7 pecados que matan la felicidad

como ser feliz

Muchas veces perseguimos la felicidad. Nos sentimos infelices si no experimentamos momentos de plena felicidad. ¿Cómo hemos llegado a tener esa sensación, ese vacío existencial que nos hace, a veces, cuestionarnos la vida entera? Trabajando con mujeres que necesitan ayuda para evitar el divorcio durante la crisis de los 40 en el hombre al que aman, la infelicidad es un tema crucial.

Muchas veces creemos que aquello que no sentimos tiene origen en nuestro compañero de vida. Creemos que el responsable de nuestra infelicidad es nuestro matrimonio, nuestra pareja y que la solución pasa por una separación. Como si cortar los lazos con esa persona con quien hemos construido nuestra familia, nuestra vida, durante 15 o 20 años, fuera la manera de recuperar la libertad para hacer las cosas de manera diferente.

Lo siento. No puedo opinar así. La infelicidad, así como la felicidad, no son el resultado de un estupendo matrimonio, ni de una carrera llena de éxitos o de un nivel de vida excelente. La felicidad es el resultado de no cometer los 7 pecados que la hieren de muerte.

Si queremos aprender la manera como ser feliz en nuestra vida, empecemos por analizar si no estamos cometiendo alguno de estos 7 pecados que detalla el Profesor Raj Raghunathan en el MOOC del ISB (Escuela de Negocios de India) titulado Una Vida de Felicidad y Plenitud. 

1º Pecado. SACRIFICAR LA FELICIDAD

Casi resulta gracioso si lo pensamos. ¿Por qué no soy feliz? Porque no he hecho las cosas que me hacían feliz. PUNTO.  Pero por muy simple que resulte este primer pecado, permíteme extenderme un poco más. El Prof. Raj dice que “devaluamos” la felicidad, que sacrificamos, momentáneamente ser felices, con la ilusión de que por este camino llegaremos a ser felices en el futuro. Olvidamos darle prioridad.

¿Verdaderamente podemos sentirnos felices trabajando a tiempo completo en tres trabajos distintos, haciendo miles de horas extras, viendo a nuestros hijos y a nuestra pareja unas pocas horas a la semana con la intención de que puedan ir a un buen colegio y a una buena universidad? Uno de los hombres con los que trabajé recientemente, se vio en esta situación y no era el precisamente quien cuestionó su felicidad, sino su esposa…  Desde la estupenda intención de darle a sus hijos lo mejor, sacrificando los instantes de felicidad diaria, estuvieron a punto de darle a sus hijos un divorcio y un futuro totalmente contrario al que deseaban darles.

Sea lo que sea lo que te haga infeliz en este momento de tu vida, intenta descifrarlo. ¿Te estás saboteando? ¿Has aceptado un modo de vida que ahora no te hace feliz? ¿Crees que tu pareja es feliz con tu modo de vida? Seguramente no lo será y cuando estén juntos habrá situaciones y momentos tensos,  en los que requiera más atención y más tiempo….. Ambos creían que era lo mejor, pero si no está siendo lo apropiado, si tu vida no te hace feliz, no cambies a las personas que están en tu vida, primero, asume tu responsabilidad y piensa todos aquellos momentos en los que has decidido sacrificar la felicidad en pos de mejores resultados a futuro…

En el curso sobre Felicidad y Plenitud, el Prof. Raj comparte una investigación en la que se le pide a varias personas que respondan ¿Qué le pedirían a un genio? Ahora no vale que me respondas Felicidad, porque ya sabes de qué estamos hablando!!! 🙂 La realidad de las respuestas deja en los primeros tres lugares, Dinero, Nivel Social y Relación de Pareja. Uf… menos mal que en tercer puesto ha entrado la pareja. ¿Porque sabes una cosa? Lo que emocionalmente más nos desestabiliza puede llegar a ser el no estar experimentando felicidad en nuestra relación de pareja.

Cada nuevo cliente con el que trabajo online, suele estar sufriendo por este motivo. Lo hemos escuchado cientos de veces… Contigo pan y cebolla… pero en lugar de cuidar de nuestras relaciones, de poner en primer lugar la felicidad de nuestra pareja, la nuestra, la de nuestros hijos, nos centramos en aquello que le hemos pedido al genio…. Damos prioridad al trabajo, a conseguir más dinero, un mejor puesto, una mejor posición social, una mejor carrera deportiva…. para comprobar…. tras 15 años.. (o incluso antes) que persiguiendo estos objetivos nos sentimos infelices y vacíos…. creyendo que esto encima es culpa de nuestra relación.

Lo siento, pero si lo has pensado así, estás cometiendo el pecado de no haber priorizado tu felicidad y a tu pareja, poniendo por delante carrera, trabajo, dinero, status, éxito, etc…

Por supuesto que nadie peca conociendo cuál será el resultado de este error….  Ingenuamente, solemos creer que “ya habrá tiempo para lo demás”. Ya habrá tiempo para compartir con nuestros hijos….. pues no. Lamentablemente, la infancia de nuestros hijos va tan deprisa que cuando nos “despertamos” somos los amargados y quemados padres de unos adolescentes que ya no tienen tiempo para nosotros…. o incluso peor… ya son unos adultos jóvenes que han volado del nido para emprender su carrera universitaria…  No estoy diciendo que para ser feliz tenemos que dejar de trabajar, tenemos que dejar de aspirar a más en nuestras profesiones o en nuestras expectativas económicas. No me refiero a eso. Sino más bien a que podemos priorizar y disfrutar con mayor felicidad y plenitud nuestras vidas.

Te dejo un cuento que nos habla también sobre las prioridades. Las piedras grandes primero. 

Ah, me olvidaba. los 6 pecados restantes… aquí abajo tienes los enlaces. (Empezarán a estar operativos todos, cuando todos los haya publicado) Ten paciencia y vuelve a mi blog cada semana , o puedes seguir mi blog buscando abajo a la derecha donde pone Seguir.  Así recibes las actualizaciones de mi blog  en tu mail. Como tu prefieras. 🙂

coaching para protagonistas

 

Si quieres saber cómo cambiar este pecado por un buen hábito, te invito a leer el siguiente artículo pinchando AQUI.

2º Pecado. PERSEGUIR LOS “MOST”

3º Pecado. SEmana tres.

4º Pecado. SER DEMASIADO CONTROLADORES

5º Pecado. DESCONFIAR DE LOS DEMÁS

6º Pecado. DESCONFIAR DE LA VIDA

7º Pecado. IGNORAR LA FUENTE INTERIOR

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Puedes buscarme en facebook. 

 

¿Eres vulnerable a la infelicidad?

frases positivas

A veces, buscamos por todos los medios, la felicidad. Leemos todo lo que cae en nuestras manos, escuchamos todos los consejos, devoramos cientos de webs en busca del preciado tesoro llamado felicidad…..

Creemos que debemos hacer muchas mejoras en nuestra vida, para poder ser y sentirnos realmente felices. Matthieu Ricard, el autor de El Monje que vendió su ferrari, ha escrito en un estupendo artículo para The Women on the Web. Pincha en ese enlace si quieres leerlo en inglés.

Aquí te dejo mi traducción libre y mis comentarios.

9 modos de pensar que nos impiden vivir nuestra mejor vida.

1. Cultivar un sentido exacerbado de auto importancia.

Cuando nuestra vida gira en torno a todos nuestros problemas, cuando nos tomamos todo como algo demasiado personal, cuando actuamos como si fuésemos el obligo del mundo, estamos alejando de nosotros la felicidad.
2. Rumiar el pasado

Darle vueltas y vueltas a situaciones del pasado, pensando en nuestros errores, en el daño que nos hicieron los demás, en lo que no ocurrió, en lo que podía haber salido bien pero no lo salió, en lo que perdimos, en lo que no conseguimos, en diseñar como podría haber sido….. solo nos retiene. Podemos diseñar mil pasados si nos pasamos el día pensando…. pero ten por seguro que no tendrás ningún presente y eso lastrará tu futuro.

3. Estar ansiosos por el futuro.

Al contrario que el punto anterior, si centras tu presente, en soñar, solo soñar, con el futuro, incluso aunque esos sueños a veces, sean pesadillas, perderás la oportunidad de hacer los cambios necesarios, de dar los pasos para transformar tu vida en aquella que sueñas. Recuerda, hoy es el ayer de tu mañana. Si quieres resultados mañana, has de actuar hoy.
4. No ser capaz de permanecer en el momento presente.

Preocupados por el futuro, angustiados por el pasado, nos paralizamos, nos atamos de pies y manos, perdiendo la oportunidad de disfrutar del presente. Cada momento presente es único e irrepetible. Aprende a descubrir lo positivo de cada instante, lo bello de cada día, lo maravilloso de cada lugar, lo especial de cada encuentro. Cada segundo es único, vívelo.
5. Fijar todas nuestras esperanzas de felicidad en las condiciones externas, como  riqueza, apariencia física y fama.

Centrarnos en cultivar solo estos aspectos que te pueden dar felicidad, te preparan para hundirte sin retorno, si pierdes la fama, si pierdes la belleza o si pierdes tus riquezas. No te centres en tener, busca mejorar el ser.
6. Descuidar el hecho de cultivar las condiciones internas para la felicidad: paz interior, libertad interior, amor altruista y compasión.

Solo cultivar lo externo y descuidar lo interno es el caldo de cultivo perfecto para ser una persona amargada. Estar en paz contigo, sentir que puedes hacer lo que deseas, que tienes coherencia entre lo que piensas, lo que sientes y lo que haces, dar sin esperar nada a cambio, ver en el otro a alguien que puede enseñarte algo, sin importar quien sea el ni quien te creas ser tú…

7. Buscar la felicidad solo para nosotros y no para otros.

No hay nada más dañino para nuestra propia felicidad que olvidarnos de los demás al hacerlo. Tomar decisiones que nos hacen felices, solo a nosotros, sin tener en cuenta si dañan a otras personas, seres o incluso a nuestro planeta, nos lleva a vivir vidas vacías.

8. Poner toda nuestra preocupación en pérdidas y ganancia, cumplidos y críticas, fama y anonimato.

Dinero, poder y apariencias no dan la felicidad. Recuerda, que no es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita. Redescubre tus necesidades, deja de quejarte por lo que no tienes y disfruta, da las gracias, por lo que si tienes.

9. Permitir que nuestros prejuicios interfieran con nuestra objetividad.

Aquel no es de mi clase social. Aquel no tiene un título que lo avale. Aquel no puede enseñarme nada. Aquel es de otra raza, de otra religión, de otra corriente de pensamiento, de otro partido político….. Cuando nos guiamos por infinidad de prejuicios, de etiquetas prefijadas, perdemos completamente la objetividad de la realidad. Todos tenemos derecho a tener nuestras propias vidas y modos de pensar. No hay una que sea perfecta y otras que no. ¿Si hubieras nacido en China, en un pueblo rural, tendrías los mismos pensamientos que ahora? ¿Por qué sería mejor uno que otro?

¿Quieres ser feliz? Toma decisiones que te impulsen a dar pasos para conseguir cambios en esas 9 actitudes que te hacen vulnerable a la infelicidad.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal