coaching emocional

Simplifica tu Vida

Con lo fácil que es vivir, y lo mucho que nos lo complicamos……

Nuestro cuerpo, para vivir, necesita: agua, alimento, abrigo y descanso. Igual que cualquier animal de los que corretean sobre la tierra. En cambio, nuestra mente, además del alimento, necesita una serie de pautas, para poder Ser Feliz.

¿Has escuchado alguna vez esto?

– Lo tienen todo, no comprendo como no pueden ser felices.

– No le falta nada, y aún asi, dice que no es feliz.

– Parece tener una vida perfecta, pero se ha querido suicidar.

Pues bien… nuestra mente, no se conforma con tener cubiertas las necesidades de alimento y descanso…. nuestra mente, además, Quiere ser Feliz.

¿Y sabes qué?

La felicidad, para algunos, es algo tan complicado de alcanzar.

La felicidad es eso que disfrutarán cuando hayan conseguido todo lo anterior que se habían propuesto.

La felicidad es lo que se siente cuando todo “va sobre ruedas”.

La felicidad es poder alcanzar el nivel que deseaban…..

Y en un contínuo hacer más para tener más, hacer más para que todo salga mejor, hacer más para que todos estén conformes….. se complican la vida.

Ser feliz es simple. Ser feliz es levantarte por la mañana, mirar a tu lado y dar las gracias por la persona que te acompaña. Es llegar al espejo del baño y dar las gracias por lo guapo que eres y lo mucho que te quieres. Es mirar en el otro cuarto y dar las gracias por unos hijos preciosos, amorosos y sanos. Es salir a la calle y dar las gracias por poder desayunar y tener una casa. Ser feliz es poder caminar bajo el sol, o bajo la lluvia, sin tener que esquivar balas. Ser feliz es llegar al trabajo, tener donde llegar. Ser feliz es poder sonreir. Ser feliz es poder cerrar los ojos y hacer planes de futuro. Ser feliz es apreciar todos y cada uno de los segundos de tu vida. Ser feliz es una actitud con la que enfrentar la adversidad. Ser feliz es ver el lado bueno de la vida. Ser feliz es agradecer que el vaso está medio lleno.

Existen personas, tan inmensamente pobres, que solo tienen dinero. No tienen paz, no tienen amor, no tienen felicidad, pierden hasta su pareja. La han ido perdiendo todo, mientras buscaban tener más. La han ido perdiendo, mientras dejaban de lado su responsabilidad sobre su propia vida, para correr tras lo que “debían hacer”. Han dejado de sonreir, porque el estrés les tira de la comisura de los labios hacia abajo…

Se han olvidado de jugar con sus hijos, porque no tienen tiempo más que para llevarlos y traerlos a más y más actividades. Han dejado de ver películas de risa.

Por eso, si en tu vida, sientes que has perdido la felicidad, no te preocupes. Te puedo asegurar que está mucho más cerca de lo que imaginas…. Solo necesitas girar tu cabeza, mirar a un lado y al otro, y empezar a decir GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS.

Verás que efectividad tiene esa palabra. Prueba hacer una gran lista, de dos o tres docenas de cosas por las que puedes dar las gracias, y cada día, reléela y agrégale 3 más….  Pronto notarás los efectos!!!

Haz más simple tu vida…..  Trabaja para divertirte y no para cumplir con tu obligación. Acepta a los demás, con sus defectos, y elogia sus virtudes. Deja de quejarte por todo y por nada. No vivas exigiéndote más y más, ni a tí, ni a los demás. Y si no lo consigues…. prueba contratando un Coach!  😉

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Como superar el duelo o la separación

La vida, las circunstancias, el azar, un accidente, la fatalidad, a veces nos golpean tan fuerte, que nos quedamos descolocados. Teníamos en nuestra mente una idea de como sería mañana, y pasado… una imagen de nuestro futuro, una certeza de que ocurrirían determinadas cosas o de que estaríamos con determinada persona y de pronto, en un segundo, todo esto desaparece.
Aceptar un cambio brusco, una separación, una muerte, puede tornarse complicado. Sobre todo, si nos pasamos día tras día intentando encontrar explicación a lo sucedido.
Nos preguntamos por qué ha ocurrido, repasamos el pasado una y otra vez intentando encontrar la clave que nos dará la explicación, volvemos una vez tras otra sobre lo mismo, en una espiral interminable, que nos mantiene en el dolor de no comprender, de no encontrar donde estuvo el error que explique lo que nos está ocurriendo.
Nuestra mente nos mantiene pensando, día tras día, en esa persona que ya no forma parte de nuestras vidas, pero sin conseguir sacar nada en limpio, sin solucionar nada. Al contrario, nos llena de ansiedad, de miedos, de pesadillas, de insomnio, de falta de ganas de hacer o salir, nos paraliza y retiene en ese instante en el que nuestra vida cambió para siempre.
Los amigos, la familia, pueden servirnos de apoyo, pero si día tras día recurrimos a ellos para descargar los mismos dolores, para revivir las mismas experiencias, terminarán agotados y evitando estar cerca nuestro.
¿Cómo cortar esta espiral de dolor?
Si permanecemos igual que los primeros días de shock, nuestros días se repetirán como si fueran el mismo, una y otra vez. Por eso, para salir de este dolor, debemos tomar una firme decisión.

QUIERO SEGUIR MI VIDA.  y para continuar con nuestra vida, es bueno que demos tres pasos importantes.

ASUMIR que el pasado es el que es, que por mucho que pensemos no va a cambiar, y aunque encontremos explicaciones, pensar y pensar no cambiará nada. Si queremos cambiar algo hay que actuar.

PERDONAR incluso cuando sufrimos un duelo, y es una persona joven, o nuestra pareja, o incluso alguno de nuestros padres,  tenemos una sensación de rabia, de ira, de no perdonarle por habernos dejado. Perdonar es hacer las paces con lo que nos ha ocurrido. Y es la mejor manera de poder avanzar.

ELEGIR VIVIR, a pesar de todo. Encontrar motivos para salir adelante, enfocarnos en lo que si tenemos, en todo aquello que aún nos queda, en vivir. Si este golpe ha sido por la muerte de un ser querido, quiero que pienses, qué querrías tu para esa persona si las circunstancias hubieran sido alrevés. Si en lugar de morir esa persona, hubieras muerto tú, ¿querrías que sufriera toda la vida tu ausencia? ¿querrías que no sonriera más, que no volviera a ser feliz?

Cada vez que la tristeza se apodere de ti, recuerda qué querrías para los demás, y vive como querrías que esa persona viviera. Superar el duelo depende de ti, de tu esfuerzo para pasar página y alejar los pensamientos que te lleven al dolor.

En este viaje llamado vida, algunos se bajan antes, y otros continúan por más tiempo con nosotros…. es así, es parte de la vida. Algún día, nosotros también bajaremos…

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

¿Te mereces sentirte así?

Cada día, tenemos lo que nos merecemos.

Si, claro, te entiendo, Tú podrás decirme que no te mereces estar triste, que tú no te mereces este dolor, que no mereces que tus pensamientos te impidan concentrarte y trabajar….

Claro que no deberías sentirte así.

Pero si lo cargas a tus espaldas, es porque lo quieres.

Si lo llevas en tu mente, es porque lo necesitas.

Si lo alimentas es porque sientes que ese dolor te pertenece, te lo mereces….

No creo que sea así. Pero si no haces nada para sacarlo de tu vida, entonces… será que te lo mereces…..

¿Qué haces cuando los pensamientos negativos vienen a tu mente?

¿Qué haces cuando la tristeza llama a tu puerta?

¿Qué haces cuando los malos momentos vividos se proyectan en tu mente como una película antigua?

¿Qué haces cuando los temas pendientes inconclusos te impiden concentrarte en el presente?

Los malos pensamientos llegan a nuestra mente….. como cuervos negros que vienen volando. Si los dejas anidar en tu cabeza…. si les haces sitio…. si les prestas tu nido…. ¿sabes que harán?

QUEDARSE AHI PARA ARRUINARTE EL DIA!!!

Tu puedes decidir, CADA MINUTO, si quieres que esos cuervos sigan haciendo ruido en tu cabeza, si quieres que esos malos pensamientos, malos recuerdos te acompañen, te pesen, te caguen la vida!!!!!

Si no los quieres…. ¿Que esperas? Tú eres quien decide qué pensamientos alimentar. Se puede, con la práctica, conseguir ser conscientes de los pensamientos que no nos ayudan, y sacarlos cuanto antes, como si con una escoba, espantaras a esos cuervos de tu nido…

¿Quieres que te enseñe como espantar a esos cuervos?

¿Quieres que te enseñe a ser feliz? ¿A borrar esos pensamientos negativos de tu mente?

Búscame en facebook.

o escribeme a mi mail coachingparaprotagonistas@hotmail.com

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

¿Eres de los que se la pasan quejándose? Pierdes el tiempo, amigo…

coaching inteligencia emocional

Pues claro!!  Todos tenemos quejas. Quejarse es ya como respirar, algo que hacemos incluso sin ser conscientes!

¿Podrías decirme de qué te quejas?

Una buena manera de resolver esas cuestiones que nos molestan, que nos agobian, que no nos gustan es HACER ALGO AL RESPECTO!!!

PUFF!!  ¿Difícil? Puede que no te guste hacerlo, pero ten por seguro, que HACER algo para cambiar aquello de lo que nos quejamos, es mucho más sano, y mucho más emocionalmente inteligente que continuar quejándote TODA TU VIDA!!!!

Hay una frase de Henry David Thoreau que dice:

No cambian las cosas, cambiamos nosotros. 

 

¿Te acuerdas de esas verduras, o de esa comida que de niño no te gustaba? Piensa en algo que no te gustara cuando eras niño, y que ahora comes. ¿Qué ha cambiado? ¿Ha cambiado el sabor del brócoli? ¿Ha cambiado el sabor del pescado? …. ¡No cambian las cosas, cambiamos nosotros! ¿Entiendes a lo que me refiero?

Esas circunstancias, esas situaciones de las que te quejas, son hechos que no te gustan. (Como el pescado cuando eras pequeño) Entonces, ¿qué piensas hacer? ¿Esperar a que cambie el sabor del pescado? Eso no va a ocurrir.   Pues ya ves…… por mí, sigue esperando……

Bien, ahora que ya has asumido, que no quieres llegar a anciano esperando que las cosas se resuelvan, entonces, ahora te dejo otra frase.

Si algo no te gusta, CÁMBIALO.

Si no puedes cambiarlo, cambia TU ACTITUD. 

De niña, no me gustaba “el coliflor” pero ahora si. No cambió el coliflor, ni su color, ni su textura, ni su sabor, cambié yo.

Luego de haber conducido algo de joven, y haber dejado pasar 15 años, con el tiempo y ya con 30 años me parecía difícil conducir, y ahora… ¡¡¡Ahora lo disfruto enormemente!!!  No cambió nada, cambié yo. Cambió mi actitud.

¿En qué cosas crees que puedes HACER algo para que sean como a tí te gustaría?

¿En qué aspectos no puedes hacer nada, más que CAMBIAR TU ACTITUD?

Quejarnos de lo que no es “perfecto” en nosotros, en nuestra vida, en nuestros compañeros de trabajo, en nuestra pareja, en nuestros padres, en nuestros hijos, en las situaciones cotidianas…. no las resuelve, no las cambia, no nos libera de la incomodidad, no nos libera del dolor. Expresar o no expresar una queja en voz alta no marca ninguna diferencia. Bueno, si, vale, en realidad si marca una diferencia. Si solo te quejas a ti mismo, si solo te quejas internamente de todo aquello que te incomoda te sentirás mal, frustrado, incómodo contigo y con la vida, te sentirás amargado. En cambio, si eres de aquellas personas que expresan sus quejas con amigos, familiares, pareja, etc, no solo te sentirás víctima y amargado, sino que además todas esas personas te verán como un amargado. ¿Esa impresión quieres dar a los demás? ¿Así quieres sentirte? Estoy convencida que no. Entonces, empieza por una situación a la vez y ve poniendo remedio a todo aquello de lo que te quejas. Uno a uno resuelve esos problemas y te aseguro que en el corto plazo dejarás de sentir que eres víctima de los demás, de las circunstancias, de la vida. Nada ocurre para amargarte a ti, expresamente a ti, simplemente, las cosas ocurren.

Si quieres, ya sabes, con un par de sesiones de Coaching Personal, podemos desterrar multitud de quejas, de insatisfacciones, de malestares que lo único que hacen es quitarte energías que podrías estar utilizando en conseguir tus metas. No te pases la vida quejándote. Pasa tu vida caminando hacia tus objetivos y sueños.

Tu Coach Personal