosas importantes, de preocupaciones, de prioridades, de prisas y carreras que nos llevan en la dirección contraria.

¿Cuál es el motivo por el que haces las cosas que haces?

A veces, es necesario tocar fondo, quebrarse, golpearse para darse cuenta que vamos por el camino equivocado. Ese quiebre puede llegar de imprevisto, cuando los demás suponen que tienes una vida exitosa, una vida perfecta y feliz.

En ese momento, en que notas que estás transitando el camino equivocado, un recorrido que no te lleva a conseguir las metas que realmente te habías fijado. Un camino que te aleja de tus propios valores. Un recorrido que no es precisamente feliz.

La infelicidad, es el resultado de pensar algo, pero decir y hacer otra cosa.

Cuando piensas que quieres pasar más tiempo con tus hijos, pero lo que haces y lo que dices no te permite pasar ese tiempo con ellos, te sientes sin felicidad.

Cuando piensas que quieres emprender algo, pero no lo haces y tu mente te dice que no funcionará o te enfrenta a lo que puede fallar, cuando mantienes tus ideas como simples sueños…. te cargas de infelicidad.

Cuando tus preocupaciones son económicas, pagar impuestos, tener un sueldo a fin de mes, tener más ingresos…pero lo haces desde un trabajo o una profesión que no te apasiona te invade la monotonía, la infelicidad.

Cuando no sientes ganas de ir a trabajar, cuando estás deseando que llegue el fin de semana, las vacaciones, los días libres, no estás disfrutando del tiempo que pasas en tu trabajo y durante cada día, ahí es donde pasas la mayor parte de tu tiempo.

Cuando deseas tener una relación de pareja basada en el respeto y el amor, pero lo que vives en el día a día es la rutina y las peleas sin sentido, vives en la infelicidad.

Cada uno de nosotros es responsable de su vida, de sus emociones, y del lugar en el que se encuentra hoy. Si quieres estar en un lugar diferente mañana, es necesario empezar hoy a dar pasos diferentes, a retomar las riendas de tu vida, de tu propia responsabilidad sobre tu felicidad y tu calidad de vida.

Puedes. Se puede. A lo largo de los años he acompañado a personas que venían con la necesidad de hacer precisamente eso, Retomar las Riendas de sus vidas. Y a través del taller de 21 días que puedes seguir online eso es precisamente lo que conseguimos. Me gustaría compartir las reflexiones de una de las participantes del taller, al concluirlo.

Testimonio C.Sillero

Si sientes que tu vida va sin rumbo, o en piloto automático viviendo día tras día en la infelicidad de no saberte el dueño de tus decisiones, es el momento de hacer algo. Es el momento de invertir 21 días en recuperar el entusiasmo, la fuerza, la alegría, la motivación, el poder sobre tu propia vida. Se puede y es mucho más sencillo de lo que te imaginas.

Puedes pasarte unos meses o años más sintiéndote como hasta ahora, desmotivado, desinflado, falto de fuerzas y de felicidad. O puedes elegir hacer algo hoy para cambiar estos estados emocionales que te sumen en la desesperanza y la desilusión con respecto a tu vida y a tu futuro.

El camino está ahi delante. Los días seguirán pasando, los meses acabarán y empezarán uno tras otro, la vida no se detiene a esperar que nos encontremos con una actitud positiva. Puedes leer esto y pasar de largo. O puedes leerlo y regalarte la oportunidad de retomar las riendas de tu vida a través de un taller de coaching personal que te enfocará en andar el camino desde una perspectiva mejor, ampliada y llena de posibilidades.

Dicen que el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. Y el segundo mejor momento es hoy. Tu vida podías haberla planteado de una manera diferente hace 20 años, si, pero ahora estamos en el segundo mejor momento. Aprovechar esta oportunidad o dejar que pase de largo depende de ti.

Un año más quejándote de no vivir la vida que te gustaría vivir, o empezar a vivir cada día de tu vida con ilusión y entusiasmo. Tu marcas la diferencia. Tu decides. Yo ta acompaño.

 

Viki Morandeira 

Coach Personal

Cuento: La Escalera del Deseo

cuento la escalera de los deseos

 

Era una noche tranquila, pero el corazón de una persona estaba muy inquieto. Tenía una meta en su corazón, pero su mente estaba tan confundida que no sabía por dónde empezar ni cómo hacer para cumplir su meta. Esa noche, luego de dar muchas vueltas en la cama, se durmió.

