¿Que hay detras de la Queja?

comunicacion no violenta

¿Alguna vez te has preguntado qué hay detrás de una queja? O inmediatamente después de oírla, sobre ti, te dedicas a contraatacar, a desmentir, a excusarte, a salvar tu pellejo?? Identificar una queja y saber responder de la manera correcta es una de las cualidades de las personas con inteligencia emocional.

Una queja, no es más que otra manera de hablar, en la que NO COMUNICAMOS lo que realmente queremos comunicar. Quejarnos es la mejor manera de perder nuestro tiempo, ya que dificilmente conseguimos aquello que deseamos. O por lo menos, no lo conseguimos por convencimiento interno del otro, de aquel de quien nos quejamos, sino para NO ESCUCHARNOS MAS!!!

¿Te suena?

¿Como usas la queja?

¿Quieres saber qué hay detrás de las quejas de los demás?

Que el otro no sepa comunicarse, y pida las cosas que necesita o quiere, con una queja, no es suficiente motivo para que tu también actues mal!  ¿No crees?

Una queja es una petición enmascarada.

Cuando alguien se queja de que somos impuntuales, nos está pidiendo que no seamos impuntuales, ¿verdad?

Cuando alguien se queja de que no hemos recogido la mesa, nos está pidiendo que recojamos la mesa, ¿verdad?

Detrás de todas las quejas que vierten los demás sobre ti, hay peticiones. Peticiones, sentimientos y necesidades de la otra persona.

Cuando alguien se queja de tu impuntualidad, no solo te está pidiendo que seas puntual, también te está transmitiendo que se siente angustiado conforme pasan los minutos esperando y que para no sentirse mal, necesita que le avises si llegarás tarde.

¿Verdad que si en lugar de “soltarte” llegas tarde”, te hubiera mostrado sus sentimientos, explicado sus necesidades y hecho una petición tu no te hubieras sentido ofendido o molesto por esa queja?

El arte de comunicarse. Si. Lamentablemente creemos que hablar es comunicarse y nada más lejos de la realidad. Podemos pasar horas hablando con alguien…. y cuando nos despedimos….. no tener ni idea de lo que hemos hablado, porque no ha sabido transmitirnos ningun mensaje!!!

Recuerda, en lugar de tomarte las quejas de los demás como algo personal (Pensamiento automático, personalización)  y de defenderte contraatacando . FRENA. PREGUNTATE Y PIENSA.

  1. ¿Cuáles son sus sentimientos para hablarme así?
  2. ¿Qué necesidad tiene?
  3. ¿Cuál es su petición?

Una vez que has respondido a estas tres preguntas, en lugar de responder a la queja, responde como si la persona que se ha quejado de ti, te hubiera dado esas tres respuestas, como si la persona que tienes delante se hubiera comunicado de manera adecuada contigo. Recuerda, que los demás no sepan hacerlo, no te exime a ti de procurar mejorar tu comunicación.

En esto consiste uno de los 7 hábitos de la gente Altamente Efectiva, de Stephen Covey. Comprender antes de ser comprendido.

La mayoría de nuestras discusiones o conflictos personales, incluidos los conflictos de pareja, se dan porque procuramos que el otro nos comprenda, antes de comprenderle…. Ya sabes que podemos trabajar juntos online, desde cualquier parte del mundo. Tu comunicación puede mejorar y tus relaciones lo harán!!

Viki Moranderia

Tu Coach Personal

www.facebook.com/viki.morandeira

Contactame por mail

El Perfeccionismo Emocional y las Relaciones de Pareja

perfeccionismo emocional

En nuestra vida, todos tenemos creencias limitantes, barreras mentales que nos impiden tomar determinadas decisiones. Y en nuestras relaciones de pareja, también podemos ser víctimas de estas creencias limitantes. Una de ellas es el Perfeccionismo Emocional.

Creemos que una relación de pareja ha de ser siempre agradable, siempre debemos sentir que amamos a la otra persona, siempre debemos querer estar con esa persona, siempre debemos desearla, con la misma intensidad que al principio de la relación.

De lo contrario, si no sentimos esa atracción perpetua, ese amor incondicional, esa necesidad de estar con esa persona a todas horas, creemos que no le amamos.

Sentimos que le estamos defraudando si en algún momento tenemos emociones negativas con respecto a nuestra pareja.

Pero en realidad, es muy común tener este tipo de emociones negativas, sobre todo, cuando no somos asertivos al comunicarnos. Cuando la comunicación en la pareja empieza a fallar, surgen una gran cantidad de emociones:

  • Tristeza
  • Estamos rabiosos, indignados porque no nos comprenden (algunas veces no hemos comunicado bien, no nos han entendido, no hemos expresado nuestras necesidades de espacio, de comprensión, etc)
  • Podemos mostrarnos frágiles, indecisos, agitados, cuando la comunicación no está siendo buena.
  • Podemos estar descontentos, fríos, distantes, enfadados con el otro por su conducta (pero sin haber hablado con nuestra pareja sobre como nos sentimos cuando actúa o habla de determinada manera)

El perfeccionismo emocional, nos dice que una relación de pareja debe ser perfecta, no debe haber ningún tipo de sentimientos negativos hacia el otro y si los hubiera, eso es síntoma de falta de amor hacia el otro.

Puedo asegurarte, que esos sentimientos, cuando se originan, en absoluto son un síntoma de falta de amor. Por el contrario, son un síntoma de no saber decir lo que sentimos, de no saber expresar nuestros sentimientos y necesidades al otro, de una manera asertiva.

Luego de un tiempo de pensar así, de convencerte que esto debe ser falta de amor, el amor se va conviertiendo en un ausente. Porque el amor, no es algo que se tiene o no se tiene. No es algo que existe o no existe, no es algo que se pierde o se apaga….

El amor es algo que uno mismo descuida, que uno mismo deja morir, que uno mismo deja de cuidar y fortalecer, al tener esta creencia limitante tan dañina que se llama Perfeccionismo Emocional.

¿Cuáles son tus creencias respecto a la relación de pareja?

¿Las has analizado? ¿Te las has escuchado decir en voz alta?

Si crees que una pareja donde hay amor no se pelea nunca

Si crees que una pareja donde hay amor jamás tendrías que sentirte confundido o abrumado.

Si crees que tener unos sentimientos negativos hacia tu pareja es causa de desamor….. permíteme decirte que puedes estar cometiendo un grave error.

No es más amor lo que necesitas en tu pareja, es una mejor comunicación. Necesitas hablar!!!  Pero no hablar de cualquier manera. Sino desde tus sentimientos, analizarlos, escucharlos, ponerlos sobre la mesa, quitarte los escudos y asumir que la única manera en que tu relación mejorará, pasa por mostrar esos sentimientos, mostrarte vulnerable incluso, para que tu pareja pueda saber cuales son tus necesidades y poder demostrarte que te ama.

Recuerda, que una persona no tiene que ser adivina, incluso aunque sea nuestra pareja,  y que cada uno es responsable de expresar sus necesidades, de pedir lo que quiere, porque muchas veces, el otro no es consciente de estas.

Puedes mejorar tu relación personal, de una manera muy significativa, si aprendes a decir lo que necesitas. ¿Qué puedes perder?

No es sencillo, pero vale la pena el esfuerzo. Si sientes que no puedes “hablar” porque te alteras, o porque el otro se altera y la comunicación deja de fluir, intenta escribir. Plasmar en una carta esas necesidades, esas emociones, sin que sea un medio para reprochar al otro lo que no te gusta , sino para explicarle cómo te sientes, dando validez a tus emociones, sin juzgar si deberías sentirte así o no. Simplemente, ponlas sobre la mesa, no busquen un culpable, sino simplemente escucharse con empatía y amor.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

www.facebook.com/viki.morandeira

Contactame por mail

Caracteristicas de la Mala Comunicacion

comunicacion en la pareja
Libro Digital

1. Hablar desde una postura defensiva

 

En alguna ocasión, sentimos que la otra persona, al hablar “nos ataca”. Y rápidamente, respondemos a la defensiva. Como dice el refrán que la mejor defensa es un buen ataque, por lo general, cuando nos sentimos atacados, heridos, respondemos contraatacando.

Si la otra persona nos está diciendo que algo de lo que hemos hecho, no ha estado bien, en lugar de reconocerlo, actuamos sin admitir ningún error.

Si sentimos que la otra persona nos está marcando un defecto, cerramos los ojos a la realidad, no aceptando tener nada malo.

Cuando nuestro interlocutor nos demuestra o nos dice que se siente mal, en lugar de reconocer sus sentimientos, en lugar de aceptar que podemos tener una parte de responsabilidad en cómo se siente la otra persona, respondemos critícando.

Este fallo de comunicación, nos aleja de las personas y deteriora nuestras relaciones personales.

2. Culpar a los demás y ocupar el lugar de víctima

 

Cuando surge un problema o una diferencia, cuando nos sentimos heridos o dolidos por algo, solemos culpar a los demás por ello. Empezamos nuestras conversaciones con un “Tu has hecho…” “Tu has dicho…” o “Tu no has hecho…”

Los problemas de comunicación en este aspecto surgen cuando la otra persona no se siente en absoluto la “culpable” de lo que nosotros le estamos “acusando”. Es más, el ponernos en el lugar de la Víctima, no nos hace ningún favor en ningún caso. Ni en nuestra relación de pareja, ni con amigos, ni en nuestro trabajo. Adoptar una postura de martir, de víctima inocente de las circunstancias, del mal trato de los demás, empeora las posibilidades de comunicación y de solución de conflictos.

3. Estar convencido de tener “la” razón

 

Otro de los aspectos importantes donde fallamos en la tarea de comunicarnos, es en insistir en que los demás están equivocados y nosotros tenemos la razón. Defender a capa y espada nuestra postura o nuestra opinión suele ser el inicio de una discusión. No escuchar apenas lo que el otro dice, porque ya sabemos que opina diferente a nosotros es un error que puede terminar con una amistad de años.

4. Despreciar o humillar a la otra persona

 

Junto con defender nuestra “razón” a muerte, incurrimos en otro error fatal de comunicación que arruina matrimonios, relaciones con los socios o compañeros de trabajo y es el despreciar la opinión del otro. Cuando defiendo con demasiada vehemencia mi opinión, no estoy dando lugar al otro a disentir, a opinar de otra manera. Incluso, a veces, sin conocer la opinión de la otra persona, hacemos que se sienta obligada a callar para no demostrar que opina diferente, para no ser humillada o despreciada. Cuando hablamos de los demás y de sus logros con desprecio, tratando al otro como un fracaso. Las expresiones del tipo: “nunca haces nada bien”, “siempre llegas tarde”, “nadie podría confiar en ti”, son dardos envenenados que lanzamos a nuestro interlocutor.

5. Actuamos de forma exigente

 

Este error de comunicación, que suele ser habitual, pasa desapercibido para quien lo comete. La persona que no comunica bien, se siente herida, se siente ofendida, se siente dolida por los demás, se siente tratada de mala manera y se enfada porque los demás no actúan como “deberían” actuar. En su interior (y también puede exteriorizarlo) proclama que merecería ser tratada de mejor manera. Los demás son injustos por tratarle mal y no asume la parte de responsabilidad que pueda tener en este problema de comunicación. Encontramos en la otra persona una “cabeza de turco”, un problema que la otra persona debe resolver y que a nosotros no nos pasa nada, cuando en una pareja, ambos podemos hacer mucho por mejorar la comunicación.

6. Negar que exista algún problema

 

¿Cuántas veces tu pareja te ha preguntado ¿qué te ocurre? y le has dicho, Nada…. aunque en realidad SI pasaba algo? Insistimos en que no estamos enfadados, no estamos dolidos o no estamos tristes, a pesar de sí estarlo. Cargamos la sensación de frustración, sin sentido, porque creemos que decir como nos sentimos, no ayudará a resolver la situación. O a veces, pretendemos que la otra persona, ADIVINE, qué es lo que me pasa, qué es lo que ha hecho mal, sin tener en cuenta que no tendrá la misma perspectiva de la situación y puede que su conclusión sea muy distinta a la que nosotros hemos sacado.

7. Comunicar con sarcasmo o con agresividad pasiva

 

No solo nos comunicamos con palabras que forman oraciones, también nuestros gestos, nuestros silencios y nuestro tono de voz forman parte de la comunicación. Muchas veces, podemos transmitir hostilidad que no reconocemos abiertamente, al hablar en forma sarcástica, o al usar cierto tono de voz. Y otras veces, poner caras, hacer gestos de desaprobación, callar, abandonar la habitación precipitadamente, dando portazos, también forman parte del mensaje que transmitimos.

8. Desviar el problema

 

Otro fallo de comunicación grave, se produce, cuando en ocasiones, en lugar de ocuparnos de lo que ambos sentimos en ese instante, en el momento presente, nos desviamos y volvemos al pasado, sacando a relucir una larga lista de quejas e injusticias que hemos sentido con anterioridad. Por lo general, cuando discutimos, no empezamos de cero, sino que llevamos el arma cargada. En la recámara tenemos cada pequeño detalle de desacuerdos que tuvieron lugar en el pasado, pero que no hemos resuelto, y con los que no hacemos más que echar más leña al fuego de la presente discusión.

9. Ayudar

 

Otro fallo, que solemos cometer, es creer que quien nos cuenta sus problemas siempre lo hace buscando que le solucionemos la situación. En lugar de escuchar, de empatizar, de ponernos en su lugar y comprender como se siente, en lugar de prestarle nuestro hombro para que llore si así lo necesita, fallamos al intentar “resolverle” su problema, al creer que tenemos “la solución” para sus males. Con esto, corremos el riesgo de hacer sentir a la otra persona inferior, al ver nosotros soluciones muy “faciles” para los problemas que la otra persona cataloga como “graves”. Además, corremos el riesgo de sentirnos frustrados y no escuchados, cuando vemos que la otra persona no ha seguido nuestro consejo.

¿Has visto los errores que cometes al comunicarte con los demás?

¿Los has podido reconocer? Adelante, entonces, tienes la oportunidad de aprender y mejorar la forma en que te comunicas con los demás. Esto mejorará tus relaciones.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal