Cuento: Los dos halcones del rey

P1010907_opt

¿Puedes o no puedes? A menudo, cuando hablamos sobre nosotros mismos, nos mostramos como personas incapaces para realizar determinadas tareas.

  • Yo no sé cocinar.
  • A mi las plantas no se me dan bien, siempre se me mueren
  • Yo no soy bueno para el deporte.
  • A mi hablar en público se me da muy mal, no puedo hacerlo.

¿Cuáles son tus “no puedo”, “no sirvo”, “no valgo”, “no sé”?

Piensa un poco… Mientras lo piensas, me gustaría compartir contigo este antiguo cuento que se llama:

Los dos halcones del rey

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.

Pasados unos meses, el instructor le comunicó que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que no sabía qué le sucedía al otro: no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, e incluso había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey mandó a llamar a curanderos y sanadores de todo tipo, pero ninguno pudo hacer volar al ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió; por la ventana de sus habitaciones, el monarca veía que el pájaro continuaba inmóvil.

Publicó por fin un bando entre sus súbditos solicitando ayuda, y a la mañana siguiente vio al halcón volar ágilmente por los jardines.

– Traedme al autor de ese milagro -dijo.

Enseguida le presentaron a un campesino. – ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo lograste? ¿Eres mago, acaso? Entre feliz e intimidado, el hombrecito explicó:

– No fue difícil, Su Alteza: sólo corté la rama. El pájaro se dio cuenta de que tenía alas y se lanzó a volar.

Lo que nos frena, lo que nos impide poder cuidar de una planta sin que muera es no intentarlo. Hace 9 años yo también decía: A mí las plantas no se me dan bien, siempre se me mueren!!!  Hasta que un día decidí que eso no era verdad, que no era algo para lo que yo no valía, sino algo que yo no había intentando con la dedicación que requiere cuidar una planta. Lo mismo ocurre con tus “no puedo”, “no valgo”, “no sé”.

Si no sabes, ¿no será porque no has invertido el tiempo suficiente en saber?

Si no vales, ¿no será acaso porque no has probado una y otra vez, hasta “valer”?

Si no puedes, ¿no será porque aún no te has dado cuenta que tienes alas y puedes hacer mucho más de lo que te imaginas?

¿Qué ganas al decirte, a ti mismo, a ti misma, que no puedes, que no sabes, que no vales? ¿Realmente crees que no vales o es una respuesta cómoda, una actitud cómoda, para no tener que aprenderlo? Por supuesto que no es eso, sino que estás ahí, sobre esa rama, que te sostiene. Tu mente te dice, Yo no sé. Yo no puedo. Y ese pensamiento es la rama en la que permaneces inmóvil, autoconvenciéndote de que no puedes.

Mira a tu alrededor. ¿Cuántas personas pueden cocinar, saben cocinar, valen para cocinar? ¿Cómo crees que han comenzado? Supongo que empezaron como todo el mundo, desde cero, mirando como otros cocinaban (o conducían un coche, o pilotaban un avión, o ponían en marcha un emprendimiento).

NO estoy hablando de cocinar o conducir, sino de tomar decisiones. ¿Realmente quieres aprender a hacerlo? ¿Realmente quieres dejar de decir “a mi las plantas siempre se me mueren”? Si quieres, puedes. Si quieres, aprendes. Si lo intentas, ya estás un paso adelante de todos los que se quedan diciendo “yo no”, como yo misma decía hace algunos años.

Toma conciencia. ¿De qué no te crees capaz? ¿Es “real” que no seas capaz? ¿Qué te lo impide?

Ante algunas situaciones, como hablar en público, podemos tener miedo, vergüenza, creemos que lo haremos tan mal que pueden reírse de nosotros o que nos pondremos rojos como un tomate… Y es nuestro miedo el que nos hace “no poder”, no algo que nos ocurra, no algo “real” que nos impida hablar. Por supuesto que ese miedo es real, lo sentimos, nos hemos puesto rojos en el pasado y nos desagrada esa sensación. Pero ese “no puedo” no es una realidad que no podamos cambiar. Ese “no valgo” puede superarse ganando autoconfianza.

Este es otro de mis “no puedo” anteriores al coaching. Me frenaba el miedo, me paralizaba la idea de ponerme colorada, de tartamudear (cuando nunca había tartamudeado en mi vida) o de quedarme en blanco sin saber qué decir…. Pero los miedos se vencen enfrentándolos. Si quieres conocer cómo enfrenté yo este miedo, te invito a leer otra entrada de mi blog.

Aumentar la confianza en uno mismo

¿En qué ramas te apoyas para no hacer todo lo que sí puedes hacer? ¿Piensas seguir negándote la posibilidad de crecer y ganar confianza en ti mismo, en ti misma? En un proceso de coaching trabajamos sobre la falta de confianza, sobre el miedo que nos paraliza, sobre la falta de seguridad en que podamos hacer más de lo que nos creemos capaces. Poder, puedes. Ahora solo falta que tomes una decisión, un compromiso contigo y que comiences a dar los pasos necesarios para demostrarte que ERES CAPAZ!!

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Anuncios

Cuento: La historia de las llaves

viki morandeira frases positivas

Existen cientos de cuentos cortos para motivar a dar un paso fuera de la zona de confort, para adentrarnos en esa zona desconocida, donde todo es nuevo y nos sentimos inseguros. Quizás este cuento La historia de la llave, es uno de los más sencillos de recordar para poder aplicarlo en nuestra vida diaria.

Cuento: La historia de las llaves.

Una noche, mientras paseaba por mi barrio, me encontré a un hombre que buscaba desesperadamente algo. Me sorprendió observar que, mientras se llevaba las manos a la cabeza y decía sin cesar, “¿dónde se habrán caído?”, daba vueltas y vueltas dentro un círculo muy reducido cuyo centro era una farola…

Me acerqué y le pregunté si le podía ayudar.

– ¿Puedo ayudarle?

– Sí, claro, por supuesto…

– ¿Qué ha perdido?– le pregunté mientras comenzaba a buscar sin saber qué buscaba.

– Las llaves de mi casa. ¡¡Las malditas llaves de mi casa!!– me contestó con un tono de angustia en su voz.

– No se preocupe– le dije para tranquilizarle-seguro que las encontramos. Me puse a buscar, y mientras lo hacía le pregunté

– ¿Está seguro de que se le cayeron por aquí?

– Pues la verdad es que no – me contestó – pero aquí hay luz.

Cuando tenemos algo que resolver, buscamos en el pasado, en la experiencia previa ya que ahí es donde tenemos “luz” pero no siempre la solución estará ahí. Cuando la situación a la que nos enfrentamos es NUEVA, o hasta ahora no hemos podido resolverla con las herramientas y conocimientos que ya tenemos, seguir buscando en “la luz”, en el pasado, puede ser como el sucedo del cuento, permanecer buscando en la “farola” dando vueltas alrededor de la luz.

En lo nuevo, en lo que está oscuro, en aquellas situaciones que están fuera de nuestra zona de confort podemos sentir inseguridad, miedo y, por lo tanto, muchas veces vamos retrasando el momento de enfrentarlo, lo rechazamos.

Si otros ya pudieron resolver esa situación antes, ¿qué te impide a ti poder comprender y aprender a resolverlo? Posiblemente puedes resolverlo, si dejas de buscar alrededor de lo ya conocido, si desde el valor decides enfrentar la situación “con una linterna”.

¿Cuáles pueden ser esas linternas?

  • 1.- Creatividad.  

No se consiguen nuevos retos,  ni nuevos resultados siendo el mismo, buscando solo en la zona de luz. Un nuevo reto requiere un nuevo “yo”, requiere utilizar la creatividad para enfrentarnos a aquello que aún no hemos hecho.

  • 2.- Optimismo.

El miedo puede ser una de las fuentes de mayor oscuridad. Si en nuestra mente solo albergamos pensamientos derrotistas, negativos, si sentimos que no podemos dejar de ser pesimistas, es probable que estemos paralizados. Por eso el optimismo es una de las mejores linternas que podemos llevarnos al buscar ampliar nuestra zona de confort. ¿Porqué pensar que puede salir mal si cuesta lo mismo y es más productivo pensar que puede salir bien? Inténtalo.

  • 3.- Atreverse a cometer un error. 

Otra de las situaciones que nos hacen seguir buscando en la luz, en el pasado, es el miedo a cometer un error. Tenemos un gran temor al error, porque solemos creer que equivocarnos es demostrar que somos menos inteligentes, menos capaces….  A veces es necesario grabarnos a fuego que el aprendizaje llega con el intento, llega con atrevernos a hacer algo incluso sabiendo que podemos equivocarnos. Equivocarse no es un error, el error es no arriesgarse a fallar.

  • 4.- Aceptar el error con humildad

Dicen que errar es humano, ¿verdad? Cuando intentamos ocultar un error, cuando lo tapamos para que los demás no se den cuenta de que nos hemos equivocado, estamos demostrando arrogancia. Es arrogante creernos perfectos!! Recuerda aquella frase que dice: Solo sé que no sé nada. Solo un sabio puede asumir con total humildad que es humano, que la verdadera sabiduría está en asumir nuestra propia ignorancia, como decía Sócrates.

¿Qué vas a hacer la próxima vez que sientas miedo ante una situación que aún no has tenido que enfrentar? ¿Dudar, paralizarte, buscar en lo que ya sabes, dar vueltas y vueltas junto a la farola?

En lugar de alimentar el pesimismo, intenta pensar en que puede salir bien y que incluso, si algo sale mal, eso será una fuente de aprendizaje. La única manera de ganar confianza en uno mismo es arriesgándose a que pueda salir mal. Cuando lo logramos, cuando al fin vemos que hemos llegado a la meta, la sensación de satisfacción interior nos da fuerzas para creer cada día más en nosotros.

Quien no hace, no crece. Quien no se equivoca, no aprende. Quien no teme, no está haciendo nada nuevo.

Viki Morandeira

Coach Ontológico.

Taller Libera tu Potencial con PNL