En el transcurso de la noche tuvo un sueño:

El se encontraba en una hermosa pradera con árboles y un hermoso paisaje de montañas. Mientras miraba este hermoso paisaje, notó algo que le llamó mucho la atención: un gran grupo de personas que se dirigían hacia el mismo lugar. Avanzó unos pasos para ver hacia dónde iban y logró ver a la distancia una escalera que tenía su base en la tierra mas no se veía su final. Picado Sigue leyendo “Cuento: La Escalera del Deseo”

actitud positiva optimismo

10 Pautas para una Actitud Positiva

actitud positiva optimismo

Tu actitud, ante las circunstancias, es determinante a la hora de sentirte incapacitado para seguir adelante tras un fracaso o un imprevisto, o sentirte con fuerzas para superarlo y sacar lo mejor de ti mismo. Porque no son los hechos los que determinan tus emociones, sino con que actitud los enfrentas.

Dos personas distintas, pueden hablar de un mismo acontecimiento de manera contraria. Quien es capaz de fijarse en el vaso medio lleno o lamentarse por lo que le falta por llenar al vaso…. a fin de cuentas, el hecho es el mismo y la percepción depende de la actitud del observador.

10 Pautas para una Actitud Positiva

  1. Respirar Profundamente.

Ante cualquier circunstancia que te desestabilice, ante un imprevisto y antes de reaccionar de manera apresurada, toma aire, respira profundamente, en una postura corporal erguida, con la espalda recta y la cabeza ligeramente levantada, mientras llevas los hombros ligeramente hacia atrás. Podrás comprobar como tu fisiología cambia y mejora tu estado de ánimo con tres o cuatro respiraciones profundas. Además, eso le da tiempo a tu mente a pensar y elaborar una respuesta con mayor inteligencia emocional. 

2.  Actúa con Coherencia.

En coaching ontológico, llamamos columna izquierda a aquello que pensamos pero no decimos ni hacemos. Para sentirte mejor, para tener una actitud positiva, es necesario ser consciente de nuestra columna izquierda, es necesario hacer lo que pensamos que debemos hacer. Tener conductas que contradicen lo que pensamos hace que uno se sienta mal consigo mismo y se instale voluntariamente en un estado de infelicidad. Tu eres responsable de hacer y decir lo que quieres hacer y decir. Nadie te obliga si tu no te obligas.

3.  Aprende a Aceptar

Cada día la vida nos presenta momentos buenos, malos, muy buenos o incluso durisimos…. Si nos quedamos instalados en el dolor por lo que ha ocurrido, si respondemos de manera descontrolada, limitamos nuestra capacidad de acción y empeoramos el resultado. En cambio, aceptando que la vida no será perfecta, que habrá circunstancias que no nos gustan y que aún asi podemos ver el lado positivo de esos acontecimientos, nos damos fuerzas para salir adelante. Sobre todo, cuando esas circunstancias son imposibles de cambiar.

4. No te compares 

En cada oportunidad en que te comparas con otros y te sientes inferior en algo, te estás engañando. ¿Por qué? Porque solo comparas un aspecto, positivo, de la otra persona, con algo tuyo que aun te queda por desarrollar o que incluso tu puedes ser mejor o igual pero no lo ves!!!  Nada mejor que ser TU MISMO. Olvídate de las idealizaciones y de las comparaciones…. vivirás más sereno y reforzarás tu autoestima.

Mejora tu Autoestima Dia a Dia
5. Pon tu atención en el presente

El pasado no puedes cambiarlo y el futuro aún no ha llegado.  Vive, de manera consciente, cada momento presente, dando lo mejor de ti en cada situación, llenando de valor cada hora, mejorando incluso lo que haces bien. Preocuparte por lo que pueda pasar en el futuro, te resta tiempo para ocuparte de lo que está pasando en el presente.

6.  Olvida el Perfeccionismo

Nada más dañino para nuestra salud mental que querer hacer todo perfecto, que querer controlar que cada detalle sea perfecto. Querer hacer las cosas bien, buscar la excelencia en tu desempeño personal y profesional no es posible desde el perfeccionismo, sino desde la aceptación de que algunas cosas pueden salir mal.

7.  Entra en Acción

La manera de conseguir resultados es entrando en acción. Mientras permaneces dudando si dar un paso o no darlo, te cargas de inseguridad y falta de confianza. A veces, solo son necesarios 5 segundos de valor para hacer que tu proyecto se ponga en marcha o siga avanzando. Cada paso dado te pone un paso más cerca de la meta. Cada día dudando te aleja de tus proyectos.

8. Aumenta tu autoestima: Cuida tu imagen

Es imposible sentirse positivo cuando el espejo refleja una imagen que no nos satisface. Cuidar tu imagen aumenta considerablemente tu autoestima, tu actitud positiva. Con invertir 10 minutos en ti puedes ganar una gran dosis de autoestima. Invierte 30 minutos y el mundo será tuyo!

9. Vive con Responsabilidad

Si tu mayor preocupación está en tu propia vida, en sentirte injustamente tratado por los demás, por la suerte, por las oportunidades, aumentan tus probabilidades de que tus resultados sean negativos. Cuando nos sentimos víctimas de las circunstancias creemos que no podemos hacer nada. Asume que aunque no seas el responsable de tus problemas, SI eres el responsable de encontrar las soluciones.

10. Concluye las tareas

No hay nada que nos quite más energías, que nos haga aumentar nuestro diálogo interno saboteador que sentirnos personas improductivas al no acabar lo que hemos empezado. Todas esas tareas inconclusas, ocupan espacio en tu mente y constantemente golpean para llamar tu atención. Cuanto más temas y asuntos resuelvas, más espacio liberas en tu mente para pensar y actuar con decisión hacia tus metas.

Desde el coaching, trabajamos gestionando los cambios necesarios, las decisiones precisas para vivir una vida más saludable, para alivianar nuestra carga y poder centrarnos en conseguir avanzar hacia nuestras metas. Un proceso de coaching te ayuda a enfocarte en los puntos que te causan conflicto, en las barreras internas que te frenan y te impulsa a tomar decisiones firmes encaminadas a vivir tu vida de manera consciente.

Contáctame si quieres mejorar los resultados que obtienes en tu vida y dar un paso al siguiente nivel.

viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

miedo al exito

¿Cuáles son tus excusas para no triunfar?

Aunque me digas que no sabes lo que te gusta, que no tienes metas, que no se te ocurre que puedes hacer….. es seguro que no te has “dedicado” a pensarlo.

Pero no porque no tengas ganas de pensarlo, sino, mas bien, porque el “miedo al cambio” te frena, te paraliza tanto, que no te animas siquiera a soñar con lo que podrías ser o hacer si te lo propusieras.

 ¿Sabes? A mi, no hace mucho, me pasaba lo mismo. Tenia un miedo terrible a “ser yo”.

 Si, ese era mi mayor miedo. Vivía siendo como yo creía que los demás esperaban que yo fuera. Vivía no mostrando todo lo que yo era capaz de hacer. Viíia pidiendo perdón por ser buena en algo. Vivía pidiendo perdón por ser inteligente. Vivía pidiendo perdón si brillaba. Vivía inmersa en el miedo al rechazo. 

Poco a poco, estos miedos, habían hecho que la verdadera Viki, quedara tapada, oculta, bajo tantas excusas, que me había auto convencido que yo no era capaz de hacerlo. Que no podía hacer nada por cambiar mi vida.

 Sabes, muchas veces, no estamos tan mal como para hacer algo, pero tampoco estamos satisfechos con ese tipo de vida que llevamos. Internamente, nos quejamos, sabemos que queremos vivir de otra manera, pero nos quedamos ahí, como zombies…

Me había puesto un montón de excusas que me ayudaban a no sentirme mal por no estar haciendo lo que quería. Aliviaban el peso de no estar haciendo nada con mi vida. No digo que cuidar de mis tres hermosos hijos, trabajar a tiempo completo, usar mi ocio a mi antojo fuera “no hacer nada”. Pero no estaba haciendo algo que me apasionara. Mi trabajo me daba de comer, pero no me gustaba.

 Hasta que mi vida estresada, cargada de ocupaciones y preocupaciones se vio alterada. En esos meses, me di cuenta que estaba viviendo como un zombie. Y empece a querer saber quien era yo, como era mi yo verdadero y no el que mostraba a los demás, que me gustaba hacer realmente. Hasta que descubrí el Coaching. Me zambulli de lleno. Me inscribí a estudiar y leí decenas de libros, a uno o dos libros por semana.

Y así fue como descubrí cuales fueron mis excusas para no hacer, mis excusas para no triunfar. Te las cuento.

 

Si tuviera tiempo…..

Si no tuviera que ocuparme de la casa….

Si viviera en otra ciudad….

Si no tuviera que trabajar tanto…

Si no me importaran las criticas…

Si no tuviera miedo a brillar…

Si me gustara mas mi imagen…

Si no tuviera tres hijos…

Si hubiera empezado antes…

 

Y así, una vez que supe cuales eran mis excusas, pude decirme a mi misma

 

TU PUEDES

 

Porque en realidad, ¡siempre se puede!

 

  • El tiempo, es relativo, y en 24 horas tenemos muchas horas para dedicar 1 o media, a dar los pequeños pasos necesarios para caminar rumbo a nuestra meta.
  • Ocuparme de otras obligaciones, no me quita que siempre quede algo de tiempo para dar esos pequeños pasos. Es más, si estoy haciendo algo con las manos, mi cabeza siempre puede seguir pensando, diseñando, organizando, preparando mi trabajo para cuando me siente a ello.
  • No es el sitio donde uno vive, no es la gente que te rodea. Si tu no puedes hacer aquí y ahora, no lo podrás hacer en ningún otro sitio, ni en ningún otro tiempo. En cambio, si puedes hacerlo aqui y ahora, podras hacerlo en cualquier sitio y cualquier momento.
  • Siempre puedes organizarte para trabajar menos, o para dedicar una hora a tu pasión, mientras continuas trabajando, hasta que te encuentras con la suficiente auto confianza para largarte sola.
  • Las criticas son como el pan de cada día. Las personas tenemos una mente critica. Medimos las cosas comparando con un “standard” que tenemos en nuestra mente, con nuestras creencias, con nuestra experiencia, con nuestra historia, con nuestras limitaciones…. Si tu me dices que quieres inventar una maquina para volar, mi critica sera que es imposible, porque en mi mente, no existe una maquina para volar. Así aprendí, que haga lo que haga, los demás siempre tendrán algo que decir, nunca llueve a gusto de todos, y yo no tengo que contentar a todo el mundo.
  • Brillar, ese era mi peor miedo. Tenia la creencia limitante que si brillaba, la persona que yo mas quiero, se iba a sentir mal, se iba a alejar de mi. Y ese era el miedo que me paralizaba. De pronto, comprendí que podría alejarse de mi por otros motivos, y que tampoco este seria el fin del mundo. Comprendí que brillando no le deslumbraba, sino que le estimulaba a brillar. Cambie yo, internamente, mis ideas, mis pensamientos, mis prioridades, y todo, de pronto, cambio a mi alrededor.
  • Incluso mi imagen. Descubrí que había tenido un complejo de fea desde los 8 años más o menos. Que en mi interior había luchado por el amor de los demás, por agradar a los demás. Me di cuenta que siempre fui hermosa, que lo soy. Y me di cuenta que no necesito ser la mejor, la mas buena, la mas servicial para que los demás me quieran. Aprendí a quererme a mi misma, aprendí a valorarme a mi misma, aprendí a respetarme a mi misma… y ahora, me siento mucho mas querida, mucho mas valorada y mucho mas respetada.

Sabes…. para que tu vida cambie, solo necesitas cambiar tu. Y poco a poco, viviendo un día a la vez, y dando de ti lo mejor ese único día, verás como tu vida comienza a cambiar, a dirigirse hacia donde tu quieres, y podrás empezar a disfrutar del placer de estar vivo. ¿Te animas?

 

21 DÍAS TE SEPARAN DE TU CAMINO AL EXITO

 

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Cuento: La parábola del Caballo

 

frases para empezar la semana

Este cuento, forma parte de la recopilación hecha por Jaime Lopera Gutierrez y Marta Inés Bernal Trujillo, en su libro: La Culpa es de la Vaca.

La parábola del Caballo

Un campesino que enfrentaba muchas dificultades, poseía algunos caballos que lo ayudaban en los trabajos de su pequeña hacienda. Un día, su capataz le trajo la noticia de que uno de los mejores caballos había caído en un viejo pozo abandonado. Era muy profundo, y resultaría extremadamente difícil sacarlo de allí.

El campesino fue rápidamente al lugar del accidente y evaluó la situación, dándose cuenta de que el animal no se había lastimado. Pero, por la dificultad y el costo del rescate, concluyó que no valía la pena, y pidió al capataz que sacrificara al caballo tirando tierra al pozo hasta enterrarlo. Y así se hizo.

A medida que la tierra le caía encima, el animal la sacudía. Esta se acumuló poco a poco en el fondo del pozo, permitíendole subir. Los hombres se dieron cuenta de que el caballo no se dejaba enterrar sino que, al contrario, estaba subiendo, hasta que finalmente consiguió salir del socavón.

A veces, en nuestra vida, nos sentimos metidos dentro de un pozo, poco valorados, pisoteados, viendo que los otros nos quieren tapar con la tierra de la incomprensión, del egoísmo, de la falta de apoyo.

¿Sabes?

Tú también puedes ser como el caballo de esta parábola. Es tu decisión aceptar que la tierra que otros te lanzan te tape, o sacudírtela con fuerza y subir sobre ella para salir del pozo. Recuerda, cuanta más tierra te quieran tirar encima, más tendrás para usarla de punto de apoyo para subir y salir adelante.

Tu vida, depende de tus decisiones. Si aceptas, si toleras, si te quedas con lo que te tiran… serás tu mismo quien decida tu entierro. En cambio, si no aceptas esto, si eres protagonista activo de tu vida, si usas todo lo que está a tu alcance para crecer, dentro de poco, en lugar de tirarte tierra, querrán acercarte a tí para saber cómo lo has hecho.

¡Te lo aseguro!

No te resignes. Atrévete a brillar. Aún no es tarde para ser felices!!

Taller 21 días para Retomar las Riendas de tu vida.

 

viki morandeira

Tu Coach Personal

 

viki morandeira

¿Quieres despegar en tu vida?

Con esta analogía de Brian Tracy, me gustaría motivarles hoy. ¡¡¡Pon tu motor a pleno rendimiento y despega!!!!

“El trabajo duro y el éxito en la vida pueden compararse a despegar y volar un avión. Cuando entras a un avión y ruedas hasta el final de la pista, llamas a la torre y pides autorización para despegar. Tan pronto tienes la autorización aceleras al máximo para moverte cada vez mas rápido por la pista hasta que llegues a volar. He aquí mi punto. Si solo aceleras el avión 80 o 90%, nunca alcanzarás la velocidad necesaria para despegar. Te quedarás en la tierra, se te acabará la pista y te estrellarás.

En la vida es mas o menos lo mismo. Mucha gente trabaja duro, pero no con el 100% de compromiso. Como resultado, nunca alcanzan el punto de despegue que los colocaría en el 10% de los mejores en su área. Siempre permanecen en tierra, entre el promedio; en el 80% de las personas que ganan solo el 20% del dinero disponible.

La buena noticia es que si empujas tu acelerador al máximo y te deslizas por la pista, ganando velocidad y altura, pronto despegarás. Manteniendo el acelerador al fondo seguirás subiendo hasta alcanzar la altitud de crucero. Una vez alcanzando esta altitud podrás soltar el acelerador, tomarlo un poco mas tranquilo y permanecerás en esa altitud a lo largo de tu viaje (o tu vida).

En tu carrera de ventas o en tu profesión, especialmente en el comienzo, debes trabajar con el 100% de tu energía, para liberarte de la gravedad de la tierra y escapar de la mediocridad. Pero una vez que alcances tu altitud de crucero y alcances el 10% de los que más ganan dinero en tu área, podrás soltar el acelerador, pasar más tiempo con la familia y los amigos y aun mantener tu ingreso y tus resultados en niveles altos”.

(Brian Tracy)

DESPEGA

TE AYUDO

viki morandeira

Tu Coach Personal

la felicidad

La Grandeza en la Vida

la felicidad

La Grandeza está destinada a aquellos que adquieren un ardiente deseo de alcanzarla

Esta frase, incluída en el libro La Actitud Mental Positiva, de Napoleon Hill y W. Clement Stone, demuestra que nada nos es imposible si realmente lo deseamos.

No conseguimos nuestras metas, porque no hemos desarrollada ese “ardiente deseo de alcanzarla”. La clave, no está en si podemos o no, en si somos capaces o no, en si tenemos las habilidades o no ,en si tenemos suerte o no, en si hemos estudiado o no, en si tenemos dinero o no, en si nuestros padres nos apoyaron o no, en si tuvimos oportunidad o no……

LA CLAVE PARA CONSEGUIR CUALQUIER COSA ES DESEARLO ARDIENTEMENTE.

Desde tener algo material, hasta conseguir alguna proeza deportiva, pasando por una carrera, profesión, o trabajo. Da igual cual es tu meta. SI LO DESEAS FERVIENTEMENTE, HARAS TODO LO NECESARIO Y MAS, NO TE RENDIRÁS, NADA TE DETENDRÁ, NO CONOCERÁS LA DERROTA, Y FINALMENTE, LO LOGRARÁS.

En esta jugada que ves en este pequeño video, Tom Dempsey marcó un record en 1970, pateando un goal, a 63 yardas. Su record, fue igualado por Jason Elam, que no pasado, en 1998.

¿Qué diferencia a un jugador de otro?

Qué Tom Dempsey, nació con medio pie, y con un muñon en un brazo. Su deseo de jugar al basebol, le convirtió en un hombre de record, a pesar de sus dificultades físicas. Podía faltarle un brazo, y medio pie, pero no le faltaba DECISIÓN Y GANAS de conseguir sus metas.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

www.facebook.com/viki.morandeira

 

Contactame por mail