Encuentra tu Flow

movimiento slow

Continuando con la serie de post en los que comparto los puntos importantes para Una Vida Feliz que forman parte del MOOC de la Escuela de Negocios de la India, hoy le toca el turno al 2º hábito que mejorar nuestra felicidad. Este hábito está relacionado con el 2º pecado, Perseguir la Perfección. 

Puedes leer los post anteriores aquí.

El 1º pecado: Sacrificar la Felicidad. 

El 1º hábito: Priorizar la Felicidad (sin perseguirla) 

Hay una frase que dice: Aquello a lo que te resistes, persiste, aquello que aceptas, se diluye. A menudo no nos damos cuento de estar atados a la persecución de la felicidad impidiendo así que la experimentemos. Nos resistimos a un presente en el que quizás no todo va tan bien como deseamos y eso lo hace persistente. El 2º hábito consiste en Encontrar tu Fluir, tu Flow

Seguramente estarás de acuerdo conmigo en esto: Cuando algo tiene sentido para uno, lo hacemos con gusto, con pasión y no nos pesan los obstáculos. Si tienes hijos, habrás comprobado más de una vez que el día que tiene una excursión se viste mucho más rápido que el resto de los días en los que “solo” irá al colegio. Cuando algo tiene significado lo hacemos sintiéndonos más felices. Y quizás no importa que haya que madrugar, o que tengamos que viajar, o que haya que esperar durante horas para entrar al concierto de tu grupo de música favorito. ¿Verdad? Cuando algo tiene sentido para uno “fluimos” como un río que no importa que se encuentre con piedras en su camino, las bordea, las arrastra, las pasa por encima, pero continúa imperturbable hacia su destino. A esto se refiere el Dr. Raj cuando habla de Fluir.

Cuando fluimos con nuestra meta, sabemos lo que queremos, tenemos un grado de seguridad, paz y confianza que nos acompaña como vencer la timidezen ese trayecto. Nos sentimos fuertes, capaces y permanecemos enfocados absolutamente en lo que estamos haciendo, estamos presentes en el presente, sin tener en cuenta los propios juicios sobre uno mismo, sin preocuparnos sobre lo que los demás pueden estar pensando y casi perdemos la noción del tiempo. Seguramente recordarás momentos en los que estabas haciendo algo que para tí tenía verdadero sentido y fluías, disfrutabas de ese instante y el tiempo te pareció que volaba. ¿Recuerdas momentos así? En mi caso, por ejemplo, me ocurre cuando estoy hablando sobre coaching, sobre inteligencia emocional, cuando estoy parada delante de la gente y siento la necesidad de compartir la felicidad inmensa que siento con todo lo aprendido. A veces puedo estar hablando dos horas, sin apenas darme cuenta del transcurso del tiempo!!!

Cuando estamos preocupados por ser mejores que los demás, cuando internamente pensamos en nosotros, comparándonos con los demás o evaluando nuestro desempeño, nos sentimos tensos, ansiosos y no disfrutamos, no nos permitimos fluir.

Dejarnos fluir libremente, con serenidad, carisma y disfrutando de lo que hacemos es algo que nadie puede hacer por nosotros, y es algo en lo que no sirve de nada compararnos con otros. Estás haciendo algo que te gusta, que para ti tiene sentido y además estás en un estado de confianza total, es ahí cuando fluyes.

Cuestionarte, compararte, dar rienda suelta a tu miedo, alimentar la falta de confianza en ti mismo, tener un diálogo interno negativo que va disminuyendo tu autoestima, o incluso obligarte a ser el mejor de los mejores, “the most”, será algo que te limitará pero sobre todo, será algo que te hará sentir infeliz.

Busca experimentar la felicidad al dejarte fluir. Disfruta como cuando eras niño y te sentías capaz de lograr cualquier cosa que te propusieras. Vuelve a mirarte con fe y confianza en ti.

En muchos otros post de mi blog hemos hablado de confianza, de sentirnos capaces, de saber que somos buenos en algo. Y eso no llega de la noche a la mañana. La maestría no nos llega tras hacer un “master” por ejemplo…. sino con ejercitarnos, con ejercer aquello para lo que nos hemos preparado, con fluir haciéndolo y disfrutándolo.

Ten por seguro que no te sentirás grandioso si vives juzgándote y comparándote con los demás. Perseguir ser el mejor no es una buena idea. Disfrutar de lo que haces, ganar experiencia día a día, aceptarte como eres, incluso cuando estás en proceso de aprendizaje, sin detenerte, eso hará que llegues a fluir el tiempo necesario (Dicen que unas 10.000 horas) para lograr ser un maestro en tu campo. En la cima siempre hay sitio. Camina y llegas.

Y la verdad es que a menudo no podemos “fluir”, no podemos disfrutar y sentirnos felices porque nuestro trabajo no es más que un medio para obtener dinero. Cuando olvidamos nuestra pasión, cuando no nos tomamos el tiempo de descubrir qué es lo que nos hace fluir… muchos días los viviremos con esa sensación de vacío, de infelicidad.

A menudo nos da miedo hacer otra cosa, cambiar de trabajo o haber pasado 5 años de nuestra vida estudiando una carrera para luego dedicarnos a otra profesión que nada tiene que ver con nuestra titulación. No tomamos decisiones que nos hacen felices,  y este es el primer pecado que mata nuestra felicidad, tomamos decisiones que nos dan una cierta seguridad, que nos harán tener un determinado trabajo, un sueldo, un nivel económico o social. Pero no siempre nos hará felices. ¿Cómo remediarlo? No es necesario que abandonemos lo que estamos haciendo, no es necesario que metamos nuestra ropa en la maleta y nos perdamos en una isla desierta…  no. Pero si es necesario suplir esa necesidad de felicidad dedicándole algo de tiempo a nuestros hobbies, a hacer algo que realmente nos guste y en lo que nos podamos sentir “fluir”.

Alguna vez escuché una frase que decía que para ser feliz había dos maneras: Hacer lo que amas. O Amar lo que haces. Y en este aspecto, aunque nuestro trabajo no sea algo que nos apasione, si podemos tener una actitud diferente, dejar de quejarnos y empezar a amar lo que hacemos. Da igual lo que sea. Me gustaría dejarte un cuento sobre esto. Aguila o Pato 

En los siguientes post continuaré compartiendo contigo lo aprendido en este MOOC. Muchas son cuestiones que ya sabemos pero que nunca viene mal refrescar. En próximas entradas, el 3º Pecado que mata la felicidad y el 3º hábito para mejorar en este aspecto.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Una Vida de Película

coaching ontologico

¡¡¡Espero que estés viviendo una vida de película!!!

Bueno, en realidad todos vivimos nuestra propia película… con algunas diferencias. Hay personas que viven películas de terror… Otros viven auténticos dramas… Hay quien vive y revive constantemente películas de pesadillas…. Menos mal que no son todos, porque sino…. ufff… También hay personas que viven películas románticas, películas familiares, comedias, series tipo B….

En realidad, con una vida de película no me estoy refiriendo al género, ni al éxito o la diversión que haya en tu vida, más bien hablaba de ser el Director de tu peli.

Porque deseo que seas tú la persona que dirige tu vida.
Deseo que seas tú quien planifica y escribe el guión.
Deseo que seas tú quien haya puesto allí en lo alto, el final que deseas.
Y porque deseo que seas tú el Protagonista Principal de esta peli.

Hace poco, respondiendo a una persona que me preguntaba por mis talleres online, no pude contener a la mujer que habla y explica todo que llevo dentro… 🙂 y fui reflexionando sobre cómo se llega a pedir ayuda.

Me gustaría compartirlo contigo. Aquí va…

El coaching es una gestión inteligente y acompañada, de los cambios que deseamos hacer en nuestra vida. ¿Sabes como denominamos en coaching al momento en el que uno DECIDE que necesita ese cambio, al momento en el que pide ayuda?

Quiebre.

Un quiebre es el momento en el que uno dice: BASTA, HASTA AQUI LLEGUE, A PARTIR DE AQUI QUIERO CAMBIAR.

Mientras “nuestra peli” va genial, va bien, o no es ni un drama ni de terror, muchos vivimos en automático. De cuando en cuando, tras algunas situaciones, pensamos que “deberíamos” hacer esto o aquello… pero lo dejamos pasar… seguimos en automático… total, “la peli” no va tan mal como para cambiar de canal…

Pero cuando decretamos un quiebre, cuando la furia, el dolor, la incertidumbre hacen que se nos pasen por la cabeza ideas alocadas…. (¿tiro la TV por la ventana para no ver más esta peli?) en ese momento tenemos varias opciones….

Nuestra decisión irá conformando nuestro futuro.

Podemos elegir volver a vivir en automático, respirar un poquito, y seguir igual que antes…. hasta que lleguemos a nuestro límite y quien sabe lo que seamos capaces de hacer….

Podemos decidir romper, con furia, presas del victimismo, con nuestra vida anterior, dándole un giro radical a nuestra vida, culpando a los demás de no ser felices…..

O podemos decir, TIEMPO MUERTO!!! Como en los partidos de baloncesto. Decretar un quiebre, decir BASTA y ahora voy a reflexionar, pedir ayuda, asumir mi responsabilidad, gestar los cambios necesarios, reorganizar mi película, preguntarme qué pasos he dado en mi vida para llegar al punto donde me encuentro, preguntarme qué final quiero para mi película, preguntarme qué significa para mi “una vida de pelicula” , y asumir el compromiso de ir dando los pasos necesarios para ser el Protagonista Principal.

ES TU DECISIÓN.

Ni tus padres, ni tu pareja, ni tu trabajo, ni tus hijos, ni tus hermanos, ni las circunstancias de tu vida son los responsables de tu peli. Cada uno es el director de la suya. Incluso ante situaciones durísimas, como la relatada en la Vida es Bella, podemos elegir una actitud capaz de lograr que nadie nos borre la sonrisa.

Puede que no tengamos la vida de película que imaginábamos para nosotros… pero eso no significa que sea imposible. La vida real, ya sabemos que supera a la ficción. Puedes darle la vuelta a tu vida, decir, QUIEBRO!!!! , pedir ayuda, aceptar que solo te está siendo difícil , y reencontrarte contigo, con la responsabilidad de pasar de vivir una película…. a tener una Vida de Película.

No queremos una peli que se acabe en pocos años, ¿verdad? Queremos que lleve más tiempo. Por eso, cuanto antes emprendamos el viaje, antes llegaremos.

La gestión de nuestras emociones es el camino por el que transitar hacia esa vida que nos gustaría vivir. Muchas veces, si nuestra mente está ocupada haciendo una lista de todo lo que no tiene, todo lo que no funciona, todo lo que no he logrado, todo lo que los demás no son, no hacen o no me dan….. tenemos muy poco tiempo para disfrutar de lo que SI ES. De lo que realmente está siendo hoy, en nuestra vida!!

Ser feliz no es un “objetivo” de vida. Muchas veces vamos “viviendo” y tolerando situaciones que para nada son las que de manera voluntaria habríamos elegido, pero… como creemos que no hay otra manera de hacerlo, o creemos que no hay otro camino para llegar a donde realmente deseamos llegar, que es a Sentirnos Felices… seguimos caminando, “viviendo” y tolerando…

Hay tanto que podemos cambiar sin cambiar tanto!!!!  El coaching es la disciplina que te ayuda a gestionar esos cambios, sin presión ni prisas, sin romper con tu vida, sin cortar con el pasado, sin tener que perder en el camino quien tú eres.

Para mi, una Vida de Película es una vida donde hay momentos de felicidad, donde estamos en paz con nosotros y con el otro, donde nuestras relaciones personales son sanas y fluidas, donde tenemos metas, una misión y una visión de lo que deseamos vivir en nuestro futuro… Mi Vida de Película incluye estar con mis hijos, disfrutar con mi marido, reír juntos, caminar de la mano, saber decirnos lo que pensamos, lo que sentimos, gestionar los momentos en los que a alguno de los dos algo le ha dolido, poder escucharnos con el corazón abierto y la boca cerrada. Y también incluye mi trabajo, ser coach y ser escritora. Y disfrutar del ocio como yo sienta la necesidad de disfrutarlo. ¡No puedes hacerte una idea de lo que se disfruta el campo, la naturaleza y el taller de agricultura ecológica que estoy haciendo! Aunque llueva, aunque haga sol, aunque tenga que estar llenando carretillas de estiércol de pollo como en esta foto!!!  Vivir una Vida de Película es para mí disfrutar de este caminar diario.

coaching emocional

 

No existe un solo camino. NO existe una sola felicidad. NO existe una sola película. NO existe una “receta” genérica que sirva para todos. Lo que a ti te hace sentirte una persona libre y feliz puede ser totalmente opuesto a lo que tiene sentido para el resto del mundo. Tu realidad es válida. Tu idea de cómo serías feliz es válida, como la es la mía, o la de millones de personas en el mundo.

Por eso, TE DESEO QUE DESCUBRAS COMO EL COACHING PUEDE AYUDARTE a descubrir como sentir la felicidad en plenitud.

coaching personal

coaching personal

Como vivir en la Infelicidad

como ser feliz

Ser Feliz, vivir en un estado de felicidad la mayor parte del tiempo no es tan difícil como podría parecer. Pero mucha gente no lo consigue…. ¿Qué es lo que están haciendo mal? ¿Qué es lo que les hace vivir en un estado de amargura, de desconsuelo e infelicidad?

Permítanme dejarles unos cuantos puntos importantes que hacen que las personas no sean todo lo felices que podrían ser.

Cómo ser Feliz

Si lo que tú quieres es ser feliz, lo principal es que evites las conductas y actitudes erróneas que te llevan a vivir en la amargura. Aquí podrás leer algunas de ellas. Si te sientes identificado, no te asustes. Saber que tenemos algo que cambiar es el primer paso para poder cambiarlo. El segundo es tener la sabiduría para pedir ayuda. Aquí tienes una mano dispuesta a ayudarte.