Cuento: Los dos halcones del rey

P1010907_opt

¿Puedes o no puedes? A menudo, cuando hablamos sobre nosotros mismos, nos mostramos como personas incapaces para realizar determinadas tareas.

  • Yo no sé cocinar.
  • A mi las plantas no se me dan bien, siempre se me mueren
  • Yo no soy bueno para el deporte.
  • A mi hablar en público se me da muy mal, no puedo hacerlo.

¿Cuáles son tus “no puedo”, “no sirvo”, “no valgo”, “no sé”?

Piensa un poco… Mientras lo piensas, me gustaría compartir contigo este antiguo cuento que se llama:

Los dos halcones del rey

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.

Pasados unos meses, el instructor le comunicó que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que no sabía qué le sucedía al otro: no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, e incluso había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey mandó a llamar a curanderos y sanadores de todo tipo, pero ninguno pudo hacer volar al ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió; por la ventana de sus habitaciones, el monarca veía que el pájaro continuaba inmóvil.

Publicó por fin un bando entre sus súbditos solicitando ayuda, y a la mañana siguiente vio al halcón volar ágilmente por los jardines.

– Traedme al autor de ese milagro -dijo.

Enseguida le presentaron a un campesino. – ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo lograste? ¿Eres mago, acaso? Entre feliz e intimidado, el hombrecito explicó:

– No fue difícil, Su Alteza: sólo corté la rama. El pájaro se dio cuenta de que tenía alas y se lanzó a volar.

Lo que nos frena, lo que nos impide poder cuidar de una planta sin que muera es no intentarlo. Hace 9 años yo también decía: A mí las plantas no se me dan bien, siempre se me mueren!!!  Hasta que un día decidí que eso no era verdad, que no era algo para lo que yo no valía, sino algo que yo no había intentando con la dedicación que requiere cuidar una planta. Lo mismo ocurre con tus “no puedo”, “no valgo”, “no sé”.

Si no sabes, ¿no será porque no has invertido el tiempo suficiente en saber?

Si no vales, ¿no será acaso porque no has probado una y otra vez, hasta “valer”?

Si no puedes, ¿no será porque aún no te has dado cuenta que tienes alas y puedes hacer mucho más de lo que te imaginas?

¿Qué ganas al decirte, a ti mismo, a ti misma, que no puedes, que no sabes, que no vales? ¿Realmente crees que no vales o es una respuesta cómoda, una actitud cómoda, para no tener que aprenderlo? Por supuesto que no es eso, sino que estás ahí, sobre esa rama, que te sostiene. Tu mente te dice, Yo no sé. Yo no puedo. Y ese pensamiento es la rama en la que permaneces inmóvil, autoconvenciéndote de que no puedes.

Mira a tu alrededor. ¿Cuántas personas pueden cocinar, saben cocinar, valen para cocinar? ¿Cómo crees que han comenzado? Supongo que empezaron como todo el mundo, desde cero, mirando como otros cocinaban (o conducían un coche, o pilotaban un avión, o ponían en marcha un emprendimiento).

NO estoy hablando de cocinar o conducir, sino de tomar decisiones. ¿Realmente quieres aprender a hacerlo? ¿Realmente quieres dejar de decir “a mi las plantas siempre se me mueren”? Si quieres, puedes. Si quieres, aprendes. Si lo intentas, ya estás un paso adelante de todos los que se quedan diciendo “yo no”, como yo misma decía hace algunos años.

Toma conciencia. ¿De qué no te crees capaz? ¿Es “real” que no seas capaz? ¿Qué te lo impide?

Ante algunas situaciones, como hablar en público, podemos tener miedo, vergüenza, creemos que lo haremos tan mal que pueden reírse de nosotros o que nos pondremos rojos como un tomate… Y es nuestro miedo el que nos hace “no poder”, no algo que nos ocurra, no algo “real” que nos impida hablar. Por supuesto que ese miedo es real, lo sentimos, nos hemos puesto rojos en el pasado y nos desagrada esa sensación. Pero ese “no puedo” no es una realidad que no podamos cambiar. Ese “no valgo” puede superarse ganando autoconfianza.

Este es otro de mis “no puedo” anteriores al coaching. Me frenaba el miedo, me paralizaba la idea de ponerme colorada, de tartamudear (cuando nunca había tartamudeado en mi vida) o de quedarme en blanco sin saber qué decir…. Pero los miedos se vencen enfrentándolos. Si quieres conocer cómo enfrenté yo este miedo, te invito a leer otra entrada de mi blog.

Aumentar la confianza en uno mismo

¿En qué ramas te apoyas para no hacer todo lo que sí puedes hacer? ¿Piensas seguir negándote la posibilidad de crecer y ganar confianza en ti mismo, en ti misma? En un proceso de coaching trabajamos sobre la falta de confianza, sobre el miedo que nos paraliza, sobre la falta de seguridad en que podamos hacer más de lo que nos creemos capaces. Poder, puedes. Ahora solo falta que tomes una decisión, un compromiso contigo y que comiences a dar los pasos necesarios para demostrarte que ERES CAPAZ!!

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Anuncios

Cuento: La historia de las llaves

viki morandeira frases positivas

Existen cientos de cuentos cortos para motivar a dar un paso fuera de la zona de confort, para adentrarnos en esa zona desconocida, donde todo es nuevo y nos sentimos inseguros. Quizás este cuento La historia de la llave, es uno de los más sencillos de recordar para poder aplicarlo en nuestra vida diaria.

Cuento: La historia de las llaves.

Una noche, mientras paseaba por mi barrio, me encontré a un hombre que buscaba desesperadamente algo. Me sorprendió observar que, mientras se llevaba las manos a la cabeza y decía sin cesar, “¿dónde se habrán caído?”, daba vueltas y vueltas dentro un círculo muy reducido cuyo centro era una farola…

Me acerqué y le pregunté si le podía ayudar.

– ¿Puedo ayudarle?

– Sí, claro, por supuesto…

– ¿Qué ha perdido?– le pregunté mientras comenzaba a buscar sin saber qué buscaba.

– Las llaves de mi casa. ¡¡Las malditas llaves de mi casa!!– me contestó con un tono de angustia en su voz.

– No se preocupe– le dije para tranquilizarle-seguro que las encontramos. Me puse a buscar, y mientras lo hacía le pregunté

– ¿Está seguro de que se le cayeron por aquí?

– Pues la verdad es que no – me contestó – pero aquí hay luz.

Cuando tenemos algo que resolver, buscamos en el pasado, en la experiencia previa ya que ahí es donde tenemos “luz” pero no siempre la solución estará ahí. Cuando la situación a la que nos enfrentamos es NUEVA, o hasta ahora no hemos podido resolverla con las herramientas y conocimientos que ya tenemos, seguir buscando en “la luz”, en el pasado, puede ser como el sucedo del cuento, permanecer buscando en la “farola” dando vueltas alrededor de la luz.

En lo nuevo, en lo que está oscuro, en aquellas situaciones que están fuera de nuestra zona de confort podemos sentir inseguridad, miedo y, por lo tanto, muchas veces vamos retrasando el momento de enfrentarlo, lo rechazamos.

Si otros ya pudieron resolver esa situación antes, ¿qué te impide a ti poder comprender y aprender a resolverlo? Posiblemente puedes resolverlo, si dejas de buscar alrededor de lo ya conocido, si desde el valor decides enfrentar la situación “con una linterna”.

¿Cuáles pueden ser esas linternas?

  • 1.- Creatividad.  

No se consiguen nuevos retos,  ni nuevos resultados siendo el mismo, buscando solo en la zona de luz. Un nuevo reto requiere un nuevo “yo”, requiere utilizar la creatividad para enfrentarnos a aquello que aún no hemos hecho.

  • 2.- Optimismo.

El miedo puede ser una de las fuentes de mayor oscuridad. Si en nuestra mente solo albergamos pensamientos derrotistas, negativos, si sentimos que no podemos dejar de ser pesimistas, es probable que estemos paralizados. Por eso el optimismo es una de las mejores linternas que podemos llevarnos al buscar ampliar nuestra zona de confort. ¿Porqué pensar que puede salir mal si cuesta lo mismo y es más productivo pensar que puede salir bien? Inténtalo.

  • 3.- Atreverse a cometer un error. 

Otra de las situaciones que nos hacen seguir buscando en la luz, en el pasado, es el miedo a cometer un error. Tenemos un gran temor al error, porque solemos creer que equivocarnos es demostrar que somos menos inteligentes, menos capaces….  A veces es necesario grabarnos a fuego que el aprendizaje llega con el intento, llega con atrevernos a hacer algo incluso sabiendo que podemos equivocarnos. Equivocarse no es un error, el error es no arriesgarse a fallar.

  • 4.- Aceptar el error con humildad

Dicen que errar es humano, ¿verdad? Cuando intentamos ocultar un error, cuando lo tapamos para que los demás no se den cuenta de que nos hemos equivocado, estamos demostrando arrogancia. Es arrogante creernos perfectos!! Recuerda aquella frase que dice: Solo sé que no sé nada. Solo un sabio puede asumir con total humildad que es humano, que la verdadera sabiduría está en asumir nuestra propia ignorancia, como decía Sócrates.

¿Qué vas a hacer la próxima vez que sientas miedo ante una situación que aún no has tenido que enfrentar? ¿Dudar, paralizarte, buscar en lo que ya sabes, dar vueltas y vueltas junto a la farola?

En lugar de alimentar el pesimismo, intenta pensar en que puede salir bien y que incluso, si algo sale mal, eso será una fuente de aprendizaje. La única manera de ganar confianza en uno mismo es arriesgándose a que pueda salir mal. Cuando lo logramos, cuando al fin vemos que hemos llegado a la meta, la sensación de satisfacción interior nos da fuerzas para creer cada día más en nosotros.

Quien no hace, no crece. Quien no se equivoca, no aprende. Quien no teme, no está haciendo nada nuevo.

Viki Morandeira

Coach Ontológico.

Taller Libera tu Potencial con PNL

Este es tu peor enemigo y no lo sabes

prohibido sentarse a esperar que suceda

Todos tenemos la capacidad de lograr grandes retos y alcanzar metas que ahora mismo pueden parecernos inimaginables. Y si no lo estamos consiguiendo, o si no lo logramos en nuestra vida, se debe únicamente a un enemigo. Uno que está cerca pero que a veces no conoces.

EL OPONENTE INTERNO

“Algunas veces somos nuestros peores enemigos. El miedo hace que nos desenfoquemos, que perdamos el sentido de lo que es importante”, decía Tim Gallwey.

Tim es autor del libro El Juego Interior del tenis y es considerado el padre del coaching moderno. Una disciplina que sin embargo tiene sus orígenes en la mayéutica de Sócrates y que se ha transformado en el catalizador para que cada persona logre desarrollar su máximo potencial.

El coaching nos ayuda a ser un observador distinto de nuestra propia realidad. No actuamos como somos, en nuestra total plenitud de facultades y capacidades, sino como nos vemos. Y muchas veces, ese “como yo me veo a mi mismo”, está lleno de interferencias. Esas interferencias, que están en nuestra mente, son las que a través del coaching podemos cambiar.

Existe una fórmula:

RESULTADOS= POTENCIAL – INTERFERENCIAS

Si nos lo paramos a pensar, esta fórmula tiene sentido. Mira… Los resultados que una persona está consiguiendo en un momento de su vida, vienen dados por sus capacidades, por el potencial que tiene esa persona MENOS las interferencias que evitan que pueda rendir a pleno. Por lo general, lo que es visible, para los demás, pero también para nosotros, es el resultado que conseguimos. Y desafortunadamente, solemos encasillarnos en función de nuestro rendimiento del pasado, o del rendimiento que CREEMOS posible alcanzar. Haciendo esto es cuando estamos poniendo en marcha nuestras interferencias.

Piensa en esta frase: “Sacar lo mejor de uno”. ¿La recuerdas? Eso ¿querrá decir que tenemos dentro algo muy bueno, algo mucho mejor de lo que ya estamos dando?

Por supuesto. Todos tenemos un enorme potencial. El coaching es la herramienta para minimizar las interferencias, para sacar a la luz resultados mejores, para alcanzar metas mayores gracias a poder utilizar todo tu potencial, tras librarte de la mayoría de las interferencias.

Casi podrías ser un superhéroe. Si. Tu mismo puedes ser capaz de metas y logros que ahora mismo ni siquiera te imaginas. Piensa en esto, las personas normales y corrientes, ante una situación extrema, somos capaces de demostrar capacidades de lo más extraordinarias. La presión, la situación donde nos jugamos algo a todo o nada, incluso momentos de verdadero peligro vital, hace que nuestras interferencias queden anuladas y que podamos disponer de nuestro potencial en tu totalidad. La interferencia que hace que consigas menos resultados eres tú.

El oponente interno, para que estés disfrutando de resultados externos, está ahí, dentro de tu mente y a veces hace falta una ayuda externa para poner luz y comprender cuáles son esas interferencias. Algunas personas, luego de sufrir durante años, o debido a un cambio radical en sus vidas, dicen Basta, decretan un quiebre y transforman sus vidas para mejor.

Sin embargo ¿solo mediante una crisis podemos sacar lo mejor de nosotros? A veces suele ser así. Un revés de la vida hace que tomemos conciencia de que no estábamos llevando las riendas de nuestra vida, que nos detengamos en seco y nos de tiempo de pensar, decidir y generar cambios.

Así me sucedió a mi hace 8 años. Una sacudida de la vida me despertó y me hizo comprender que podía decir Basta, tomar decisiones y hacer cambios que yo misma planifiqué para mi futuro. A veces, no estamos consiguiendo nada porque simplemente no nos hemos fijado metas, no nos hemos propuesto conseguir “nada”.

Hace tiempo leí una frase que no recuerdo de quien es, ni si exactamente era así, pero el significado que tenía la frase era el siguiente: Quien no trabaja para sus metas, está trabajando para las metas de otra persona.

El coaching permite acceder a parte de ese potencial que todos tenemos dormido, a veces paralizado o anulado por cuestiones emocionales, pero que ahí está. Aunque ahora no lo veas, tú también tienes un enorme potencial que puedes hacer aflorar. ¿Te imaginas que con 35 o 45 años ya hubieras aprendido TODO? Desde luego que no. Lo maravilloso de estar vivos es que cada día vamos creciendo y aprendiendo, cada día nuestra mente se va expandiendo gracias a esos aprendizajes y cada año somos, en lugar de más viejos, más sabios. Crecemos en capacidad, en potencial… siempre que nos vayamos desprendiendo de las interferencias. Así, seriamos imparables.

Casi diría que tú tienes súper poderes- Vale quizás no puedas volar como superman, pero ciertamente sí tienes capacidades y habilidades, un potencial muy superior a lo que tu propia interferencia te permite aceptar normalmente.

No te puedo prometer que serás un superhéroe. Pero si te lo permites, si vamos minimizando las interferencias de tu mente, estoy segura que hay mucho por sacar!

Te has parado a pensar que identificamos lo que hacemos con lo que somos??

Si hacemos un pastel y no nos sale bien, decimos: Soy un pésimo cocinero.

Si vamos a bailar y nos sentimos incómodos por nuestra forma de hacerlo, decimos: Soy un bailarín desastroso!!!

¿Realmente ERES desastroso, pésimo, terrible, catastrófico o es simplemente crees esto, porque estás cometiendo un error de identificación “HAGO-SOY”?

El hacer es algo que se mejora con la práctica, con el tiempo, con el aprendizaje, con la experiencia, con el error. Nadie nace siendo un perfecto cocinero o un excelente bailarín. TODO SE HACE. SE LLEGA A SER HACIENDO.

Pensar, decidir y cambiar algo en tu vida puede ser lo que haga que todo cambie.

Hoy mismo, una clienta, con quien estamos haciendo el taller Libera tu Grandeza con PNL, me decía lo siguiente:

Antes, decía “no puedo” o “no se”. Mis frases han cambiado. Mi manera de pensar ha cambiado, ahora son “voy a probar”, “claro que puedo”, etc. Esto es como cuando a mi hijo le decía cuando le ponía brócoli en el plato, si no pruebas no sabrás si te gusta. Si no empiezo a caminar no sabré si puedo hacer las cosas que quiero, así que en marcha.

Es fantástico poder ver como las personas eliminan sus interferencias y liberan su potencial. Es mágico cuando se dan cuenta de que son súper héroes!!!

img_1278

 

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Afirmaciones Positivas ¿Por qué funcionan?

afirmaciones positivas

A casi nadie le es ajeno que las afirmaciones positivas están de moda. Los libros de Louise Hay,  el libro y la película El Secreto, la Ley de la Atracción, y los recién llegados libros de afirmaciones para colorear llenan los estantes de librerías, kioskos, grandes supermercados…

Y como casi todo en la vida, las afirmaciones positivas tienen defensores y detractores, evangelizadores y demonizadores que mantienen posturas totalmente opuestas. ¿Tú qué crees sobre las afirmaciones positivas? Vamos a hablar sobre este tema, no para convencerte de una cosa u otra, sino para que tú seas quien se forme una opinión al respecto.

Algunos hablan de “autosugestión” para definir el efecto que se puede perseguir al utilizar las afirmaciones positivas. Otros pueden mencionar al universo, a fuerzas invisibles que conspiran para que recibas aquello en lo que creas con firmeza y decisión…  Hay quien  afirma que es de ingenuos creer que por decir “Yo tengo éxito” alguien pueda lograr tan ansiada meta…  ¿Y si hubiera evidencias científicas?  A veces, necesitamos pruebas para creer en algo que nuestra mente se niega a aceptar como veraz.

Una de las frases célebres de Mark Twain dice: “Es mucho más fácil engañar a alguien que convencer a alguien de que ha sido engañado”  Cuando nos convencemos de algo, incluso aunque no sea cierto, resulta mucho más difícil que cambiemos de opinión que haber creído algo que no era del todo verdad.

No podemos ya pasar por alto las evidencias científicas que tras muchos estudios la Psicología Positiva ha demostrado. Pensar en positivo da mejores resultados que pensar en negativo.

Cuando Martin Seligman profundizó en el estudio del “desvalimiento aprendido” lo hacía tras haber presenciado cómo su padre, luego de algunos reveses de la vida, se rindió y dejó de tener pensamientos positivos sobre su propio futuro. Martin Seligman dedicó y dedica su vida a los beneficios de Pensar en Positivo. Las afirmaciones positivas funcionan y está demostrado por más de un estudio científico, pero sobre todo, por las personas que tenemos a nuestro alrededor. optimistas pragmaticos

Decía Helen Keller… “Ningún pesimista ha descubierto el secreto de las estrellas, ni ha navegado por mares desconocidos, ni ha abierto una puerta al espíritu humano. Y si nos paramos a pensar… seguramente encontraremos muchísimos ejemplos de emprendedores, científicos, soñadores, actores, inventores, personas de carne y hueso, como tú y como yo, que HAN CREÍDO con firmeza en que eso que “pensaban” era posible. Cuando creemos que algo es posible, cuando nada en nuestro interior duda de que podamos alcanzar algo, daremos los pasos necesarios para lograrlo.

Vivimos a un ritmo demasiado vertiginoso y quizás, creemos que las afirmaciones positivas operan como la magia: “de inmediato”. Pero la realidad es que todo requiere su tiempo.

En cambio, el pensamiento negativo, en palabras de la profesora María del Carmen Navarro Maldonado, puede considerarse como “la peste de las neuronas”. En un artículo que publicó en el 2008 se refiere a la incidencia que tienen nuestros pensamientos en nuestra vida.

Si reflexionamos al respecto, podemos recordar que muchas veces, cuando pensamos en negativo, estamos experimentando emociones negativas y a su vez, estas emociones, (ira, miedo, frustración) generan en nuestro organismo cortisol y otras hormonas que incluso llegan a afectar nuestra salud. Pensar en negativo, “hacernos mala sangre” como decían nuestras abuelas, nos enferma. Por algo lo dirían nuestras abuelas, ¿verdad?

Las afirmaciones positivas funcionan cuando REALMENTE PONEMOS TODA NUESTRA CONFIANZA Y FE EN ELLAS. Cuando podemos creer en algo, podemos dar los pasos necesarios, invertir nuestro tiempo en aprender, en mejorar nuestras capacidades, en hacer alianzas, en vencer nuestros propios miedos, para finalmente, materializar aquello que hemos afirmado.

postura corporal correcta 1Haz la prueba. Ponte de pie, o sentado, pero con la espalda recta, los hombres hacia atrás, el mentón ligeramente despegado del pecho, la mirada al frente. Como puedes ver en la imagen que hay aquí mismo. Yo le llamo “la postura de poder”. En los talleres online muchas veces hablamos de la importancia de esta postura. No termines de leer este artículo sin hacer, por ti mismo, un pequeño experimento. Adopta la “postura de poder”, prepara dos o tres afirmaciones positivas a tu elección, en las que puedas creer con total seguridad. Y dilas mientras respiras profundamente. Prueba, por ejemplo: Soy una persona feliz. Soy una persona sana. Todo es perfecto. Repite estas frases, dos o tres veces, mientras estás en la postura de poder y respiras profundamente. Puedes también cerrar los ojos si te apetece. ¿Lo haces ahora? Te espero….

¿Y? ¿Qué tal? ¿Cómo se siente? Nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestra realidad, están tan relacionados, tan interconectados que sería una negligencia obviar la importancia que tiene en tu propio futuro el PODER CREER EN TI y el poder creer que vivirás situaciones afortunadas, que tendrás un mejor futuro, que llegarás a celebrar tus logros. ¿Si tú no crees en ti, entonces quien? Recuerda, como dijo Nelson Mandela… Tu pequeñez no le sirve al mundo!!! 

Y no te quedes con ser optimista durante una semana…. No te dediques a repetir afirmaciones positivas SOLO durante unos días para desmoralizarte a la semana porque no se han convertido en realidad. Creer en que podemos es mucho más poderoso que querer algo. 

¿Qué te parece si escribes tus propias frases, tus propias afirmaciones positivas, y las tienes a mano para repetirlas todos los días, durante un mes? ¿Te animas a invertir 5 minutos de tu tiempo, cada día, durante solo un mes? ¿Es demasiado? Cuando acabe el mes, y puedas comprobar cómo te sientes, cómo desde tu interior sientes la fuerza de una vida más agradable, de un futuro que se carga de esperanzas, estoy segura que te parecerá que has invertido muy poco comparado con los beneficios obtenidos!!!

Y si eres de las personas que se considera “realista”, me encantaría intercambiar contigo opiniones, puntos de vista. Como optimista, las personas realistas siempre me han llamado la atención, supongo que por aquello de que los opuestos se atraen… ¿Qué les hace creer tan firmemente en que la opción negativa es más probable que la positiva? ¿y sabes qué me respondo? Lo mismo que decía Helen Keller, pero con mis palabras. Es imposible que una persona que no cree pueda lograr aquello en lo que no cree. Y por eso, ellos mismos crean su realidad, por eso, su propia negatividad hace que sus profecías oscuras se cumplan, por eso, cuando algo les sale mal, tal como ellos habían vaticinado, al final se quedan satisfechos, contentos por estar en lo cierto…. En cambio, un optimista, si algo sale mal, vuelve a intentarlo, se levanta y lo hace de otra manera, busca otro camino. NO fracasa, al final lo logra, porque el fracaso jamás fue una opción, porque su mente se inundaba de frases y afirmaciones positivas, o lo que es lo mismo, porque sus neuronas no se intoxicaban con pesimismo ni pensamientos negativos.

Lo siento por los realistas, por aquellos que no se consideran personas negativas…. porque aun no han descubierto que ellos mismos son artífices de todo lo que no conseguirán en sus vidas.

“Podemos crear la guerra o podemos crear la paz, somos creadores.”

Bruce Lipton

 

Viki Morandeira

Coach Ontológico.

 

 

 

Como triunfar en nuestra vida: Just do it

frases motivadoras

¿A qué sería mucho más sencillo si simplemente siguiéramos lo que dice el título de este artículo?

JUST DO IT.

Solo, hazlo.

¿Te has parado a pensar en qué te impide “hacer” aquello que realmente haría que tu vida fuera lo más parecido a la vida que tienes en mente para ti? ¿O acaso no tienes en mente para ti ninguna vida mejor?

Si eres feliz, si tienes una actividad laboral que te satisface, si te consideras muy bien remunerado, o si trabajas por tu cuenta y disfrutas de tu trabajo mientras ingresas más que de sobra para sentirte exitoso entonces, quizás no tengas que plantearte una “vida mejor” sino metas que te reten y te muevan a seguir creciendo y disfrutando de dar lo mejor de ti.

En cambio… si sientes que no eres feliz, si estás en un trabajo que no te gusta, si no te sientes a gusto haciendo lo que haces, si crees que podrías dar otros pasos para tener esa vida deseada… entonces… sigue leyendo.

JUST DO IT.

Solo, hazlo. Lee y si en algún momento tu mente hace “click” será que has leído lo suficiente. 🙂

Según la RAE, éxito significa:

Resultado feliz de un negocio, actuación-. o Fin o terminación de un negocio o asunto.

De estas dos definiciones quiero destacar tres palabras. Resultado, Fin, Terminación.

El fracaso no es resultado de un evento. Cuando hacemos algo, podemos cometer un error, equivocarnos, tomar decisiones que no son las apropiadas….. pero todo esto no es un fracaso. Son pasos previos al éxito. Son pasos que nos enseñan lo que NO había que hacer. Y de ahí, podemos extraer lo que SI habría que hacer para conseguir el éxito.

Cuando te equivoques en algo, no pienses o digas que has fracasado. Mira cada error como un escalón que te acerca al éxito. Se persistente. Que un resultado adverso no te haga detenerte en tu camino hacia tu objetivo.

¿Crees acaso que las personas exitosas no conocen el fracaso?

¿Cuántas veces necesitó fracasar Edison para conseguir sus inventos?

Tienes dos caminos: O eliminas la palabra fracaso de tu mente, o le cambias el significado por el de “paso previo al éxito“. De ti depende que al equivocarte sigas motivado hacia emprender nuevas acciones. Si te castigas diciéndote: Soy un fracasado…. y te paraliza el miedo a volver a equivocarte… serás una persona que no puede superar un fracaso.

JUST DO IT. Da igual si algo sale mal. Recalcula el recorrido, vuelve a intentarlo, Solo, hazlo.

Por que si eres persistente, auto-disciplinado, si sigues haciendo lo que tienes que hacer, (tengas ganas o no), no verás ese error como un fracaso, sino como algo que te enseña a seguir.

B. C. Forbes, el fundador de la revista que lleva su apellido escribió: “La historia ha demostrado que los más notables exitosos usualmente encontraron grandes obstáculos antes de triunfar, pero ellos tuvieron éxito porque se negaron a sentirse derrotados por su fracaso

No dejes que nada te derrote. Vuelve a intentarlo. Prueba algo distinto, aprende una forma nueva de conseguir eso que anhelas.

Cada día eres capaz de diseñar tu futuro. De tí depende. De tus sueños. De no dejarte vencer por un pequeño obstáculo. De volver a levantarte cada vez que te caigas. Con confianza en ti mismo. No creas que lo sabes todo, aprende de TODO. Incluso de tus errores.

 A veces las cosas no salen bien. En el camino hacia nuestra meta, hacia aquello que para nosotros será “el éxito”, habrá muchos pasos que dar, muchas circunstancias que ralenticen nuestro paso, pero aún así, JUST DO IT, Solo, hazlo. Sigue adelante. Sigue intentándolo, aprender, pregunta, cuestionate, intenta averiguar qué te falta, qué paso cambiaría la situación, busca qué te detiene, cuales son esas creencias limitantes que te frenan. A veces, somos nuestro peor enemigo, somos quien sabotea nuestras posibilidades por escuchar a una mente que no hace más que ponernos palos en la rueda…. El coaching te ayuda a sacar esos palos, a conocer qué hay en tu interior que te está frenando, que te está impidiendo tener éxito y la vida que deseas. El camino al éxito no es corto. Requiere compromiso y perseverancia. Requiere crecer.
No hay éxito sin fracaso previo. Recuérdalo. Cuando estés a punto de sentirte derrotado recuerda que emprender una nueva Acción es lo que te aleja del fracaso.

Coach Personal

Alcanza tu éxito. Escríbeme.

Recupera la Paz Mental

recuperar la paz

NO hay nada que nos tire más hacia abajo que tener en nuestra mente una larga lista de cosas por acabar, una larga lista de pendientes!!!!

A menudo, vamos acumulando tareas, proyectos, situaciones que requieren nuestra atención pero por algún motivo nunca encontramos el momento para ponernos manos a la obra.

Siempre surgen otras cosas que hacer, y vamos relegando aquellas tareas que nos cuesta emprender, que nos causan malestar o preocupación. A veces, el dolor de emprender alguna tarea hace que la post-pongamos hasta que ya es inevitable enfrentarla. ¿Por qué nos ocurre esto?

Nuestra mente evita enfrentar el dolor.

  • Puede producirnos dolor tener que hacer algo que no sabemos bien como se hace, y los vamos dejando para luego.
  • Puede hacernos sentir incómodos el tener que enfrentar una situación donde no nos sentimos capaces o válidos para superarla positivamente, y la evitamos todo lo que podemos.
  • Puede darnos dolor, tener que pagar una factura y la dejamos hasta el último día, cuando el dolor de no pagarla y tener que hacer frente a intereses o recargos es más grande que el hecho de pagarla en fecha.
  • Puede generarnos incomodidad, tener que enfrentar una tarea que nos llevaría largas horas resolverla, y en lugar de empezar, nos convencemos de que no tenemos tiempo y lo vamos postergando.

Procrastinar, es dejar todos estos asuntos para el ultimo día. Si, molestan. Si, no dan ganas de hacerlas.Si, son un tostón! Pero si hay que hacerlas, hay que hacerlas y cuanto antes te las saquees de encima, antes te sentirás satisfecho, orgulloso y relajado. Listo para la siguiente tarea. El peor estrés surge de nuestra mente, de estar “rumiando como una vaquita” todo lo que nos queda por hacer!!!!

Recuperar la Paz Mental es posible. Y para ello es necesario ser conscientes de que ahora mismo, nuestra ansiedad, nuestra intranquilidad, nos la estamos produciendo nosotros mismos, al no concluir todos esos pendientes que tenemos en nuestra lista.

SIMPLIFICA, TERMINA, RESUELVE, CONCLUYE, Verás como recuperas horas de paz mental!

  • Toma la firme decisión de ir resolviendo punto por punto, paso por paso, todos aquellos pendientes.
  • Haz una lista con estas tareas.
  • Divide cada tarea en los pasos necesarios para llevarlas a cabo (una llamada, enviar un mail, buscar alguna información, organizar por partes y no todo a la vez)
  • Cada noche, elige tres pasos de estas listas y ponlos como prioridad para el día siguiente.
  • Da esos pasos como primera tarea del día. Así te sentirás más relajada, sabiendo que has hecho lo que te habías propuesto.
  • Vuelve a apuntar tres pasos para el día siguiente.
  • Sigue hasta concluir todos los temas que te preocupaban.

Recuperar la paz mental es algo que puedes hacer en muy poco tiempo, comparado con el tiempo que llevas sufriendo por tener tantos frentes abiertos a los que no te estás enfrentando.

Viki Morandeira

Cuento: La Escalera del Deseo

cuento la escalera de los deseos

 

Era una noche tranquila, pero el corazón de una persona estaba muy inquieto. Tenía una meta en su corazón, pero su mente estaba tan confundida que no sabía por dónde empezar ni cómo hacer para cumplir su meta. Esa noche, luego de dar muchas vueltas en la cama, se durmió.

En el transcurso de la noche tuvo un sueño:

El se encontraba en una hermosa pradera con árboles y un hermoso paisaje de montañas. Mientras miraba este hermoso paisaje, notó algo que le llamó mucho la atención: un gran grupo de personas que se dirigían hacia el mismo lugar. Avanzó unos pasos para ver hacia dónde iban y logró ver a la distancia una escalera que tenía su base en la tierra mas no se veía su final. Picado Sigue leyendo “Cuento: La Escalera del Deseo”

coaching cordoba

El Autosabotaje, o cuando el enemigo está dentro de nuestra mente.

 

 

¿Sientes a menudo que está siendo saboteado desde dentro?

¿Sientes que sabes lo que tienes que hacer, pero algo desde tu interior te lo impide?

 

Esto es así y les ocurre a muchas personas. No te asustes.. Se llaman Creencias Limitantes y tienen solución.

 

Pero para poder poner solución a algo, primero tenemos que ser conscientes de ese algo…. ¿cuales son realmente tus creencias limitantes?

 

  • ¿Crees que no te mereces una vida mejor?
  • ¿Crees que si cambias, si progresas, si mejoras tu vida (como ha sido hasta ahora) puede verse en peligro?
  • ¿Crees que tú no eres capaz ni válido para alcanzar tus metas?
  • ¿Te comparas con los demás y te consideras inferior que tus compañeros?
  • ¿Te atemoriza compartir tus opiniones o ideas por que crees que las rechazarán?
  • ¿Compruebas como los demás avanzan y tu te quedas relegado a la frustración?
  • ¿Qué piensas que te impide entrar en acción hacia una vida mejor?

 

Seguramente, como también me ocurría a mi, tendrás uno o varios pensamientos limitantes. Estas creencias, están tan integradas a tu mente, que ya no eres consciente de ellas.

Cuando uno cree en algo, no lo cuestiona. La mente, una vez que ha incorporado una creencia, dificilmente la cuestiona de manera inconsciente, sino que uno mismo tiene que hacer un ejercicio de autoconocimiento, de autoreflexión, para llegar a detectar cuales son nuestros pensamientos limitantes.

Y te aseguro que una vez que los descubras te parecerá inverosimil que algo asi pudiera estar frenandote en la vida.

¿Y como cambiar nuestras creencias limitantes?

Pues una vez que has detectado cuales son los pensamientos que te frenan, que te limitan, que te impiden sentirte una persona plenamente capaz de conseguir mejores resultados en tu vida, es hora de cambiarlos.

No es algo que ocurra de la noche a la mañana, porque como ya sabes, somos personas de hábitos, y nuestras creencias limitantes, van seguidas de conductas que convertimos en hábitos.

  1. Detectar que nos decimos a nosotros mismos que nos está impidiendo avanzar.
  2. Enjuiciar esos pensamientos, ponerlos en duda, refutarlos.
  3. Elegir nuevos pensamientos motivantes, que nos impulsen a actuar y nos den fuerzas
  4. Hacerlo cada dia, sin importar si un dia no lo logramos, volverlo a intentar.
  5. Mantener nuestra mente enfocada en lo que podemos hacer y hacerlo.
Tu puedes ser, hacer y tener mucho más de lo que eres, haces y tienes. Si te encuentras paralizado y lamentándote de tu mala vida, de la mala suerte que tienes, siento decirte que no es mala suerte….. sino otra cosa. Tus creencias limitentes, aquello que no crees posible, es lo que te impide hacerlo posible.
Se puede. Si consigues cambiar esos pensamientos que te han limitado en algun aspecto de tu vida, comprobarás como puedes cambiar y mejorar tu vida. Existen varias técnicas y ejercicios de PNL que te ayudarán a lograrlo. Hay herramientas que te harán más sencilla esta tarea, no las desestimes!!
Nunca es tarde para ser lo que se podría haber sido. Esta frase, de George Elliot, es otra de las frase motivadoras que me repito semanalmente para continaur en mi crecimiento personal y profesional.
Tampoco es tarde para ti. Yo “desperté” con 37 años. Y estoy plenamente satisfecha de haber reconocido mis creencias limitantes. Ahora, nada me impide seguir creciendo, nada me limita. Solo se que es cuestión de perseverancia, trabajo y tiempo.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

 

 

Organización: Ahorro de tiempo

A menudo, solemos creer que dedicar cada día 15 minutos a organizarnos, es perder esos 15 minutos pudiendo estar ya con las tareas que tenemos que resolver. Pero a decir verdad, invertir esos 15 minutos puede ahorrarnos mucho tiempo y hacer que seamos más productivos.

Si cada día decides cuales son las 5 tareas más importantes que tienes que realizar al día siguiente, y te enfocas en hacerlas desde primera hora del día, no solo habrás avanzado, sino que además sentiras un aumento en tu confianza y en tu satisfacción personal.

El tiempo dedicado a la organización o planificación de nuestras tareas para el día siguiente, puede asemejarse al hecho de hacer la lista de la compra antes de ir al mercado.

¿Te acuerdas como al llegar a casa y empezar a sacar todo de las bolsas, los dias que has ido sin una lista, de pronto te das cuenta que te faltan la mitad de las cosas importantes que necesitabas y que has traido otras tantas que ni siquiera necesitabas?

Pues haciendo un paralelismo, lo mismo ocurre en nuestro día a día, cuando iniciamos la mañana sin saber por donde empezar. Nos vamos encontrando temas por resolver, que no son tan importantes, pero los resolvemos, dejando asi de lado los temas que realmente necesitaban nuestra atención.

Invertir esos minutos en la organización del día siguiente, y convertirlo en un hábito, sin confiar solo en nuestra mente, sino hacerlo por escrito, puede marcar la diferencia entre ser una persona de éxito y no serlo nunca.

Los buenos hábitos y la disciplina, asi como la organización y la perseverancia, son peldaños fundamentales en nuestra escalera hacia el éxito.

Puedes leer más sobre este tema, en el artículo que escribí para el blog Quiero Vivir Mejor

 

Pincha aqui  Aprender a Organizarse es Vital!

 

Les dejo el artículo, que pueden leer completo en el enlace de arriba.

 

viki morandeira

 

 

 

Tu Coach Personal