Acallar tu mente.

Cuando tus días pasan en una espiral de desesperación y pesimismo, cuando uno tras otro los pensamientos negativos se encadenan y te encadenan a la peor de las probabilidades…. necesitas aprender a Acallar tu mente.

como ser mas optimista

O lo que es lo mismo….

¡¡Tú, mente,  A Callar!!!!

Durante el día, tendremos infinidad de pensamientos negativos. (si lo permitimos) No podemos controlar cuales serán nuestros pensamientos, pero si podemos ser conscientes de cuáles son esos pensamientos.

Por eso, me gustaría invitarte a trabajar juntos para Acallar tu Mente. Para esto, necesitas trabajar, necesitas poner de tu parte, necesitas convertir lo que voy a enseñarte en un hábito, necesitas TOMAR la DECISIÓN responsable de cambiar tu forma de ver la vida y sus circunstancias.

1º Ten a mano un cuaderno, para ir anotando los pensamientos negativos que te van surgiendo.

Durante el primer día, no quiero que hagas nada más que eso, anotar en una hoja o en tu teléfono, o en un cuaderno, CADA PENSAMIENTO NEGATIVO, CADA INTERPRETACION NEGATIVA, CADA RECUERDO NEGATIVO que tengas durante el día de hoy.

Recuerda, que envenena más una preocupación (o dos, o diez!!) que unas gotas de cianuro!!!

2º Al siguiente día, analiza todos los pensamientos negativos e imagínate una solución posible para cada situación. Preguntale a tu mente como resolverlo. en lugar de enfocarte en el problema, enfócate en las soluciones.

Pregúntale a tu mente:

¿Qué es lo peor que podría pasar?

¿Puedo asumirlo y tomar una decisión que me ayude a cambiar esta preocupación?

¿Qué necesito aprender para resolverlo?

¿Cómo lo resuelven otras personas?

Recuerda, que no hay problemas grandes. Hay gente pequeña. Todos los problemas que aprendiste a resolver, en el pasado te parecieron GRANDES, pero ahora, te resultan situaciones sin importancia, porque has crecido más que ellos.

Habrá situaciones en las que las circunstancias que nos han angustiado se están resolviendo, en esos momentos, solo quedará esperar. Pero lo que puede ocurrir es que tu mente no calle, que te siga enviando preguntas que te generan angustia y preocupación.

¿Qué más puedo hacer si no paro de preocuparme por todo?

¿Cómo evitar preocupaciones?

Pues probemos con esta reflexión.

¡¡¡La mente no para!!! Es verdad. Dicen que tenemos hasta 60.000 pensamientos por día y que la gran mayoría de ellos son “recurrentes”. O lo que es lo mismo, cuando tenemos algo por resolver, nos convertimos en rumiantes. Una y otra vez “masticamos” esos problemas sin resolver y les damos vueltas y vueltas, cuando quizás solo necesitamos dar algún paso más, o pedir ayuda, o simplemente darle tiempo al tiempo.
La mente puede que no pare, pero aún así, es SOLO un órgano más de nuestro cuerpo.
El corazón no para, los pulmones no paran… MENOS MAL!!! Sino más de uno ya se habría muerto por olvidadizo, despistado o vago!
Ahora me gustaría que pensaras en tu corazón, en tu diafragma. Estos son dos músculos, que tienen la función de mantenerte vivo. NO necesitamos respirar de manera voluntaria, ni necesitamos darle a nuestro corazón órdenes para lata. Van por libres. Si, como tu mente.
Pero ¿no es cierto que puedes tomar conciencia de un corazón acelerado y respirar, serenarte, hablarte con calma y conseguir cambiar la frecuencia de tus latidos y la manera en que respiras?
¿Si, verdad? Pues si, en determinados momentos podemos sentirnos acelerados, en el corazón a punto de salir de nuestra caja torácica y respirando a “saltitos”, con la boca abierta y de manera superficial.
Y en estas circunstancias, de manera “consciente” le decimos a nuestro corazón, voy a respirar profundamente para serenarme. Le damos la orden a nuestro diafragma para que inhale profundamente una gran bocanada de aire, y tras varias respiraciones profundas, nuestro corazón late más sereno. ¿Si?
Pues la mente es un otro ORGANO más de tu cuerpo. No para, pero puedes INTERVENIR.

Si tu mente se llena de pensamientos que no deseas, no los alimentes. No críes cuervos.

Si tu mente no te deja en paz. Mándala a Callar!!!

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

¿Eres de los que se la pasan quejándose? Pierdes el tiempo, amigo…

coaching inteligencia emocional

Pues claro!!  Todos tenemos quejas. Quejarse es ya como respirar, algo que hacemos incluso sin ser conscientes!

¿Podrías decirme de qué te quejas?

Una buena manera de resolver esas cuestiones que nos molestan, que nos agobian, que no nos gustan es HACER ALGO AL RESPECTO!!!

PUFF!!  ¿Difícil? Puede que no te guste hacerlo, pero ten por seguro, que HACER algo para cambiar aquello de lo que nos quejamos, es mucho más sano, y mucho más emocionalmente inteligente que continuar quejándote TODA TU VIDA!!!!

Hay una frase de Henry David Thoreau que dice:

No cambian las cosas, cambiamos nosotros. 

 

¿Te acuerdas de esas verduras, o de esa comida que de niño no te gustaba? Piensa en algo que no te gustara cuando eras niño, y que ahora comes. ¿Qué ha cambiado? ¿Ha cambiado el sabor del brócoli? ¿Ha cambiado el sabor del pescado? …. ¡No cambian las cosas, cambiamos nosotros! ¿Entiendes a lo que me refiero?

Esas circunstancias, esas situaciones de las que te quejas, son hechos que no te gustan. (Como el pescado cuando eras pequeño) Entonces, ¿qué piensas hacer? ¿Esperar a que cambie el sabor del pescado? Eso no va a ocurrir.   Pues ya ves…… por mí, sigue esperando……

Bien, ahora que ya has asumido, que no quieres llegar a anciano esperando que las cosas se resuelvan, entonces, ahora te dejo otra frase.

Si algo no te gusta, CÁMBIALO.

Si no puedes cambiarlo, cambia TU ACTITUD. 

De niña, no me gustaba “el coliflor” pero ahora si. No cambió el coliflor, ni su color, ni su textura, ni su sabor, cambié yo.

Luego de haber conducido algo de joven, y haber dejado pasar 15 años, con el tiempo y ya con 30 años me parecía difícil conducir, y ahora… ¡¡¡Ahora lo disfruto enormemente!!!  No cambió nada, cambié yo. Cambió mi actitud.

¿En qué cosas crees que puedes HACER algo para que sean como a tí te gustaría?

¿En qué aspectos no puedes hacer nada, más que CAMBIAR TU ACTITUD?

Quejarnos de lo que no es “perfecto” en nosotros, en nuestra vida, en nuestros compañeros de trabajo, en nuestra pareja, en nuestros padres, en nuestros hijos, en las situaciones cotidianas…. no las resuelve, no las cambia, no nos libera de la incomodidad, no nos libera del dolor. Expresar o no expresar una queja en voz alta no marca ninguna diferencia. Bueno, si, vale, en realidad si marca una diferencia. Si solo te quejas a ti mismo, si solo te quejas internamente de todo aquello que te incomoda te sentirás mal, frustrado, incómodo contigo y con la vida, te sentirás amargado. En cambio, si eres de aquellas personas que expresan sus quejas con amigos, familiares, pareja, etc, no solo te sentirás víctima y amargado, sino que además todas esas personas te verán como un amargado. ¿Esa impresión quieres dar a los demás? ¿Así quieres sentirte? Estoy convencida que no. Entonces, empieza por una situación a la vez y ve poniendo remedio a todo aquello de lo que te quejas. Uno a uno resuelve esos problemas y te aseguro que en el corto plazo dejarás de sentir que eres víctima de los demás, de las circunstancias, de la vida. Nada ocurre para amargarte a ti, expresamente a ti, simplemente, las cosas ocurren.

Si quieres, ya sabes, con un par de sesiones de Coaching Personal, podemos desterrar multitud de quejas, de insatisfacciones, de malestares que lo único que hacen es quitarte energías que podrías estar utilizando en conseguir tus metas. No te pases la vida quejándote. Pasa tu vida caminando hacia tus objetivos y sueños.

Tu Coach Personal