Cuento: La historia de las llaves

viki morandeira frases positivas

Existen cientos de cuentos cortos para motivar a dar un paso fuera de la zona de confort, para adentrarnos en esa zona desconocida, donde todo es nuevo y nos sentimos inseguros. Quizás este cuento La historia de la llave, es uno de los más sencillos de recordar para poder aplicarlo en nuestra vida diaria.

Cuento: La historia de las llaves.

Una noche, mientras paseaba por mi barrio, me encontré a un hombre que buscaba desesperadamente algo. Me sorprendió observar que, mientras se llevaba las manos a la cabeza y decía sin cesar, “¿dónde se habrán caído?”, daba vueltas y vueltas dentro un círculo muy reducido cuyo centro era una farola…

Me acerqué y le pregunté si le podía ayudar.

– ¿Puedo ayudarle?

– Sí, claro, por supuesto…

– ¿Qué ha perdido?– le pregunté mientras comenzaba a buscar sin saber qué buscaba.

– Las llaves de mi casa. ¡¡Las malditas llaves de mi casa!!– me contestó con un tono de angustia en su voz.

– No se preocupe– le dije para tranquilizarle-seguro que las encontramos. Me puse a buscar, y mientras lo hacía le pregunté

– ¿Está seguro de que se le cayeron por aquí?

– Pues la verdad es que no – me contestó – pero aquí hay luz.

Cuando tenemos algo que resolver, buscamos en el pasado, en la experiencia previa ya que ahí es donde tenemos “luz” pero no siempre la solución estará ahí. Cuando la situación a la que nos enfrentamos es NUEVA, o hasta ahora no hemos podido resolverla con las herramientas y conocimientos que ya tenemos, seguir buscando en “la luz”, en el pasado, puede ser como el sucedo del cuento, permanecer buscando en la “farola” dando vueltas alrededor de la luz.

En lo nuevo, en lo que está oscuro, en aquellas situaciones que están fuera de nuestra zona de confort podemos sentir inseguridad, miedo y, por lo tanto, muchas veces vamos retrasando el momento de enfrentarlo, lo rechazamos.

Si otros ya pudieron resolver esa situación antes, ¿qué te impide a ti poder comprender y aprender a resolverlo? Posiblemente puedes resolverlo, si dejas de buscar alrededor de lo ya conocido, si desde el valor decides enfrentar la situación “con una linterna”.

¿Cuáles pueden ser esas linternas?

  • 1.- Creatividad.  

No se consiguen nuevos retos,  ni nuevos resultados siendo el mismo, buscando solo en la zona de luz. Un nuevo reto requiere un nuevo “yo”, requiere utilizar la creatividad para enfrentarnos a aquello que aún no hemos hecho.

  • 2.- Optimismo.

El miedo puede ser una de las fuentes de mayor oscuridad. Si en nuestra mente solo albergamos pensamientos derrotistas, negativos, si sentimos que no podemos dejar de ser pesimistas, es probable que estemos paralizados. Por eso el optimismo es una de las mejores linternas que podemos llevarnos al buscar ampliar nuestra zona de confort. ¿Porqué pensar que puede salir mal si cuesta lo mismo y es más productivo pensar que puede salir bien? Inténtalo.

  • 3.- Atreverse a cometer un error. 

Otra de las situaciones que nos hacen seguir buscando en la luz, en el pasado, es el miedo a cometer un error. Tenemos un gran temor al error, porque solemos creer que equivocarnos es demostrar que somos menos inteligentes, menos capaces….  A veces es necesario grabarnos a fuego que el aprendizaje llega con el intento, llega con atrevernos a hacer algo incluso sabiendo que podemos equivocarnos. Equivocarse no es un error, el error es no arriesgarse a fallar.

  • 4.- Aceptar el error con humildad

Dicen que errar es humano, ¿verdad? Cuando intentamos ocultar un error, cuando lo tapamos para que los demás no se den cuenta de que nos hemos equivocado, estamos demostrando arrogancia. Es arrogante creernos perfectos!! Recuerda aquella frase que dice: Solo sé que no sé nada. Solo un sabio puede asumir con total humildad que es humano, que la verdadera sabiduría está en asumir nuestra propia ignorancia, como decía Sócrates.

¿Qué vas a hacer la próxima vez que sientas miedo ante una situación que aún no has tenido que enfrentar? ¿Dudar, paralizarte, buscar en lo que ya sabes, dar vueltas y vueltas junto a la farola?

En lugar de alimentar el pesimismo, intenta pensar en que puede salir bien y que incluso, si algo sale mal, eso será una fuente de aprendizaje. La única manera de ganar confianza en uno mismo es arriesgándose a que pueda salir mal. Cuando lo logramos, cuando al fin vemos que hemos llegado a la meta, la sensación de satisfacción interior nos da fuerzas para creer cada día más en nosotros.

Quien no hace, no crece. Quien no se equivoca, no aprende. Quien no teme, no está haciendo nada nuevo.

Viki Morandeira

Coach Ontológico.

Taller Libera tu Potencial con PNL

Este es tu peor enemigo y no lo sabes

prohibido sentarse a esperar que suceda

Todos tenemos la capacidad de lograr grandes retos y alcanzar metas que ahora mismo pueden parecernos inimaginables. Y si no lo estamos consiguiendo, o si no lo logramos en nuestra vida, se debe únicamente a un enemigo. Uno que está cerca pero que a veces no conoces.

EL OPONENTE INTERNO

“Algunas veces somos nuestros peores enemigos. El miedo hace que nos desenfoquemos, que perdamos el sentido de lo que es importante”, decía Tim Gallwey.

Tim es autor del libro El Juego Interior del tenis y es considerado el padre del coaching moderno. Una disciplina que sin embargo tiene sus orígenes en la mayéutica de Sócrates y que se ha transformado en el catalizador para que cada persona logre desarrollar su máximo potencial.

El coaching nos ayuda a ser un observador distinto de nuestra propia realidad. No actuamos como somos, en nuestra total plenitud de facultades y capacidades, sino como nos vemos. Y muchas veces, ese “como yo me veo a mi mismo”, está lleno de interferencias. Esas interferencias, que están en nuestra mente, son las que a través del coaching podemos cambiar.

Existe una fórmula:

RESULTADOS= POTENCIAL – INTERFERENCIAS

Si nos lo paramos a pensar, esta fórmula tiene sentido. Mira… Los resultados que una persona está consiguiendo en un momento de su vida, vienen dados por sus capacidades, por el potencial que tiene esa persona MENOS las interferencias que evitan que pueda rendir a pleno. Por lo general, lo que es visible, para los demás, pero también para nosotros, es el resultado que conseguimos. Y desafortunadamente, solemos encasillarnos en función de nuestro rendimiento del pasado, o del rendimiento que CREEMOS posible alcanzar. Haciendo esto es cuando estamos poniendo en marcha nuestras interferencias.

Piensa en esta frase: “Sacar lo mejor de uno”. ¿La recuerdas? Eso ¿querrá decir que tenemos dentro algo muy bueno, algo mucho mejor de lo que ya estamos dando?

Por supuesto. Todos tenemos un enorme potencial. El coaching es la herramienta para minimizar las interferencias, para sacar a la luz resultados mejores, para alcanzar metas mayores gracias a poder utilizar todo tu potencial, tras librarte de la mayoría de las interferencias.

Casi podrías ser un superhéroe. Si. Tu mismo puedes ser capaz de metas y logros que ahora mismo ni siquiera te imaginas. Piensa en esto, las personas normales y corrientes, ante una situación extrema, somos capaces de demostrar capacidades de lo más extraordinarias. La presión, la situación donde nos jugamos algo a todo o nada, incluso momentos de verdadero peligro vital, hace que nuestras interferencias queden anuladas y que podamos disponer de nuestro potencial en tu totalidad. La interferencia que hace que consigas menos resultados eres tú.

El oponente interno, para que estés disfrutando de resultados externos, está ahí, dentro de tu mente y a veces hace falta una ayuda externa para poner luz y comprender cuáles son esas interferencias. Algunas personas, luego de sufrir durante años, o debido a un cambio radical en sus vidas, dicen Basta, decretan un quiebre y transforman sus vidas para mejor.

Sin embargo ¿solo mediante una crisis podemos sacar lo mejor de nosotros? A veces suele ser así. Un revés de la vida hace que tomemos conciencia de que no estábamos llevando las riendas de nuestra vida, que nos detengamos en seco y nos de tiempo de pensar, decidir y generar cambios.

Así me sucedió a mi hace 8 años. Una sacudida de la vida me despertó y me hizo comprender que podía decir Basta, tomar decisiones y hacer cambios que yo misma planifiqué para mi futuro. A veces, no estamos consiguiendo nada porque simplemente no nos hemos fijado metas, no nos hemos propuesto conseguir “nada”.

Hace tiempo leí una frase que no recuerdo de quien es, ni si exactamente era así, pero el significado que tenía la frase era el siguiente: Quien no trabaja para sus metas, está trabajando para las metas de otra persona.

El coaching permite acceder a parte de ese potencial que todos tenemos dormido, a veces paralizado o anulado por cuestiones emocionales, pero que ahí está. Aunque ahora no lo veas, tú también tienes un enorme potencial que puedes hacer aflorar. ¿Te imaginas que con 35 o 45 años ya hubieras aprendido TODO? Desde luego que no. Lo maravilloso de estar vivos es que cada día vamos creciendo y aprendiendo, cada día nuestra mente se va expandiendo gracias a esos aprendizajes y cada año somos, en lugar de más viejos, más sabios. Crecemos en capacidad, en potencial… siempre que nos vayamos desprendiendo de las interferencias. Así, seriamos imparables.

Casi diría que tú tienes súper poderes- Vale quizás no puedas volar como superman, pero ciertamente sí tienes capacidades y habilidades, un potencial muy superior a lo que tu propia interferencia te permite aceptar normalmente.

No te puedo prometer que serás un superhéroe. Pero si te lo permites, si vamos minimizando las interferencias de tu mente, estoy segura que hay mucho por sacar!

Te has parado a pensar que identificamos lo que hacemos con lo que somos??

Si hacemos un pastel y no nos sale bien, decimos: Soy un pésimo cocinero.

Si vamos a bailar y nos sentimos incómodos por nuestra forma de hacerlo, decimos: Soy un bailarín desastroso!!!

¿Realmente ERES desastroso, pésimo, terrible, catastrófico o es simplemente crees esto, porque estás cometiendo un error de identificación “HAGO-SOY”?

El hacer es algo que se mejora con la práctica, con el tiempo, con el aprendizaje, con la experiencia, con el error. Nadie nace siendo un perfecto cocinero o un excelente bailarín. TODO SE HACE. SE LLEGA A SER HACIENDO.

Pensar, decidir y cambiar algo en tu vida puede ser lo que haga que todo cambie.

Hoy mismo, una clienta, con quien estamos haciendo el taller Libera tu Grandeza con PNL, me decía lo siguiente:

Antes, decía “no puedo” o “no se”. Mis frases han cambiado. Mi manera de pensar ha cambiado, ahora son “voy a probar”, “claro que puedo”, etc. Esto es como cuando a mi hijo le decía cuando le ponía brócoli en el plato, si no pruebas no sabrás si te gusta. Si no empiezo a caminar no sabré si puedo hacer las cosas que quiero, así que en marcha.

Es fantástico poder ver como las personas eliminan sus interferencias y liberan su potencial. Es mágico cuando se dan cuenta de que son súper héroes!!!

img_1278

 

Viki Morandeira

Coach Ontológico

9 pasos para Mejorar tu Motivacion

 

Nuestra mente, ese órgano maravilloso, ha tenido, desde sus inicios, la tarea de permitir nuestra supervivencia. Por eso, las funciones que nuestro cerebro realiza en automático, sin nuestra intervención, son la respiración, la digestión, la protección. Pero tu cerebro no solo sirve para que sobrevivas, también es necesario usarlo para vivir la vida que deseas vivir. Estar vivo es algo que está ocurriendo, incluso sin nuestra decisión o voluntad, pero hay otras cuestiones para las que es necesario utilizar nuestra mente: La motivación.

¿Deseas ser feliz? La mayoría de las personas a quienes le hagas esta pregunta dirán que sí, por supuesto, quién no desearía ser feliz. La felicidad es una de las metas más importantes de nuestra generación. Y para lograr esa felicidad, es necesario que haya coherencia entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. Y es aquí donde necesitamos poner en marcha nuestra mente, es aquí donde entra en juego la motivación. Porque si yo siento y pienso que podría hacer tal cosa, pero no la estoy haciendo, la más probable es que sienta infelicidad.

¿Qué nos frena? ¿Qué hace que cada fin de año hagamos propósitos que luego no llegamos a cumplir? ¿Qué te impide ser feliz tras estar viviendo en coherencia entre lo que sientes, lo que piensas y lo que haces? Muchas veces es no saber que la motivación hay que alimentarla, trabajarla, buscarla a diario.

 

9 pasos para Mejorar tu Motivación

  • Fijar una gran meta

Si analizamos el origen etimológico de la palabra motivación vemos que está compuesta por dos partes. “Motivus” que viene del latín y significa movimiento y el sufijo “ción” que significa “acción y efecto”.  Cuando no tenemos una meta, cuando aquello que se nos presenta cada día es ir a un trabajo donde no nos sentimos valorados o realizados, o cuando trabajamos solo para llegar a fin de mes, difícilmente podremos sentir la acción y el efecto del movimiento. ¿Quién quiere levantarse cada mañana solo para conseguir dinero para luego pagar gastos y facturas? Esta realidad no es nada motivante.

¿Te has parado a pensar si ahora mismo tienes metas? Una vida sin metas puede ser como dar vueltas en una rueda de hamster, haciendo cada día lo mismo, en un círculo sin salida. Por eso, como primer paso es necesario tener una meta. NO un sueño. NO un anhelo. NO un desearía ser o tener… Una meta que te motive.

En la vida necesitamos seguir en acción, en movimiento, fijarnos nuevas metas, pero ahora de manera consciente, que estén alineadas con lo que sentimos y pensamos. Fijarte una meta es el primer paso que te saca de la parálisis en la que te encuentras.

  • Divide tu meta en pasos y empieza dando el primero. 

Si has tenido la idea de escribir un libro, está claro que no te sentarás y lo escribirás el día en el que te fijes esa meta. Cualquiera de tus metas requiere una serie de pasos, de acciones a realizar de manera individual para luego pasar a la siguiente. Por eso, nada mejor que hacer una lista de todos los pasos que en este momento crees necesarios para lograr tu meta. En el caso de un escritor, podríamos decir:

  1. Documentarme sobre XX situación.
  2. Buscar un diccionario de sinónimos para utilizar durante el proceso de escritura.
  3. Definir brevemente la trama del libro
  4. Describir cada personaje y su personalidad
  5. Buscar información sobre la profesión de uno de los personajes.
  6. Escribir 2 páginas diarias
  7. Releer el material escrito una vez por semana.
  8. Corregir errores ortotipográficos una vez por semana.
  9. etc.

Nada muere más rápido que una idea cuando dejamos de alimentarla, por eso, cuando fijes tu meta, escribe en ese momento una lista con los primeros pasos. No te preocupes porque estén en orden cronológico, simplemente, escribe. Ya habrá tiempo para reorganizarlos.

  • Recuerda tus logros anteriores

Muchas veces, perdemos la motivación porque permitimos que las ideas pesimistas, realistas, ganen a la ilusión, a la inicial fantasía de poder lograr aquella meta que nos haría sentir orgullosos, plenos. Comenzamos a perder la fe en nosotros mismos. Por eso, es importante recordarnos que somos capaces, recordando logros anteriores.

Seguramente, en el pasado, has fijado algunas metas y las has logrado. Si empezamos por el principio, has logrado aprender a gatear, luego a caminar, has aprendido a hablar, a montar en bicicleta, a nadar, a escribir, a sumar y restar, has acabado la escuela primaria, la secundaria…. pero de todas estas metas no solemos tomar conciencia. Las cumplíamos porque era lo que debíamos hacer. Quizás has estudiado una carrera universitaria, te has fijado esa meta y también la has logrado. ¿y ahora qué?

tener-miedo-no-evita-que-mueras

  • Los Resultados están fuera de la zona de confort

Ahora toca salir fuera de la zona de confort. Recuerda que para lograr lo que hasta ahora no has logrado, necesitas hacer lo que hasta ahora no has hecho. Si tu meta es conseguir un empleo cuando acabas de salir de la universidad, la posibilidad de tener ese trabajo no llegará haciendo lo que hacías durante tus días de estudiante… sino dando pasos fuera de tu zona de confort, haciendo aquello que te da miedo hacer. A veces, son necesarios 5 segundos de valor para dar ese paso. Pero no darlo, puede traernos años de frustración…

  • ¿Qué es lo peor que puede pasar? 

Lo peor que puede pasar es que te quedes como estás. Y como nuestra mente hemos dicho que está “programada” solo para la supervivencia, para ella estará bien así. El miedo a dar pasos fuera de nuestra zona de confort puede ser paralizante. Podemos pasar semanas, meses o incluso años en una parálisis por análisis. ¿Y si no hago bien la entrevista? ¿Y si mi libro no le gusta a nadie? ¿Y si no tengo clientes para mi negocio? ¿Y si no soy bueno en esto? ¿Y si cometo un error?

El peor error que puedes cometer es rendirte antes de empezar. Puedo asegurarte que lo que más te pesará al final de tus días no serán tus errores, no te pesará intentar algo que no haya dado un buen resultado, te pesará todo lo que no hayas intentado. Busca comprender tus miedos, escucha qué frases son las que te limitan y te frenan, pregúntate qué es lo peor que puede pasar y al comprobar que si pasara lo peor incluso podrías seguir adelante, eso hará que el miedo se desvanezca.

  • Haz un trato contigo

Tener, a diario, la motivación suficiente para trabajar en dar los pasos hacia nuestra meta puede ser una tarea titánica. El miedo hará que encuentres justificación para no arriesgarte, la falta de confianza en ti hará que con cualquier excusa te dediques a otra cosa en lugar de dar los pasos necesarios para lograr tu meta.

Y cuando no hayas dado pasos hacia tu meta, comenzarás a juzgarte y a reprocharte lo flojo que eres. Tu mente estará ocupado con los pasos que te habías propuesto dar y no has dado. Constantemente estarás pensando en que no vales para nada, en que no eres capaz de tener voluntad para dar estos pasos, y puedes caer en la rendición y en el abandono de tus metas.

¿Qué puedes hacer para evitarlo? Haz un trato contigo. Dile a tu mente, haré esto y cuando acabe me daré un buen baño con burbujas. O haré esto y luego, me iré a caminar por el campo. Ofrécete un trato, una recompensa por el paso que hayas dado. Y si es uno de los grandes, mejor. Comprobarás como hacer aquello que lleva días o semanas dando vueltas en tu cabeza te libera de una culpa terrible que ibas acumulando por horas sin siquiera darte cuenta. Si suele pasarte esto, puedes leer el libro Tráguese ese sapo 

 

  • Escribe para qué quieres lograr tu meta

Para ti tiene que estar claro para qué deseas lograr tu meta. Si sientes que la motivación disminuye, es una buena idea hacer una lista de los motivos por los que has decidido que querías lograr tu meta. ¿Por qué tienes que dar los pasos que tienes que dar? ¿Cómo serás, qué persona serás o cómo cambiará tu vida cuando logres tus metas? Si eres visual, también, además de escribir, puedes visualizar cómo sería tu vida una vez logrado tu objetivo. Y una vez que sepas para qué, vuelve a dar pasos como si estuvieras motivado.

  • Diviértete

Recuerda, la felicidad no tiene que estar SOLO en el momento en el que logres tu meta, es necesario DISFRUTAR DEL CAMINO. Si tu meta tiene sentido para ti, si es algo que te hace feliz, que te apasiona, divertirte mientras llegas no será un problema. Pero es necesario recordarnos que si por llegar a determinada meta pagamos un alto precio en nuestro mal humor, si nos convertimos en una persona tosca y agresiva, porque solo vivimos para nuestra meta, quizás sea necesario analizar y reevaluar la situación. El camino también puede ser divertido, también puede disfrutarse, no solo la meta.

  • Haz que cada día cuente. 

Y por último, toca repetir, seguir dando pasos, seguir refrescando y recargando nuestra motivación, repetir los pasos para mantenernos enfocados en aquello que deseamos lograr y  asumir que CADA DIA CUENTA. Se dice que el tiempo es oro. Pero no lo creo así. El oro es algo que se compra, se vende, se gana, se tiene, se utiliza, se funde, se pierde, se recupera…  En cambio, el tiempo no puede recuperarse. El tiempo que utilizamos en distraernos con juegos, con redes sociales, con tareas improductivas, si ese día no hemos hecho nada que cuente, hará que ese sea un día perdido. El tiempo es vida. Y si, puedes relajarte y jugar o chatear con amigos, pero primero, antes que nada, da los pasos necesarios para tu meta, cumple con el compromiso que te has hecho a ti mismo. Haz que cada día cuente.

Desde el coaching trabajamos en fijar metas efectivas, en mantener a altos niveles la motivación, en planificar los pasos para tus metas, en diseñar una estrategia personalizada que te lleve desde donde estás hasta donde te has fijado llegar.

Viki Morandeira

Coach Ontológico Personal

hasta-para-llegar-a-la-cima-de-la-montana-mas-alta-hay-un-camino

Sabiduría Tolteca: Miedo a la Escasez

dandelions-609253_1920La semana pasada, en el programa de radio Optimistas en Acción, hablamos del primero de los 4 miedos de la vida, los cuatro miedos que según la Sabiduría Tolteca nos paralizan y retienen para llevar una mejor vida. Hablamos del miedo a la Soledad. ¿Cómo puede ser tan paralizante algo que no tiene cadenas, ni cintas para sujetarnos? ¿Cómo puede evitar que demos un solo paso algo que ni siquiera es algo material? ¿Cómo puede retenernos una jaula que no existe?

Precisamente por no existir fuera de nuestra mente, estos miedos, paralizan mucho más que unas cadenas. Si estoy prisionero, podré idear un plan para escapar, cavar un túnel, tramar un engaño…. y muchos prisioneros a lo largo de la historia y de los siglos han escapado de sus confinamientos. ¿Cómo puede ser más sencillo escapar de una cárcel de máxima seguridad que vencer el miedo a la soledad o el miedo a la escasez?

En realidad el carcelero contra el que tenemos que luchar en estos miedos es alguien a quien damos demasiado poder: Nuestra Mente. Cuando creemos algo, lo convertimos en realidad, lo materializamos en nuestra mente y se transforma en gruesas cadenas cuando hablamos de miedos paralizantes.

El miedo a la escasez podemos relacionarlo con el miedo al futuro. Decía Epicuro  que: “el futuro ni depende enteramente de nosotros, ni tampoco nos es totalmente ajeno, de modo que no debemos esperarlo como si hubiera de venir infaliblemente ni tampoco desesperarnos como si no hubiera de venir nunca”.

¿Tiene entonces sentido temer a algo que por una parte no podemos controlar? ¿Tiene acaso sentido temer a los días por venir que irán trayendo aquello por lo que yo me esfuerce y persevere por conseguir?

Muchas veces, con buenas intenciones, conseguimos pésimos resultados. NO me cansaré de repetirlo porque he comprobado por mi misma como a pesar de mis buenas intenciones conseguí malos resultados. Podemos, desde nuestro miedo a la escasez, aconsejar a un hijo, a un amigo, a nuestra pareja, que no haga algo, que siga el camino seguro, que apueste por un sueldo a fin de mes en lugar de apostar por seguir sus sueños. Podemos, desde el miedo a la escasez, oponernos a que nuestros hijos decidan elegir estudiar teatro en lugar de estudiar informática. ¿Y su felicidad? Siempre pensamos en su felicidad, siempre. Pero lo hacemos desde nuestro punto de vista, desde nuestras expectativas, desde lo que nosotros creemos que el otro debería hacer para no vivir en la escasez.

¿Realmente vivimos rodeados de escasez y de falta de oportunidades para mejorar nuestra vida? Si miramos a nuestro alrededor podemos detenernos y agradecer por tantísimas cosas!! Hoy, en la sociedad occidental en la que vivimos, las oportunidades de las que disponemos son inmensas. Podemos tomar un avión y cambiar de país. Podemos cambiar de ciudad o formarnos en una disciplina nueva. Podemos reciclarnos a nivel laboral. O podemos seguir pensando que nada de lo que hagamos cambiará nuestra vida, dejando que el desvalimiento aprendido nos hunda para siempre.


+ Miedo a la escasez
Superar el miedo a estar escaso, sin dinero u oportunidades para ser cada vez más abundante requiere de un trabajo contigo mismo. Debes darte la oportunidad para considerar que tus emociones sientan ese “deseo de merecer lo mejor para tu vida”. El sentimiento de víctima, es una señal de que el fantasma del miedo esta invadiéndote.
Hay una palabra de siete letras que, cuando la repites, empieza a dar claridad al estado de abundancia que hoy tienes. Esta palabra es “GRACIAS”.
Cuando agradeces por todo cuanto tienes en este momento y por lo que llegará a ti, comienzas a ser perceptible de todas las cosas que Dios te ofrece cada día.
Gracias Dios por abrir los ojos este día de hoy, por poder respirar un día más.
Gracias por la cama donde duermo, por las situaciones que parecen adversas, pero me dejan sabiduría.
Gracias Dios, por la sonrisa que me regalo esa persona que no conozco.
Gracias Dios, por Tener trabajo, por la comida caliente, por la taza de café.
Agradece y, en poco tiempo, todos tus deseos comenzaran a materializarse.

La verdad que resulta algo ingenuo creer que “solo” por empezar a agradecer todos nuestros deseos se van a materializar. Puede parecer un insulto a la inteligencia humana que la clave para materializar deseos sea decir: Gracias. No estoy de acuerdo en que sea tan simple.

En lo que si estoy de acuerdo es en que desde el miedo a la escasez tomamos decisiones que no nos hacen felices. Elegimos carreras profesionales o trabajos que nos dan un sueldo a fin de mes, que nos quitan el miedo a no tener, pero que a la larga nos enjaulan en una vida gris y anodina que en nada se parece a la que soñábamos para nosotros.

Uno de los grandes males de esta sociedad en la que vivimos es precisamente este. El haber tomado decisiones desde el miedo a la escasez y no desde la coherencia entre lo que sentimos y pensamos que deberíamos hacer. Nos obligamos a ser parte del rebaño, a seguir a la manada, por miedo a la escasez. Nos obligamos a estar horas y horas en un trabajo que no nos agrada por miedo a la escasez. ¿Qué puedes hacer? Dar las gracias no resolverá todo por arte de magia, eso está claro.

Lo que si puedes hacer es tomar las riendas de tu vida, proyectar y planificar cambios, empezar a diseñar esa nueva vida. NO siempre el miedo a la escasez es malo. Como te decía, lo malo o lo bueno son los resultados. Desde el miedo a la escasez mis abuelos, hace 67 años subieron a un transatlántico y durante 21 días navegaron junto con cientos de inmigrantes, con sus tres hijos, haciendo una travesía que les alejaba de España, tras la guerra civil, que les alejaba de la escasez que estaba viviendo, que era real y no un miedo que estuviera en su mente. Construyeron gracias a tomar esa decisión una vida en Argentina, y gracias a esa decisión mis padres se conocieron y pude nacer.

La vida depende de nuestras decisiones, no lo olvides. La de tus hijos, tus nietos, tus bisnietos…. todas esas vidas en cierta forma también dependen de los pasos que des. NO dejes que ningún miedo te paralice. Podemos Tomar las Riendas de Tu Vida con el taller online que te convertirá en el capitán de tu destino.  Puedes, si tu decisión es retomar las riendas de tu vida, enviarme un mensaje privado desde el formulario de contacto que encontrarás a continuación.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

 

Gracias. Me declaro Agradecida.

ChartGo (1)

Cuando comencé tímidamente a escribir en un blog, allá por el 2010, había tanto, tantísimo que me era complejo y difícil. No sabía nada, como todo el que empieza algo nuevo. Veía otros blogs, y si algo me llamaba la atención invertía horas en aprender a hacerlo y aplicarlo en mi página. Cometí errores, por supuesto, como todo el mundo cuando empieza… Recuerdo que miraba las estadísticas de visitas de mi blog y veía como lentamente subían, poco a poco, a muy poco!!! El día que superé las 100 visitas diarias me llené de alegría!!! ¡Esto va para arriba, esto marcha!, sentí que dijo mi corazón.

La perseverancia, la constancia, el aprendizaje a base de prueba-error, el confiar en que el resultado futuro no es cuestión de suerte, sino de aprendizaje y trabajo duro, todo esto fue lo que me impulsó desde el primer momento a no rendirme. Pero también el ir viendo resultados.

Dicen algunas estadísticas que la mayoría de los blogs son abandonados durante el primer año. El ciberespacio está lleno de blog-cadáveres que se iniciaron con una idea, con ilusión, pero se abandonar por falta de motivación.

NO es fácil tener motivación cuando todo es tan complejo.

NO es fácil aumentar la motivación cuando algunas cosas salen mal.

NO es nada fácil mantener una motivación constante cuando no se ven resultados constantes.

Pero sobre todo, NO es inteligente seguir haciendo algo que no da resultados!!! Si no funciona, hay que cambiar, tomar decisiones, aprender, intentar mejorar, mirar a los demás, inspirarnos en ejemplos de éxito en el ámbito que uno desea su propio éxito.

Cada año, a mediados de diciembre, hago un recuento de estadísticas, de libros y artículos publicados, de visitas a mis blogs, de talleres, de el lado “visible” de mi trabajo. Y como soy una persona visual, me gusta plasmarlo en un gráfico de barras para tener la información a un solo golpe de vista. Me ayuda a evaluar cómo voy, a ver mis avances, mis retrocesos o si me he estancado. Durante el 2015 he estado un poco estancada a nivel de producción de trabajo “visible”, ya que no he publicado ebooks en Amazon, pero por contrapartida he publicado un libro del que me siento muy orgullosa El arte de No amargarse el Matrimonio.   Y aunque he dedicado menos tiempo a escribir “visiblemente”, eso no significa que mis dedos hayan dejado de darle al teclado, porque ha sido un año muy productivo a nivel de coaching online. Pero sobre todo, un año muy positivo a nivel emocional.

El coaching personal y el coaching de pareja tienen momentos duros. Los inicios son difíciles, partimos de situaciones de dolor, de conflicto, donde emocionalmente lo paso mal, al compartir el dolor de las personas con las que trabajo. Pero afortunadamente se que todo pasa , y que ese dolor inicial pasará en pocos días, porque lo veo en cada persona con quien trabajo, porque lo experimento cada semana.

Testimonio Marga

Decía mi profe de Coaching Ontológico, que al coaching se llega desde el dolor. Y así llegué yo, rota, dolorida, con la necesidad de rearmarme tras una gran sacudida de la vida, pero con las ganas y la fuerza para amarme más que nunca. Y así llegan muchos de mis clientes y clientas, rotos, hundidos por el dolor. Mi visión, tras lograr superar el dolor, fue ayudar a otras personas  a ser dueñas de sus vidas, a retomar las riendas y a sentirse felices en su propia piel. Y con cada mail que recibo de los participantes de los talleres, o de las personas a las que acompaño durante una crisis de pareja que por la crisis de los 40 les ha puesto a prueba, hacen que puede sentir que cada día estoy cumpliendo una hermosa misión.

Me declaro afortunada y agradecida a la vida y a mi, por qué no, por haber sabido ver el lado bueno y por haber convertido una experiencia dolorosa en una esperanza y una oportunidad para muchas otras personas.

Si has llegado hasta aquí, MUCHAS GRACIAS, porque para tí es para quien escribo. Para motivarte, para compartir mis aprendizajes, para juntos construirnos como personas más sanas y felices. A por muchos éxitos más, y que los vemos juntos!

Viki Morandeira

Coach Ontológico

¿Te declaras inválido?

 

¿Te ha pasado alguna vez decir “no puedo hacer esto”? ¿Hay algo que has intentado hacer, pero cómo no te ha salido bien has decidido que “no puedes hacerlo? No eres el único, la mayoría de las personas a veces nos convencemos de que “no podemos” con algunas de las tareas o metas que nos proponemos. Pero… ¿es real ese “no puedo”? ¿Qué te lo impide? ¿Te has preguntado qué es lo que verdaderamente te impide hacer eso que no te ha salido bien?

A muchísimas personas, a lo largo de nuestra vida, nos puede ocurrir que muchas veces nos sintamos incapaces de lograr algunas metas, de alcanzar algunos objetivos, o de realizar alguna tarea, a veces tan simple como cocinar, o aprender a usar un nuevo teléfono móvil o a conducir, por ejemplo. Algunas veces, lo intentamos pero tras el primer resultado no tan bueno como esperábamos, nos rendimos, por lo general, demasiado pronto. Otras veces, “nos convencemos” que no podemos hacerlo y directamente ya NI lo intentamos.

Nos declaramos inválidos. Si, nos declaramos inválidos para determinadas tareas, y ya no lo volvemos a intentar.

Y puede ocurrir, que durante muchos años, nos dediquemos a ver pasar la vida, a quejarnos por lo que no hemos podido hacer, por no haber sido lo que deseábamos ser. Gastamos tiempo, energías y saliva en quejarnos por no poder hacer lo que queríamos hacer. A quejarnos por no haber llegado a tener lo que deseábamos tener….. Nos acomodamos en esa situación de incapacidad, de invalidez.

En el momento en que nos declaramos inválidos, pueden surgir dentro de nosotros emociones dolorosas. Podemos sentir cómo nos sumimos en la depresión, cómo nuestro estado de ánimo con respecto a eso que deseábamos para nuestra vida queda oculto con una nube de tristeza, y permanecemos así, sumidos en esas emociones, sin (poder) hacer nada al respecto. ASUMIMOS nuestra invalidez como algo que es permanente, como algo que no tiene solución, que nosotros no podemos resolver. ASUMIMOS que la vida es así, que nuestra vida ha de ser así, que las cosas para nosotros son así, que en el juego de la vida nos tocó perder….. SIN HACER NADA AL RESPECTO.

¿Has hecho alguna vez una lista de las cosas a las que te has dicho “no puedo”?

¿Eres consciente de las veces que te has declarado inválido en tu vida?

¿Y si te propusieras declararte capaz y válido para volver a intentarlo? ¿Qué necesitas para intentarlo?

A veces, lo que nos impide volver a intentar algo es haber fallado en los intentos anteriores. Creemos que si hemos hecho dos intentos para hacer un bizcocho, y nos han salido mal, eso es señal suficiente de que “no somos buenos” en repostería. Creemos que si hemos dedicado un par de horas a aprender a hacer un blog, y no nos ha resultado a la primera, nos convencemos de que eso no es para nosotros.

¿Te has preguntado qué hace que algunas personas SI puedan hacer algo y tú no? En realidad no eres tan diferente a cualquiera de las personas que si pueden hacer aquello que a ti se te resiste. Además, seguramente tú eres capaz de hacer muchísimas otras cosas. ¿No es así? Cuando deseamos algo de una manera muy intensa, por lo general, aprendemos a hacerlo, lo conseguimos. Así mismo te ocurrió cuando intentabas aprender a gatear, y luego cuando lo conseguiste, intentaste aprender a caminar, y también lo hiciste, y te planteaste aprender a hablar, y fue otro de tus logros.

Por lo general, de pequeños, no tenemos una voz en nuestro interior que nos dice “no puedes” y es precisamente por este motivo por el que aunque no nos salga a la primera, volvemos a intentarlo, volvemos a hacer un esfuerzo, un nuevo intento, y así hasta conseguirlo. De niños creemos que podemos ser cualquier cosa que imaginemos ser. Creemos que podemos lograr cualquier cosa que queramos hacer…. pero a medida que vamos creciendo, en lugar de convencernos de que nada nos es imposible, nos vamos convenciendo de lo  contrario….. ¿Qué te impide ser, hacer o tener lo que quieres ser, hacer o tener? Muchas veces tu principal obstáculo eres tú mismo. Piénsalo.

¿Te dices a menudo que no puedes, que no eres capaz, que eso no es para ti? ¿Encuentras justificación sobre porqué esto no es para tí o porque tú no puedes hacerlo? Nuestra mente no quiere decir nunca, NO puedo, porque no puedo. Por eso siempre encuentra la manera de justificar esa “invalidez”. Y a veces, llevamos tanto tiempo repitiendo esa justificación que nos hemos convencido que eso es así, que es verdad, que nada podemos hacer para cambiarlo. ¿Quien te mantiene atado o retenido para que no intentes aprender a hacer algo? ¿Qué te lo impide? ¿Es real esa justificación que te repites a ti mismo?

Si antes no has podido, es probable que sea porque no lo has intentado las veces suficientes, porque no le has dedicado el tiempo suficiente, porque no te has declarado válido para asumir tu responsabilidad y tomar decisiones que dan por resultado acciones concretas para lograr eso que deseas.

Mientras tu mente te permita decidir que hacer, mientras tu mente te permita tomar tus propias decisiones, mientras tu mente te permita ser responsable de ti mismo, el no hacerlo y vivir una vida pobre, gris, sin sentido, también es tu responsabilidad.

NUNCA ES TARDE PARA DECIDIR DEJAR DE SER EMOCIONALMENTE INVÁLIDO

Si tienes tus huesos sanos, tus manos y pies en su sitio, si tienes tus ojos, tus oídos, tus piernas…. ¿por qué decides vivir como necesitando una silla de ruedas toda tu vida?

Miles de personas, nacidas con enfermedades severamente incapacitantes, son CAPACES, se declaran a si mismas VÁLIDAS para alcanzar sus sueños. Muchas personas, tras sufrir accidentes que transforman sus cuerpos y merman su movilidad, aun así, deciden que SON CAPACES, que SON VÁLIDAS para hacer muchas otras cosas, aunque no puedan caminar como antes. Muchas personas con sus cuerpos enteros y sanos…. viven vidas de inválidos, vidas de penas y lamentaciones.

NO ACEPTES NUNCA MAS VIVIR COMO UN INVÁLIDO. CORTA HOY MISMO, YA CON TU PASADO. LA FELICIDAD TE ESTA ESPERANDO EN ESTE MISMO INSTANTE!!!

 

Te invito a que te tomes unos minutos para ver este video…

Y que decidas ELIMINAR de tu vida todas aquellas barreras que te impiden alcanzar lo que realmente quieres hacer. DECIDE CONSCIENTEMENTE NO SER NUNCA MAS UN INVÁLIDO.

Escribe todo aquello que ya No quieres en tu Vida. Y rompe ese papel. Para luego, escribir uno nuevo, donde pongas todo lo que SI QUIERES EN TU VIDA.

Ser Feliz es una decisión personal. Ser infeliz, también.

Tu Coach Personal

 

Afirmaciones Positivas ¿Por qué funcionan?

afirmaciones positivas

A casi nadie le es ajeno que las afirmaciones positivas están de moda. Los libros de Louise Hay,  el libro y la película El Secreto, la Ley de la Atracción, y los recién llegados libros de afirmaciones para colorear llenan los estantes de librerías, kioskos, grandes supermercados…

Y como casi todo en la vida, las afirmaciones positivas tienen defensores y detractores, evangelizadores y demonizadores que mantienen posturas totalmente opuestas. ¿Tú qué crees sobre las afirmaciones positivas? Vamos a hablar sobre este tema, no para convencerte de una cosa u otra, sino para que tú seas quien se forme una opinión al respecto.

Algunos hablan de “autosugestión” para definir el efecto que se puede perseguir al utilizar las afirmaciones positivas. Otros pueden mencionar al universo, a fuerzas invisibles que conspiran para que recibas aquello en lo que creas con firmeza y decisión…  Hay quien  afirma que es de ingenuos creer que por decir “Yo tengo éxito” alguien pueda lograr tan ansiada meta…  ¿Y si hubiera evidencias científicas?  A veces, necesitamos pruebas para creer en algo que nuestra mente se niega a aceptar como veraz.

Una de las frases célebres de Mark Twain dice: “Es mucho más fácil engañar a alguien que convencer a alguien de que ha sido engañado”  Cuando nos convencemos de algo, incluso aunque no sea cierto, resulta mucho más difícil que cambiemos de opinión que haber creído algo que no era del todo verdad.

No podemos ya pasar por alto las evidencias científicas que tras muchos estudios la Psicología Positiva ha demostrado. Pensar en positivo da mejores resultados que pensar en negativo.

Cuando Martin Seligman profundizó en el estudio del “desvalimiento aprendido” lo hacía tras haber presenciado cómo su padre, luego de algunos reveses de la vida, se rindió y dejó de tener pensamientos positivos sobre su propio futuro. Martin Seligman dedicó y dedica su vida a los beneficios de Pensar en Positivo. Las afirmaciones positivas funcionan y está demostrado por más de un estudio científico, pero sobre todo, por las personas que tenemos a nuestro alrededor. optimistas pragmaticos

Decía Helen Keller… “Ningún pesimista ha descubierto el secreto de las estrellas, ni ha navegado por mares desconocidos, ni ha abierto una puerta al espíritu humano. Y si nos paramos a pensar… seguramente encontraremos muchísimos ejemplos de emprendedores, científicos, soñadores, actores, inventores, personas de carne y hueso, como tú y como yo, que HAN CREÍDO con firmeza en que eso que “pensaban” era posible. Cuando creemos que algo es posible, cuando nada en nuestro interior duda de que podamos alcanzar algo, daremos los pasos necesarios para lograrlo.

Vivimos a un ritmo demasiado vertiginoso y quizás, creemos que las afirmaciones positivas operan como la magia: “de inmediato”. Pero la realidad es que todo requiere su tiempo.

En cambio, el pensamiento negativo, en palabras de la profesora María del Carmen Navarro Maldonado, puede considerarse como “la peste de las neuronas”. En un artículo que publicó en el 2008 se refiere a la incidencia que tienen nuestros pensamientos en nuestra vida.

Si reflexionamos al respecto, podemos recordar que muchas veces, cuando pensamos en negativo, estamos experimentando emociones negativas y a su vez, estas emociones, (ira, miedo, frustración) generan en nuestro organismo cortisol y otras hormonas que incluso llegan a afectar nuestra salud. Pensar en negativo, “hacernos mala sangre” como decían nuestras abuelas, nos enferma. Por algo lo dirían nuestras abuelas, ¿verdad?

Las afirmaciones positivas funcionan cuando REALMENTE PONEMOS TODA NUESTRA CONFIANZA Y FE EN ELLAS. Cuando podemos creer en algo, podemos dar los pasos necesarios, invertir nuestro tiempo en aprender, en mejorar nuestras capacidades, en hacer alianzas, en vencer nuestros propios miedos, para finalmente, materializar aquello que hemos afirmado.

postura corporal correcta 1Haz la prueba. Ponte de pie, o sentado, pero con la espalda recta, los hombres hacia atrás, el mentón ligeramente despegado del pecho, la mirada al frente. Como puedes ver en la imagen que hay aquí mismo. Yo le llamo “la postura de poder”. En los talleres online muchas veces hablamos de la importancia de esta postura. No termines de leer este artículo sin hacer, por ti mismo, un pequeño experimento. Adopta la “postura de poder”, prepara dos o tres afirmaciones positivas a tu elección, en las que puedas creer con total seguridad. Y dilas mientras respiras profundamente. Prueba, por ejemplo: Soy una persona feliz. Soy una persona sana. Todo es perfecto. Repite estas frases, dos o tres veces, mientras estás en la postura de poder y respiras profundamente. Puedes también cerrar los ojos si te apetece. ¿Lo haces ahora? Te espero….

¿Y? ¿Qué tal? ¿Cómo se siente? Nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestra realidad, están tan relacionados, tan interconectados que sería una negligencia obviar la importancia que tiene en tu propio futuro el PODER CREER EN TI y el poder creer que vivirás situaciones afortunadas, que tendrás un mejor futuro, que llegarás a celebrar tus logros. ¿Si tú no crees en ti, entonces quien? Recuerda, como dijo Nelson Mandela… Tu pequeñez no le sirve al mundo!!! 

Y no te quedes con ser optimista durante una semana…. No te dediques a repetir afirmaciones positivas SOLO durante unos días para desmoralizarte a la semana porque no se han convertido en realidad. Creer en que podemos es mucho más poderoso que querer algo. 

¿Qué te parece si escribes tus propias frases, tus propias afirmaciones positivas, y las tienes a mano para repetirlas todos los días, durante un mes? ¿Te animas a invertir 5 minutos de tu tiempo, cada día, durante solo un mes? ¿Es demasiado? Cuando acabe el mes, y puedas comprobar cómo te sientes, cómo desde tu interior sientes la fuerza de una vida más agradable, de un futuro que se carga de esperanzas, estoy segura que te parecerá que has invertido muy poco comparado con los beneficios obtenidos!!!

Y si eres de las personas que se considera “realista”, me encantaría intercambiar contigo opiniones, puntos de vista. Como optimista, las personas realistas siempre me han llamado la atención, supongo que por aquello de que los opuestos se atraen… ¿Qué les hace creer tan firmemente en que la opción negativa es más probable que la positiva? ¿y sabes qué me respondo? Lo mismo que decía Helen Keller, pero con mis palabras. Es imposible que una persona que no cree pueda lograr aquello en lo que no cree. Y por eso, ellos mismos crean su realidad, por eso, su propia negatividad hace que sus profecías oscuras se cumplan, por eso, cuando algo les sale mal, tal como ellos habían vaticinado, al final se quedan satisfechos, contentos por estar en lo cierto…. En cambio, un optimista, si algo sale mal, vuelve a intentarlo, se levanta y lo hace de otra manera, busca otro camino. NO fracasa, al final lo logra, porque el fracaso jamás fue una opción, porque su mente se inundaba de frases y afirmaciones positivas, o lo que es lo mismo, porque sus neuronas no se intoxicaban con pesimismo ni pensamientos negativos.

Lo siento por los realistas, por aquellos que no se consideran personas negativas…. porque aun no han descubierto que ellos mismos son artífices de todo lo que no conseguirán en sus vidas.

“Podemos crear la guerra o podemos crear la paz, somos creadores.”

Bruce Lipton

 

Viki Morandeira

Coach Ontológico.

 

 

 

Autosabotaje

autosabotaje al exito

El autosabotaje puede evitar que lleguemos mucho más allá de lo que podríamos llegar. Convivimos a diario con él. Está tan cerca nuestro que no llegamos a percibirlo. Se camufla entre nuestras creencias limitantes, entre esos pensamientos que tenemos a diario y a los que le damos total credibilidad.

Cuando en nuestro camino tenemos un obstáculo, el primer paso es poder verlo, poder conocer qué nos está frenando. Imagínate que vas caminando y te chocas contra una pared invisible. Te golpeas, no puedes avanzar, pero como es invisible no entiendes qué es lo que te está frenando… Ser conscientes de este obstáculo, de nuestras creencias limitantes, es imprescindible para seguir avanzando, para poder poder expresar toda la inmensa grandeza de nuestro ser, para poder llegar a sentirnos orgullosos de nosotros mismos por nuestros logros. Pero… ¿cómo reconocer nuestro propio autosabotaje?

¿Qué ocurre cuando te dices a ti mismo que no vales para nada?

¿Cómo actúas cuando te dices que algo será imposible de conseguir?

¿Qué resultados obtienes cuando te dices a ti mismo “tengo que ser realista”?

¿Cómo te sientes cuando luego de contar con ilusión tus planes, tus proyectos, recibes una opinión contraria y permites que esa opinión se convierta en realidad dentro de ti?

¿Acaso logras avanzar cuando encuentras excusas por no haber logrado lo que deseabas, tras rendirte?

¿A quién engañas cuando te dices “ahora no es el momento oportuno”?

¿A quién dañas cuando te fijas solo en tus defectos y tus errores?

¿Qué precio pagas cuando no das lo mejor de ti a pesar de los errores, o de lo que hagan los demás? Lee este cuento si lo que te impide dar tu 100% es compararte con personas mediocres.

¿Qué etiquetas te has puesto que te limitan y te impiden emprender el camino hacia tu éxito?

¿Te escuchas decirte: Yo no soy…?

¿Qué obtienes cuando dejas que en tu mente eche raíces el pesimismo?

¿A quién defraudas cuando te conformas con menos de lo que puedes lograr?

¿En quién te conviertes cuando evitas brillar para no deslumbrar a los demás?

¿Qué consigues cuando dejas que tus miedos te paralicen?

¿Crees que cambiar será doloroso y traumático?

¿Sueñas con un futuro mejor y aun así te mantienes estancado?

¿Te aterra equivocarte, cometer errores?

¿Dejas de hacer algo porque crees que no funcionará, que recibirás un “no” por respuesta? El no , cuando no hablamos, cuando no lo intentamos, cuando no damos un paso, ya lo estamos consiguiendo…. Es hora de ir a buscar los SI.

El miedo, dejar de fijarnos metas, ser demasiado crítico contigo, ser realista, dejar que las opiniones de los demás dominen tus acciones, dejar que el miedo a cometer un error te paralice y te impida mejorar, no salir de tu zona conocida…. Todo esto te retiene. Todo esto te impide crecer. Tu creencia en que no puedes lograr más de lo que has logrado es lo que te ata a seguir obteniendo los mismos resultados que ahora estás obteniendo. Si quieres progresar es necesario conocer cuáles son tus obstáculos, las creencias que te paralizan. La mirada del coach te ayuda a reconocer cuáles son tus barreras internas, esas que para ti están siendo invisibles, te ayuda a cambiar tus creencias limitantes, te ayuda a dar esos pasos que sabes que quieres dar pero algo interno te lo impide, la mirada de un coach te ayuda a verte a ti mismo en toda tu grandeza, para empezar a caminar ese nuevo camino.

Ahora es el momento. NO encontrarás en el calendario un día que diga: Hoy es el día oportuno.

Todos lo son. Hoy, ahora, es tu oportunidad de dejar atrás las excusas que llevas tiempo repitiéndote. Ahora es el momento de dejar de conformarte con “ir viviendo” y comprometerte con un futuro en el que te veas sintiéndote feliz, pleno, satisfecho de tus logros. Las decisiones que tomes hoy serán la base de tu porvenir.

Piensa…. en el pasado has tomado decisiones que son las que te han puesto donde estás hoy. Decidiste hacer una carrera determinada, decidiste esforzarte para entrenar duro para aquella maratón, decidiste aprender un oficio, presentarte a esa entrevista de trabajo…. También nuestras indecisiones y los pasos que no hemos dado, porque no creíamos en nosotros, o porque no creíamos que eso fuera a funcionar, son los que nos han puesto donde estamos hoy. Mira a tu alrededor. Eres igual que muchísimas de las personas que tienes a tu alrededor. Incluso eres igual a aquellas personas que admiras por sus logros. ¿En qué se diferencian de ti? A veces, la única diferencia es que han logrado vencer a sus autosaboteadores internos, han tomado decisiones, se han arriesgado a cometer errores, han luchado por sus sueños…. hasta lograrlos.

 

Si quieres empezar a recorrer el camino que te llevará a tu satisfacción personal, es el momento de Retomar las Riendas de tu Vida. Nadie puede hacerlo por ti. ¿O piensas seguir quejándote por lo que no tienes, por lo que no eres, o por lo que no sabes hacer? ¿Piensas seguir poniéndote excusas por no haber logrado lo que anhelabas? Tú decides, y a través del taller Retomar las Riendas de tu Vida, yo te guío.

No esperes más, no esperes a que acabe un año más de tu vida sin retomar las riendas….  Si has sentido lo doloroso que es llegar al 31 de diciembre y sentir esa angustia que se siente tras un año al que calificamos como perdido….  Si tienes ganas de decir Basta, si quieres sentirte feliz y en plenitud, dando pasos desde la motivación y desde la seguridad de estar VIVIENDO la única vida que tienes para vivir…. No lo dudes. Deja de ponerte excusas para tomar decisiones, deja de autosabotearte para permanecer en una vida donde no eres del todo feliz….pero tampoco tan infeliz como para hacer algo al respecto. ¿Hasta cuando piensas esperar? Seguramente puedas vivir un año, dos, o cinco más en la misma situación de “semi-infelicidad” que vives…. ¿y para qué? Cada día, cada mes, cada año que pasa nuestro interior se va cargando de remordimientos por no haber tenido el valor de decir Basta y por no haber retomado las riendas de nuestra vida.

Si has tomado decisiones que no te han hecho feliz, también puedes pararte a reflexionar, analizarlas y dar nuevos pasos. Nadie te impide cambiar todo aquello que no te compensa. Si, quizás alguien te lo está impidiendo… y ese alguien eres tú….  Retomar las Riendas de tu vida es una oportunidad para volver a conectarte con tu interior, con la persona entusiasta que hay en ti, con  la persona que aspira a crecer, a llegar más allá, a explorar sus propios límites.

 

 

Viki Morandeira
Coach Personal

¿Se te cae el mundo encima?

¿Hay veces en las que sientes que se te cae el mundo encima? Pues a mi me pasa. Afortunadamente no es algo constante, pero de tanto en tanto se van sumando situaciones complicadas que pesan… y mucho. Casi como si el mundo se cayera encima de mí.

Los momentos difíciles de nuestra vida, son una escuela única.

Única, porque tienen una enseñanza que solo nosotros podemos extraer, para nosotros.

Única, porque si perdemos esta oportunidad de aprender, volveremos a tropezar con la misma piedra.

Única, porque nos fortalece, nos hace crecer, desde el dolor.

Cuando ciertos problemas se presentan en nuestras vidas, podemos sentir que el mundo se nos viene encima. Sentimos que nos ahogamos…. pero aun así permanecemos a flote. Sentimos que nos asfixiamos…. pero a pesar de que nos cueste, aún respiramos.

Hay noches en las que nos gustaría desaparecer…. pero al día siguiente vuelve a amanecer. Creemos que no podemos más…. pero volvemos a poder.

Tierra Trágame

Y todo esto … ¿por qué?

Porque por mucho que nos duela, por mucho que no nos agrade, la vida, tiene esas circunstancias desagradables, esas experiencias desconcertantes, esos momentos indeseables, incluso accidentes y aun así…. al día siguiente vuelve a amanecer.

Si has leído el libro El viejo y el mar de Ernest Hemingway recordarás las dificultades que enfrentó el anciano pescador para lograr llegar a puerto. Cuando lo leí estaba pasando por una mala etapa de mi vida y ese pequeño libro me dio fuerzas para seguir adelante. Una frase, una única frase, extraída de ese libro, fue la responsable de poder recuperarme de un duro golpe de la vida.

Un hombre puede ser destuido pero no derrotado.

Recuerda, que el ser humano, es tan poderoso como ACEPTE que es. Tú eres tan valiente y tan fuerte como te propongas serlo. Mañana, por muy malo que haya sido hoy, volverá a amanecer.

No te rindas ante tus problemas. no te des por vencido ante tus dificultades. APROVÉCHALAS.

Son una oportunidad UNICA de demostrarte a tí mismo que puedes con esto, que eres más grande que tus problemas. que no va a derrumbarte una tormenta.

La vida, solo se termina, cuando se termina. Mientras tanto, mañana volverá a amanecer, y tendrás una nueva oportunidad para intentarlo. Una nueva oportunidad para crecer, para ser más grande que tus problemas.

Si tienes oportunidad de leer el libro de Hemingway, te lo recomiendo. Tanto si estás pasando por una mala racha como si tu vida va “viento en popa”. Pero si no lo consigues, puedes ver la película que se filmó sobre este libro. Te dejo aquí el enlace.

Incluso aunque no encuentres palabras de aliento, aunque te falte la motivación, recuerda que no puedes ser derrotado, que nada puede derrotarte si no te rindes!

Pon una sonrisa en tu cara, recuerda que eso no quiere decir que no tengas problemas, sino que a pesar de todo, decides sonreír, decides ser feliz, decides que tu paso por esta vida será valioso.

No te rindas.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal