Sabiduría Tolteca: Miedo a la Escasez

dandelions-609253_1920La semana pasada, en el programa de radio Optimistas en Acción, hablamos del primero de los 4 miedos de la vida, los cuatro miedos que según la Sabiduría Tolteca nos paralizan y retienen para llevar una mejor vida. Hablamos del miedo a la Soledad. ¿Cómo puede ser tan paralizante algo que no tiene cadenas, ni cintas para sujetarnos? ¿Cómo puede evitar que demos un solo paso algo que ni siquiera es algo material? ¿Cómo puede retenernos una jaula que no existe?

Precisamente por no existir fuera de nuestra mente, estos miedos, paralizan mucho más que unas cadenas. Si estoy prisionero, podré idear un plan para escapar, cavar un túnel, tramar un engaño…. y muchos prisioneros a lo largo de la historia y de los siglos han escapado de sus confinamientos. ¿Cómo puede ser más sencillo escapar de una cárcel de máxima seguridad que vencer el miedo a la soledad o el miedo a la escasez?

En realidad el carcelero contra el que tenemos que luchar en estos miedos es alguien a quien damos demasiado poder: Nuestra Mente. Cuando creemos algo, lo convertimos en realidad, lo materializamos en nuestra mente y se transforma en gruesas cadenas cuando hablamos de miedos paralizantes.

El miedo a la escasez podemos relacionarlo con el miedo al futuro. Decía Epicuro  que: “el futuro ni depende enteramente de nosotros, ni tampoco nos es totalmente ajeno, de modo que no debemos esperarlo como si hubiera de venir infaliblemente ni tampoco desesperarnos como si no hubiera de venir nunca”.

¿Tiene entonces sentido temer a algo que por una parte no podemos controlar? ¿Tiene acaso sentido temer a los días por venir que irán trayendo aquello por lo que yo me esfuerce y persevere por conseguir?

Muchas veces, con buenas intenciones, conseguimos pésimos resultados. NO me cansaré de repetirlo porque he comprobado por mi misma como a pesar de mis buenas intenciones conseguí malos resultados. Podemos, desde nuestro miedo a la escasez, aconsejar a un hijo, a un amigo, a nuestra pareja, que no haga algo, que siga el camino seguro, que apueste por un sueldo a fin de mes en lugar de apostar por seguir sus sueños. Podemos, desde el miedo a la escasez, oponernos a que nuestros hijos decidan elegir estudiar teatro en lugar de estudiar informática. ¿Y su felicidad? Siempre pensamos en su felicidad, siempre. Pero lo hacemos desde nuestro punto de vista, desde nuestras expectativas, desde lo que nosotros creemos que el otro debería hacer para no vivir en la escasez.

¿Realmente vivimos rodeados de escasez y de falta de oportunidades para mejorar nuestra vida? Si miramos a nuestro alrededor podemos detenernos y agradecer por tantísimas cosas!! Hoy, en la sociedad occidental en la que vivimos, las oportunidades de las que disponemos son inmensas. Podemos tomar un avión y cambiar de país. Podemos cambiar de ciudad o formarnos en una disciplina nueva. Podemos reciclarnos a nivel laboral. O podemos seguir pensando que nada de lo que hagamos cambiará nuestra vida, dejando que el desvalimiento aprendido nos hunda para siempre.


+ Miedo a la escasez
Superar el miedo a estar escaso, sin dinero u oportunidades para ser cada vez más abundante requiere de un trabajo contigo mismo. Debes darte la oportunidad para considerar que tus emociones sientan ese “deseo de merecer lo mejor para tu vida”. El sentimiento de víctima, es una señal de que el fantasma del miedo esta invadiéndote.
Hay una palabra de siete letras que, cuando la repites, empieza a dar claridad al estado de abundancia que hoy tienes. Esta palabra es “GRACIAS”.
Cuando agradeces por todo cuanto tienes en este momento y por lo que llegará a ti, comienzas a ser perceptible de todas las cosas que Dios te ofrece cada día.
Gracias Dios por abrir los ojos este día de hoy, por poder respirar un día más.
Gracias por la cama donde duermo, por las situaciones que parecen adversas, pero me dejan sabiduría.
Gracias Dios, por la sonrisa que me regalo esa persona que no conozco.
Gracias Dios, por Tener trabajo, por la comida caliente, por la taza de café.
Agradece y, en poco tiempo, todos tus deseos comenzaran a materializarse.

La verdad que resulta algo ingenuo creer que “solo” por empezar a agradecer todos nuestros deseos se van a materializar. Puede parecer un insulto a la inteligencia humana que la clave para materializar deseos sea decir: Gracias. No estoy de acuerdo en que sea tan simple.

En lo que si estoy de acuerdo es en que desde el miedo a la escasez tomamos decisiones que no nos hacen felices. Elegimos carreras profesionales o trabajos que nos dan un sueldo a fin de mes, que nos quitan el miedo a no tener, pero que a la larga nos enjaulan en una vida gris y anodina que en nada se parece a la que soñábamos para nosotros.

Uno de los grandes males de esta sociedad en la que vivimos es precisamente este. El haber tomado decisiones desde el miedo a la escasez y no desde la coherencia entre lo que sentimos y pensamos que deberíamos hacer. Nos obligamos a ser parte del rebaño, a seguir a la manada, por miedo a la escasez. Nos obligamos a estar horas y horas en un trabajo que no nos agrada por miedo a la escasez. ¿Qué puedes hacer? Dar las gracias no resolverá todo por arte de magia, eso está claro.

Lo que si puedes hacer es tomar las riendas de tu vida, proyectar y planificar cambios, empezar a diseñar esa nueva vida. NO siempre el miedo a la escasez es malo. Como te decía, lo malo o lo bueno son los resultados. Desde el miedo a la escasez mis abuelos, hace 67 años subieron a un transatlántico y durante 21 días navegaron junto con cientos de inmigrantes, con sus tres hijos, haciendo una travesía que les alejaba de España, tras la guerra civil, que les alejaba de la escasez que estaba viviendo, que era real y no un miedo que estuviera en su mente. Construyeron gracias a tomar esa decisión una vida en Argentina, y gracias a esa decisión mis padres se conocieron y pude nacer.

La vida depende de nuestras decisiones, no lo olvides. La de tus hijos, tus nietos, tus bisnietos…. todas esas vidas en cierta forma también dependen de los pasos que des. NO dejes que ningún miedo te paralice. Podemos Tomar las Riendas de Tu Vida con el taller online que te convertirá en el capitán de tu destino.  Puedes, si tu decisión es retomar las riendas de tu vida, enviarme un mensaje privado desde el formulario de contacto que encontrarás a continuación.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

 

Anuncios

Autosabotaje

autosabotaje al exito

El autosabotaje puede evitar que lleguemos mucho más allá de lo que podríamos llegar. Convivimos a diario con él. Está tan cerca nuestro que no llegamos a percibirlo. Se camufla entre nuestras creencias limitantes, entre esos pensamientos que tenemos a diario y a los que le damos total credibilidad.

Cuando en nuestro camino tenemos un obstáculo, el primer paso es poder verlo, poder conocer qué nos está frenando. Imagínate que vas caminando y te chocas contra una pared invisible. Te golpeas, no puedes avanzar, pero como es invisible no entiendes qué es lo que te está frenando… Ser conscientes de este obstáculo, de nuestras creencias limitantes, es imprescindible para seguir avanzando, para poder poder expresar toda la inmensa grandeza de nuestro ser, para poder llegar a sentirnos orgullosos de nosotros mismos por nuestros logros. Pero… ¿cómo reconocer nuestro propio autosabotaje?

¿Qué ocurre cuando te dices a ti mismo que no vales para nada?

¿Cómo actúas cuando te dices que algo será imposible de conseguir?

¿Qué resultados obtienes cuando te dices a ti mismo “tengo que ser realista”?

¿Cómo te sientes cuando luego de contar con ilusión tus planes, tus proyectos, recibes una opinión contraria y permites que esa opinión se convierta en realidad dentro de ti?

¿Acaso logras avanzar cuando encuentras excusas por no haber logrado lo que deseabas, tras rendirte?

¿A quién engañas cuando te dices “ahora no es el momento oportuno”?

¿A quién dañas cuando te fijas solo en tus defectos y tus errores?

¿Qué precio pagas cuando no das lo mejor de ti a pesar de los errores, o de lo que hagan los demás? Lee este cuento si lo que te impide dar tu 100% es compararte con personas mediocres.

¿Qué etiquetas te has puesto que te limitan y te impiden emprender el camino hacia tu éxito?

¿Te escuchas decirte: Yo no soy…?

¿Qué obtienes cuando dejas que en tu mente eche raíces el pesimismo?

¿A quién defraudas cuando te conformas con menos de lo que puedes lograr?

¿En quién te conviertes cuando evitas brillar para no deslumbrar a los demás?

¿Qué consigues cuando dejas que tus miedos te paralicen?

¿Crees que cambiar será doloroso y traumático?

¿Sueñas con un futuro mejor y aun así te mantienes estancado?

¿Te aterra equivocarte, cometer errores?

¿Dejas de hacer algo porque crees que no funcionará, que recibirás un “no” por respuesta? El no , cuando no hablamos, cuando no lo intentamos, cuando no damos un paso, ya lo estamos consiguiendo…. Es hora de ir a buscar los SI.

El miedo, dejar de fijarnos metas, ser demasiado crítico contigo, ser realista, dejar que las opiniones de los demás dominen tus acciones, dejar que el miedo a cometer un error te paralice y te impida mejorar, no salir de tu zona conocida…. Todo esto te retiene. Todo esto te impide crecer. Tu creencia en que no puedes lograr más de lo que has logrado es lo que te ata a seguir obteniendo los mismos resultados que ahora estás obteniendo. Si quieres progresar es necesario conocer cuáles son tus obstáculos, las creencias que te paralizan. La mirada del coach te ayuda a reconocer cuáles son tus barreras internas, esas que para ti están siendo invisibles, te ayuda a cambiar tus creencias limitantes, te ayuda a dar esos pasos que sabes que quieres dar pero algo interno te lo impide, la mirada de un coach te ayuda a verte a ti mismo en toda tu grandeza, para empezar a caminar ese nuevo camino.

Ahora es el momento. NO encontrarás en el calendario un día que diga: Hoy es el día oportuno.

Todos lo son. Hoy, ahora, es tu oportunidad de dejar atrás las excusas que llevas tiempo repitiéndote. Ahora es el momento de dejar de conformarte con “ir viviendo” y comprometerte con un futuro en el que te veas sintiéndote feliz, pleno, satisfecho de tus logros. Las decisiones que tomes hoy serán la base de tu porvenir.

Piensa…. en el pasado has tomado decisiones que son las que te han puesto donde estás hoy. Decidiste hacer una carrera determinada, decidiste esforzarte para entrenar duro para aquella maratón, decidiste aprender un oficio, presentarte a esa entrevista de trabajo…. También nuestras indecisiones y los pasos que no hemos dado, porque no creíamos en nosotros, o porque no creíamos que eso fuera a funcionar, son los que nos han puesto donde estamos hoy. Mira a tu alrededor. Eres igual que muchísimas de las personas que tienes a tu alrededor. Incluso eres igual a aquellas personas que admiras por sus logros. ¿En qué se diferencian de ti? A veces, la única diferencia es que han logrado vencer a sus autosaboteadores internos, han tomado decisiones, se han arriesgado a cometer errores, han luchado por sus sueños…. hasta lograrlos.

 

Si quieres empezar a recorrer el camino que te llevará a tu satisfacción personal, es el momento de Retomar las Riendas de tu Vida. Nadie puede hacerlo por ti. ¿O piensas seguir quejándote por lo que no tienes, por lo que no eres, o por lo que no sabes hacer? ¿Piensas seguir poniéndote excusas por no haber logrado lo que anhelabas? Tú decides, y a través del taller Retomar las Riendas de tu Vida, yo te guío.

No esperes más, no esperes a que acabe un año más de tu vida sin retomar las riendas….  Si has sentido lo doloroso que es llegar al 31 de diciembre y sentir esa angustia que se siente tras un año al que calificamos como perdido….  Si tienes ganas de decir Basta, si quieres sentirte feliz y en plenitud, dando pasos desde la motivación y desde la seguridad de estar VIVIENDO la única vida que tienes para vivir…. No lo dudes. Deja de ponerte excusas para tomar decisiones, deja de autosabotearte para permanecer en una vida donde no eres del todo feliz….pero tampoco tan infeliz como para hacer algo al respecto. ¿Hasta cuando piensas esperar? Seguramente puedas vivir un año, dos, o cinco más en la misma situación de “semi-infelicidad” que vives…. ¿y para qué? Cada día, cada mes, cada año que pasa nuestro interior se va cargando de remordimientos por no haber tenido el valor de decir Basta y por no haber retomado las riendas de nuestra vida.

Si has tomado decisiones que no te han hecho feliz, también puedes pararte a reflexionar, analizarlas y dar nuevos pasos. Nadie te impide cambiar todo aquello que no te compensa. Si, quizás alguien te lo está impidiendo… y ese alguien eres tú….  Retomar las Riendas de tu vida es una oportunidad para volver a conectarte con tu interior, con la persona entusiasta que hay en ti, con  la persona que aspira a crecer, a llegar más allá, a explorar sus propios límites.

 

 

Viki Morandeira
Coach Personal

La vida no es perfecta, pero tampoco imperfecta.

coaching mijas
La vida no es perfecta o imperfecta. LA VIDA ES. 
 
SIMPLEMENTE ES. 
 
Somos nosotros, quienes en determinados momentos, valoramos las situaciones como perfectas, (cuando no tenemos que calentarnos mucho la cabeza… ) o imperfectas, cuando las cosas requieren esfuerzo y arriesgarnos. Durante años nuestra vida puede haber parecido perfecta. Todo iba funcionando bien. Todo salia más o menos bien y no teníamos grandes preocupaciones. Seguíamos un ritmo, un rumbo, donde todo era más o menos previsible, y vivir no suponía un esfuerzo…
Pero a veces, ese ritmo de vida cambia, ocurren situaciones inesperadas, cambia la situación de nuestro entorno, un despido, una separación, un cambio de trabajo…. y la vida se nos torno cuesta arriba.
La vida, puede parecernos imperfecta en esos momentos. Pero la verdad es que LA VIDA, como tal, sigue su curso. ¨Quien ha cambiado la manera en que se siente, la manera en que valora lo sucedido, es uno. La vida tiene DE TODO. Pero que no nos haya ocurrido nada grave hasta ahora, puede hacernos creer que es injusto que en este momento nuestra vida esté patas arriba….
 
coaching ontológico
LA LLUVIA SOLO ES LLUVIA. 
EL CALOR SOLO ES CALOR. 
EL FRIO SOLO ES FRIO. 
 
Somos las personas las que le damos un significado de acuerdo a lo que esperábamos en un momento determinado… 
 
Si llueve un dia que nos apetece ver pelis comiendo palomitas, pues genial. 
pero si llueve cuando teniamos planes para ir a hacer senderismo, pues fatal….
 
LA LLUVIA SOLO ES LLUVIA. 
LA VIDA SIMPLEMENTE ES. 
no le pidas a Dios
Cuando las cosas no sean como esperabas, recuerda que todo es temporal. Todo pasa. Trabaja para que lo que te aflige pase. Implícate en tu vida, vive de manera consciente, creciendo y resolviendo tus problemas. No te quedes en la queja, nada resuelve quejarse….
Viki Morandeira
Coach Personal

 

Dejar pasar las oportunidades

Esperando ayuda de Dios

Ante los problemas, hay soluciones. Muchas veces estamos tan enfrascados en nuestro problema que no vemos las oportunidades que se nos presentan. Las dejamos pasar para luego quejarnos de que a nosotros nunca nos toca la suerte. Tan metidos en nuestros “no puedo”, “no tengo”, “no se” …. dejamos que las oportunidades que se nos presentan sigan de largo….

Cuando llegue algo a tu vida, procura preguntarte…. ¿esto puede ayudarme a resolver mis problemas? En lugar de encontrar motivos por lo que algo no funcionara para ti, preguntate. ¿ Y por que no?

No te quedes esperando el momento oportuno, porque el momento oportuno es ahora.

No te quedes esperando la buena suerte, aprovecha las oportunidades, dale una oportunidad. ¿ y por que no?

No te quedes esperando ayuda divina, porque puede que como al hombre del cuento, te esten enviando la ayuda y la dejes marchar.

Taller 21 dias para Retomar las Riendas de Tu Vida. Esta es tu oportunidad. 

Te dejo aqui el cuento para que reflexiones.

Hubo una inundacion muy grande en un pueblo pequeño, todas las personas buscaron la manera de salvarse, pero un hombre, se quedo solo en ese lugar, subio al techo de su casa y rezaba incansablemente pidiendo que Dios lo salvara.

Este hombre, confiaba plenamente en Dios y estaba seguro que lo salvaria. De repente fue interrumpido en sus oraciones por un hombre que pasaba en una balsa, invitandole a subir, sin embargo, el hombre respondio: “Dios me salvara” y lo dejo ir.

Un rato mas tarde, paso otro hombre en un bote, y tambien le dijo que le ayudaria a salir de la inundacion. Pero el hombre en el tejado, le respondio: “Dios me salvara” y nuevamente le dejo ir.

Tras eso, pasaron unas personas en una lancha, y la situacion se repitio. “Dios me salvara”. Finalmente, un helicoptero que lo diviso en su vuelo, se acerco al hombre y le ofrecio rescatarlo.

A todos los rechazo diciendo: “Dio me salvara”.

El agua, siguio creciendo, llego hasta el tejado y el hombre se ahogo. Al llegar al cielo, Dios le recibio a la entrada.

El hombre, contrariado, molesto, le dijo a Dios:

“¿Por qué no me salvaste si yo confiaba en ti?”

Dios le respondió: “¿Y la balsa, el bote, la lancha y el helicóptero que te mandé?

¿Aun esperas una respuesta divina a tus problemas?

¿Estas esperando que pase la crisis en la que te encuentras para poder estar mejor?

¿Y si este mismo mail tiene para ti lo que necesitas?

No dejes pasar las oportunidades. Tu vida, es ahora.

Viki Morandeira

Taller 21 dias para Retomar las Riendas de Tu Vida. Esta es tu oportunidad. 

Tu vida es el resultado de tus decisiones.

crecimiento personal

Es probable que no quieras oír lo que voy a decirte. Te entiendo. A mi también me ocurría que no comprendía el verdadero significado de esta frase. “Tu vida es el resultado de tus decisiones”

¿Cómo alguien va a decidir vivir en la pobreza?

¿Cómo alguien va a decidir vivir en la tristeza o la soledad?

¿Cómo alguien va a decidir vivir el dolor de un divorcio?

Comprendo que no tengas ganas de oírme. Porque a veces, nos sentimos tan mal por asumir que somos los responsables de esos resultados dolorosos, que preferimos que sean culpa de otros.

Culpa del gobierno, culpa de nuestros padres, culpa del maestro, culpa de nuestra pareja, culpa del sistema, culpa del universo…..

Lo siento. No hay culpables a quien cargarles lo que no te gusta de tu vida. Hay responsables. Y en último instancia, el responsable de tu propia vida eres tú.

No responsabilizarnos de el resultado que conseguimos con nuestras decisiones, es dejar nuestra vida en manos de cualquier circunstancia externa, del azar, del viento….  El responsable de tu propia vida eres tú.

Pero espera…. esto no es malo, ni tiene porque ser doloroso o negativo. Sino todo lo contrario. ES HERMOSO sabernos responsables de lo que con nuestras decisiones y acciones podremos ir consiguiendo.

Te abre las puertas a la inmensidad de la abundancia y la felicidad. Te abre las puertas a la dicha de saberte libre para elegir una vida mejor y dar los pasos hasta alcanzarla.

A veces, nos “acomodamos” en una etapa de nuestras vidas, y durante meses y años nos dedicamos a vivir un día tras otro, como si fueran el mismo. Poco a poco, creemos que ESO es la vida….. y comenzamos a sentirnos aburridos, desilusionados. Miramos para todos lados y enseguida encontramos culpables a nuestros sentimientos…. Es culpa de este trabajo, de mi pareja, de mi jefe, de estos compañeros, de la sociedad, del gobierno……

Pues siento decirte que no te lo pienso poner fácil. La vida que vives ahora, es fruto de tus hábitos, de tus decisiones pasadas y de haberte acomodado a la vida que llevas. Pero cada pequeño cambio, cada pequeña decisión abre un mundo maravilloso, una nueva posibilidad en tu futuro. Casi como si hubiera varias dimensiones…. Imagínate. Si sigues haciendo lo que hasta ahora, seguirás viviendo en la misma dimensión, con el mismo nivel de vida y de felicidad o apatía, o tristeza. Pero por cada cambio que hagas, se produce un cambio de dimensión, tu futuro se transforma y ya no será el mismo. Tus decisiones, tus pasos, transforman ese futuro y te “teletransportan” a esa nueva dimensión

El camino hacia el éxito pleno no es corto. Pero si asumes que necesitas dar ciertos  pasos y responsabilizarte de conseguir exactamente el resultado que tu deseas conseguir, sin rendirte hasta lograrlo, entonces, caminarás lleno de felicidad.

¿Sabes donde empieza el Camino?

Empieza con 21 días para Retomar las Riendas de tu Vida. 

Te espero para dar el salto de la queja y el dolor, a la responsabilidad y la felicidad.

Viki Morandeira