Desvalimiento Aprendido ¿Por qué nos rendimos ante la adversidad?

Hay veces en las que me quedo asombrada de lo poco que nos diferenciamos de los animales. Incluso nos parecemos en cuestiones tan importantes como las que determinan si tendremos éxito o no en nuestra vida. ¿En qué puedes tú parecerte a un ratón de laboratorio? En que ambos pueden experimentar el Desvalimiento aprendido, o también llamada Indefensión Aprendida.

Te cuento cómo unos ratones nos pueden ayudar a comprendernos mejor. Estudiando sobre Psicología Positiva, leía un experimento hecho por el doctor Seligman y su equipo, con unos ratones. En dos cubos llenos de agua, metieron igual cantidad de animalitos. En uno de ellos, metieron unos tacos de madera donde podían pararse para dejar de nadar y no ahogarse. En el otro, no pusieron nada, pero sacaron a los ratones antes que llegaran a ahogarse.

En la segunda parte del experimento, añadieron tacos de madera al cubo que no los tenía. Los ratones que se habían salvado de morir ahogados ahora estaban en un cubo donde tenían una manera de salvarse. ¿Qué sucedió?

Los ratones que tuvieron la primera mala experiencia, donde casi mueren ahogados, ni siquiera intentaron subirse a los palos, mientras que los segundos, buscaron por todos los medios flotar sobre ellos.

Con este experimento, el Dr. Seligman, pretendía explicar la pasividad de algunos de sus pacientes ante la posibilidad de hacer algo para cambiar hacia mejor sus vidas. ¿Por qué algunas personas pueden hacer aquello que les conduce a una vida exitosa y otras no?

Algunas veces somos como los ratones que casi mueren en el primer cubo. Ante una adversidad, lo intentamos, pero al no conseguirlo, asumimos que no hay nada que hacer, que por mucho que nademos, no habrá salvación. Si una vez nos fue mal, creemos que siempre nos irá mal. En esto consiste la indefención aprendida. Incluso hay otro experimento, muy sencillo, que muestra los resultados en personas, en unos pocos minutos. Te invito a ver este video y comprobar lo fácil que resulta perder la confianza, sentirnos estúpidos o frustrados ante la adversidad.

La vida a veces nos presenta momentos difíciles, pero tenemos opciones. Siempre habrá una opción, una decisión, un paso para dar. NO seas como los ratones que, incluso teniendo los tacos de madera donde salvar sus vidas, se rendían…

¡¡¡Por lo menos intentemos ser más listos que los ratones!!!!

Ebook Amazon

El desvalimiento aprendido fue estudiado por Martin Seligman durante décadas, tras haber vivido, de pequeño, cómo su padre se rendía ante las adversidades que tuvo que enfrentar en su vida laboral. Martin Seligman, el padre de la Psicología Positiva, dedica su vida a enseñar a ser personas optimistas. Su libro, Aprenda Optimismo, Haga de la Vida una experiencia Maravillosa es sin duda un libro que ayuda incluso a aquellos que somos de por si optimistas.

La Resiliencia es la capacidad de salir reforzados superando las dificultades. Y una actitud optimista es imprescindible. Recuerda esta frase:

No he conocido nunca a una persona fuerte con un pasado fácil.

Por muy duro que sea en el momento actual tu situación, sigue intentándolo, da pequeños pasos, busca una salida. Jamás te rindas. Así como aprendemos a dejarnos vencer y a permitir que la dificultad nos ahogue, también aprendemos a resistirnos,  a buscar salidas, a convertirnos en personas resilientes que crecen tras la adversidad.

Piensa en todo aquello que no te atreves a hacer, en aquello que has dado por perdido, en aquello que has descartado por imposible, y ¡ arriésgate! El triunfo es para aquellos que se esfuerzan por alcanzarlo. Si no puedes sin ayuda, pídela, búscala, aférrate al taco de madera y sal de esa situación que te ahoga.

¿Te has parado a pensar en la vida de los demás? ¿Conoces a personas que han pasado por situaciones similares, pero que han conseguido resultados diferentes? El optimismo, la psicología positiva, fueron la base para plantear muchos experimentos y así comparar en laboratorios que existen personas, mentes, que se rinden ante la adversidad y otras que no.

Pero si nos fijamos a nuestro alrededor, estamos rodeados de situaciones reales, de personas reales donde los resultados de estos experimentos se comprueban cada día. ¿Cuál es la diferencia entre una persona que estando paralítica, tras un accidente, luego de trabajar y entrenar, logra una medalla de oro en natación, y una persona que también paralítica, acaba su vida en una depresión interminable? ¿Te has parado a pensar que ante la misma situación, ante el mismo infortunio, hay personas que reaccionan y siguen luchando mientras  que otras no lo hacen?

No hace falta ser un científico, ni un investigador para darnos cuenta que es un hecho, que es real, que hay personas que superan los golpes más duros de la vida y otras que no. ¿En qué se diferencian si el golpe fue el mismo? Tienen una mentalidad optimista, no se rinden, siguen buscando salidas, su diálogo interior es posibilitador, buscan apoyo en sus logros del pasado para recordarse que pueden nuevamente salir adelante, luchan con todas sus fuerzas en lugar de rendirse y dejarse arrastrar hacia la derrota.

Una mentalidad optimista, ganadora, puede entrenarse. Como también investigó Martin Seligman, hay personas que tienen un componente genético que les predispone hacia el optimismo, o hacia el pesimismo. Pero si lees su fórmula de la felicidad, comprobarás que incluso si tus genes tienen una tendencia pesimistas, también puedes tener éxito y ser feliz en tu vida. Depende de ti. NO de la vida que te haya tocado. Siempre, siempre, depende de nosotros, de nuestra actitud ante las circunstancias. Desde el coaching trabajamos en adquirir una mentalidad optimista, una mentalidad de crecimiento, capaz de ver las posibilidades y las oportunidades, y dejando de ver solo los obstáculos o lo que puede salir mal.

Tú decides.  Ahora lo sabes. Lo que diferencia a una persona exitosa de una persona que no logra avanzar, no es su capacidad, no es su inteligencia, no es su talento tampoco…. sino su optimismo. Lamentablemente hay personas capaces, inteligentes, preparadas, talentosas… que se dejan arrastrar por el pesimismo y el desvalimiento aprendido.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

El coaching es la disciplina que saca lo mejor de ti. Escríbeme si quieres que trabajemos en un proceso de coaching personalizado.

NOTIFICACIÓN A LOS LECTORES: LOS LIBROS QUE RECOMIENDO LOS HE LEÍDO Y NO LOS RECOMIENDO PORQUE RECIBA UNA COMISIÓN CUANDO COMPRES DESDE ALGUNO DE SUS ENLACES, SINO PORQUE LOS CONSIDERO DE GRAN UTILIDAD. El precio de los libros será igual si lo compras desde este enlace o entrando a la web directamente.

Barreras mentales que nos limitan en nuestros logros

¿Por qué algunas personas consiguen mejores logros que otras?

¿Por qué algunas personas superan las circunstancias personales y llegan hasta donde habían soñado llegar?

Porque CREEN que pueden.

 

Entre nuestros objetivos, nuestras metas personales y el momento presente en el que nos encontramos hay diversas barreras que nos impiden estar en el momento actual como desearíamos estar. Nuestras barreras mentales son más poderosas que las barreras circunstanciales.

¿Cuáles son esas barreras internas que nos están frenando?

Los miedos.

Los no. No puedo. No tengo. No soy. No se.

La zona de confort.

En un proceso de Coaching abordamos estas barreras internas enfrentando a la persona con sus propios limitantes. Trabajar con un coach personal ayuda a escuchar, a escucharnos a nosotros mismos en nuestros anhelos. Ayuda a ver nuestras capacidades, nuestros Si puedo. Si tengo. Si soy. Si se. A descubrir nuestros miedos y a vencerlos. A ver la utilidad, los beneficios de salir de nuestra zona de confort.

¿Qué miedos nos frenan?

El miedo al fracaso. El miedo al éxito. El miedo al que dirán. El miedo a los cambios. El miedo a perder el control de nuestras vidas. El miedo a defraudar a los demás. El miedo a perder a los demás.

Nuestras creencias limitantes, expresadas como No. No puedo aprender a hacerlo. No se me da bien. No se hacerlo. No puedo lograrlo, nadie en mi familia lo hizo antes. No tengo tiempo. No tengo dinero. No tengo las habilidades necesarias. No tengo la capacidad que tienen otros. No se como se logra.

Y el habernos acomodado a una determinada zona de confort, tener un nivel de tolerancia muy alto que nos hace vivir “no tan bien” y conformarnos con ello. Que nos hace creer que así es como deberían ser las cosas en nuestra vida, que no podemos aspirar a más.

El primer paso para lograr nuestras metas, por grandes o pequeñas que sean, es saber qué nos está frenando, qué nos está impidiendo dar los pasos necesarios para avanzar. Por lo general estas limitaciones son internas y cuando cambiamos internamente empezamos a dar los pasos necesarios para que los cambios se produzcan en el exterior. Sin un cambio interior no hay logros, no hay cambio exterior en nuestra realidad.

Como decía Einstein, si hacemos lo que siempre hacemos, es de locos esperar un resultado distinto. Por eso, para llegar hasta donde nunca hemos llegado, es necesario hacer lo que aún no hemos hecho.

Y si tenemos una meta, si hemos decidido qué queremos conseguir en nuestra vida, es tiempo de escucharnos, de analizar cuales son nuestros miedos, de preguntarnos cuales son las creencias que nos limitan, cuales son nuestros no tengo, no puedo, no se, no soy.

Y comprender que los resultados que deseamos están si o si fuera de nuestra zona de confort. Que sin dar pasos fuera de lo conocido, de lo que controlamos, de lo que no nos causa incomodidad solo seguiremos consiguiendo lo que hasta ahora venimos consiguiendo.

Es necesario retarnos a ir mas allá de nuestros límites, de nuestra zona conocida, buscar el incomodarnos para crecer. Si tenemos miedo a hablar en público, solo enfrentando al público, poniéndonos delante de una audiencia y empezando a hablar ganaremos la seguridad y confianza necesarias para que esto deje de ser un problema. Si tenemos miedo a conducir, solo sentándonos delante del volante, permitiéndonos ayudar por el profesor de la autoescuela para ir ganando práctica, solo así conseguiremos ganar confianza y seguridad para poder conducir. Cuando estos miedos nos impiden avanzar hacia nuestras metas, es necesario conocerlos, conocernos a nosotros mismos, escucharnos y así saber qué es lo que necesitamos mejorar.

Si tenemos miedo de ir a una entrevista de trabajo, pero deseamos tener un trabajo, difícilmente vamos a conseguirlo quedándonos en casa o haciendo lo que hasta ahora hemos hecho. Es necesario dar pasos fuera de nuestra zona de confort.

Si somos personas que ciertas circunstancias nos generan vergüenza, nos dan timidez, es necesario comprender qué esto nos está frenando. Aceptar que hay algo que podemos mejorar. Tener claro que la timidez no es algo inherente a nuestra persona, sino una conducta que nos protege del miedo a hacer el ridículo, del miedo a no ser escuchados, del miedo al rechazo de los demás, del miedo a no caer bien a todo el mundo, del miedo a mostrarnos como somos, porque creemos que los demás no aprobarán como somos.

Para poder realmente cambiar nuestra vida es necesario SENTIR LA NECESIDAD DE HACERLO. Mientras nos permitamos estar en la zona donde las cosas no están tan mal como para hacer algo, vamos perdiendo autoestima, perdiendo la motivación, acomodándonos a nuestra jaula que es la zona conocida, sin retarnos a dar pasos fuera. Cuantas personas han querido aprender inglés, han pagado cursos, han comprado miles de libros, cds, pero no ha sido hasta que han tenido la necesidad de entender y hacerse entender cuando han logrado dar pasos para lograr tener un buen nivel de inglés.

Nada logramos si no nos retamos a nosotros mismos, si no validamos nuestras metas, dándonos permiso para lograrlas, dejando de creer que no somos merecedores de algo mejor en nuestras vidas. Una vez que hacemos el cambio interno de permitirnos ambicionar más resultados en nuestra vida, nos damos permiso para enfrentar nuestros miedos, creemos que es posible llegar y llegamos porque nada nos detiene hasta lograrlo.

Paciencia, perseverancia, pasos pequeños, utilizar el método kaizen en nuestro camino hacia nuestras metas. Así como en la escuela hemos ido avanzando paso a paso, lección a lección, en nuestra vida, en nuestros emprendimientos también podemos avanzar paso a paso.

Es necesario asumir que todo lo que nos propongamos tendrá una serie de pasos que dar, que de no darlos nos vamos a encontrar en un año en el mismo lugar pero cargados de frustración, descargados de autoestima y vacíos de motivación.

Hace unas semanas mi blog www.cordobacoaching.blogspot.com pasó el Millón de visitas. Con un solo artículo no lo hubiera logrado. Fueron necesarios muchos pasos, muchos artículos, muchos aprendizajes, muchos errores, mucha perseverancia y mucha pasión por lo que hago para que ese millón de visitas fuera una realidad. Para eso fue necesario el cambio interno, el creer que era posible, el creer en mi proyecto, el no rendirme ante los errores, el seguir aprendiendo día a día, el hacer cursos de SEO y de wordpress, el aprender de los que ya estaban haciendo lo que yo quería hacer, el recibir ayuda, el saber pedir ayuda, el asumir el Aún no lo se, pero quiero aprenderlo.

Cada paso nos da práctica. Cada práctica nos da mejores resultados. Cada resultado positivo nos da confianza y seguridad. Y esto nos retroalimenta, nos ayuda a tener más motivación, más fuerzas para dar más pasos. Si nosotros no nos movemos, tanto interna como externamente, podemos seguir muchos años en el mismo lugar, quejándonos por no haber conseguido nuestras metas, culpando a los demás por ello, sintiendo el remordimiento de no haber arriesgado, la desilusión de haber perdido el tiempo, de haber desaprovechado las oportunidades.

Como decía Marie Curie, en la vida no hay nada que temer. Solo hay que comprender.

Si comprendemos que nuestra meta es válida, alcanzable.

Si comprendemos que hay que hacer cambios internos para llegar

Si comprendemos que no basta con saber, que hay que aplicar

Si comprendemos que somos libres para ser mejores o libres para no hacer nada y seguir igual

Si comprendemos que paso a paso podremos llegar, entonces podremos asumir el firme compromiso con nuestra mejora personal y avanzar con decisión , como la tortuga, para ganarle a todas las liebres que se crucen en nuestro camino. Igualmente, la tortuga ganó porque no se comparó con la liebre. Sino, de seguro que no habría ni empezado la carrera. Compararnos es limitarnos. Solo podemos compararnos con nosotros mismos, para poder crecer, para ser un poco mejor de lo que nos acostamos ayer, y para saber que mañana podemos ser un poco mejores que la persona que somos hoy.

Viki Morandeira

Tu coach Personal.

¿Te adivino el futuro?

cambiar el futuro

Yo creo que las brujas, quienes leen la mano, quienes tiran las cartas del tarot, quienes predicen el futuro, hacen algo de trampas… Bueno, quizás no es trampa, sino que tienen una habilidad superior a la nuestra, para captar nuestra forma de ir por la vida.

 Si, porque aunque no lo creas, no es tan difícil predecir el futuro.
Si deseas una vida en la que sentirte feliz, próspero, exitoso, con la calidad de vida que deseas para ti, para tus hijos, la llave de tu futuro no está en las bolas de cristal….
Nuestra actitud ante la vida es DETERMINANTE para predecir nuestro futuro.
Te invito a leer este relato.
Un hombre, de unos 35 años, a quien la vida no le había tratado muy bien, fue a ver a una bruja. Quería saber qué más tendría que vivir, qué le depararía su futuro.
Entró en la habitación de la vidente, y esta lo observó. Sus hombros estaban caídos, su cabeza hundida entre los hombros, era la imagen misma de la derrota. La vidente, le hizo un par de preguntas, para conocerle mejor, antes de poner las manos sobre la bola de cristal y empezar a describir cual sería su futuro…
Se lo pintó negro. Muy negro. El hombre, cada vez que escuchaba que su futuro sería más y más sombrío, más y más se hundía en su silla…. Cuando acabó, la vidente le preguntó. ¿Quieres que este futuro sea de otra manera?
Si, por supuesto_ dijo el hombre levantando por primera vez su cabeza….
Te diré como hacer trampas, como engañar a mi bola de cristal y cambiar tu futuro. Aquí van las trampas que tienes que hacer.
  • Cuando pienses, “no vale la pena esforzarme, total, no lo conseguire”…. en lugar de rendirte, ESFUÉRZATE, HAZLO, ARRIESGA, DA EL PASO.
  • Cuando te quejes por algo, … en lugar de seguir sintiéndote víctima de todo y de todos, HABLA, EXPLICA, CAMBIA, RESUELVE.
  • Cuando estés por echar la culpa a los demás… en lugar de cargarles con lo que no te agrada PIENSA, ¿QUE HE HECHO PARA ESTAR EN ESTA SITUACIÓN? Resuelvelo, cambialo, da un paso.
  • Cuando te pases horas frente al ordenador o frente a la televisión… en lugar de eso, APÁGALO, HAZ ALGO, PROYECTA. SUEÑA, DECIDE, EMPRENDE.
  • Cuando te cuenten chismes o seas tu quien va a contar un chisme… en lugar de hacerlo, PIENSA, LAS MENTES PEQUEÑAS HABLAN DE LOS DEMÁS. SI QUIERES UNA MENTE GRANDE, NI CUENTES NI ESCUCHES CHISMES.
  • Cuando decidas algo, y cambies, y vuelvas a cambiar… en lugar de hacerlo. HAZ TRAMPA, SIGUE, INSISTE, AUNQUE FALLES, PORQUE LA PERSEVERANCIA ES EL CAMINO HACIA EL EXITO.
  • No seas de los que emprenden 1000 proyectos y no acaba ninguno.
  • No seas de los que se dicen que no lo lograrán.
  • No seas de los que buscan un trabajo por el sueldo, busca un trabajo porque quieres aportar lo mejor de ti.
  • Cuando te sientas tentado a no confiar en ti, detente… y CONFIA. SIGUE CONFIANDO EN TI, CRECE, APRENDE, MEJORA Y CONFIA.

Si en el pasado creías que tu vida no podía mejorar. Si te han dicho que te iba a ir mal, recuerda…. PUEDES HACER TRAMPA.  

Una persona que no se esfuerza, que vive quejándose, echando la culpa de sus problemas a los demás, que trata de vivir a costa de otros, que aplica a diario la ley “del menor esfuerzo”, que no tiene iniciativa, que se muestra insegura, que cambia de opinión constantemente, que emprende 100 proyectos pero no acaba ninguno, que no confía en si misma, que va por la vida sufriendo, sin responsabilizarse de su propia vida…. le muestra esa imagen a la bruja… y ella, que es muy bruja y tiene mucha empatía…. le dice lo que le va a pasar!!!

Y claro, como esta persona, es de por sí, negativa… pues ya no se esfuerza más por cambiar, ni por conseguir nada…. total….. ¡¡¡ya se lo ha dicho la bruja!!!

ME DA IGUAL LO QUE TE HAYAN DICHO TODAS LAS BRUJAS DEL MUNDO, incluso tu madre!!! ( jajajaja)

SI uno se hace RESPONSABLE de su propia VIDA, puede decir NO QUIERO ESTO PARA MI. Patear la mesa con la bola de cristal… y salir a VIVIR.

Eso es lo que debes hacer….. Meter en tu vida nuevos hábitos, que te lleven a una vida mejor. Meter en tu vida el optimismo, para ver las ocasiones y oportunidades de crecimiento. Luchar y esforzarte por crecer. Disciplina. Ante todo, ¡¡¡disciplina!!! No importa cuanto tardes… si sigues, llegarás. El fracaso solo alcanza a los que se rinden… mientras sigas caminando, se irá cada vez más lejos!!!

-El que hace algo se puede equivocar, pero el que no hace nada, ya está equivocado.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

¿En qué dirección te mueves?

coaching personal malaga

Cuantas veces corremos de un lado para el otro, estresados, sin saber exactamente hacia donde vamos…  Tenemos una meta, trabajar para tener nuestras necesidades y las de nuestros hijos cubiertas, para progresar, para tener calidad de vida….. pero…. en el camino…. olvidamos cual era nuestra meta.

 

Nos movemos en dirección opuesta a lo que realmente buscábamos. Sin ser conscientes. Sin vivir de una manera consciente. Cargamos nuestra vida de cosas importantes, de preocupaciones, de prioridades, de prisas y carreras que nos llevan en la dirección contraria.

¿Cuál es el motivo por el que haces las cosas que haces?

A veces, es necesario tocar fondo, quebrarse, golpearse para darse cuenta que vamos por el camino equivocado. Ese quiebre puede llegar de imprevisto, cuando los demás suponen que tienes una vida exitosa, una vida perfecta y feliz.

En ese momento, en que notas que estás transitando el camino equivocado, un recorrido que no te lleva a conseguir las metas que realmente te habías fijado. Un camino que te aleja de tus propios valores. Un recorrido que no es precisamente feliz.

La infelicidad, es el resultado de pensar algo, pero decir y hacer otra cosa.

Cuando piensas que quieres pasar más tiempo con tus hijos, pero lo que haces y lo que dices no te permite pasar ese tiempo con ellos, te sientes sin felicidad.

Cuando piensas que quieres emprender algo, pero no lo haces y tu mente te dice que no funcionará o te enfrenta a lo que puede fallar, cuando mantienes tus ideas como simples sueños…. te cargas de infelicidad.

Cuando tus preocupaciones son económicas, pagar impuestos, tener un sueldo a fin de mes, tener más ingresos…pero lo haces desde un trabajo o una profesión que no te apasiona te invade la monotonía, la infelicidad.

Cuando no sientes ganas de ir a trabajar, cuando estás deseando que llegue el fin de semana, las vacaciones, los días libres, no estás disfrutando del tiempo que pasas en tu trabajo y durante cada día, ahí es donde pasas la mayor parte de tu tiempo.

Cuando deseas tener una relación de pareja basada en el respeto y el amor, pero lo que vives en el día a día es la rutina y las peleas sin sentido, vives en la infelicidad.

Cada uno de nosotros es responsable de su vida, de sus emociones, y del lugar en el que se encuentra hoy. Si quieres estar en un lugar diferente mañana, es necesario empezar hoy a dar pasos diferentes, a retomar las riendas de tu vida, de tu propia responsabilidad sobre tu felicidad y tu calidad de vida.

Puedes. Se puede. A lo largo de los años he acompañado a personas que venían con la necesidad de hacer precisamente eso, Retomar las Riendas de sus vidas. Y a través del taller de 21 días que puedes seguir online eso es precisamente lo que conseguimos. Me gustaría compartir las reflexiones de una de las participantes del taller, al concluirlo.

Testimonio C.Sillero

Si sientes que tu vida va sin rumbo, o en piloto automático viviendo día tras día en la infelicidad de no saberte el dueño de tus decisiones, es el momento de hacer algo. Es el momento de invertir 21 días en recuperar el entusiasmo, la fuerza, la alegría, la motivación, el poder sobre tu propia vida. Se puede y es mucho más sencillo de lo que te imaginas.

Puedes pasarte unos meses o años más sintiéndote como hasta ahora, desmotivado, desinflado, falto de fuerzas y de felicidad. O puedes elegir hacer algo hoy para cambiar estos estados emocionales que te sumen en la desesperanza y la desilusión con respecto a tu vida y a tu futuro.

El camino está ahi delante. Los días seguirán pasando, los meses acabarán y empezarán uno tras otro, la vida no se detiene a esperar que nos encontremos con una actitud positiva. Puedes leer esto y pasar de largo. O puedes leerlo y regalarte la oportunidad de retomar las riendas de tu vida a través de un taller de coaching personal que te enfocará en andar el camino desde una perspectiva mejor, ampliada y llena de posibilidades.

Dicen que el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. Y el segundo mejor momento es hoy. Tu vida podías haberla planteado de una manera diferente hace 20 años, si, pero ahora estamos en el segundo mejor momento. Aprovechar esta oportunidad o dejar que pase de largo depende de ti.

Un año más quejándote de no vivir la vida que te gustaría vivir, o empezar a vivir cada día de tu vida con ilusión y entusiasmo. Tu marcas la diferencia. Tu decides. Yo ta acompaño.

 

Viki Morandeira 

Coach Personal

Como triunfar en la vida

como triunfar en la vidaCuando nos preguntamos como triunfar en la vida, está claro que no nos sentimos a gusto con la vida que llevamos. Algo nos falta, las cosas no nos salen bien y cada día se hace cuesta arriba. Entonces… ¿qué podemos hacer? ¿Aceptar que no es para nosotros esto de saber como triunfar en la vida? Pues no. No te rindas, no te des por vencido. El primer paso para descubrir el “como triunfar en la vida” es definir qué significa para nosotros el Exito. Sin una definición propia de lo que nos haría sentir felices, triunfadores y exitosos dificilmente llegaremos a conseguirlo, a sentirlo. ¿Como sentirnos triunfadores si no hemos definido qué es triunfar para nosotros?

El segundo paso es pensar en el largo plazo. Nadie ha llegado de la noche a la mañana a ser exitoso en su vida. Muchos se han quedado en el camino. Empezaron con ganas de triunfar, pero ante las dificultades, los problemas y algún que otro fracaso, pueden haberse rendido. Pero para llegar a ser expertos en el arte de “como triunfar en la vida” es necesario asumir que la perseverancia es la condición indispensable del éxito.
Si lees e investigas las biografías de personas exitosas, podrás ver, notar, que muchos de los que alcanzan el éxito tienen pasados duros, difíciles, incluso, increíbles para luego haber logrado llegar hasta donde han llegado…

Y si te dijera que ese duro pasado fue la base para ese futuro de éxitos??

Y si te dijera que la actitud con que enfrentaron esas pruebas y esos golpes fue lo que determinó su futuro?

Y si te digo que no necesitas esperar los golpes de la vida para saborear el éxito?

¿Crees que es necesario sufrir para triunfar?

Para triunfar, para tener éxito, para vivir como uno desea vivir no es necesario sufrir. Pero si es necesario aprender lo que marcó las vidas de decenas de personas de éxito. Podemos aprender de los demás, eso acortará nuestra curva de aprendizaje. No te confíes demasiado de ti mismo. Ve con ansias de aprender, de mejorar, de permitirte recibir ayuda. Nadie llega solo hasta la cima. Muchas personas cuentan con un equipo, o incluso con una sola persona que confió en ellos y apostó por su capacidad para lograrlo.

Como triunfar en la vida

¿Qué han hecho las personas que viven vidas donde se sienten satisfechas y plenas? Si otros han podido lograrlo, nada te impide a ti lograrlo también. Quizás sea cuestión de saber qué hicieron esas personas y replicar sus pasos. Unos puntos importantes que no está de mes evaluar si forman parte de tu vida.

  • Tenían una meta
  • Aprendizaje
  • Superación
  • Crecimiento
  • Actuar a pesar del miedo
  • Tomar decisiones
  • Ser Constante
  • Ser Perseverante
  • Disciplina
  • Esfuerzo
  • Trabajo comprometido
  • Entrenamiento
  • NO Rendirse
  • Insistir
  • Equivocarse
  • Corregir

Cuanto antes aprendas lo que diferencia a una persona de éxito de otras que no, avanzarás y es muy probable que no necesites de ningún golpe para llegar a tus metas.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Experto en Excusas

¿Consigues los objetivos que te propones?

¿Cumples las metas que te marcas?

Si no es así, es posible que sea porque tienes un master en excusas.

Si llevas años ejerciendo de Experto en excusas, es probable que te suene lo que escribo a continuación:

Si tuviera más motivación

Si tuviera más dinero

Si consiguiera un trabajo

Si hubiera estudiado

Si tuviera mejor salud

Si no hubiera crisis

Si tuviera tiempo

Si los demás me comprendieran

Si los demás no fueran tan negativos

Si no tuviera hijos

Si fuera soltero

Si fuera casado

Si las condiciones fueran diferentes

Si pudiera volver al pasado

Si no me preocupara el “qué dirán”

Si no tuviera miedo al fracaso

Si ahora tuviera una nueva oportunidad

Si fuera tan listo como…

Si pudiera hacer lo que quiero

Si me hubieran dado esa oportunidad

Si no me hubieran sobreprotegido

Si me atreviera a imponer mi idea

Si mi familia me entendiera

Si viviera en una ciudad

Si mi superior me valorara

Si tuviera la ayuda de alguien

Si no fuera tan gordo

Si conocieran mi talento

Si nadie se me opusiera

Si no tuviera tantas preocupaciones

Si los demás no me pusieran nervioso

Si pudiera ahorrar algo de dinero

Si hubiera nacido rico

Si no tuviera que cuidar de los hijos

Si pudiera conocer a la gente adecuada….

Y decenas de frases que a diario ponemos como excusa para no hacer lo que sabemos que nos llevará camino a nuestro objetivo.

Nada de lo anterior te impide conseguir lo que quieres. Solo necesitas escribir tu meta, escribir un plan, ponerle fecha y empezar!!!! Mientras no entres en acción, mientras no te comprometas con tu futuro, mientras aceptes tus propias excusas, seguirás estando en el mismo sitio que te encuentras ahora.

Ya no tienes más excusas para seguir así. Si empiezas, recibirás el enorme privilegio de vivir como tu quieres vivir, como tu has sido capaz de diseñarlo en tu mente. El único precio que pagas por no hacerlo es ponerte la etiqueta de fracasado.

Está en tí cambiarte esa etiqueta, arrójala bien lejos de tí, y ponte manos a la obra. En unos meses o unos años, serás una persona completamente diferente. No tienes nada que perder y sí mucho que ganar.

(basado en el libro Piense y Hágase Rico, de Napoleon Hill)

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

 

 

 

 

Cuento: Los tres Ancianos

 

 

cuento coaching

Una mujer salió de su casa y vio a tres ancianos de barbas largas sentados frente a su jardín. No los conocía, pero aún así les dijo:

“No creo conocerlos, pero tal vez tengan hambre. Por favor entren a mi casa y coman algo”

Ellos preguntaron: “¿Está el hombre de la casa?”

“No”, respondió ella, “no está”

“Entonces no podemos entrar”, dijeron ellos.

Al atardecer, cuando llegó el marido, la mujer le contó lo sucedido y él dijo:

“¡Diles que he llegado e invítalos a pasar!”

La mujer salió a invitar a los hombres a entrar en su casa.

“No podemos pasar los tres juntos”, explicaron los ancianos.

“¿Por qué?” quiso saber ella.

En ese momento, uno de los hombres señaló hacia los otros dos y dijo:

 

“Él se llama Riqueza y él Éxito. Mi nombre es Amor. Entra y decide con tu marido a cuál de nosotros tres desean invitar”

 

La mujer entró a su casa y le repitió la historia a su marido. El hombre se puso feliz.

“¡Qué bueno! Ya que así es el asunto, invitemos a Riqueza. Dejemos que entre y llene nuestro

hogar de abundancia.

La esposa no estuvo de acuerdo.

“Querido ¿por qué no invitamos a Éxito?”.

La hija del matrimonio, que estaba escuchando la conversación desde la otra punta de la casa, vino corriendo con una idea:

“¿No sería mejor invitar a Amor?. Entonces nuestro hogar estaría lleno de amor”

“Hagámosle caso a nuestra hija”, dijo el esposo a su mujer.

“Ve e invita a Amor a que sea nuestro huésped”.

La esposa salió y les preguntó a los ancianos:

“¿Cuál de ustedes es Amor?. Deseamos que él sea nuestro invitado”

Amor se puso de pie y comenzó a caminar hacia la casa. Los otros dos ancianos se levantaron y lo siguieron. Sorprendida, la mujer les preguntó:

“Sólo invité a Amor. ¿Por qué vienen ustedes también?”. Los ancianos respondieron al unísono: “Si hubieras invitado a Riqueza o Éxito, los otros dos hubiesen permanecido afuera. Pero invitaste a Amor, y donde sea que vaya Amor, nosotros vamos con él”.

Donde hay amor, hay riqueza y éxito

Acabo de leer este cuento, y me pareció muy bueno para compartirlo con ustedes.

¿Cuántas veces damos prioridad al Éxito o la Riqueza y dejamos de lado el amor?

Riquezas, y Éxitos podremos volver a conseguir si se pierden….. pero el amor, jamás es igual. Aunque volvamos a enamorarnos, nunca es el mismo amor.

 

Tu Coach Personal

Cuento: La Escalera del Deseo

cuento la escalera de los deseos

 

Era una noche tranquila, pero el corazón de una persona estaba muy inquieto. Tenía una meta en su corazón, pero su mente estaba tan confundida que no sabía por dónde empezar ni cómo hacer para cumplir su meta. Esa noche, luego de dar muchas vueltas en la cama, se durmió.

En el transcurso de la noche tuvo un sueño:

El se encontraba en una hermosa pradera con árboles y un hermoso paisaje de montañas. Mientras miraba este hermoso paisaje, notó algo que le llamó mucho la atención: un gran grupo de personas que se dirigían hacia el mismo lugar. Avanzó unos pasos para ver hacia dónde iban y logró ver a la distancia una escalera que tenía su base en la tierra mas no se veía su final. Picado Sigue leyendo “Cuento: La Escalera del Deseo”

Dale al Play

coaching personal

Cuando Victoria, la más pequeña de mis tres hijos tenía un año o así, no se aburría jamás de ver la película Nemo. Si, estamos de acuerdo en que es buena, pero…. por lo menos la habrá visto dos veces por día durante unos seis meses. ¡Se sabía todo lo que iba a pasar, incluso aún siendo tan pequeña, hasta se reía antes de tiempo! Me pregunto…. ¿cómo hacía para no cansarse de ver la misma película día tras día, sin querer ver otra?

Bueno, pensándolo bien, tampoco es tan sorprendente. Los adultos, hacemos algo parecido con Sigue leyendo “Dale al Play”