Los Clavos en la Puerta (Cuento)

 

SONY DSC

En el taller de Inteligencia Emocional, la cuarta semana trabajamos el enfado, la ira. A veces, algunos participantes llegan llenos de dolor, cargando rencores por enfados antiguos que han dejado huella en sus vidas y en las vidas de sus seres queridos. Lo hermoso del taller es que al acabar la semana, las cosas cambian de una manera sustancial. Abajo comparto contigo un hermoso cuento para reflexionar.

Testimonio V.H. (México)

Sabes viky  de lo que me di cuenta hoy haciendo este ejerciccio que gran parte de mi vida me la he pasado enojado y lleno de rencores y odio sin explicacion me da tanta impontecia y tristeza por que no pude ver mas alla de mis ojos ademas de que descargue mucha neurosis con personas que no tenian nada que ver ,busque culpables que no habia y perdi años de mi vida, sabes tienes mucha razon

Y se que hoy la vida me da una nueva oportunidad de cambiar muchas cosas y que de mi va depender como me relaciono con mi familia hoy mas alla de ponerme mal, sabes viky vi lo que no veia,NO SIRVE DE NADA ESTAR ENOJADO Y MUCHO MENOS  TENER RENCOR EN MI CORAZON.
QUE HE PERDIDO MOMENTOS UNICOS POR ESTAR ENOJADO Y QUE EL UNICO QUE SE PERJUDICADO SOY YOOO
no sabes que dificil es vivr asi enojado envidiando criticando buscando una solucion en los demas y ademas lo peor es que me acostumbre a vivir mal y pensaba que era normal que tenia justificaion la vida me habia tratado muy mal y los demas no me entendian eso y muchas cosas mas hoy te puedo decir que ya no me permito estar mucho tiempo enojado y mucho menos tener rencor en mi corazon , y tu tienes mucho que ver con esto y te lo agradesco de corazon viky muchas gracias

TE MANDO UN ABRASOTE DE OSOOOOO MUY GRANDEEEEE

CUENTO: Los Clavos en la Puerta

Esta es la historia de un joven que tenía muy mal carácter. Su padre, que le amaba como todo padre, se sentía afligido al ver el carácter de su hijo. Un día, se le ocurrió una manera de hacerle ver lo negativo de su conducta. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, cada vez que se enfadar con alguien, debería clavar un clavo detrás de la puerta.


El primer día, clavó 37! Al día siguiente, fueron 25. Al tercer día, un poco antes de soltar su mal carácter pudo frenarse y clavo 17. Pronto la puerta se iba llenando de clavos. Pero, a medida que aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos. Descubrió que podía controlar su genio, pues el clavar le hacía pensar sobre su mala actitud.

Llegó el día en que pudo controlar su carácter y orgulloso fue a decirle a su padre que ese día no había clavado nada!

Este le sugirió que ahora retirara un clavo pro cada día que lograra controlarse. Los días pasaron y el joven pudo finalmente anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta.

Era ciertamente un gran logro! Su padre le tomó la mano, lo llevó hasta la puerta y le dijo:

-Has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma. Cada vez que tú pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves. Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero la herida permanece y el mal se propaga. Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física. Ahora hace falta trabajar mucho más para que la puerta quede como nueva. Hay que reparar cada agujero y muy difícilmente lograrás que quede como antes.”

Anónimo

Si tuvieras que clavar tú esos clavos, ¿cómo estaría tu puerta?
y aún quitando todos los clavos ¿cuáles fueron las heridas que dejaste atrás?

Ser consciente de uno mismo, ejercitar la AUTOCONCIENCIA es una señal de Inteligencia Emocional. Esta se aprende, practicando.

Y por otro lado, podemos mejorar el AUTO-CONTROL, es decir, PENSAR antes de ACTUAR, así, controlando estas dos actuaciones, te permitirá tener la suficiente capacidad de reacción y elección cuando experimentes un enfado emocionalmente fuerte.

No me digas: Yo soy así. Porque tú NO eres así. Actúas así. Y como todo lo que hacemos en la vida, podemos elegir hacerlo de otra manera. Responder de otra forma, más sana e inteligente. Usa la asertividad, instala la conducta asertiva en tu vida, aprende Inteligencia Emocional y pronto ya no dejarás heridas en tu puerta.

 

Viki Morandeira
Tu Coach Personal

Cuento: La Escalera del Deseo

cuento la escalera de los deseos

 

Era una noche tranquila, pero el corazón de una persona estaba muy inquieto. Tenía una meta en su corazón, pero su mente estaba tan confundida que no sabía por dónde empezar ni cómo hacer para cumplir su meta. Esa noche, luego de dar muchas vueltas en la cama, se durmió.

En el transcurso de la noche tuvo un sueño:

El se encontraba en una hermosa pradera con árboles y un hermoso paisaje de montañas. Mientras miraba este hermoso paisaje, notó algo que le llamó mucho la atención: un gran grupo de personas que se dirigían hacia el mismo lugar. Avanzó unos pasos para ver hacia dónde iban y logró ver a la distancia una escalera que tenía su base en la tierra mas no se veía su final. Picado Sigue leyendo “Cuento: La Escalera del Deseo”

Cuento: La parábola del Caballo

 

frases para empezar la semana

Este cuento, forma parte de la recopilación hecha por Jaime Lopera Gutierrez y Marta Inés Bernal Trujillo, en su libro: La Culpa es de la Vaca.

La parábola del Caballo

Un campesino que enfrentaba muchas dificultades, poseía algunos caballos que lo ayudaban en los trabajos de su pequeña hacienda. Un día, su capataz le trajo la noticia de que uno de los mejores caballos había caído en un viejo pozo abandonado. Era muy profundo, y resultaría extremadamente difícil sacarlo de allí.

El campesino fue rápidamente al lugar del accidente y evaluó la situación, dándose cuenta de que el animal no se había lastimado. Pero, por la dificultad y el costo del rescate, concluyó que no valía la pena, y pidió al capataz que sacrificara al caballo tirando tierra al pozo hasta enterrarlo. Y así se hizo.

A medida que la tierra le caía encima, el animal la sacudía. Esta se acumuló poco a poco en el fondo del pozo, permitíendole subir. Los hombres se dieron cuenta de que el caballo no se dejaba enterrar sino que, al contrario, estaba subiendo, hasta que finalmente consiguió salir del socavón.

A veces, en nuestra vida, nos sentimos metidos dentro de un pozo, poco valorados, pisoteados, viendo que los otros nos quieren tapar con la tierra de la incomprensión, del egoísmo, de la falta de apoyo.

¿Sabes?

Tú también puedes ser como el caballo de esta parábola. Es tu decisión aceptar que la tierra que otros te lanzan te tape, o sacudírtela con fuerza y subir sobre ella para salir del pozo. Recuerda, cuanta más tierra te quieran tirar encima, más tendrás para usarla de punto de apoyo para subir y salir adelante.

Tu vida, depende de tus decisiones. Si aceptas, si toleras, si te quedas con lo que te tiran… serás tu mismo quien decida tu entierro. En cambio, si no aceptas esto, si eres protagonista activo de tu vida, si usas todo lo que está a tu alcance para crecer, dentro de poco, en lugar de tirarte tierra, querrán acercarte a tí para saber cómo lo has hecho.

¡Te lo aseguro!

No te resignes. Atrévete a brillar. Aún no es tarde para ser felices!!

Taller 21 días para Retomar las Riendas de tu vida.

 

viki morandeira

Tu Coach Personal

 

cuento olvidar y perdonar

Cuento: Escribir en la Arena

Dice una linda leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron.  Uno de ellos, agredió al otro, que  ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

-Hoy, mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro.

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y grabó en una piedra:

-Hoy, mi mejor amigo me salvó la vida. Intrigado, el amigo preguntó:

-¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra? Sonriendo, el otro amigo respondió:

-Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.

(Cuento anónimo)

como perdonar
Sana tu Vida: Como Perdonar y Olvidar: Como superar una infidelidad

Porque siempre es mejor perdonar. Porque muchas veces necesitaremos ser perdonados. Porque nadie esta libre de cometer un error o de ofender a un amigo, a su pareja, a su hijo, a su madre…. Perdonar, es una necesidad. Y recordar lo bueno que han hecho por tí, también. Ser agradecido, también es una necesidad.

Amigos, hermanos, parejas, compañeros de trabajo, hijos, vecinos, desconocidos….  da igual desde donde sientas que proviene el daño o quien sea quien te haga un bien. Recuerda, la arena para olvidar lo malo y la fuerte roca para recordar lo bueno.

Desde el Coaching podemos trabajar para gestar los cambios necesarios para perdonar y olvidar, incluso lo que has escrito en piedra!!!

viki Morandeira

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Cuento: El Sabio y El Rey

SUSCRIBIRSE A LA NEWSLETTER QUINCENAL GRATIS

cuentos coaching

Comunicarse no es “soltar” lo que tenemos que decir… así, sin más….

voy a dejarles un cuento para hacer más gráfica esta opinión.

“Un Rey, soño que había perdido todos los dientes. Cuando se levantó, mandó llamar a un Sabio, y le pidió que interpretara su sueño.

¡Qué Desgracia!, mi señor!!! – exclamó el Sabio. – cada diente que se te ha caído, representa la pérdida de un pariente suyo.

-¡Qué insolencia! – gritó el Rey enfurecido- ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí! y llamó a su guardia para que lo echaran, pero que previamente le dieran 100 latigazos.

Mas tarde, mandó llamar a otro Sabio, y le relató el mismo sueño. Este nuevo sabio, tras escuchar al Rey con atención, le dijo-

-¡Oh, Excelso Señor! Te ha sido reservada una Gran Felicidad. El sueño, significa que sobrevivirás a todos tus parientes.

Escuchado esto, el rostro del Rey se iluminó y ordenó premiar al sabio con 100 monedas de oro.

Uno de sus sirvientes, al salir el segundo sabio de Palacio, le dijo… No entiendo nada lo que ha pasado. Tu interpretación del sueño del Rey es igual a la del otro sabio. A ti te han dado 100 monedas de oro y al otro 100 latigazos. No lo comprendo.

– Recuerda bien amigo mío, – le respondió el Sabio- que todo depende de la FORMA en el que digas las cosas. … uno de los grandes desafios de la humanidad es aprender a comunicar….

La felicidad o la desgracia, la paz o la guerra dependen de como las comuniquemos. La verdad, debe ser dicha, pero dependiendo de la forma en que la digamos, puede provocar grandes problemas. La verdad, continuó diciendo el Sabio- puede compararse a una piedra preciosa.

Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado. El hombre, ha recibido el don de la palabra, y cuando la emplea adecuadamente, transmite mensajes que nos ayudan a ser mejores””

 Procura seguir los fundamentos para la comunicación que se postulan desde el Coaching Ontológico, y ten por seguro que no recibirás latigazos.

1º Cuida al hablar, la autoestima del otro. (no ofendas, descalifiques ni menosprecies)

2º Enfoca en el problema, no en la personalidad del otro (no juzgues, no etiquetes, refiérete a las circunstancias y no a las personas)

Empatiza y Se Asertivo (ponte en sus zapatos y transmite tus necesidades y sentimientos)

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Cuento: El circulo del odio

Un cuento para recordar cuando te encuentras dentro del círculo, y para que recuerdes que tú decides cuando quieres salir de él.

Un importante empresario, estaba enojado y regañó al director de uno de sus negocios. El director llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de que estaba gastando demasiado porque había un abundante almuerzo.

La señora, gritó a la empleada, que luego de la regañina, rompió un plato y dió una patada al perro porque la hizo tropezar.

El animal salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por allí. Cuando ella fue a la farmacia, para hacerse una curación, le gritó al farmacéutico porque le dolió la aplicación de la vacuna. Este hombre, llegó a su casa y le gritó a su  madre, porque la comida no era de su agrado.

La señora, manantial de amor y perdón, le acarició la cabeza mientras le retiraba el plato y le decía:

“Hijo querido, te prometo que mañana haré tu comida favorita. Trabajas mucho, estás cansado y hoy precisas una buena noche de sueño. Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumdadas, para que puedas descansar bien. Mañana te sentirás mejor”

Lo besó y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos. En ese momento, se interrumpió el círculo del odio, al chocar con la paciencia, la aceptación, la dulzura, el perdón y el amor.  

Porque tú siempre puedes decidir terminar una discusión, porque no importa el tamaño de la ofensa, hace más daño continuar la pelea. Somos nosotros quien podemos dar el primer paso, para que el círculo del odio se apague, para que la llama de la ira se extinga. Aceptando que el otro puede tener un mal día y que su actitud no es algo personal contra nosotros. 

 En el taller online de Inteligencia Emocional para la acción, trabajamos una semana entera en la correcta gestión de la ira. Tu cambias tu actitud y el mundo cambia a tu alrededor. 

Si quieres aprender Inteligencia Emocional, consúltame.

En nuestras relaciones personales muchisimas veces no somos conscientes de seguir alimentando el círculo del odio. Cuando escuchamos al otro desde nuestra necesidad de que nos comprenda y no actúe con ira, sentimos dolor y eso sigue alimentando nuestra necesidad de defendernos, de atacar, o de expresar esa ira con otras personas. En cambio si buscamos comprender por qué se siente así, si escuchamos sus palabras para comprender qué nos están diciendo de ellos mismos, en lugar de personalizar su ataque, podremos calmarnos, actuar con inteligencia emocional, con empatía y así evitar que el círculo del odio siga creciendo y nos tenga a los dos dentro.

No importa lo que hagan los demás. Si tu cambias, ellos cambiarán para adaptarse. Si tu actúas con serenidad, día tras día, pronto verás los resultados.

Recuerda, dos no discuten si uno no quiere. Puede que la persona con la que estás discutiendo internamente tampoco quiera discutir, pero no sabe como controlar sus emociones, no sabe como gestionar su frustración, su ansiedad, su rabia… aún así, tu puedes ayudar a que la situación no se convierta en un conflicto si permaneces en calma, si te alejas de sus expresiones de ira y no las asumes como un ataque personal hacia ti.

Piensa: Lo que los demás hacen o dicen nos habla de ellos. Busca entender ese lenguaje que no se te está expresando con palabras. Con paciencia y dándole y dándote el tiempo necesario, mejoraran ambos en comunicación efectiva, en comunicación emocional. Recuerda, el primer paso  para comunicarse es comprender. Si personalizamos, no estamos comprendiendo al otro.

Tanto en el taller de Comunicación Asertiva, como en el taller de Inteligencia Emocional podemos trabajar estos aspectos tan importantes para ser más felices con las personas que más queremos. Mejorar nuestra inteligencia emocional y nuestra asertividad tiene como beneficio ser personas mucho más felices. Si realmente quieres dejar de quejarte de los demás y ser más feliz, ya lo sabes. Asume tu parte de responsabilidad, aprende, mejora. Los demás lo harán a su ritmo.

 

Viki Morandeira

 

Cuento: El Poder de tus Acciones

A veces, subestimamos la importancia de nuestras acciones con los demás. Una palabra a alguien que sufre, un abrazo a un ser querido, una llamada o un mensaje le alegran la vida a quienes más queremos. Y muchas veces, también tocamos las vidas de quienes apenas conocemos…. les dejo este precioso cuento.

EL PODER DE TUS ACCIONES

Un día, cuando era estudiante de secundaria, vi a un compañero de mi clase caminando de regreso a su casa. Se llamaba Kyle. Iba cargando todos sus libros y pensé: “¿Por que se estará llevando a su casa todos los libros el viernes? Debe ser uno de esos que solo estudia y no se divierte. Yo ya tenía planes para todo el fin de semana. Fiestas y un partido de fútbol con mis amigos el sábado por la tarde, así que me encogí de hombros y seguí mi camino.

Mientras caminaba, vi a un montón de chicos corriendo hacia él. Cuando lo alcanzaron le tiraron todos sus libros y le hicieron una zancadilla que lo tiró al suelo. Vi que sus gafas volaron y cayeron al suelo como a tres metros de él. Miró hacia arriba y pude ver una tremenda tristeza en sus ojos. Mi corazón se estremeció, así que corrí hacia él mientras gateaba buscando sus gafas. Vi lágrimas en sus ojos.

Le acerqué a sus manos sus gafas y le dije, “esos chicos son unos tarados, no deberían hacer esto”. Me miró y me dijo:
“¡gracias!”. Había una gran sonrisa en su cara; una de esas sonrisas que mostraban verdadera gratitud.

Le ayudé con sus libros. Vivía cerca de mi casa. Le pregunté por qué no lo había visto antes y me contó que se acababa de cambiar de una escuela privada. Yo nunca había conocido a alguien que fuera a una escuela privada.
Caminamos hasta casa. Le ayudé con sus libros; parecía un buen chico. Le pregunté si quería jugar al fútbol el sábado conmigo y mis amigos, y aceptó. Estuvimos juntos todo el fin de semana. Mientras más conocía a Kyle, mejor nos caía, tanto a mí como a mis amigos. Llegó el lunes por la mañana y ahí estaba Kyle con aquella enorme pila de libros de nuevo. Me paré y le dije:
“Hola, vas a sacar buenos músculos si cargas todos esos libros todos los días”. Se rió y me dio la mitad para que le ayudara.

Durante los siguientes cuatro años nos convertimos en los mejores amigos. Cuando ya estábamos por terminar la secundaria, Kyle decidió ir a la Universidad de Georgetown y yo a la de Duke.  Sabía que siempre seríamos amigos, que la distancia no sería un problema. Él estudiaría medicina y yo administración, con una beca de fútbol.

Llegó el gran día de la Graduación. Él preparó el discurso.
Yo estaba feliz de no ser el que tenía que hablar. Kyle se veía realmente bien. Era uno de esas personas que se había encontrado a sí mismo durante la secundaria, había mejorado en todos los aspectos, se veía bien con sus gafas. Tenía más citas con chicas que yo y todas lo adoraban. ¡Caramba! Algunas veces hasta me sentía celoso… Hoy era uno de esos días. Pude ver que él estaba nervioso por el discurso, así que le di una palmadita en la espalda y le dije:
“Vas a estar genial, amigo”. Me miró con una de esas miradas (realmente de agradecimiento) y me sonrió:

“Gracias”, me dijo. Limpió su garganta y comenzó su discurso:

“La Graduación es un buen momento para dar gracias a todos aquéllos que nos han ayudado a través de estos años difíciles: tus padres, tus maestros, tus hermanos, quizá algún entrenador… pero principalmente a tus amigos. Yo estoy aquí para decirles que ser amigo de alguien es el mejor regalo que podemos dar y recibir y, a este propósito, les voy a contar una historia”.
Yo miraba a mi amigo incrédulo cuando comenzó a contar la historia del primer día que nos conocimos. Aquel fin de semana él tenía planeado suicidarse. Habló de cómo limpió su armario y por qué llevaba todos sus libros con él: para que su madre no tuviera que ir después a recogerlos a la escuela. Me miraba fijamente y me sonreía.

“Afortunadamente fui salvado. Mi amigo me salvó de hacer algo irremediable”.
Yo escuchaba con asombro como este apuesto y popular chico contaba a todos ese momento de debilidad. Sus padres también me miraban y me sonreían con esa misma sonrisa de gratitud. En ese momento me di cuenta de lo profundo de sus palabras:
“Nunca subestimes el poder de tus acciones: con un pequeño gesto, puedes cambiar la vida de otra persona, para bien o para mal. Dios nos pone a cada uno frente a la vida de otros para impactarlos de alguna manera”.
“Los amigos son ángeles que nos llevan en sus brazos cuando nuestras alas tienen problemas para recordar como volar“
No lo olvides nunca …

Hay personas que se dedican a iluminar las vidas de otros con su alegría, y su cariño, y eso a veces vale mucho.

Y lo mejor de todo, es que poder iluminar la vida de otros es algo tan gratificante, algo tan increíblemente enriquecedor que quienes trabajamos para iluminar vidas, nos sentimos realmente agradecidos por poder dedicarnos al coaching.

Viki Morandeia

Tu Coach Personal

Cuento: Ahora (de El libro de los Cuentos)

frases de motivacion

Muchas veces, en la vida, esperamos el momento oportuno. Esperamos tener la preparación perfecta. Aguardamos hasta que algo nos diga que ahora es el momento…. Deja de esperar… Es Ahora. Simplemente, ahora.

AHORA


Nos convencemos a nosotros mismos que la vida será mejor después que nos casemos. Después lo importante es tener un hijo. Y después tener otro.

Entonces, nos sentimos frustrados de que los hijos no son lo suficientemente grandes, que nos
dan trabajo y que seremos más felices cuando lleguen a adultos.

Después de eso, nos frustramos porque son adolescentes (difíciles de tratar). Ciertamente
seremos más felices cuando salgan de esa etapa.

También podemos decirnos que nuestra vida estará completa cuando a nuestra pareja le vaya
mejor, cuando tengamos un mejor auto o una mejor casa, cuando nos podamos ir de  vacaciones, cuando estemos retirados…

La verdad es que no hay mejor momento para ser felices que AHORA. Si no es ahora ¿cuando?

Tu vida estará siempre llena de retos. Es mejor admitirlo y decidir ser felices de todas formas.
Por largo tiempo parecía para mi que la vida estaba a punto de comenzar; la vida de verdad.
Pero siempre había algún obstáculo en el camino, algo que resolver primero, algún asunto sin
terminar, tiempo por pasar, una deuda que pagar. Entonces la vida comenzaría. Hasta que me
di cuenta que estos obstáculos eran Mi Vida.”

Esta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay un camino. Así que atesora cada momento que tienes, y atesóralo más cuando lo compartiste con alguien especial, lo suficientemente especial para compartir tu tiempo. Y recuerda que la vida esta hecha de ese tiempo, y que el tiempo no espera por nadie.

Así que deja de esperar hasta que termines la escuela, hasta que vuelvas a la escuela, hasta
que bajes 10 kilos, hasta que tengas hijos, hasta que tus hijos se vayan de casa, hasta que te
cases, hasta que te divorcies, hasta el viernes por la noche, hasta el domingo por la mañana,
hasta la primavera, hasta el verano, hasta el otoño o el invierno… o hasta que mueras, para
decidir que no hay mejor momento que este para ser FELIZ. La vida es un trayecto, no un
destino.

Trabaja como si no necesitaras dinero,
Ama como si nunca te hubieran herido,
Canta como si nadie te oyera,
Y baila como si nadie te viera

(Del libro El libro de los Cuentos)

Ahora, a esta hora, justo en este preciso instante está ocurriendo. Tu vida va pasando y cada segundo vivido no regresa. Deja de esperar el momento oportuno. No hay ningún calendario que tenga un día señalado de tal manera. Tu vida, es AHORA. Si tienes metas, sueños, objetivos, si quieres ser feliz…. Empieza Ahora!

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

www.facebook.com/viki.morandeira

Cuento: Nunca te Ates

el aguila y el halcon
Nunca te ates

Muchas veces, creemos que nuestra pareja es nuestra vida. Vivimos pensando y haciendo lo mejor para nuestra pareja, olvidándonos de nosotros mismos.

Eso, no solo es perjucicial para uno, sino también para el otro. Muchas crisis de pareja, tienen como origen una excesiva dependencia emocional por una de las partes.

Otras veces, creemos que nuestra pareja tiene que ser como nuestra sombra, que tiene que tener una perspectiva de futuro igual a la que tenemos nosotros, que tiene que hacer las cosas de igual manera que nosotros las haríamos…. le queremos como un reflejo, como si fuera una continuación de nuestra mente.

Si quieres tener una vida feliz, tienes que recordar, que la felicidad es responsabilidad de cada uno y no de nuestras parejas. Si deseamos una pareja feliz tenemos que recordar que si nuestra pareja nos dice que si para no escucharnos más, eso es perjudicial a corto plazo y mortal para nuestra pareja a largo plazo.

Comparto contigo un cuento para ejemplificar este pensamiento.

NUNCA TE ATES

Una vez un guerrero indígena muy respetado y la hija de una mujer que había sido matrona de la tribu, se enamoraron y se amaban profundamente. Habían pensado en casarse, para lo cual tenían el permiso del cacique de la tribu.

Pero antes de formalizar el casamiento fueron a ver al Brujo, un hombre muy sabio y muy poderoso, que tenía elixires, y conjuros, hierbas increíbles, para saber si los astros estaban a su favor y si los Dioses los iban a proteger.

El brujo, les dijo que ellos eran buenos muchachos, jóvenes y que no había ninguna razón para que los dioses se opongan. Entonces ellos le dijeron que querían hacer algún conjuro que les diera la formula para ser felices siempre…

El brujo les dijo:

– Bueno hay un conjuro que podemos hacer, pero no sé si están dispuestos porque es bastante trabajoso.

– Sí, claro-, le dijeron.

Entonces el brujo le pidió al guerrero que: escale la montaña más alta, busque allí al halcón más vigoroso, el que vuele más alto, el que le parezca más fuerte, el que tenga el pico más afilado, y que vivo, se lo traiga.

Y el brujo le dijo a ella: a ti no te va a ser tan fácil, vas a tener que internarte en el Monte, buscar el águila que te parezca que es la mejor cazadora, la que vuele más alto, la que sea más fuerte, la de mejor mirada, vas a tener que cazarla sola, sin que nadie te ayude y vas a tener que traerla viva aquí.

Cada uno salió a cumplir su tarea. Cuatro días después volvieron con el ave que se les había encomendado, y le preguntaron al brujo:

– ¿Ahora qué hacemos?, ¿las cocinamos?, ¿las comemos?, ¿tomamos su sangre?, ¿qué hacemos con ellas?”

El brujo les dijo: – “Vamos a hacer el conjuro. ¿Volaban alto?”, preguntó.

– “Sí”, le dijeron.

– “¿Eran fuertes sus alas, eran sanas, independientes?”

– “Sí”, contestaron.

– “Muy bien”, dijo el brujo, “Ahora átenlas entre sí por las patas y suéltenlas para que vuelen”…

Entonces el águila y el halcón comenzaron a tropezarse, intentaron volar, pero lo único que lograban, era revolcarse en el piso, y se hacían daño mutuamente, hasta que empezaron a picotearse entre sí.

Entonces el brujo de la tribu les dijo: – “Este es el conjuro: Si ustedes quieren ser felices para siempre:

VUELEN INDEPENDIENTES Y JAMÁS SE ATEN EL UNO AL OTRO”

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

www.coachingprotagonistas.wordpress.com