Pensamientos Distorsionados: Razonamiento Emocional

pensamientos distorsionados. razonamiento emocional

¡Cuantas veces le hacemos caso a nuestra mente!

Y cuantas veces nuestra mente se equivoca.….. Creemos ser racionales, creemos tener unos pensamientos lógicos, unas deducciones perfectas…. creemos en lo que escuchamos dentro de nuestra mente…. pero te aseguro que tu mente (y la mía y la de todo el mundo) se equivoca.

Albert Ellis, el padre de la TREC, definió una serie de pensamientos distorsionados que pudo detectar en sus pacientes, sin importar su nivel cultural, socioeconómico o inteligencia. Les puso nombre, los explicó y así definió no solo su teoría, sino también un método de abordaje para estas cuestiones. Al final del artículo tienes enlaces a otros pensamientos distorsionados.

Ahora pasemos al pensamiento irracional o distorsionado que nos ocupa en este artículo.

Razonamiento Emocional

Seguramente, más de una vez, cuando algo te ha salido mal, te has dicho….

¡Que burro soy!

¿Puedo ser tan tonto?

¿Será posible que sea tan borrico?

Con lo nobles y preciosos que son esos animales! 🙂  Pero el Razonamiento Emocional no se refiere solamente a como nos juzgamos cuando hemos hecho algo mal, también caemos en este tipo de pensamiento automático cuando nos sentimos culpables y deducimos que seguramente habremos hecho algo mal. O cuando nos sentimos enfadados, nuestra mente nos dice, automáticamente, que esa persona nos ha hecho enfadar….. O si nos sentimos perdidos, tristes, con ganas de llorar, nos decimos a nosotros mismos que no somos “fuertes”, porque los fuertes no lloran…. ¿Verdad? Pues mentira. Los seres humanos, todos, tenemos momentos buenos y momentos malos, pasamos por situaciones que nos retan y nos llevan al límite y llorar, a veces, no es más que aflojar la tensión que hemos ido acumulando durante mucho tiempo.

a-veces-la-gente-llora-no-porque

Lo que sientes surge de un pensamiento y ese pensamiento algunas veces puede estar distorsionado… ¿te lo has llegado a preguntar alguna vez?

Te lo explicaré con un par de ejemplos:

  • Creer que cocinas mal.

He preparado una cena, para unos amigos, y entre ellos hay alguien cuyos gustos no conozco. Esa persona prueba la comida y pone cara “rara”. Automáticamente, me siento una burra, creo ser mala cocinera y pido disculpas por no saber cocinar. Cuando en realidad, puede ser que esta persona no tolere el sabor de algún alimento, que a otras le puede parecer exquisito.

  • Creer que eres un desastre

Vamos a servir un poco de agua y la derramamos sobre la mano del invitado, que la ha pasado justo por delante, nos sentimos culpables de ese accidente y nos valoramos negativamente. Cuando en realidad, solo ha sido un descuido del otro.

  • Creer que el otro nos robó el lugar

Una persona se aparca en un sitio, nosotros habíamos visto ese sitio y estábamos mentalmente seguros que era para nosotros, nos enfadamos con el otro y podemos llegar a recriminarle el haberse aparcado en “nuestro” lugar….. cuando quizás venía tan distraído que ni siquiera fue consciente de que estábamos ahí esperando!!!

El razonamiento emocional a veces también tiene que ver con el amor. Permíteme compartir un ejemplo MUY HABITUAL en el que tenemos un razonamiento emocional distorsionado.

  • Creer que si no dejas de pensar en alguien, “por algo será”. 

Otro ejemplo de razonamiento emocional distorsionado se da cuando “deducimos” que si no podemos dejar de pensar en alguien “por algo será”. Este tipo de razonamiento que da valides lógica al hecho de “pensar” en alguien, es muy habitual cuando hay una relación de infidelidad en personas que NO han sido infieles en su vida, y que han tenido parejas sólidas y llenas de amor. No conciben que a ellos les haya ocurrido algo así, porque “no son” el típico infiel, y no conciben que puedan sentirse atraídos por alguien que no sea su esposa. Y “deducen” erróneamente que será “amor”. Cosa que a menudo comprueban que no era así cuando ya han pasado dos o tres años, ya han firmado el divorcio y se encuentran que ya no hay vuelta atrás para lo que sí era amor, que era lo que tenían con su esposa.

Veamos otro razonamiento emocional, otro ejemplo de los pensamientos irracionales descritos por Albert Ellis en su Terapia Racional Emotiva Conductual.

  • Creer que para “saber” si es amor te debes ir de casa y comprobar si extrañas a tu pareja

Un hombre, en una crisis con su pareja, no sabe qué decisión tomar. Está confundido, porque siente “algo” por una persona que no es su esposa. Y eso cree que “no debería” ser así. No sabe qué hacer con ninguna de las dos, sufre al tener las dos relaciones abiertas, sin saber cuál cerrar. Y piensa que quizás debería marcharse de casa para “comprobar” si echa de menos a su esposa, si la extraña. Cree que si la echa de menos, será porque la quiere y que si no la extraña, será porque no la quiere. Es un razonamiento emocional erróneo típico en alguien que duda sobre su relación de pareja. Analicémoslo.

Si llevas 10 o 20 años con la misma persona y además, estás en crisis, y quizás, puede que hasta tengas una amiga con la que te llevas bien y hay una relación de confianza en la que se pueden contar las cosas, y si además, esos días en los que no ves a tu pareja, aprovechas para salir con un amigo, si te ven algo triste,o saben que no lo estás pasando bien, y te intentan animar, distraer, decirte que todo va a salir bien… ¿echarías de menos a tu pareja?

Seamos sinceros. Si hemos vivido los últimos 10, o 20 años con la misma persona, saliendo a menudo juntos, y teniendo pocas salidas por separado, si de pronto tenemos dos días, o dos semanas en las que vamos a nuestro aire, haciendo las cosas que a veces nos censuramos a hacer por estar en pareja, ¿como podríamos sentirnos mal? Por lo general, nos sentiremos bien los primeros días, los primeros meses…  pero al tener este razonamiento emocional erróneo, que nos decía que si no le extrañamos entonces es que no hay amor…. provoca miles de divorcios, provoca la ruptura de muchas familias partiendo de uno de los pensamientos distorsionados que casi todos tenemos. Nuestra mente falla. Y lo peor es que nosotros fallamos al creerle a ciegas que si no vamos llorando por echar a nuestra pareja de menos, entonces es porque no hay amor. Además de ser un pensamiento distorsionado, también es una muestra del perfeccionismo emocional. Si no es perfecto, si no hay mariposas, entonces ya no sirve.

Es muy duro ver como en un momento de crisis, en un bache, se rompen miles de familias que podrían haber superado ese bache y haberse convertido en un núcleo mucho más maduro y más firme para continuar la vida.

frase-manana-tal-vez-tengamos-que-sentarnos-frente-a-nuestros-hijos-y-decirles-que-fuimos-derrotados-mahatma-gandhi

Recuerda, las emociones, provienen de un pensamiento tuyo. Y ese pensamiento puede ser distorsionado. Cuando no te gusten esas emociones, detente, piensa, analiza de qué pensamiento provienen y vuelve a interpretar la situación, si detectas que es fruto de un pensamiento distorsionado, está en tu mano cambiar esa interpretación. Pedir ayuda, recuerda, es de sabios.

Que te sientas como un tonto no significa que lo seas. Que te sientas fracasado, no significa que lo seas. Que te asalte la ansiedad y te salten las lágrimas no significa que seas débil…. Que no eches de menos a tu pareja cuando están en plena crisis, no es señal de que debas divorciarte y tirar por la borda todo tu  pasado. Quizás no estás viendo la imagen completa…..

Aqui tienes los enlaces a otros pensamientos distorsionados.

Filtraje o Visión de Tunel

Polarización

Sobregeneralización

Interpretacion del Pensamiento

Vision Catastrofica

Personalizacion

Falacias de Control

Falacia de Justicia

Falacia del Cambio

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Pensamientos Distorsionados: Falacias de Justicia

Cuando nuestros pensamientos se “atrincheran” en que las actuaciones de los demás son injustas, generamos enormes dosis de dolor. Si nuestras expectativas no se cumplen, si el otro no actúa como yo creo que debería actuar, si la realidad no es como yo creo que debería ser, siento como la injusticia me ciega.  Antes de explicartelo mejor, te dejo los enlaces a los demas pensamientos distorsionados.

Filtraje o Visión de Tunel

Polarización

Sobregeneralización

Interpretacion del Pensamiento

Vision Catastrofica

Personalizacion

Falacias de Control

Continuamos…. piensa… ¿te escuchas decir o pensar algunas de estas frases?

  • Si me respetara no me haría pasar por esto.
  • Si me quisiera me acompañaría aunque no tuviera ganas
  • Si yo le importara, me llamaría….
  • No es justo que no se comporte como un buen padre
  • Es injusto que no me deje acercarme a ella en la cama
  • Yo había visto esa plaza de aparcamiento antes.
  • Yo tenía prioridad en esta rotonda. Y como la tenia, bajo la ventanilla del coche, y le grito al conductor que no me ha cedido el paso.
  • El trato de mi jefe no es justo.

La realidad es la que es, pero lo que a ti te causa dolor, no es la realidad, sino lo que tu piensas que no es justo. Lo que te duele es la injusticia que se produce cuando los demás no actúan como tú crees que deberían actuar.

No es justo que un buen padre….

No es justo que un amigo…

No es justo que una esposa…….

No es justo que el jefe….

No es justo que el gobierno….

Realmente resulta tentador, quedarnos en la queja, con los brazos cruzados, sin saber que pasa por la cabeza de la otra persona, y suponer una realidad mejor si los demas fueran justos, si los demás fueran como deberian ser, si todo saliera de acuerdo a tus expectativas….. ¿verdad?

Preguntas de Coaching para Pensamientos Distorsionados

¿Para demostrarte que te quieren tienen que cumplir siempre con tus expectativas?

¿Conoce la otra persona lo que esperas de ella?

¿Si deseas hablar con alguien, debes esperar a que te llame? ¿Que pasaría si llamaras tú?

¿Que tu compañero no haga lo que tú crees que debería hacer, lo convierte automaticamente en mal compañero? ¿Que crees que ha pensado él para actuar como ha actuado?

¿Crees que los demás saben realmente cual es tu sentido de justicia y a lo que estan obligados para ser justos contigo y para que tú seas feliz?

¿Eres consciente de las expectativas de los demás que no cumples? ¿Las cumples todas? ¿Estas seguro al 100 por 100?

Recuerda, que son nuestros pensamientos, los que dan lugar a nuestras acciones y conductas. Si tú crees que te están tratando injustamente, reaccionarás ante esa injusticia….. Y es muy probable, que la otra persona, ni siquiera sea consciente de lo que pasa por tu cabeza….. Por eso, no caigas en la trampa de estas distorsiones cognitivas.

Si necesitas algo, pídelo. No esperas a que los demás sean adivinos. No esperes a que los demás actúen como crees que sería justo que actuaran. Recuerda que tú te has formado un “ideal” de pareja, de hijo, de padre, de compañero de trabajo….. que no necesariamente el otro conoce….

Tu amigo, puede pensar que llamarte seria una molestia, mientras tú estas pensando, que es injusto que no te llame.

Tu esposa podría tener otros planes y no querer ir a algún sitio, y si a ti realmente te apetece que vaya, háblale desde tus sentimientos. Nadie se resiste cuando la persona amada le dice: Cariño, me haría mucha ilusion que me acompañaras, quiero compartir esta experiencia contigo, tengo ganas de disfrutar esta tarde juntos…… ¡Inténtalo! Si no preguntas, el no ya lo tienes. Si no llamas, te quedas como estas, si no hablas, tu mente seguira creyendo que todos están en tu contra…..

Es mejor dejar el concepto de justicia, para los juzgados, para los tribunales…. Solemos hablar de injusticias, cuando en realidad deberíamos hablar de preferencias o carencias personales. ¿Por qué ha de ser más justo lo que uno quiere, que lo que el otro quiere? Es mejor ser asertivo, decir lo que uno quiere, necesita, desea, sin disfrazarlo detrás de la falacia de justicia.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal