Encuentra tu Flow

movimiento slow

Continuando con la serie de post en los que comparto los puntos importantes para Una Vida Feliz que forman parte del MOOC de la Escuela de Negocios de la India, hoy le toca el turno al 2º hábito que mejorar nuestra felicidad. Este hábito está relacionado con el 2º pecado, Perseguir la Perfección. 

Puedes leer los post anteriores aquí.

El 1º pecado: Sacrificar la Felicidad. 

El 1º hábito: Priorizar la Felicidad (sin perseguirla) 

Hay una frase que dice: Aquello a lo que te resistes, persiste, aquello que aceptas, se diluye. A menudo no nos damos cuento de estar atados a la persecución de la felicidad impidiendo así que la experimentemos. Nos resistimos a un presente en el que quizás no todo va tan bien como deseamos y eso lo hace persistente. El 2º hábito consiste en Encontrar tu Fluir, tu Flow

Seguramente estarás de acuerdo conmigo en esto: Cuando algo tiene sentido para uno, lo hacemos con gusto, con pasión y no nos pesan los obstáculos. Si tienes hijos, habrás comprobado más de una vez que el día que tiene una excursión se viste mucho más rápido que el resto de los días en los que “solo” irá al colegio. Cuando algo tiene significado lo hacemos sintiéndonos más felices. Y quizás no importa que haya que madrugar, o que tengamos que viajar, o que haya que esperar durante horas para entrar al concierto de tu grupo de música favorito. ¿Verdad? Cuando algo tiene sentido para uno “fluimos” como un río que no importa que se encuentre con piedras en su camino, las bordea, las arrastra, las pasa por encima, pero continúa imperturbable hacia su destino. A esto se refiere el Dr. Raj cuando habla de Fluir.

Cuando fluimos con nuestra meta, sabemos lo que queremos, tenemos un grado de seguridad, paz y confianza que nos acompaña como vencer la timidezen ese trayecto. Nos sentimos fuertes, capaces y permanecemos enfocados absolutamente en lo que estamos haciendo, estamos presentes en el presente, sin tener en cuenta los propios juicios sobre uno mismo, sin preocuparnos sobre lo que los demás pueden estar pensando y casi perdemos la noción del tiempo. Seguramente recordarás momentos en los que estabas haciendo algo que para tí tenía verdadero sentido y fluías, disfrutabas de ese instante y el tiempo te pareció que volaba. ¿Recuerdas momentos así? En mi caso, por ejemplo, me ocurre cuando estoy hablando sobre coaching, sobre inteligencia emocional, cuando estoy parada delante de la gente y siento la necesidad de compartir la felicidad inmensa que siento con todo lo aprendido. A veces puedo estar hablando dos horas, sin apenas darme cuenta del transcurso del tiempo!!!

Cuando estamos preocupados por ser mejores que los demás, cuando internamente pensamos en nosotros, comparándonos con los demás o evaluando nuestro desempeño, nos sentimos tensos, ansiosos y no disfrutamos, no nos permitimos fluir.

Dejarnos fluir libremente, con serenidad, carisma y disfrutando de lo que hacemos es algo que nadie puede hacer por nosotros, y es algo en lo que no sirve de nada compararnos con otros. Estás haciendo algo que te gusta, que para ti tiene sentido y además estás en un estado de confianza total, es ahí cuando fluyes.

Cuestionarte, compararte, dar rienda suelta a tu miedo, alimentar la falta de confianza en ti mismo, tener un diálogo interno negativo que va disminuyendo tu autoestima, o incluso obligarte a ser el mejor de los mejores, “the most”, será algo que te limitará pero sobre todo, será algo que te hará sentir infeliz.

Busca experimentar la felicidad al dejarte fluir. Disfruta como cuando eras niño y te sentías capaz de lograr cualquier cosa que te propusieras. Vuelve a mirarte con fe y confianza en ti.

En muchos otros post de mi blog hemos hablado de confianza, de sentirnos capaces, de saber que somos buenos en algo. Y eso no llega de la noche a la mañana. La maestría no nos llega tras hacer un “master” por ejemplo…. sino con ejercitarnos, con ejercer aquello para lo que nos hemos preparado, con fluir haciéndolo y disfrutándolo.

Ten por seguro que no te sentirás grandioso si vives juzgándote y comparándote con los demás. Perseguir ser el mejor no es una buena idea. Disfrutar de lo que haces, ganar experiencia día a día, aceptarte como eres, incluso cuando estás en proceso de aprendizaje, sin detenerte, eso hará que llegues a fluir el tiempo necesario (Dicen que unas 10.000 horas) para lograr ser un maestro en tu campo. En la cima siempre hay sitio. Camina y llegas.

Y la verdad es que a menudo no podemos “fluir”, no podemos disfrutar y sentirnos felices porque nuestro trabajo no es más que un medio para obtener dinero. Cuando olvidamos nuestra pasión, cuando no nos tomamos el tiempo de descubrir qué es lo que nos hace fluir… muchos días los viviremos con esa sensación de vacío, de infelicidad.

