Procrastinacion y El Conde Lucanor

procrastinacion

¿Qué tienen que ver un libro escrito en 1330 con una palabra que aún no figura en el diccionario?

¿Qué tiene que ver un antiguo libro que aún se lee en los institutos españoles, con el hábito de dejar todo para luego?

Ayer, mientras viajaba en coche con mi esposo y mis hijas, una de ellas iba haciendo un trabajo sobre el libro de El Conde Lucanor. Me pasó el libro para buscarle algo de información y como yo también lo había leído siendo una adolescente, comencé a leerlo porque no recordaba de que iba. Y me sorprendió gratamente encontrar un relato sobre la procrastinacion.

Les dejo un cuento que a pesar de tener más de 680 años, aun no hemos aprendido…

De lo que le pasó a una Golondrina con las otras aves cuando vio que sembraban lino.

 

Un día el Conde hablaba con su consejero Patronio y le dijo:

-Patronio, me han dicho que algunos de mis vecinos, que son más poderosos que yo, preparan trampas y engaños para perjudicarme. Yo no lo creo, ni temo nada, pero como sé de vuestro entendimiento, quisiera que me dijeras si debo hacer algo. 

-Señor conde Lucanor, -respondió Patronio-, para que hagáis lo que yo creo que deberías hacer, me gustaría que supierais lo que le sucedió a la golondrina con las otras aves. 

El conde le pidió que le contara el suceso. 

-Señor conde -dijo Patronio-, la golondrina vio que un hombre sembraba lino y pensó que aquel lino serviría para tejer redes y lazos con los que cazar aves. Po eso reunió a las demás aves y les advirtió que si aquel lino crecía sería para causarles daño y cazarlas, por lo que propuso que no lo dejaran crecer, porque las cosas son más fáciles de arreglar al principio que después, cuando ya ha pasado un tiempo. Pero las otras aves pensaron que exageraba y no le hicieron caso, a pesar de su insistencia, y el lino iba creciendo, hasta que llegó un momento en que no lo podían arrancar ni con las garras ni con los picos. Y entonces lamentaron mucho su actitud, pero sus lamentos no sirvieron de nada. 

“Antes de que pasara esto, al ver la golondrina que no le hacían ningún caso, inconscientes de lo que se les venía encima, fue a encontrar al hombre y se puso bajo su protección y se ganó su seguridad, para ella y su descendencia. Y desde entonces hasta hoy viven las golondrinas al lado de los hombres y no los temen. En cambio, las otras aves que no se quisieron proteger a tiempo, son cazadas cada día con redes y lazos. “

– Y vos, señor conde Lucanor, si queréis resguardaros del daño que veis que os puede venir, protegeos y ponedle remedio antes de que suceda, ya que es lógico que, ante cualquier señal o amenaza, se tomen medidas de prevención para evitar el daño..

El conde actuó siguiendo el consejo de Patronio, y todo le fue muy bien.

Y como don Juan entendió que el cuento era muy bueno, lo hizo escribir en este libro, y compuso unos versos que dicen asi:

 

Desde su inicio hay que atajar
las dificultades que pueden llegar.

Del libro El Conde Lucanor, de Don Juan Manuel (texto adaptado por Antoni Dalmases) 

 Ver un posible problema y no hacer nada.

Tener algo que resolver y dejarlo pasar

Posponer temas importantes…

Dejar los estudios para el ultimo día…. son circunstancias en las que actuamos como las otras aves. Es necesario ser proactivo, actuar antes de que las circunstancias se empeoren para luego no tener que lamentarnos….

Recuerda, cuanto menos cosas pendientes tengas, más libre y feliz te sentirás. Concluye hoy eso que te preocupa. Hazte cargo hoy de eso que te tiene sin dormir. Empieza. Cualquier paso es mejor que ningún paso.

 

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Contacta conmigo 

PNL: Metamodelos

pnl En Programación Neurolingüistica, se analiza la manera en que “organizamos” nuestras experiencias, como interpretamos y filtramos las experiencias que vivimos, que vemos, desde nuestro ser subjetivo. Podemos decir, que en PNL, se estudia el “software” que utilizamos para relacionarnos con el mundo, con nosotros y con los demás, teniendo en cuenta los tres aspectos fundamentales de la conducta humana: programación, neurología y lenguaje. La percepción de la realidad, en cada persona, es diferente. Esto se debe a que cada uno utiliza “filtros” distintos para decidir cual es la información que dejará pasar. En PNL, se denomina “metaprograma” a la manera en que cada persona procesa la información que recibe del mundo. Estos metaprogramas, son los que determinan cual es nuestra percepción de la realidad que vivimos.  ¿Algo está lejos o está cerca si está a 10 calles de donde te encuentras ahora? La realidad es que está a 10 calles, pero cada uno, según sus metaprogramas, determina si para él es lejos o cerca. En primer lugar, los metaprogramas no son ni buenos ni malos. No hay un metaprograma correcto y uno incorrecto, todo depende de las circunstancias y de si utilizar un metaprograma concreto nos beneficia o nos perjudica para conseguir determinados objetivos. Los principales metaprogramas son:

  • Moverse hacia-alejarse de: cualquiera de los comportamientos humanos se encaminan hacia obtener placer o se dan para alejarse del dolor. ¿Te alejarías de un incendio? Seguramente lo harías si pensaras que puedes resultar herido. Pero puede que algunas personas se acerquen a un incendio por la adrenalina, por el placer que les produzca el hecho de experimentar algo que nunca han experimentado. Por ejemplo, en una relación de pareja, si bien hay muchos aspectos gratificantes, puede que uno de los dos busque alejarse si nota dolor en algún sentido en la relación. Cada uno de nosotros tenemos un canal de comunicación, nos mueve una gratificación, o nos mueve escapar de un castigo, de un dolor.
  • Proactivo-reactivo: ser proactivo es actuar, iniciar acciones, continuar hasta concluir y alcanzar el resultado. Una persona que utiliza el metamodelo proactivo, es el sujeto en sus construcciones lingüisticas, Yo doy este paso. Yo hago posible que ocurra. Yo quiero conseguir esta meta. Una persona reactiva, es aquella que reacciona ante las circunstancias, que se encuentra con las acciones iniciadas por otros.
  • Afrontar-eludir: los “afrontadores” tienen una meta y se enfocan en ella, van hacia ella. Sus logros les retroalimentan. Los “eludidores” son aquellos que ante todo ven problemas, son expertos conocedores de lo que hay que evitar para no obtener lo que no quieren; les mueve el evitar problemas, reprimendas o castigos.
  • Interno-externo: una persona “interna” se basa en sus propios criterios para barajar posibilidades, para tomar decisiones. Sabe internamente, si lo que ha hecho es un buen trabajo o no, sin pedir ni esperar que los demás se lo digan. No le gusta demasiado el control o ser dirigido. La persona “externa” requiere que sean otros quienes le marquen criterios. Para saber si ha hecho un buen trabajo, necesita el criterio externo de alguien, que se lo digan. Son personas que funcionan mejor siendo supervisadas y dirigidas.
  • Opciones-procedimiento: una persona que tiene el metaprograma “opciones” funciona mejor cuando dispone de opciones y puede ver alternativas, es creativo, no le convencen los procedimientos que hay que aplicar por dogma. La persona que utiliza el metaprograma “procedimientos” se siente más cómoda siguiendo esquemas, pasos determinados para proyectos. Se motiva cuando tiene el camino bien determinado de ante mano.
  • Genérico-específico: las personas “genéricas” tienen un pensamiento global, no se centran en detalles, utilizan generalizaciones, hablan a grandes rasgos, prefieren ver el cuadro entero, Las personas “específicas” gustan de lo detallado, se encuentra cómodas con información en dosis, analizan desde lo pequeño a lo completo. Contemplar el cuadro en su totalidad les puede incomodar.
  • Igualador-diferenciador: Los “igualadores” son aquellas personas que buscan o ven la igualdad, lo común de las cosas. Los “diferenciadores” son aquellos que  señalan lo diferente, que marcan el error, que si les muestras un examen con un 9.75 te dirán ¿dónde has fallado? en lugar de felicitarte por la buena nota.
  • Hacia uno mismo/Hacia los demás: Las personas que funcionan con el metamodelo “hacia uno mismo” son aquellas que para tomar una decisión se basan en los beneficios que obtendrán para si. Por ejemplo, al comprar un coche, primará más la comodidad que tengan ellos mismos, que la de los pasajeros. Los que funcionan con el metaprograma “hacia los demás” enfocan sus decisiones en el beneficio de otros. Son aquellas personas que anteponen las ventajas que obtendrán los demás antes que las propias. Como una madre, por ejemplo, que piensa en cocinar lo que le agrada a los demás, aunque a ella no le guste tanto esa comida.
  • Modelos de convencimiento: Este metamodelo, se refiere al modo en que una persona llega a convencerse de una determinada opción. Para ello, hay que tener dos aspectos en cuenta. El canal y el modo.
  1. Canal: las personas “visuales” precisan contemplar algo para convencerse. (para estar seguros de algo precisan verlo por sus propios ojos), una persona“auditiva” se convence mejor, cuando le dicen algo (no requiere tanto la prueba visual) y un “cinestésico” interactúa. Necesita hacerlo para convencerse (tiene que probarlo el mismo).
  2. Modo: a)algunas personas no se convencen con una sola vez, sino que necesitan comprobarlo un número de veces determinado, requieren muchos ejemplos; b) también están quienes les basta con poca información, una simple evidencia, crean en su mente el resto y deciden con rapidez. Casi de forma automática; c)otras personas, (duras digamos) no llegan a convencerse realmente, necesitan la información una y otra vez, y para cada ocasión. Se denominan, de modelo constante; y d) por último, están las que precisan que los datos, la información, la evidencia, se les muestre durante un tiempo (un día, unas semanas) antes de llegar a estar convencidas.

También, influye el contexto y el estado emocional. Podemos ser proactivos en la casa, pero reactivos en otras cuestiones. Podemos ser diferenciadores al ir a comprar un televisor, pero igualadores con nuestros hijos. Se puede ser específico en el desarrollo de algún trabajo, pero genérico en nuestra vida social. Bajo presión, podemos ser igualadores, y diferenciadores, cuando no hay presión. ¿Te reconoces? ¿Reconoces a los demás? ¿Tienes dudas? Deja un comentario e intentaré aclararte tu duda.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal