Los que te copian y son carretas vacías.

thank-you

Duele que te copien. Duele que se cuelguen medallas que te pertenecen a ti. Duele que además hablen y hablen, y encima hablen mal de ti. Claro que duele, tenemos sentimientos y a lo largo de nuestra vida siempre habrá situaciones que nos incomoden. Eso es algo que entra dentro de lo normal.

Y cuanto más cercanía tenemos, o creíamos tener, con la persona o personas que copian nuestras ideas, el dolor aún es más intenso.

Permíteme comentar un par de cuestiones que es importante tener en cuenta sobre este tema:

  • Si tu meta es marcar tendencias, será necesario aceptar que van a copiarte.
  • Si nadie te copiara, sería que vas demasiado adelante en cuanto a tendencias, o que no gusta lo que propones.
  • Sigue siendo fiel a tu estilo, a tu idea, sigue creciendo y no desperdicies tu tiempo sufriendo por “carretas vacías”.

¿Qué no sabes de qué te hablo cuando digo que “la carreta vacía” no tendría que ser una fuente de sufrimiento para ti? Sigue leyendo entonces, porque este cuento aún no lo habías leído.

Cuento La Carreta Vacía

Alejandra caminaba con su padre cuando éste, de repente, se detuvo en una curva del camino. Después de un breve silencio le preguntó:- Además del cantar de los pájaros, ¿qué oyes Alejandra?

La niña paró, aguzando sus oídos. Después de unos segundos respondió:

– Papá, estoy oyendo el ruido de una carreta que se acerca.

– Muy bien – respondió su padre -. Tienes razón, se está acercando una carreta vacía.

Alejandra, asombrada, preguntó a su padre:

– ¿Cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la has visto?

Entonces el padre respondió:

– Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por el ruido que hace. Cuanto más vacía está la carreta, mayor ruido hace.

Alejandra se convirtió en adulta y, siempre que veía una persona interrumpiendo una conversación y hablando demasiado de sí misma, de forma inoportuna o violenta, o presumiendo de lo que poseía, tenía la impresión de oír la voz de su padre diciendo:

– Cuanto más vacía está la carreta, mayor es el ruido que hace.
Autor desconocido

En la vida nos encontraremos con muchas carretas. Algunas de ellas irán haciendo ruido, porque van vacías. Enfadarte, sufrir por lo que los demás hacen o dicen, por su comportamiento, solo te genera dolor a ti. Puedes seguir sufriendo, puedes seguir llenándote de rabia y dolor, pero eso no hará que esa carreta se llene y deje de hacer ruido.

Podemos tolerar y cada tanto recordar que eso nos duele y volver a sufrir. O podemos aceptar que en la vida nos encontraremos con ese ruido que viene de carretas vacías y que sufrir no nos hace ningún bien a nosotros. Ante una situación así, es necesario trabajar para aceptar la situación. No podemos cambiar a esa persona que solo sabe hablar de si misma, quizás, algún día irá llenando su carreta y cambiará. Pero mientras tanto, recuerda que sufrir es una elección. Las personas hacen cosas, y cada uno tiene la opción de sufrir o no sufrir. Si estás sufriendo por las carretas vacías que te encuentras en tu vida, eres tú quien elige ese dolor. Si aceptamos que esto es algo que no podemos cambiar, que está fuera de nuestra zona de influencia, podremos estar en paz y dedicar nuestra mente, nuestro esfuerzo y nuestra creatividad a seguir creciendo, a seguir fiel a nuestra visión, a nuestra misión.

Si por miedo a ser copiado evitas mostrar tu trabajo, solo te harás daño a ti. Piensa en lo siguiente: Imagina que eres repostero. Imagina que tu pasión es hacer tartas decoradas de distintas maneras, para que la gente pueda comprarlas y disfrutar con tu creatividad. ¿Qué pasaría si por evitar que te copien no publicas fotos de tus tartas? ¿Qué pasaría si en tu tienda, para evitar que otros copien tu trabajo, pintas de un color oscuro los cristales de tu tienda? Quizás consigas que no te copien, pero lo más probable es que consigas que tus posibles clientes no sepan qué tipo de tartas haces y no sepan que tú puedes hacer que la fiesta de cumpleaños de su hijo sea diferente, novedosa, inolvidable. ¿Verdad?

¿TE COPIAN? Siente orgullo porque eres un referente!!! ¿TE IMITAN? Es genial, porque solo se imita lo que es bueno!!!! Si tú vas marcando tendencias y lo haces bien, todos los que puedan permitírselo, te copiarán, y tú serás quien MARQUE tendencia, pero no lo hagas por ser mejor que ellos. SIGUE HACIÉNDOLO PORQUE TE APASIONA!!! El valor de la innovación no está en evitar que te copien, sino en conseguir que todos te quieran copiar.

Hay personas mágicas, maravillosas, que van un paso por delante, como la mujer creativa y genial que ha inspirado que publicara este artículo. Pueden copiar tus ideas, pero jamás podrán ser Tú. Pueden copiar tu estilo, pero jamás podrán ser Tú. Pueden ponerse medallas que no les corresponden, pero jamás podrán ser Tú. Pueden llenarse la boca y hacer mucho ruido, y siempre seguirán siendo carretas vacías.

Sentir rabia, dolor, frustración, solo te hace daño a ti. NO cambia la realidad. NO evita que te copien. NO. Solo te hace daño a ti. Ahora te toca elegir. Te toca elegir si quieres permitirte aceptar que esto es algo que no puedes cambiar y que sufrir es tu elección. O te toca elegir aceptar que a pesar de lo que los demás hagan, tu quieres seguir estando en paz, en un estado de calma y serenidad que te permite ocupar tu tiempo en seguir creciendo, en seguir innovando, en seguir siendo un referente, en lugar de desaprovecharlo “hirviendo” cuando escuchas pasar las carretas vacías.

Sigue adelante. Qué tus actos hablen más alto que tus palabras.

Viki Morandeira

Coach Ontológico.

 

Anuncios