Reactivo o Proactivo

Reactivo, proactivo… no, no estoy hablando de medicinas y sus componentes… 🙂 Estamos hablando de la manera en que respondemos a las situaciones. Reactivo Proactivo… ¿ diferencias qué cambia en cada una de ellas?

La reactividad y la proactividad son dos actitudes ante la vida, ante las situaciones que a diario nos va presentando el simple hecho de vivir. ¿Esperas a que algo ocurra para tomar una decisión o piensas con anterioridad que algo puede llegar a ocurrir y tomas decisiones? ¿Reaccionas a veces explosivamente cuando algo ocurre que no te ha gustado o das los pasos necesarios para que eso que no te agrada no llegue a ocurrir?como ser proactivo

Hay infinidad de momentos en los que nuestra actitud puede ser reactiva o puede ser proactiva. Empecemos por definir qué significa cada cosa, ¿verdad? El diccionario de la Real Academia Española aun no incluye ni la palabra proactividad, ni proactivo… por lo que es normal que a muchos nos resulte difícil definir este concepto. La reactividad hace referencia a una “reacción” que se da una vez que el suceso ya ha ocurrido, mientras que la proactividad se refiere a las acciones que emprendemos desde la responsabilidad de asumir que resultados deseamos obtener. Una persona reactiva asume con pesar lo que sucede a su alrededor, incluso llegándose a sentir víctima de estos sucesos. En cambio, una persona proactiva se erige como la fuerza motriz capaz de lograr lo que desea que ocurra. Se sabe responsable del futuro que se escribirá para sí mismo en su propia vida y actúa para que así ocurra.

¿Ponemos unos ejemplos?

Ejemplos de Proactividad

Tenemos pensado vender nuestro coche. Es la primera vez que vamos a vender un vehículo y hay muchas cosas que desconocemos. Una actitud reactiva sería publicar el anuncio y esperar a que un comprador se decida para luego “reaccionar” a este acontecimiento y averiguar qué pasos tenemos que dar para transferir la propiedad de un vehículo. En cambio, una actitud proactiva sería no esperar a que ocurra la venta, sino, mientras vamos respondiendo a los que consultan por nuestro coche, vamos averiguando qué pasos son necesarios dar legalmente para que todo sea correcto en el momento en el que se produzca la venta.

En el entorno laboral nos enfrentamos ante una situación que nos desagrada. Un jefe que carece de las capacidades de liderazgo y nos sentimos poco conectados con lo que transmite sobre la empresa. Una actitud reactiva sería quejarnos cada vez que el jefe nos machaca con sus pocas habilidades sociales, con su falta de empatía o con su nula retroalimentación ante nuestros logros. En cambio, una actitud proactiva consistiría en tomar decisiones, en preguntarnos ¿realmente este es el mejor presente que puedo tener? ¿puedo buscar otro empleo donde sentirme más productivo con un jefe que ejerza un mejor liderazgo? Una persona reactiva tolera, aguanta, se mantiene en una posición hasta que esta sobrepasa su nivel de tolerancia, mientras que una persona proactiva, al comprobar que ese puesto de trabajo que a priori le había parecido adecuado, finalmente no lo es, emprende la búsqueda activa de un nuevo empleo donde continuar con su proyección profesional.

Una persona proactiva no espera que le den un ascenso para asumir nuevos retos, hace que ese ascenso sea el resultado de sus acciones, asumiendo los retos necesarios para conseguirlo.

Una persona que no espera a que el agua salga por debajo de las macetas para correr (reaccionar) y buscar algo con que limpiar, sino que previamente, antes de regar sus plantas y ante la posibilidad de que el agua pueda caer por el balcón sobre la casa del vecino del piso de abajo, ya ha buscado la fregona, un paño o algo para evitar que esto ocurra. Esto es ser precavido, actuar con cautela, pero no es ser proactivo.

Ser proactivo no es lo mismo que ser precavido. No es actuar con precaución o cautela, no es preparar con antelación lo que hará o necesitará. Ser proactivo es dar los pasos necesarios para que ocurra lo que uno desee que ocurra.

 

no es proactividad

 

Una persona reactiva va un paso por detrás. Una persona proactiva va un paso por delante.

Algunas veces nos tendremos que enfrentar a situaciones que no entraban en nuestros planes. Una reestructuración en una empresa que nos toma por sorpresa puede dejarnos sin empleo. Ante esto podemos actuar con reactividad o con proactividad. Una reacción puede ser deprimirnos, sentirnos fuera del mercado laboral por nuestra edad o por necesitar un reciclaje laboral. A veces, la reactividad viene acompañada de un cierto pesimismo ante el futuro que creemos nos espera tras perder el empleo. En cambio, el optimismo es un componente fundamental en las personas proactivas, ya que enfrentan nuevas situaciones con la dosis de esperanza necesaria en conseguir los resultados que desea.

Ser proactivo es tomar la responsabilidad y la determinación de hacer que las cosas sucedan. En cambio una persona proactiva puede ser aquella que ante un suceso determinado se siente víctima dejando que los demás sean los culpables de su situación personal.

Ser proactivo es elegir de manera consciente, meditada, la respuesta que damos a determinadas situaciones. Cuando una persona nos trata con una falta de respeto considerable podemos reaccionar haciendo lo mismo, levantando la voz, convirtiendo la situación en un conflicto o podemos elegir que su falta de respeto no nos afecte, respetándonos a nosotros mismos y actuando desde nuestros valores y principios sin caer en responder con un contraataque sino utilizando las técnicas asertivas para alejarnos de esa situación sin que derive en una discusión. El aplazamiento asertivo es un gesto de proactividad para salvaguardar una relación evitando caer en faltas de respeto mutuas, dando espacio al otro para que se calme, para que podamos retomar la conversación en otro momento en el que los ánimos se hayan serenado.

Hay momentos en los que es necesario preguntarnos si estamos siendo parte del problema o si podemos hacer algo de manera diferente para ser parte de la solución. Muchas veces la clave está en ocuparnos en lugar de preocuparnos.

Viki Morandeira

Facebook

Talleres online

Anuncios

Buenos Propósitos para el Nuevo Año

buenos propositos¿Qué te parece si en lugar de sentirte mal por los problemas, en lugar de quejarte por lo que no sale bien, en lugar de poner excusas y encontrar culpables nos proponemos  Buenos Propósitos para Vivir Mejor?

Por ejemplo…

  • ¿Cómo sería tu día si en lugar de pensar que todo te va a salir mal, cambias “rápidamente” tus pensamientos y eliges otros positivos?  A fin de cuentas, ¡¡no puedes estar seguro al 100% que todo te vaya a salir mal!!
  • ¿Qué tal iría tu día si en lugar de ocupar el 90% de tu día en pensar en tus problemas, dedicaras ese tiempo a pensar y poner por escrito “soluciones“?  Entre ellas, si las relees luego, ¡¡podrás encontrar más de una que si las emprendes con dedicación y disciplina podriá resolver tus desvelos!
  • ¿Y si en lugar de pasarte el día criticando a los demás, viendo sus defectos, sus deficiencias, sus lentitudes, te dedicaras a descubrir sus cualidades? Te aseguro que saldrías sorprendido. Cambiar nuestra actitud ante alguien con quien no nos sentimos a gusto, hará que la situación cambie.
  • ¿Cuál sería la diferencia en tu vida, si asumieras la responsabilidad sobre tu futuro, tanto económico, como físico, como amoroso? Ser proactivo, actuar antes de que el agua nos llegue al cuello, es una buena manera de no arrepentirnos dentro de 10 años por no haber hecho lo que debíamos!!
  • ¿Sabes como sería tu vida si en lugar de tener miedo, en lugar de no empezar hasta que todo esté perfecto, en lugar de buscar el día y momento oportunos, decidieras empezar ahora, (si, hoy mismo) para luego  ir modificando lo que no te agrada e ir aprendiendo de tus propios errores? Si quieres te digo yo como sería…. FANTASTICA!!!

Por qué no te propones, esta semana, estos 5 nuevos hábitos…

  1. Elegir pensamientos Positivos.
  2. No pasar el día pensando en Problemas, tomar acción en soluciones.
  3. Cambiar la actitud ante las personas que no te gustan
  4. Comprometerte con tu futuro físico, económico, amoroso y entrar en acción.
  5. Dar esos pasos que te retienen estancado, (por miedo) ya que ésta es la manera de superarlo.

Y si quieres, para la semana que viene puedes proponerte 5 Buenos Hábitos Nuevos!!!!

Cambiar tu vida, cambiar la forma en la que ves tus posibilidades, es posible. Es más, yo diría que es imprescindible!!! Desde el Coaching podemos hacerlo juntos. ¿Lo hablamos?

Tu Coach Personal

Procrastinacion y El Conde Lucanor

procrastinacion

¿Qué tienen que ver un libro escrito en 1330 con una palabra que aún no figura en el diccionario?

¿Qué tiene que ver un antiguo libro que aún se lee en los institutos españoles, con el hábito de dejar todo para luego?

Ayer, mientras viajaba en coche con mi esposo y mis hijas, una de ellas iba haciendo un trabajo sobre el libro de El Conde Lucanor. Me pasó el libro para buscarle algo de información y como yo también lo había leído siendo una adolescente, comencé a leerlo porque no recordaba de que iba. Y me sorprendió gratamente encontrar un relato sobre la procrastinacion.

Les dejo un cuento que a pesar de tener más de 680 años, aun no hemos aprendido…

De lo que le pasó a una Golondrina con las otras aves cuando vio que sembraban lino.

 

Un día el Conde hablaba con su consejero Patronio y le dijo:

-Patronio, me han dicho que algunos de mis vecinos, que son más poderosos que yo, preparan trampas y engaños para perjudicarme. Yo no lo creo, ni temo nada, pero como sé de vuestro entendimiento, quisiera que me dijeras si debo hacer algo. 

-Señor conde Lucanor, -respondió Patronio-, para que hagáis lo que yo creo que deberías hacer, me gustaría que supierais lo que le sucedió a la golondrina con las otras aves. 

El conde le pidió que le contara el suceso. 

-Señor conde -dijo Patronio-, la golondrina vio que un hombre sembraba lino y pensó que aquel lino serviría para tejer redes y lazos con los que cazar aves. Po eso reunió a las demás aves y les advirtió que si aquel lino crecía sería para causarles daño y cazarlas, por lo que propuso que no lo dejaran crecer, porque las cosas son más fáciles de arreglar al principio que después, cuando ya ha pasado un tiempo. Pero las otras aves pensaron que exageraba y no le hicieron caso, a pesar de su insistencia, y el lino iba creciendo, hasta que llegó un momento en que no lo podían arrancar ni con las garras ni con los picos. Y entonces lamentaron mucho su actitud, pero sus lamentos no sirvieron de nada. 

“Antes de que pasara esto, al ver la golondrina que no le hacían ningún caso, inconscientes de lo que se les venía encima, fue a encontrar al hombre y se puso bajo su protección y se ganó su seguridad, para ella y su descendencia. Y desde entonces hasta hoy viven las golondrinas al lado de los hombres y no los temen. En cambio, las otras aves que no se quisieron proteger a tiempo, son cazadas cada día con redes y lazos. “

– Y vos, señor conde Lucanor, si queréis resguardaros del daño que veis que os puede venir, protegeos y ponedle remedio antes de que suceda, ya que es lógico que, ante cualquier señal o amenaza, se tomen medidas de prevención para evitar el daño..

El conde actuó siguiendo el consejo de Patronio, y todo le fue muy bien.

Y como don Juan entendió que el cuento era muy bueno, lo hizo escribir en este libro, y compuso unos versos que dicen asi:

 

Desde su inicio hay que atajar
las dificultades que pueden llegar.

Del libro El Conde Lucanor, de Don Juan Manuel (texto adaptado por Antoni Dalmases) 

 Ver un posible problema y no hacer nada.

Tener algo que resolver y dejarlo pasar

Posponer temas importantes…

Dejar los estudios para el ultimo día…. son circunstancias en las que actuamos como las otras aves. Es necesario ser proactivo, actuar antes de que las circunstancias se empeoren para luego no tener que lamentarnos….

Recuerda, cuanto menos cosas pendientes tengas, más libre y feliz te sentirás. Concluye hoy eso que te preocupa. Hazte cargo hoy de eso que te tiene sin dormir. Empieza. Cualquier paso es mejor que ningún paso.

 

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Contacta conmigo