A menudo nos da miedo hacer otra cosa, cambiar de trabajo o haber pasado 5 años de nuestra vida estudiando una carrera para luego dedicarnos a otra profesión que nada tiene que ver con nuestra titulación. No tomamos decisiones que nos hacen felices,  y este es el primer pecado que mata nuestra felicidad, tomamos decisiones que nos dan una cierta seguridad, que nos harán tener un determinado trabajo, un sueldo, un nivel económico o social. Pero no siempre nos hará felices. ¿Cómo remediarlo? No es necesario que abandonemos lo que estamos haciendo, no es necesario que metamos nuestra ropa en la maleta y nos perdamos en una isla desierta…  no. Pero si es necesario suplir esa necesidad de felicidad dedicándole algo de tiempo a nuestros hobbies, a hacer algo que realmente nos guste y en lo que nos podamos sentir “fluir”.

Alguna vez escuché una frase que decía que para ser feliz había dos maneras: Hacer lo que amas. O Amar lo que haces. Y en este aspecto, aunque nuestro trabajo no sea algo que nos apasione, si podemos tener una actitud diferente, dejar de quejarnos y empezar a amar lo que hacemos. Da igual lo que sea. Me gustaría dejarte un cuento sobre esto. Aguila o Pato 

En los siguientes post continuaré compartiendo contigo lo aprendido en este MOOC. Muchas son cuestiones que ya sabemos pero que nunca viene mal refrescar. En próximas entradas, el 3º Pecado que mata la felicidad y el 3º hábito para mejorar en este aspecto.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Perseguir los “most” te hace infeliz

vivir feliz

Este post forma parte de una serie de artículos sobre La Felicidad. Pecados y Hábitos y se basa en el MOOC que el Prof. Raj imparte en inglés, y que puedes seguir tu mismo entrando en la Web de la ISB Escuela de Negocios de la India.

El 1º post de la serie podrás leerlo pinchando aquí: Sacrificar la Felicidad. 

El 2º post, Hábitos: Priorizar la Felicidad (sin perseguirla) 

Continuemos con el 2º de los pecados que impide vivir feliz a las personas.

2º Pecado. PERSEGUIR LOS “MOST”

El Prof. Raj llama al segundo pecado que mata nuestra felicidad, Perseguir la Superioridad, y lo considera el más importante. Aunque no comparto del todo esta opinión, para mí el primero es el más importante de los errores, aunque respeto plenamente todas las opiniones.  ¿Qué quiero decir cuando me refiero  a “most”?

Queremos ser el mejor en todo. Perseguir ser superiores nos pone en terreno pantanoso, en infelicidad, porque muchas veces nos comparamos de manera equivocada. Por ejemplo, querer ser como Nadal cuando llevamos 1 año dedicándonos al tenis, o cuando a pesar de dedicar muchos años, no hemos tenido en cuenta que otras personas pueden haber invertido muchas más horas que nosotros para llegar al nivel de excelencia en el que se encuentran. Querer ser “the most” incluso en nuestras relaciones de pareja, hace que solo nos centremos en la imagen que tenemos de otras parejas, la comparemos con la nuestra y no tengamos en cuenta que solo vemos de la vida de los demás lo que nos permiten ver… por lo general… aquello de lo que están orgullosos.

Muchas veces, los juicios de los demás, el feedback que recibimos sobre algo que hacemos, cuando no es positivo, puede hacer que abandonemos nuestras metas porque “no somos lo suficientemente buenos”. Y eso también hará que nos sintamos infelices. Perseguimos ser el mejor, pero cuando la evaluación de los demás no es la que esperábamos nuestra autoestima baja y nos rendimos. Por el contrario, cuando recibimos una retroalimentación positiva, nuestro autoconcepto mejora y nos sentimos felices haciendo nuestro trabajo.

Por lo general las personas necesitamos la aprobación de los demás. Somos seres sociales y nos gusta pertenecer a grupos y necesitamos tener una buena imagen de nosotros para sentirnos bien en ese grupo. Nos comparamos para saber si vamos progresando, buscamos ser superiores para así dejar de tener que demostrarle a los demás que somos buenos en algo.

Progresar, buscar superarnos no es malo. Al contrario, a medida que vamos comprobando cómo avanzamos nuestra autoestima aumenta y nos sentimos más felices al ver nuestros progresos. La cuestión es que esta búsqueda del progreso, de ser “most” en algunos aspectos de nuestra vida no se convierta en una obsesión, no se convierta en algo que nos duele, que nos impide vernos como realmente somos, o que nos impida ver todos los progresos que ya hemos hecho y solo nos centramos en lo que aún no hemos conseguido.

Por ejemplo, cuando nos comparamos con otros de nuestra misma edad, con familiares, o con compañeros a nivel laboral, profesional, podemos evaluar si vamos bien o no, pero lamentablemente podemos lograr que surja en nosotros la envidia. Compararnos con otros en nuestra búsqueda de ser “the most” puede hacer que disminuya nuestra felicidad si los demás lo están haciendo mucho mejor que nosotros (sin tener en cuenta las peculiaridades de los demás y de su esfuerzo, por ejemplo) Y al sentirnos inferiores a los demás, con esa cierta envidia, nos separamos de ellos, las situaciones se vuelven tensas y eso nos hace vivir esos momentos con infelicidad, a veces incluso con estrés.

Otro de los aspectos que puede hacernos infeliz al perseguir “the most” es el materialismo. Cuando comparamos nuestra riqueza económica, monetaria con la de los demás es seguro que habrá más de una persona que en nuestro mismo area de interés tenga un mayor nivel económico que el nuestro. Si nos comparamos con el vecino, mirando, por ejemplo, qué vehículo conduce, podemos hacer el esfuerzo y comprar uno mejor…. pero la “felicidad” que eso nos proporciona no perdura en el tiempo. Incluso antes de que nuestro vecino cambie de coche podemos sentir que el que nos hemos comprado ya no nos satisface y nos preocupemos por comprar otro más caro.

Fijarnos en los demás hace que nos separemos de ellos al generar envidia y materialismo. Si puedes buscar progresar, mejorar, por ti, por lo que significa para ti, sin tener en cuenta a los demás, tendrás menos probabilidades de sentirte infeliz. La Felicidad es una de las cualidades de las personas exitosas y trabajar para hacerte responsable de sentirte feliz es el camino hacia el éxito.

Enfocarnos en ser mejores que los demás, a nivel cognitivo, profesional, puede hacer que pongamos tanto esfuerzo en esto que esa misma preocupación nos limite y nos haga lograr peores resultados.

Este “pecado” que limita nuestra felicidad puede mejorarse, o evitarse incorporando en nosotros el 2º hábito. Encuentra Tu Flow. 

Viki Morandeira

Tu coach personal

¿Eres feliz? Si la respuesta es si, te felicito, sigue haciendo lo que has hecho hasta ahora. Pero si la respuesta es un tímido si, o un no…. quizás sea el momento de hacer cambios, de averiguar qué te está limitando en tu felicidad. Por lo general no vemos nuestros errores, no somos tontos… Nadie haría algo que le hace infeliz sabiendo que eso le arruinará la vida a medio-largo plazo, ¿verdad? A veces, unos ojos lejanos, unos ojos que no sean los nuestros, pueden ayudarnos a encontrar dónde necesitamos implementar mejoras para aumentar nuestra felicidad, para que en el momento en que alguien nos pregunte ¿Eres Feliz?, la respuesta sea un ROTUNDO SI, sin peros, sin condicionantes, sin limitantes.

En el camino disfrutamos la felicidad. Pero si vivimos pensando que “ya alcanzaremos algún día la felicidad” nos perdemos muchos años caminando sin sentir la cálida compañía de la felicidad. El mejor momento para empezar a construir una vida que te haga feliz hoy pero también mañana, es AHORA MISMO.

Hábitos para una Vida Feliz

la felicidad

Si no has leído el 1º Pecado de la serie de 7 pecados que matan la felicidad, te sugiero que lo hagas antes de seguir con este post. Puedes leerlo pinchando aquí: Sacrificar la Felicidad. 

Es importante poder reconocer qué pasos hemos dado para no sentirnos felices, y esos son los 7 pecados, e igual de importante es incorporar los 7 hábitos que nos harán mejorar el nivel de felicidad que experimentamos. Si uno es feliz dentro de si mismo, en sí mismo, podrá ser feliz en compañía de los demás. Y cuando alguien no es feliz en si mismo, puede cometer el error de culpar a los demás, (principalmente a su pareja, o a sus padres) por esa felicidad que no siente. Recuerda, nadie más que tú eres la persona responsable de tu vida, de tus decisiones, de tus pecados y de tus buenos hábitos. Toma las riendas…. no culpes a los demás.

Pasemos entonces al primero de los 7 hábitos que nos ayudarán a mejorar nuestra felicidad.

Hábito: Priorizar -sin perseguir- la felicidad.

Al tomar decisiones importantes, es necesario que incorporemos el hábito de priorizar nuestra Felicidad en lugar de poner en primer lugar los medios por los cuales consideramos que seremos felices.

Un ejemplo, en el que podemos cometer el error de priorizar un medio en lugar de priorizar nuestra felicidad, se da cuando tomamos la decisión de tener varios trabajos que no nos permiten pasar tiempo con nuestra pareja, con nuestra familia. O cuando decidimos aceptar un trabajo que tendremos que desarrollar a cientos de kilómetros de nuestro hogar y que hará que pasemos por momentos de soledad, de necesidad de cercanía con nuestra pareja, nuestros hijos y que a la larga puede hundirnos en una sensación de infelicidad que buscaremos resolver de otras maneras cuando priorizamos este trabajo y no a nuestra pareja o a nuestra familia.

Recuerda, siempre que tengas que tomar una decisión importante, piensa en qué es lo que deseas para ti en tu propia vida. Si la respuesta es ser feliz, ten en cuenta que puedes replantearte si ese trabajo a 400 kilómetros de tu hogar realmente te hace feliz, si realmente era lo que tú querías para tu vida, o si solo es una manera de obtener dinero. Trabajos puedes encontrar otros…. que a fin de cuentas, pueden darte los medios que buscabas en el camino hacia un fin (dinero, posición social, prestigio, nivel de vida, etc.)

Este hábito, Priorizar sin perseguir, forma parte de las clases del MOOC de la Escuela de Negocios de India que imparte el Prof. Raj Raghunathan.

En varios estudios llevados a cabo con cientos de personas, pudo comprobar como aquellos que incorporaban el hábito de Priorizar su felicidad a la hora de tomar decisiones diarias finalmente evaluaban sus vidas como más felices. Eso si, lo lograban quienes no caían en el error de perseguir la felicidad.

Cuando “perseguimos” la felicidad podemos caer en el error de evaluar cómo de felices somos ahora comparándolo con el nivel de felicidad que desearíamos tener, comparando lo que hemos conseguido hasta ahora, con lo que hemos definido como aquello que nos hace feliz… y a veces, esto puede hacer que la felicidad que percibimos en nosotros descienda….

Recuerda, la felicidad no es un destino, sino una actitud ante la vida, es la manera en que caminamos por la vida.

Toma las decisiones que te hagan feliz. Si has tomado decisiones para lograr una mejor posición, un aumento de poder, un sueldo mayor…. y no te sientes feliz, sino estresado y angustiado, quizás sería un buen momento para replantearte tus decisiones. ¿Has priorizado tu felicidad o has puesto en primer lugar el dinero, el éxito, la fama, la posición, el trabajo? ¿Persigues la felicidad de manera excesiva, piensas constantemente en lo que te hace feliz y en que no tienes aquello que te hace feliz?

Muchas veces tenemos todo lo que podríamos tener para ser felices y aun así no nos sentimos felices. Algunas de esas veces creemos que lo que nos hace infeliz es nuestra relación de pareja, la relación con nuestros padres, las personas que nos rodean en nuestro círculo más íntimo. ¿Por qué? Porque cuando una persona no se siente feliz, sino estresada, genera hormonas que limitan sus capacidades cognitivas, perceptivas y emocionales. El estrés hace que tu cuerpo segregue epirefrina, norepirefrina y cortisol. Estas hormonas que también son neurotransmisoras, se van transmitiendo de neurona en neurona, haciendo que aquello que pensamos lo creamos como una realidad absoluta. Estas hormonas limitan incluso nuestro campo de visión, que pasa de 270º cuando estamos serenos, a solo 30º cuando estamos bajo una situación de estrés.

¿Y esto qué tiene que ver con la felicidad? Desde mi punto de vista mucho. Somos seres donde todo está interrelacionado. No solemos prestar atención a qué puede haber originado nuestros sentimientos, nuestra sensación de falta de felicidad… y luego de episodios de estrés (muerte de alguien cercano, cambio de trabajo, estrés laboral, una obra en casa, aumento de responsabilidades, etc) nuestro cuerpo empieza a segregar hormonas que nos hacen perder capacidades cognitivas, no pensamos bien. Y de ahí a estar pidiéndole el divorcio a tu pareja no creas que hay muchos pasos…..

Desde mi punto de vista la crisis de los 40 tiene una relación directa con la manera en que gestionamos nuestra vida, con las decisiones que hemos tomado y si no hemos priorizado la felicidad, lo que nos hace sentir felices, podemos llegar a creer que el problema es nuestra pareja cuando en realidad todo viene de no haber sabido priorizar aquello que nos hace felices.

Antes de pensar que los demás tienen la culpa de tu infelicidad, tómate esto con calma y piensa en qué pasos has dado para estar donde estás, piensa incluso en los que no has dado y asume tu responsabilidad. Nadie nos obliga a tomar una decisión u otra. Bueno, si, a veces nos ponen una pistola en la cabeza y nos toca elegir entre vivir y hacer eso que no queremos, o morir. Salvo que te hayan puesto un revolver en la cabeza, ten claro que todas las demás decisiones entran dentro de tu responsabilidad. Piensalo…

Puedes leer más sobre este tema o incluso tomar tu mismo el curso de la ISB de la India, Te dejo aquí el enlace. Es en inglés, eso si.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Si quieres aprender más sobre cómo responsabilizarte de tu felicidad o de cómo evitar que tu crisis de los 40 rompa tu vida o te haga tomar decisiones que cambiarían el futuro de muchas personas a las que quieres… ponte en contacto conmigo. Hay camino hacia la recuperación. Caminemos. En este formulario que ves a continuación podrás enviarme un mensaje directamente a mi mail, no es el lugar donde dejar un comentario publico. Si lo que quieres es dejar un comentario público en el blog, busca más abajo donde pone Comentarios. Un saludo.

 

 

7 pecados que matan la felicidad

como ser feliz

Muchas veces perseguimos la felicidad. Nos sentimos infelices si no experimentamos momentos de plena felicidad. ¿Cómo hemos llegado a tener esa sensación, ese vacío existencial que nos hace, a veces, cuestionarnos la vida entera? Trabajando con mujeres que necesitan ayuda para evitar el divorcio durante la crisis de los 40 en el hombre al que aman, la infelicidad es un tema crucial.

Muchas veces creemos que aquello que no sentimos tiene origen en nuestro compañero de vida. Creemos que el responsable de nuestra infelicidad es nuestro matrimonio, nuestra pareja y que la solución pasa por una separación. Como si cortar los lazos con esa persona con quien hemos construido nuestra familia, nuestra vida, durante 15 o 20 años, fuera la manera de recuperar la libertad para hacer las cosas de manera diferente.

Lo siento. No puedo opinar así. La infelicidad, así como la felicidad, no son el resultado de un estupendo matrimonio, ni de una carrera llena de éxitos o de un nivel de vida excelente. La felicidad es el resultado de no cometer los 7 pecados que la hieren de muerte.

Si queremos aprender la manera como ser feliz en nuestra vida, empecemos por analizar si no estamos cometiendo alguno de estos 7 pecados que detalla el Profesor Raj Raghunathan en el MOOC del ISB (Escuela de Negocios de India) titulado Una Vida de Felicidad y Plenitud. 

1º Pecado. SACRIFICAR LA FELICIDAD

Casi resulta gracioso si lo pensamos. ¿Por qué no soy feliz? Porque no he hecho las cosas que me hacían feliz. PUNTO.  Pero por muy simple que resulte este primer pecado, permíteme extenderme un poco más. El Prof. Raj dice que “devaluamos” la felicidad, que sacrificamos, momentáneamente ser felices, con la ilusión de que por este camino llegaremos a ser felices en el futuro. Olvidamos darle prioridad.

¿Verdaderamente podemos sentirnos felices trabajando a tiempo completo en tres trabajos distintos, haciendo miles de horas extras, viendo a nuestros hijos y a nuestra pareja unas pocas horas a la semana con la intención de que puedan ir a un buen colegio y a una buena universidad? Uno de los hombres con los que trabajé recientemente, se vio en esta situación y no era el precisamente quien cuestionó su felicidad, sino su esposa…  Desde la estupenda intención de darle a sus hijos lo mejor, sacrificando los instantes de felicidad diaria, estuvieron a punto de darle a sus hijos un divorcio y un futuro totalmente contrario al que deseaban darles.

Sea lo que sea lo que te haga infeliz en este momento de tu vida, intenta descifrarlo. ¿Te estás saboteando? ¿Has aceptado un modo de vida que ahora no te hace feliz? ¿Crees que tu pareja es feliz con tu modo de vida? Seguramente no lo será y cuando estén juntos habrá situaciones y momentos tensos,  en los que requiera más atención y más tiempo….. Ambos creían que era lo mejor, pero si no está siendo lo apropiado, si tu vida no te hace feliz, no cambies a las personas que están en tu vida, primero, asume tu responsabilidad y piensa todos aquellos momentos en los que has decidido sacrificar la felicidad en pos de mejores resultados a futuro…

En el curso sobre Felicidad y Plenitud, el Prof. Raj comparte una investigación en la que se le pide a varias personas que respondan ¿Qué le pedirían a un genio? Ahora no vale que me respondas Felicidad, porque ya sabes de qué estamos hablando!!! 🙂 La realidad de las respuestas deja en los primeros tres lugares, Dinero, Nivel Social y Relación de Pareja. Uf… menos mal que en tercer puesto ha entrado la pareja. ¿Porque sabes una cosa? Lo que emocionalmente más nos desestabiliza puede llegar a ser el no estar experimentando felicidad en nuestra relación de pareja.

Cada nuevo cliente con el que trabajo online, suele estar sufriendo por este motivo. Lo hemos escuchado cientos de veces… Contigo pan y cebolla… pero en lugar de cuidar de nuestras relaciones, de poner en primer lugar la felicidad de nuestra pareja, la nuestra, la de nuestros hijos, nos centramos en aquello que le hemos pedido al genio…. Damos prioridad al trabajo, a conseguir más dinero, un mejor puesto, una mejor posición social, una mejor carrera deportiva…. para comprobar…. tras 15 años.. (o incluso antes) que persiguiendo estos objetivos nos sentimos infelices y vacíos…. creyendo que esto encima es culpa de nuestra relación.

Lo siento, pero si lo has pensado así, estás cometiendo el pecado de no haber priorizado tu felicidad y a tu pareja, poniendo por delante carrera, trabajo, dinero, status, éxito, etc…

Por supuesto que nadie peca conociendo cuál será el resultado de este error….  Ingenuamente, solemos creer que “ya habrá tiempo para lo demás”. Ya habrá tiempo para compartir con nuestros hijos….. pues no. Lamentablemente, la infancia de nuestros hijos va tan deprisa que cuando nos “despertamos” somos los amargados y quemados padres de unos adolescentes que ya no tienen tiempo para nosotros…. o incluso peor… ya son unos adultos jóvenes que han volado del nido para emprender su carrera universitaria…  No estoy diciendo que para ser feliz tenemos que dejar de trabajar, tenemos que dejar de aspirar a más en nuestras profesiones o en nuestras expectativas económicas. No me refiero a eso. Sino más bien a que podemos priorizar y disfrutar con mayor felicidad y plenitud nuestras vidas.

Te dejo un cuento que nos habla también sobre las prioridades. Las piedras grandes primero. 

Ah, me olvidaba. los 6 pecados restantes… aquí abajo tienes los enlaces. (Empezarán a estar operativos todos, cuando todos los haya publicado) Ten paciencia y vuelve a mi blog cada semana , o puedes seguir mi blog buscando abajo a la derecha donde pone Seguir.  Así recibes las actualizaciones de mi blog  en tu mail. Como tu prefieras. 🙂

coaching para protagonistas

 

Si quieres saber cómo cambiar este pecado por un buen hábito, te invito a leer el siguiente artículo pinchando AQUI.

2º Pecado. PERSEGUIR LOS “MOST”

3º Pecado. SEmana tres.

4º Pecado. SER DEMASIADO CONTROLADORES

5º Pecado. DESCONFIAR DE LOS DEMÁS

6º Pecado. DESCONFIAR DE LA VIDA

7º Pecado. IGNORAR LA FUENTE INTERIOR

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Puedes buscarme en facebook. 

 

frases de motivacion para la semana

Frases de Motivación para la Semana

frases de motivacion para la semana

 

Combustible para tus objetivos. La motivación es lo que te pone en marcha para dar los pasos necesarios para conseguir tus metas. Las frases motivadoras son el combustible diario necesario para no rendirte cuando surgen contratiempos, para seguir adelante tras un resultado negativo, para no abandonar si las cosas no salen como esperabas…. Así que, adelante! Aquí tienes frases de motivación para empezar la semana con buen pie y continuar el camino hacia tu éxito.

  • No llenes tu mente de pensamientos restrictivos, negativos, limitantes.. Abandona el no puedo. Expande tus pensamientos, expande tus propios límites. Pregúntate… ¿Y por que no?
  • El éxito no llega solo. Prepara el terreno para tu éxito personal. ¿Cómo? Convirtiéndote en una persona feliz. Las personas optimistas encuentran el camino con mayor facilidad porque no se enfocan en lo que no pueden hacer o en lo que podría salir mal. Se enfocan en aprender lo que no saben y en ser proactivos para prepararse a superar los imprevistos.
  • ¿Qué es el miedo? Una señal que te está avisando que estás a punto de salir de tu zona de confort. ¡Adelante! Una vez dado ese paso, habrás vencido la barrera, ampliado tu zona de confort. Recuerda, que las grandes cosas ocurren donde tienes que hacer aquello que no has hecho hasta ahora.
  • No le temas al error. La sabiduría nos ayuda a no cometer tantos errores. ¿Y sabes cuando llega la sabiduría? Luego de haber cometido miles!!! Protegerte de equivocarte es privarte de aprender.
  • ¿Tienes una hora para ti? Lee libros que te impulsen a crecer, mira videos que te ayuden a mejorar. Recuerda, que envejecer es obligatorio, pero madurar y crecer son decisiones propias.
  • No empieces mil cosas y acabes tres. Tener decenas de temas pendientes, abiertos, inconclusos, solo te llena de ansiedad y disminuye tu autoestima. Empieza menos proyectos y acaba más. Ser un conseguidor aumentará tu autoestima.
  • Recuerda que tu vida acontece en el presente, quedarte anclado en el pasado o angustiarte por un posible futuro solo te quitan minutos de tu presente. Vive plenamente en el hoy y mejora tu vida y la de los demás cada día.

viki Morandeira

 

 

 

Tu Coach Personal

Talleres online

 

coaching emocional

Simplifica tu Vida

Con lo fácil que es vivir, y lo mucho que nos lo complicamos……

Nuestro cuerpo, para vivir, necesita: agua, alimento, abrigo y descanso. Igual que cualquier animal de los que corretean sobre la tierra. En cambio, nuestra mente, además del alimento, necesita una serie de pautas, para poder Ser Feliz.

¿Has escuchado alguna vez esto?

– Lo tienen todo, no comprendo como no pueden ser felices.

– No le falta nada, y aún asi, dice que no es feliz.

– Parece tener una vida perfecta, pero se ha querido suicidar.

Pues bien… nuestra mente, no se conforma con tener cubiertas las necesidades de alimento y descanso…. nuestra mente, además, Quiere ser Feliz.

¿Y sabes qué?

La felicidad, para algunos, es algo tan complicado de alcanzar.

La felicidad es eso que disfrutarán cuando hayan conseguido todo lo anterior que se habían propuesto.

La felicidad es lo que se siente cuando todo “va sobre ruedas”.

La felicidad es poder alcanzar el nivel que deseaban…..

Y en un contínuo hacer más para tener más, hacer más para que todo salga mejor, hacer más para que todos estén conformes….. se complican la vida.

Ser feliz es simple. Ser feliz es levantarte por la mañana, mirar a tu lado y dar las gracias por la persona que te acompaña. Es llegar al espejo del baño y dar las gracias por lo guapo que eres y lo mucho que te quieres. Es mirar en el otro cuarto y dar las gracias por unos hijos preciosos, amorosos y sanos. Es salir a la calle y dar las gracias por poder desayunar y tener una casa. Ser feliz es poder caminar bajo el sol, o bajo la lluvia, sin tener que esquivar balas. Ser feliz es llegar al trabajo, tener donde llegar. Ser feliz es poder sonreir. Ser feliz es poder cerrar los ojos y hacer planes de futuro. Ser feliz es apreciar todos y cada uno de los segundos de tu vida. Ser feliz es una actitud con la que enfrentar la adversidad. Ser feliz es ver el lado bueno de la vida. Ser feliz es agradecer que el vaso está medio lleno.

Existen personas, tan inmensamente pobres, que solo tienen dinero. No tienen paz, no tienen amor, no tienen felicidad, pierden hasta su pareja. La han ido perdiendo todo, mientras buscaban tener más. La han ido perdiendo, mientras dejaban de lado su responsabilidad sobre su propia vida, para correr tras lo que “debían hacer”. Han dejado de sonreir, porque el estrés les tira de la comisura de los labios hacia abajo…

Se han olvidado de jugar con sus hijos, porque no tienen tiempo más que para llevarlos y traerlos a más y más actividades. Han dejado de ver películas de risa.

Por eso, si en tu vida, sientes que has perdido la felicidad, no te preocupes. Te puedo asegurar que está mucho más cerca de lo que imaginas…. Solo necesitas girar tu cabeza, mirar a un lado y al otro, y empezar a decir GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS.

Verás que efectividad tiene esa palabra. Prueba hacer una gran lista, de dos o tres docenas de cosas por las que puedes dar las gracias, y cada día, reléela y agrégale 3 más….  Pronto notarás los efectos!!!

Haz más simple tu vida…..  Trabaja para divertirte y no para cumplir con tu obligación. Acepta a los demás, con sus defectos, y elogia sus virtudes. Deja de quejarte por todo y por nada. No vivas exigiéndote más y más, ni a tí, ni a los demás. Y si no lo consigues…. prueba contratando un Coach!  😉

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

la felicidad

¿Qué es la Felicidad?

la felicidad

La búsqueda de la felicidad es un dilema que a todos se nos plantea en algún momento de nuestra vida. Pero para poder encontrarla, tenemos que descifrar nuestra propia definición de felicidad. A veces, las cosas más pequeñas e insignificantes nos dan una gran felicidad. Por eso, para sentirnos en ese estado de felicidad, es necesario experimentar esas pequeñas cosas.

Me gustaría compartir contigo algunas definiciones de felicidad, para que tú mismo decidas  y escribas la tuya. Si sabemos qué nos hace felices, es mucho más fácil sentirnos felices.

Felicidad de Dar.   Pincha ahi y puedes leer 13 claves para ser feliz.

La Felicidad es íntima, no exterior, y por lo tanto no depende de lo que tenemos sino de lo que somos. Henry Van Dyke.

La Felicidad es darse cuenta de que nada es demasiado importante. Antonio Gala.

La Felicidad es sencillamente buena salud y mala memoria. Albert Schweitzer

La felicidad surge cuando deja de intervenir lo viejo -la memoria, el pensamiento- y uno deja que surja el momento presente con todo su esplendor.

La felicidad es una vivencia personal, subjetiva, interior, que ve la propia vida y siente de ella una impresión positiva (felicidad) o negativa (infelicidad).

Para el Dalai Lama la felicidad puede ser un estado permanente en los seres humanos y se puede lograr con el desapego y la compasión que nos permiten cambiar nuestra forma de ver el mundo y liberarnos del sufrimiento.

Felicidad no es hacer lo que uno quiere, es querer lo que uno hace. Jean Paul Sartre

Aristóteles, ya definía la felicidad como un estado emocional de satisfacción al conseguir alguna meta. Si me permites darte mi definición de felicidad, la comparto contigo:

Para mí, Felicidad es saberme responsable de mi vida, saber que si algo no me gusta puedo hacer algo para mejorarlo, tener metas y saber que soy yo quien ha de conseguirlas y no la suerte, amar y sentirme amada, ver la sonrisa de mis hijos, verles sanos y seguros, poder disfrutar de lo que hago, vivir mi vida con pasión y dar a los demás más de lo que esperan de mi.

Ahora te toca a ti definir qué cosas te hacen feliz. ¿Te atreves?

viki Morandeira

Tu Coach Personal

www.facebook.com/viki.morandeira

 

Contactame por mail

Fuentes:

Muy Interesante

La Pagina de la Vida

¿Cómo ser Feliz?

¿Por qué algunas personas, a pesar de sus dificultades y de pasar por situaciones duras, igualmente son felices?

Una persona feliz, no es aquella que no tiene problemas, sino quien no se deja atrapar por las dificultades. ¿Qué se necesita entonces para ser feliz?

Estudios realizados por la Positivity Psychologist Sonja Lyubomirsky, publicaron las 12 cosas que las personas felices hacen de manera diferente, con lo que consiguen aumentar sus niveles de felicidad. Son 12 cambios sencillos que puedes emprender hoy mismo y comenzar a disfrutar de sus grandes beneficios. Lo han publicado en un libro:  The How of Happiness.

Aquí tienes 12 actitudes de las personas felices. Si te comprometes a ponerlas en práctica, podrás encontrar dentro de ti motivos para ser feliz.

La persona feliz:

  • Es una persona agradecida. En lugar de enfocarse en lo que no tiene, agradece y disfruta de lo que si tiene. Muchas personas cometen el error de solo centrarse en lo que les falta, y aún siendo sanos, teniendo su vida económicamente resuelta, aún asi, son infelices. Una persona feliz no comienza el día pensando en lo mal que le irá, sino en todo lo que puede hacer para mejorar su vida. Una persona feliz es agradecida, con los demás y con su propia vida.

Rico no es quien más tiene sino quien menos necesita.

  • Cultiva el optimismo.  Ser optimista es algo que puede conseguirse con la práctica. Martin Seligman, padre de la psicología positiva, propone que todos podemos ser más optimistas, que todos podemos mejorar nuestra ecuación de felicidad si ponemos de nuestra parte. Desterrar de nuestra mente los pensamientos negativos, en el momento que aparecen, cambiándolos por otros pensamientos positivos, mejora nuestra sensación de felicidad. En cambio, dejar que los pensamientos negativos, se encadenen uno tras otro en nuestra mente, no hace más que hundirnos y cerrarnos las puertas a la felicidad.

Set genético + Circunstancias Personales + Voluntad por ser Feliz= Ser Humano Feliz

  • Evita pensar en exceso. Nuestra mente puede ser nuestro peor enemigo para conseguir sentirnos felices. Al darle vueltas y vueltas a lo mismo, deseando encontrar la respuesta perfecta, la decisión correcta, nos lleva por un camino sin salida. Nunca podemos estar seguros al 100% de estar tomando la decisión correcta, en cambio, si tomamos una decisión  y nos comprometemos al 100% en trabajar para alcanzarla, llegaremos a nuestra meta.
  • No se compara con los demás. Si nos comparamos con personas que aún no han alcanzado el nivel de crecimiento que hemos alcanzado nosotros, podemos tener una falsa idea de superioridad. En cambio si nos comparamos con personas que han hecho ya un largo recorrido en sus vidas, aunque tengan la misma edad que nosotros, podemos salir mal parados y sentirnos inferiores. Una persona feliz solo se compara con quien era ella hace unos meses, y se felicita por todo lo que ha avanzado.
  • Realizan actos de bondad. Compartir con los demás, ser bondadoso, ofrecer apoyo, ser solidarios, son actos que no solo producen beneficio a quien los recibe, sino también a quien los hace. La Serotonita, es un neurotransmisor, que se genera en la persona que realiza el acto de bondad. Recientes estudios científicos así lo confirman. ¿Quieres ser más feliz? Deja de lado tus dolores, tus penas y ayuda a quien está sufriendo. Te sentirás mucho mejor.
  • Son personas sociales. Las tasas de mortalidad en las personas solitarias se duplican. ¿Lo sabías? Cultivar relaciones personales, salir de casa, entrar en contacto con las personas de tu entorno, cuidar de tus amistades, preocuparnos por los demás, hace que tengamos un sentimiento de conección con los demás y que la soledad desaparezca. 
  • Superan las adversidades. En lugar de dejarte arrastrar por las circunstancias negativas de tu vida, úsalas como trampolín para mejorar, para aprender, para crecer. La persona feliz no es quien no tiene problemas, sino quien en lugar de ver un problema, ve un reto, ve algo que puede superar, algo que le ayudará a crecer. Un problema no existe hasta que alguien lo define como tal. Si cambias tu definición, cambiarás tus resultados y tus sensaciones.
  • Saben perdonar. Una persona feliz, no es quien no tiene nada que perdonar, no es quien siempre es tratado bien por los demás… Una persona feliz, no carga con circunstancias del pasado, no odia a nadie, no está constantemente pensando en quienes le han hecho algo malo, no se considera víctima de los demás. Una persona feliz sabe que todos cometemos errores, incluso aquellos a quienes más amamos, les pasa. El rencor, el odio y el remordimiento, son enemigos de la felicidad. Perdona y Perdónate. Esa es la manera de estar en paz con el pasado y con las circunstancias.
  • Se apasionan con sus metas. Una persona feliz, se siente apasionada con lo que está haciendo, puede pasar horas y horas trabajando en algo, sin recordar que ya ha pasado la hora de comer. Son personas de acción, que se dedican con pasión a sus actividades y están comprometidas con sus vidas.
  • Saborean las alegrías de la vida. Al ritmo frenético que se mueven las vidas de algunas personas, les resulta dificil disfrutar de la magia de los pequeños momentos. Una persona feliz disfruta de las cosas sencillas de la vida, un cafe, una charla, una caricia, una flor, un momento de risa con los hijos, son tesoros que cada día podemos saborear para aumentar nuestra felicidad.
  • Son personas comprometidas con un objetivo. Una persona feliz tiene algo en mente, y no puede gastar su tiempo en preocupaciones, en recelos, en recuerdos negativos…. Una persona feliz sabe que es responsable de su futuro, sabe que sus decisiones tienen que ir seguidas de acciones, sabe que las acciones pueden dar resultados positivos o negativos, sabe que un resultado negativo no es un fracaso si vuelve a intentarlo, está comprometida con ese objetivo y con ser el dueño de su destino.
  • Son personas con valores. Sus decisiones y sus acciones, vienen precedidas por los valores que poseen. Una persona feliz no hace aquello que va en contra de sus valores, y además, esos valores son los que buscan el beneficio de todos y no de la propia persona. El amor, la familia, la responsabilidad, el progreso, el crecimiento personal, son sus guías y no una quimera que creen imposible de alcanzar.
  • Son personas que cuidan su salud. Podemos tener excelentes ideas, proyectos, perspectivas de futuro, que no podremos realizar si no cuidamos de nuestro cuerpo. Estar en forma, hacer ejercicio, cuidar nuestra dieta, no son solo importantes, sino imprescindibles. Todo lo que no hagamos por nuestra salud ahora, nos pasará factura en el futuro. También el ejercicio físico es algo muy positivo. Se han hecho estudios médicos, sobre los efectos a corto y largo plazo del ejercicio, comparados con los antidepresivos… ¿Y sabes cual de los dos sale mejor parado? Si, el ejercicio!!  Hacer algún tipo de ejercicio no solo mejora tu salud, tambien tu autoestima!

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

No tuve elección

Como tomar decisiones

Al igual que cuando decimos ¡No tengo tiempo!, también me gustaría que interpretaramos juntos la frase:

¡No tuve elección!

Incluso, con un arma apuntando a nuestra cabeza, tenemos elección. Somos un ser que goza de la libertad de decidir. No eres un árbol, ni una estatua.

Nuestro cerebro es una máquina que siempre está tomando decisiones, siempre está eligiendo entre las múltiples opciones posibles. Y para ello, se basa en la información que tiene almacenada. Si tu tienes almacenados los siguiente mandatos:

  • Un buen hijo vive con sus padres hasta que se casa.
  • Un buen hijo no defrauda las expectativas de sus padres.
  • Es de egoistas anteponer sus necesidades a las de los demás.

¿qué camino tomarás si te ofrecen un trabajo en otro país?

Seguramente, te quedarás y rechazarás el trabajo. Nadie quiere ser considerado una mala persona, por lo general, no queremos hacer daño a los demás, aunque nuestra decisión nos haga daño a nosotros mismos.

Cuando tomas una decisión y crees que no tienes elección, recuerda que tus decisiones dependen de los mandatos que tengas en tu mente.

Analiza la situación

Valora los pro y los contra

Apuesta a largo plazo.

Respeta tus deseos

Ningun padre o madre desea que su hijo se quede para siempre a su lado, si el precio a pagar es condenarlo a una vida infeliz, triste, gris y apagada.

Siempre tienes elección. No decidas con los mandatos equivocados. Respétate y Valórate. A largo plazo, esta es la mejor decisión.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal