¿Se te cae el mundo encima?

¿Hay veces en las que sientes que se te cae el mundo encima? Pues a mi me pasa. Afortunadamente no es algo constante, pero de tanto en tanto se van sumando situaciones complicadas que pesan… y mucho. Casi como si el mundo se cayera encima de mí.

Los momentos difíciles de nuestra vida, son una escuela única.

Única, porque tienen una enseñanza que solo nosotros podemos extraer, para nosotros.

Única, porque si perdemos esta oportunidad de aprender, volveremos a tropezar con la misma piedra.

Única, porque nos fortalece, nos hace crecer, desde el dolor.

Cuando ciertos problemas se presentan en nuestras vidas, podemos sentir que el mundo se nos viene encima. Sentimos que nos ahogamos…. pero aun así permanecemos a flote. Sentimos que nos asfixiamos…. pero a pesar de que nos cueste, aún respiramos.

Hay noches en las que nos gustaría desaparecer…. pero al día siguiente vuelve a amanecer. Creemos que no podemos más…. pero volvemos a poder.

Tierra Trágame

Y todo esto … ¿por qué?

Porque por mucho que nos duela, por mucho que no nos agrade, la vida, tiene esas circunstancias desagradables, esas experiencias desconcertantes, esos momentos indeseables, incluso accidentes y aun así…. al día siguiente vuelve a amanecer.

Si has leído el libro El viejo y el mar de Ernest Hemingway recordarás las dificultades que enfrentó el anciano pescador para lograr llegar a puerto. Cuando lo leí estaba pasando por una mala etapa de mi vida y ese pequeño libro me dio fuerzas para seguir adelante. Una frase, una única frase, extraída de ese libro, fue la responsable de poder recuperarme de un duro golpe de la vida.

Un hombre puede ser destuido pero no derrotado.

Recuerda, que el ser humano, es tan poderoso como ACEPTE que es. Tú eres tan valiente y tan fuerte como te propongas serlo. Mañana, por muy malo que haya sido hoy, volverá a amanecer.

No te rindas ante tus problemas. no te des por vencido ante tus dificultades. APROVÉCHALAS.

Son una oportunidad UNICA de demostrarte a tí mismo que puedes con esto, que eres más grande que tus problemas. que no va a derrumbarte una tormenta.

La vida, solo se termina, cuando se termina. Mientras tanto, mañana volverá a amanecer, y tendrás una nueva oportunidad para intentarlo. Una nueva oportunidad para crecer, para ser más grande que tus problemas.

Si tienes oportunidad de leer el libro de Hemingway, te lo recomiendo. Tanto si estás pasando por una mala racha como si tu vida va “viento en popa”. Pero si no lo consigues, puedes ver la película que se filmó sobre este libro. Te dejo aquí el enlace.

Incluso aunque no encuentres palabras de aliento, aunque te falte la motivación, recuerda que no puedes ser derrotado, que nada puede derrotarte si no te rindes!

Pon una sonrisa en tu cara, recuerda que eso no quiere decir que no tengas problemas, sino que a pesar de todo, decides sonreír, decides ser feliz, decides que tu paso por esta vida será valioso.

No te rindas.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Emociones tóxicas ??

En el primer programa de la 5º temporada de Optimistas en Acción, en Radio Lucena, hemos empezado hablando sobre las emociones y su posible toxicidad.

¿Las emociones negativas son tóxicas?

emociones toxicas

Empecemos por el principio, haciendo una pequeña diferencia entre emoción y estado emocional o sentimientos. ¿Una persona que tiene depresión puede reír? Si, por supuesto, porque puede sentir alegría, esa emoción, de manera puntual, porque ocurre una situación concreta, pero pasados unos momentos, su mente vuelve al estado emocional en el que se encontraba. Una emoción se siente en un instante. Un estado emocional se “vive” día a día.

Bien, una vez que hemos hecho esta diferencia, aún nos queda hacer otra. ¿El miedo es malo? ¿Es la soledad una emoción negativa? ¿La ira es dañina?

Las emociones, en si mismas, no son negativas, no son tampoco buenas o malas, simplemente es algo que experimentamos, algo que sentimos. Lo que puede ser malo es el resultado que conseguimos al tomar una decisión, dar un paso o no darlo, tras la situación que originó esa emoción.

Un poco de ansiedad, en los momentos previos a una carrera, por ejemplo, hace que nuestro cuerpo tenga una mayor dosis de adrenalina y que el desempeño físico pueda ser mejor. Un exceso de ansiedad inunda nuestra sangre con hormonas como el cortisol que en dosis altas o constantes produce daños a nuestro cuerpo.

Como decía aquella frase en el templo de Delfos: Nada en exceso.

emociones toxicas

Podemos sentir ansiedad cuando nuestra mente supone que algo nos amenaza. Pero la ansiedad se vuelve tóxica cuando se apropia de nuestro día a día y nos hace ver todo negro, nos llena de negatividad, logrando que nos desanimemos y que tengamos otras emociones asociadas, como la tristeza, el miedo, la inseguridad…

¿Cómo crees que será tu futuro? ¿Llevas tiempo pensando que todo te va mal?

Somos seres emocionales. Si simplemente fuésemos como los animales, solo tendríamos ansiedad ante la posibilidad de ser devorado por un depredador, y al instante siguiente en el que el animal amenazante desapareciera de nuestra vista, volveríamos a un estado emocional de relajación. Pero… ¡menuda suerte la nuestra! ¡Tenemos una mente que piensa! Una mente que puede imaginar, soñar, fantasear, viajar al futuro…. Con tan mala suerte que a veces solo imaginamos que lo peor es lo que nos va a ocurrir. A veces dan ganas de ser más animal y menos humano…. ¿No crees?

Las emociones tóxicas van dejando en nuestro cuerpo hormonas que no tienen efectos positivos cuando permanecen en nuestro torrente sanguíneo durante días, semanas, meses, ¡¡o años!!

Supongo que por algo dice aquella frase: No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista. ¿Conoces a alguien que haya vivido 100 años con ansiedad, con angustia, con depresión? Yo no. Te lo aseguro. Incluso los científicos han investigado la toxicidad de las emociones, y han llegado a la conclusión de que las personas optimistas viven más que aquellas que permanecen por largos períodos de tiempo en estados emocionales que le hacen ver la vida como algo desastroso.

Tus problemas, los míos, los de todos, además de ser temporales, no son problemas. Un problema solo existe cuando alguien (tú o yo) lo etiquetamos como tal. ¿Aprender a conducir es un problema? Pues no para todos, para algunos puede ser algo emocionante, genial, fantástico!

Vive y piensa en el presente. Hoy es el único día que estás viviendo y el momento presente el único instante en el que puedes hacer algo o no hacerlo. ¿Te sientes desanimado? Emprende algo. Por pequeño que sea. No te quedes dando vueltas y vueltas en tu dolor, en aquello que aún no ocurrió o en lo que ya no puedes cambiar. Sal a caminar, date una ducha, cocina un pastel, mira el atardecer, lee un buen libro… haz lo que plazca, cualquier cosa, cualquiera, de verdad, con tal de que no te quedes ahí, como si fueras un cerdo que se pasa el día en el barro dando vueltas y vueltas.

¿Qué te genera ansiedad? Párate frente a esa realidad. Intenta no ver las cosas peores de lo que son. Piensa en tu pasado, en momentos difíciles que tuviste que vivir. ¿Los has superado? ¿Sigues vivo a pesar de aquello? Estoy segura que tendrás más de un recuerdo en el que esa ansiedad pasó y todo salió bien. ¿Verdad? Ahora es el momento de cambiar tu estado emocional, de elegir superar un bajón, de dar un puñetazo sobre la mesa y decirte: Basta. Hoy Elijo Sentirme Bien.

No te digo que elijas sentirte Fantástico, porque es difícil pasar de estar en lo más hondo a estar de lo más alto sin que nuestra mente se alborote. Pero por lo menos, solo por hoy, elije sentirte bien. Y mañana, puedes elegir sentirte Muy Bien. En una semana, puedes cambiar tu automensaje y sentirte Estupendamente. Y por qué no …. Puedes empezar ahora mismo una búsqueda de vocabulario emocional…. La Alexitimia es la falta de variedad en nuestro vocabulario emocional y eso hace que no podamos definir muy bien como nos sentimos…. ¿Te animas? Puedes dejar aquí mismo, aquí abajo, en los comentarios, las palabras positivas que se te ocurran para expresar cómo te sientes.

A las emociones tóxicas, plántale cara.

Recuerda, que las emociones no son para juzgarlas, ni para ocultarlas…. Las sentimos porque algo ocurre, porque somos seres humanos y punto.  Si estás pasando por una difícil situación de pareja, es normal que te sientas triste, mal, con angustia… aun así, esto será temporal. Respira, pon tu espalda más derecha, mira ligeramente hacia arriba y llena tu cabeza de positividad. ¿A que no puedes estar triste y feliz al mismo tiempo? No, no puedes, te lo aseguro. Y si no me crees…. Intenta cantar la canción más alegre y divertida que conozcas y luego me cuentas si te has sentido triste…. ¡Animo! Todo tiene solución, hasta que nos toque marcharnos de esta tierra y les tocará a los demás seguir encargándose de vivir, reír y preocuparse.

Si necesitas cambiar tu estado emocional, adquirir inteligencia emocional, ser más feliz, no te quedes de brazos cruzados. Podemos hacerlo juntos.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Cuento: Zanahorias, Huevos o Café.

zanahoria huevo cafe cuento resiliencia

Hace bastante que no publicaba un cuento en mi blog. Y éste es uno, que a pesar de haberlo leído hace tiempo, aún no había compartido con ustedes. Ahí va.

Zanahorias, huevos, café

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra. La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre.

A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un recipiente. Sacó los huevos y los colocó en otro. Coló el café y lo puso en un tercer recipiente. Mirando a su hija le dijo: “Querida, ¿qué ves?”.

“Zanahorias, huevos y café”, fue su respuesta.

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.

Humildemente la hija preguntó: “¿Qué significa esto, padre?”. Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: ¡agua hirviendo!, pero habían reaccionado en forma diferente. La zanahoria llegó al agua siendo fuerte y dura. Pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer.

El huevo había llegado al agua siendo frágil. Su cáscara fina protegía su interior líquido. Pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. Los granos de café sin embargo eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.

“¿Cuál eres tú?”, le preguntó a su hija. “Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?. ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?”

Durante nuestra vida nos tendremos que enfrentar a multitud de situaciones, a muchas ollas de agua hirviendo. ¿Verdad? ¿Cómo eres tú ante la adversidad? ¿Cómo haces frente a aquellas situaciones que no son las que esperabas? ¿Permites que la presión te desarme, te ablande como le ocurre a la zanahoria? ¿La adversidad hace que pierdas tu inicial apariencia de fuerte y acabas convertida en alguien débil?

En la vida hay muchas pruebas para superar, muchas situaciones que serán no tan buenas como esperábamos que fuesen. Aún así, se puede volver a sonreír. Se puede levantarse tras haber caído. Se puede pero debes poner de tu parte. No ser una zanahoria.

O tras una dura prueba, tras la muerte de un ser querido, un divorcio o separación, pasas de ser una persona de corazón tierno a convertirte en alguien duro, rígido, temeroso de los demás? Por fuera sigues igual, en apariencia, poniéndote una  máscara, tu cáscara protectora, pero dentro ya no tienes ese corazón tierno, confiado, que vivía con esperanzas… ¿los golpes han endurecido tu interior?

¿Por qué el grano de café es la mejor elección? Porque tiene resiliencia. Porque a pesar de enfrentarse a duras pruebas consigue transformar su entorno, consigue sacar algo mejor incluso en la peor situación. Nadie dijo que la vida fuera fácil, pero es TU VIDA. Y tú eres quien puede elegir si deseas ser como la zanahoria, mostrando tu debilidad tras los retos de tu vida, o puedes elegir ser como el huevo, ocultándote dentro de una dura cáscara y endureciéndote, cerrándote a la vida. Ninguna de estas dos decisiones hará que seas feliz a largo plazo.

El dolor pasa cuando nosotros decidimos superarlo, crecer, cuando elegimos no rendirnos, cuando respetamos más nuestra propia vida que los caprichos del destino o de los demás. La vida está llena de momentos para ser feliz. Y aún los habrá tras esa situación que te ha puesto a prueba. Puedes actuar con resiliencia, puedes ser como el grano de café y dar lo mejor de ti a pesar de todo. Solo tenemos esta vida, y recuerda, que todo lo que nos ocurre podemos permitir que nos doblegue, que nos endurezca o que saque lo mejor de nosotros. Es tu decisión. Es tu elección. Es tu fortaleza. Es tu vida. Es tu oportunidad de demostrarte a ti mismo, a ti misma, que a pesar de todo aún quieres seguir adelante. Siendo como el grano de café es como superar un bajón.

No seas un huevo.

No actúes como una zanahoria.

Demuéstrate y demuéstrale al mundo que eres un grano de café capaz de dar el mejor aroma y el mejor sabor.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

¿Qué es la Resiliencia?

que es la resiliencia   En la vida, todos, en mayor o menor medida, nos enfrentamos a situaciones dolorosas, adversidades, incluso a contextos sumamente traumáticos como una guerra, o la extrema pobreza. La capacidad para superar todas estas adversidades, la capacidad de seguir estando mentalmente sano, incluso en ambientes insanos. Ha sido definida así, por Rutter, en 1992. El término resiliencia, proviene de las propiedades que poseen algunos metales, que luego de haber sido sometidos a grandes cambios y presiones, consiguen volver a su estado normal. El dolor, puede ser algo que ocupe toda nuestra vida, cada hora, cada segundo de nuestra existencia si se lo permitimos. Puede comportarse como un gas, que al entrar en un espacio mayor, se expande hasta ocuparlo por completo.   Pero es nuestra actitud ante las dificultades, el acotar el dolor, asumir que pronto pasará, lo que nos permite superar graves conflictos saliendo incluso mejor que antes.

  • Demóstenes de humilde, feo y tartamudo, se convirtió por su esfuerzo y constancia en el mejor orador de la antigüedad clásica.
  • Erikson, a punto de morir de polio, durante años de intenso dolor, con paciencia infinita y determinación, creó y desarrolló técnicas de relajación y autohipnosis que han sido una referencia terapéutica indiscutida.
  • Jean Piaget, después de una infancia marcada por la enfermedad mental de su madre, logró desarrollar las bases de la psicología cognitiva.
  • Victor Frankl, psiquiatra, superviviente de Auschwitz, sería el fundador de la escuela de terapia humanista y existencial.

Pero no solo personas reconocidas han sido resilientes en sus vidas. Una madre que supera la muerte de un hijo, y consigue tener una vida física y mentalmente sana, para seguir disfrutando con sus otros hijos, es una persona resiliente. Una persona que supera un secuestro, donde fue sometida y quebrada su voluntad, pero una ver recuperada la libertad tiene una vida normal, sin consecuencias psicologicas negativas, es una persona resiliente. Una persona que pasa por una infidelidad, que sufre una situación traumática, con todo el dolor que la ruptura de la confianza conlleva, y a pesar de eso, puede retomar la relación, incluso con más energías, felicidad y confianza en si misma que antes, es una persona con resiliencia.  

¿Qué determina que una persona se hunda en una depresión, tras una situación traumática y otras personas las superen sin ninguna secuela? La actitud. En mi opinión, nuestra actitud ante las adversidades es fundamental. Por muy dolorosa que sea la situación, no será eterna, pronto acabará y tendremos la posibilidad de continuar con nuestra vida, de volvernos a fijar nuesvas metas, de superar el pasado y dejarlo en el lugar al que pertenece. Nada de nuestro pasado puede ser modificado.

Pero en cambio, si podemos modificar nuestra interpretación de los hechos. Si elegimos que el pasado nos condicione, nos hunda, nos destruya, se adueñará de nuestro futuro. En cambio, si aceptamos, con resiliencia, que hubo circunstancias que fueron dolorosas, traumáticas o difíciles, pero que no condicionan nuestro futuro, nos estaremos haciendo un gran favor. Si quieres ser feliz, a pesar del dolor que tengas hoy en tu corazón, acepta que no será para siempre, que una vez pasado, tu vida será mucho mejor, y que está en tu actitud ante los problemas, la capacidad para superarlos.  

Viki Morandeira
Tu Coach Personal