Sobre el Matrimonio, del libro El profeta de Khalil Gibran

el profeta khalil gibran

Hace unos días, en uno de esos retos que circulan por las redes sociales, una muy buena amiga me retó a compartir 7 días, 7 libros. Ella me nominó compartiendo el libro El hombre en busca de sentido, de Víctor Frankl. Un libro que leí hace diez años y que me ayudó a tomar fuerzas en un momento duro de mi vida. Ahora me tocaba a mí, una vez aceptado el reto, compartir un 7 libros. No sabía cuál elegir, así que caminé hasta la biblioteca y tomé uno pequeño, antiguo, de hojas de un color entre marrón y amarillo… señal de los muchos años de este libro. El Profeta, de Khalil Gibran.

Este libro, que a está a un lustro de cumplir 100 años de su publicación, maravilla por su sencillez, por su la verdad casi universal de sus conceptos.

En este les comparto un fragmento, cuando Almitra pregunta al poeta diciéndole: ¿Qué nos diréis sobre el Matrimonio, maestro?

 

Amad con devoción,

pero no hagáis del Amor una atadura.

Haced del Amor un mar móvil

entre las orillas de vuestras almas.

Llenaos uno al otro la copa,

pero no bebáis de la misma copa.

Compartid vuestro pan,

pero no comáis del mismo trozo.

Cantad y bailad juntos y estad alegres,

pero que cada uno de vosotros sea independiente.

Las cuerdas de un laúd están separadas

aunque vibren con la misma música.

Dad vuestro corazón,

pero no para que vuestro compañero

se adueñe de él.

Porque sólo la mano de la Vida

puede contener los corazones.

Y permaneced juntos,

pero no demasiado juntos.

Porque los pilares sostienen el templo,

pero están separados

Y ni el roble crece bajo la sombra del ciprés,

ni el ciprés bajo la del roble.

El ser humano busca estar en pareja desde hace millones de años. Pero aún no hemos aprendido cómo hacerlo sin sufrimiento, sin dolor. Deberíamos ser expertos en algo que forma parte de la esencia de nuestra especie. Nos necesitamos mutuamente para continuar poblando la tierra en la que vivimos. Nos necesitamos para engendrar a nuestros hijos, pero cada vez más para compartir la crianza, el sustento, la seguridad, el amor tan necesarios para que nuestros hijos conformen su propia vida, sean la próxima generación.

Y aun así no hemos aprendido a vivir ese amor sin ataduras,

Amamos con “posesivos”, “mi mujer”, “mi marido”, porque no hemos aprendido a amar sin la atadura de la posesión.

Amamos buscando que nuestra razón sea aceptada  como “La Verdad”, con la necesidad de que se nos de la razón en las discusiones, sin comprender que es bueno estar de acuerdo en que NO en todo estaremos de acuerdo.

Amamos sin comprender que nuestras diferencias son beneficiosas y que es bueno aceptarlas pero sobre todo respetarlas.

Amamos sin entender que el amor no puede asfixiar, imponer o decidir por el otro.

Amamos sin tener en cuenta que cada uno necesita su propio camino, a la par, pero no el mismo.

Amamos queriendo ayudar cuando hacerlo debilita al otro, que al ser ayudado, no aprende por si mismo a resolver.

Amamos faltos de inteligencia emocional y convertimos la convivencia en un griterío constante, donde las prisas por llegar puntuales son más importantes que la sonrisa y la serenidad.

Amamos faltos de empatía cuando intentamos convencer al otro que hacerlo a nuestra manera será mejor, sin pararnos a pensar que lo que es mejor para mi puede no serlo para mi pareja.

Amamos poniendo como prioridad aspectos materiales de la vida, excediéndonos en las horas de trabajo, buscando el mejor sueldo porque pensamos que así la familia está mejor, pero pagándolo con nuestra infelicidad.

el arte de no amargarse el matrimonioAmamos ingenuamente, como digo en mi libro, El arte de NO amargarse el Matrimonio,

Ingenuamente “Nuestro matrimonio es algo que ya no ponemos en duda, nuestra relación está por encima de todo. Ingenuamente, vemos a otros separarse, pero seguimos pensando que eso es cosa de los demás, no nuestra.”

Amar es un verbo, es una acción y podemos estar “accionando” equivocadamente. De lo contrario no se explica que cada vez aumente el número de divorcios, de fracasos, en algo que llevamos necesitando hacer bien, por la continuidad de nuestras sociedades, desde hace millones de años.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Anuncios

Cuento: Dolor y Sal

salt-3200952_640Nadie tiene un escudo tan poderoso como para evitarse pasar por algunos malos momentos a lo largo de su vida.

Ni siquiera tener la fortuna de ser una persona optimista, que ha heredado esa condición de su padre o de su madre, que la ha heredado a su vez de alguno de sus padres.. ni el más grande de los optimistas puede librarse de experimentar dolor.

Somos humanos, seres sensibles, que vivimos situaciones tristes, que nos lastiman, pero también somos seres con empatía, que sufrimos al ver injusticias y el sufrimiento de los demás.

¿Qué hacemos con nuestro dolor? 

En primer lugar, de nada sirve negarlo. De nada sirve negar nuestras emociones. Porque además de seres emocionales, somos seres pensantes, racionales. ¿Y sabes qué? Tu mente te juzga. Si no lloraras ante la muerte de un ser querido, tu mente te comenzaría a cuestionar qué por qué no has llorado, qué quizás no le querías tanto…etc. Cuando seguramente eso no es así y habría otros motivos diferentes (ser hombre, intentar “estar bien” para que no sufran otras personas a quienes quieres proteger”, etc)

Los sentimientos,  todos, son necesarios y nos muestran nuestra esencia de seres humanos emocionales. Eso sí… ¿Qué actitud tenemos ante algunas circunstancias que nos duelen, que nos molestan?

Algunas veces, algunas personas, eligen la queja para expresar su rabia, su frustración, su dolor, y se quejan de que podría haberse hecho algo antes, luego de que ya no se hubo hecho, o se quejan de lo sucedido, de lo que no les ha gustado, de lo que ha dolido….

Hay cuentos para reflexionar, cuentos con moraleja, cuentos de coaching, relatos que sirven para que miremos nuestra realidad desde un punto de vista diferente. Les dejo este.

CUENTO: LA SAL

Un anciano y sabio maestro hindú pasaba las tardes con un joven aprendiz. Una de esas tardes, cansado de escuchar cómo el aprendiz se quejaba de todo, decidió darle una enseñanza.

Y así, una mañana, le pidió que trajera algo de sal. Cuando el aprendiz volvió, el maestro dijo al joven infeliz que cogiera un puñado de sal y lo pusiera en un vaso de agua.

-Bébelo – le dijo el maestro al joven. Y acto seguido le preguntó.
-¿Cómo sabe? –
-Salada – dijo el aprendiz con una grotesca muesca en su cara.

El maestro se echó a reír y sin decir nada, pidió al joven que tomara el mismo puñado de sal y que lo siguiera. Ambos caminaron en silencio hasta un lago cercano y allí, el maestro le pidió al joven que echara el puñado de sal al agua. Luego, el anciano dijo:
-Ahora bebe del lago.
Cuando hubo bebido el maestro le preguntó:
-¿Cómo sabe?
-Fresca – comentó el aprendiz.
-¿Notas la sal? – preguntó el maestro.
-No – dijo el joven.

Seguidamente, el maestro se sentó junto al joven serio, que tanto le recordaba a sí mismo, y tomándole las manos, le dijo:
El dolor de la vida es pura sal; ni más ni menos. La cantidad de dolor en la vida es la misma de siempre. Pero lo notaremos más o menos salado dependiendo del recipiente en el que lo pongamos. Así, cuando sientas dolor, lo único que puedes hacer es ampliar tu visión de las cosas… Deja de ser un vaso, conviértete en un lago.


Hay momentos en la vida en los que el dolor nos sabe terriblemente amargo… en esos momentos es necesario convertirnos en un lago, ampliar nuestra visión, separarnos del dolor para poder verlo de lejos, siendo un observador distinto.

Da igual si ese dolor es nuevo, o si es antiguo. Siempre podemos elegir Sanar y si nos cuesta hacerlo solos, también podemos pedir ayuda.

Taller Sanación Emocional. Como perdonar y olvidar. 

Viki Morandeira

Coach Ontológico

beach-1867285_640

Cuento: El nudo en la sábana

En la vida no siempre tenemos, de niños, todos la misma fortuna a la hora de pasar tiempo con nuestros padres, o de verlos a diario. Incluso viviendo en la misma casa, los horarios laborales pueden ser tan poco amigables con el hecho de tener una familia, unos hijos, que acabamos viéndonos solo los fines de semana.

Recuerdo, de pequeña, ver a mi padre todos los días. Pero también había días en los que salía de madrugada, cuando yo aún estaba durmiendo, y no era hasta la hora de la cena, cuando por fin lo veía ese día.

¿Cómo hacer para demostrar amor, para estar presentes, en la vida de nuestros hijos, cuando nuestro trabajo está muy lejos de una sana conciliación familiar? Quizás pensamos que nuestros hijos SABEN que le queremos, por que sino, ¿para qué estaríamos haciendo tantos sacrificios? O vayamos un poco más allá. Quizás tu pareja, tu hermana, tu padre, crees que DEBERÍAN SABER cuánto les quieres… ¿verdad? Permíteme compartir el cuento que hemos leído en Optimistas en acción, en el programa número 11 del 7mo año, o como en las series, >La Séptima Temporada< que suena mejor!! 🙂

sleeping-670737_640

Cuento: El nudo en la sábana

 

“En una reunión de padres de cierta escuela, la Directora resaltaba el apoyo que los niños necesitaban de sus padres, pidiéndoles que se hicieran presentes el máximo de tiempo posible.

Uno de los padres se levantó y explicó, en forma humilde, que él no tenía tiempo de hablar con su hijo durante la semana. Cuando salía a trabajar era muy temprano y su hijo todavía estaba durmiendo.

Cuando regresaba era muy tarde y el niño también dormía.

Explicó, que tenía que trabajar de esa forma para proveer el sustento de la familia. El no tener tiempo para su hijo lo angustiaba mucho e intentaba redimirse yendo a besarlo todas las noches cuando llegaba a su casa y, para que su hijo supiera de su presencia, él hacía un nudo en la punta de la sábana.

Eso sucedía absolutamente todas las noches.

Cuando el hijo despertaba y veía el nudo, sabía, que su papá había estado allí y lo había besado. El nudo era el medio de comunicación entre ellos.

(desconozco el autor)

Aunque este relato hable de ese “estar presente” de un padre, en sus hijos, cuando por tener horarios muy complicados o por viajar, no se pueden ver, también nos sirve para preguntarnos sobre otras relaciones.

¿Estamos seguros que los demás sienten nuestra presencia en el día a día? No hace falta grandes detalles para demostrar amor. No hace falta que el 14 de febrero hagamos un gran gasto o sea un gran evento, (aunque no hay problema tampoco en celebrar un día de manera más especial, por supuesto!!!) Un mensaje , un estoy pensando en ti, un ¡Qué tengas un buen día!, un corazón pintado en el vapor que ha quedado en espejo tras la ducha…. hay maneras sencillas y contundentes de demostrar que para nosotros, esa persona es importante.

Porque a veces, podemos equivocarnos al creer que “debería” saber que le quieres, por todo lo que haces. Recuerda que lo importante no es que tú lo sepas, sino que la otra persona LO SIENTA.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Cuento: El papel arrugado

El el programa de Radio Lucena, Optimistas en Acción, llevamos desde la temporada pasada compartiendo un cuento con los oyentes y por aquí, contigo, para reflexionar sobre algún aspecto importante. Por lo general, elijo compartir cuentos sobre emociones para adultos, que son principalmente nuestros oyentes a esa hora en la radio.
En el programa del lunes pasado, hablamos de la gestión emocional, de la paciencia, en contraposición a esos momentos en los que estallamos en ira. Ésta, la rabia, es una de las emociones que más de cabeza nos traen, porque lastimamos sin darnos cuenta, sin  control y luego, cuando nos enfriamos, muchas veces nos arrepentimos de lo que hemos dicho o llegado a hacer. En esto se enfocaba también el relato del anterior programa, que puedes leer aquí. CUENTO: LA BARCA VACIA
En el cuento anterior, nos centrábamos en comprender de donde viene la ira. En el relato de esta semana, en el efecto que produce.

Cuento: El Papel Arrugado

Viki Morandeira Radio
Optimistas en Acción Séptima Temporada.

Luego, casi siempre se llenaba de vergüenza y arrepentimiento por lo que había dicho o hecho. Batallando para disculparse a quien había ofendido.

Un día su maestro, que lo vio dando justificaciones después de una explosión de ira a uno de sus compañeros de clase, lo llevó al salón, le entregó una hoja de papel lisa y le dijo:

—¡Arrúgalo! -recordaba el predicador, que no sin cierta sorpresa, obedeció e hizo con el papel una bolita. —Ahora —volvió a decirle el maestro— déjalo como estaba antes.

Por supuesto que no pudo dejarlo como estaba. Por más que trataba, el papel siempre permanecía lleno de pliegues y de arrugas.

Papier06_opt

Entonces el maestro remató diciendo:

—El corazón de las personas es como ese papel. La huella que dejas con tu ofensa será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues.

Así aprendió a ser más comprensivo y más paciente, recordando, cuando está a punto de estallar, el ejemplo del papel arrugado.

Muchas veces hablamos de aprender a controlar la ira. Y en realidad, podemos ir un paso más allá. NO solo podemos cambiar esos momentos en los que explotamos, por momentos de aparente calma, en los que quizás estamos haciendo un gran esfuerzo por no estallar. Lo verdaderamente maduro es aprender a no tener que enojarnos. ¿Se puede transformar el enojo que destruye, que arruga papeles, en un enojo que resuelve?

Si, es posible, porque otra de las maravillosas cualidades de la inteligencia emocional es que puede adquirirse , que puede aumentar, con el aprendizaje y la práctica. 

Taller Inteligencia Emocional para la Acción. LA IRA.     

 El daño hecho muchas veces no puede recuperarse, no puede volverse atrás, deja una marca…. por eso, trabajemos en no producir ese daño, en aprender a resolver sin destruir,  en mejorar nuestra inteligencia emocional.
Viki Morandeira
Coach Ontológico

 

Cuento: Las cuatro estaciones

IMG_7216_opt

Hay momentos en los que la vida parece torcerse… momentos en los que vemos a una persona y nos parece mentir que se esté comportando como se está comportando. Momentos en los que no entendemos porqué las cosas suceden como están sucediendo….  Y a veces, juzgamos por lo que vemos en “ese momento”.

Uno de los cuentos sobre emociones para adultos que he compartido en mi blog, en cierta forma relacionado con este tema, con “juzgar” las situaciones, es el cuento de El caballo perdido del anciano sabio.  Te invito a leerlo, luego de leer este otro cuento con moraleja…

CUENTO LAS CUATRO ESTACIONES

Había un hombre que tenía cuatro hijos. Quería que  aprendieran a no juzgar las cosas superficialmente; entonces envió a cada uno por turnos a ver un manzano que estaba a una gran distancia.

El primer hijo fue en el Invierno, el segundo en Primavera, el tercero en Verano y el hijo más joven en el Otoño. Cuando todos ellos  regresaron, les llamó y juntos les pidió que describieran lo que habían visto.

El primer hijo mencionó que el árbol tenía las ramas desnudas, que estaba doblado y retorcido.

El segundo dijo que no, que estaba cubierto con brotes verdes y lleno de promesas.

El tercer hijo no estuvo de acuerdo,  dijo que estaba lleno de flores y colorido, que tenía un aroma muy dulce y se veía muy hermoso.DSC05262_opt

El último de los hijos también discrepó, dijo que estaba lleno de frutos y hojas,  repleto de vida y satisfacción.

Entonces el hombre les explicó a sus hijos que todos tenían  razón, pero que cada uno había visto solo una de las estaciones de la vida del árbol.

Les argumentó que no debían de juzgar a un árbol, o a una persona, por solo ver una de sus temporadas, y que la esencia de lo que son,  su experiencia vital,  solo puede ser  medida al final, cuando todas las estaciones han pasado.

Si  te das por vencido en el invierno, habrás perdido la promesa de la primavera, la belleza del verano y la satisfacción del otoño. No dejes que el dolor de una estación destruya la dicha del resto.
No juzgues la vida por solo una estación difícil. Persevera a través de las dificultades y malas rachas… mejores tiempos seguramente vienen por delante.

Viki Morandeira 

Coach Ontológico

Cuento: Los dos halcones del rey

P1010907_opt

¿Puedes o no puedes? A menudo, cuando hablamos sobre nosotros mismos, nos mostramos como personas incapaces para realizar determinadas tareas.

  • Yo no sé cocinar.
  • A mi las plantas no se me dan bien, siempre se me mueren
  • Yo no soy bueno para el deporte.
  • A mi hablar en público se me da muy mal, no puedo hacerlo.

¿Cuáles son tus “no puedo”, “no sirvo”, “no valgo”, “no sé”?

Piensa un poco… Mientras lo piensas, me gustaría compartir contigo este antiguo cuento que se llama:

Los dos halcones del rey

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.

Pasados unos meses, el instructor le comunicó que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que no sabía qué le sucedía al otro: no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, e incluso había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey mandó a llamar a curanderos y sanadores de todo tipo, pero ninguno pudo hacer volar al ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió; por la ventana de sus habitaciones, el monarca veía que el pájaro continuaba inmóvil.

Publicó por fin un bando entre sus súbditos solicitando ayuda, y a la mañana siguiente vio al halcón volar ágilmente por los jardines.

– Traedme al autor de ese milagro -dijo.

Enseguida le presentaron a un campesino. – ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo lograste? ¿Eres mago, acaso? Entre feliz e intimidado, el hombrecito explicó:

– No fue difícil, Su Alteza: sólo corté la rama. El pájaro se dio cuenta de que tenía alas y se lanzó a volar.

Lo que nos frena, lo que nos impide poder cuidar de una planta sin que muera es no intentarlo. Hace 9 años yo también decía: A mí las plantas no se me dan bien, siempre se me mueren!!!  Hasta que un día decidí que eso no era verdad, que no era algo para lo que yo no valía, sino algo que yo no había intentando con la dedicación que requiere cuidar una planta. Lo mismo ocurre con tus “no puedo”, “no valgo”, “no sé”.

Si no sabes, ¿no será porque no has invertido el tiempo suficiente en saber?

Si no vales, ¿no será acaso porque no has probado una y otra vez, hasta “valer”?

Si no puedes, ¿no será porque aún no te has dado cuenta que tienes alas y puedes hacer mucho más de lo que te imaginas?

¿Qué ganas al decirte, a ti mismo, a ti misma, que no puedes, que no sabes, que no vales? ¿Realmente crees que no vales o es una respuesta cómoda, una actitud cómoda, para no tener que aprenderlo? Por supuesto que no es eso, sino que estás ahí, sobre esa rama, que te sostiene. Tu mente te dice, Yo no sé. Yo no puedo. Y ese pensamiento es la rama en la que permaneces inmóvil, autoconvenciéndote de que no puedes.

Mira a tu alrededor. ¿Cuántas personas pueden cocinar, saben cocinar, valen para cocinar? ¿Cómo crees que han comenzado? Supongo que empezaron como todo el mundo, desde cero, mirando como otros cocinaban (o conducían un coche, o pilotaban un avión, o ponían en marcha un emprendimiento).

NO estoy hablando de cocinar o conducir, sino de tomar decisiones. ¿Realmente quieres aprender a hacerlo? ¿Realmente quieres dejar de decir “a mi las plantas siempre se me mueren”? Si quieres, puedes. Si quieres, aprendes. Si lo intentas, ya estás un paso adelante de todos los que se quedan diciendo “yo no”, como yo misma decía hace algunos años.

Toma conciencia. ¿De qué no te crees capaz? ¿Es “real” que no seas capaz? ¿Qué te lo impide?

Ante algunas situaciones, como hablar en público, podemos tener miedo, vergüenza, creemos que lo haremos tan mal que pueden reírse de nosotros o que nos pondremos rojos como un tomate… Y es nuestro miedo el que nos hace “no poder”, no algo que nos ocurra, no algo “real” que nos impida hablar. Por supuesto que ese miedo es real, lo sentimos, nos hemos puesto rojos en el pasado y nos desagrada esa sensación. Pero ese “no puedo” no es una realidad que no podamos cambiar. Ese “no valgo” puede superarse ganando autoconfianza.

Este es otro de mis “no puedo” anteriores al coaching. Me frenaba el miedo, me paralizaba la idea de ponerme colorada, de tartamudear (cuando nunca había tartamudeado en mi vida) o de quedarme en blanco sin saber qué decir…. Pero los miedos se vencen enfrentándolos. Si quieres conocer cómo enfrenté yo este miedo, te invito a leer otra entrada de mi blog.

Aumentar la confianza en uno mismo

¿En qué ramas te apoyas para no hacer todo lo que sí puedes hacer? ¿Piensas seguir negándote la posibilidad de crecer y ganar confianza en ti mismo, en ti misma? En un proceso de coaching trabajamos sobre la falta de confianza, sobre el miedo que nos paraliza, sobre la falta de seguridad en que podamos hacer más de lo que nos creemos capaces. Poder, puedes. Ahora solo falta que tomes una decisión, un compromiso contigo y que comiences a dar los pasos necesarios para demostrarte que ERES CAPAZ!!

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Cuento: Las puntas del jamón

cuento la punta del jamon

¿Te cuestionas porqué haces las cosas como las haces? Muchas veces, en nuestro afán de hacer “lo mejor”, no tenemos en cuenta que hay muchas maneras de hacer lo mejor y que no solo la nuestra es la válida.

Permíteme compartir contigo este relato, que leí hace tiempo, en una versión diferente a la que recoge  Jorge Bucay en su libro, Cartas para Claudia. y que he variado ligeramente.

Cuento: Las puntas del jamón

Una noche, Mariana, está preparando la cena. Coge unas lonchas de jamón, le corta las puntas y las pone en la plancha para dorarlas ligeramente. Su esposo, al ver esto, le pregunta: ¿Por qué cortas las puntas a cada loncha de jamón?

Mariana, lo mira desconcertada, pero también contrariada, porque siente que con esa pregunta su esposo le está diciendo: “lo estás haciendo mal”. Y le responde. Se hace así.

¿Y porqué se hace así? le pregunta su esposo, aún más desconcertado por el tono que ha puesto Mariana en su respuesta.

Pues porque siempre lo hemos hecho así en mi casa, mi madre siempre lo ha hecho así. – fue la respuesta de Mariana. Y ahí quedó el tema…

A la semana siguiente, van a almorzar a casa de su madre, y Mariana, sin que su esposo la escuche, le pregunta, ¿Mamá, porqué hay que cortarle las puntas a la loncha del jamón? Su curiosidad, no era quizás tanto por saber, sino por demostrarle a su esposo que ella estaba en lo cierto. Su madre, le respondió: No lo sé, yo siempre lo he hecho así, porque tu abuela lo hacía siempre así. Espera, vamos a llamar a la abuela y se lo preguntamos.

La abuela, que estaba en el salón, escuchó la pregunta de las dos mujeres.

¿Mamá, porqué le cortas las puntas al jamón para cocinarlo?

Y la abuela, sorprendida por lo obvio de la pregunta, respondió: ¡Porque mi plancha es pequeña y si no le corto las puntas no entra!

A veces, tenemos absoluta certeza en que las cosas se hacen como nosotros las hacemos. No nos hemos cuestionado si hay otras maneras, iguales o mejores que la nuestra. Cuando alguien nos pregunta sobre algo que hemos hecho, decidido, de determinada manera, (la nuestra) podemos tomarnos esto como una crítica, como un ataque y responder a la defensiva. Nosotros tenemos un motivo, incluso aunque no lo conozcamos, incluso aunque sea un error, lo hacemos así porque nuestra mente dice que lo hagamos así.

¿Realmente nos están atacando cuando nos preguntan porqué tenemos que ir por tal calle y no por otra? ¿Realmente están criticando lo que hacemos cuando nos preguntan porqué ponemos la sal a la carne antes de ponerla en la plancha? Cuando una persona pregunta, lo hace porque no comprende, porque su mente le ha dicho que se hace de otra manera. NO nos están criticando o cuestionando.

También hay que tener en cuenta, que si la otra persona hace o decide algo, tiene sus motivos, aunque nosotros no los comprendamos y que al preguntarle, puede sentir que le atacamos, que no aprobamos su manera de hacer las cosas.

Hablar no es sinónimo de estar comunicándonos efectivamente. Cuando no entiendas, pregunta, pero deja claro que es para entender, no por juzgar. Cuando te pregunten, piensa que no te están juzgando, sino, intentando comprender porqué haces lo que haces, y que a esa persona le resulta extraño… su mente lo ve de otra manera.

Muchas veces, este tipo de conflictos, si se dan repetidamente, pueden ir mermando  la calidad de las relaciones. Por eso es importante tener en cuenta que si somos nosotros quienes no comprendemos, es necesario que cuidemos las formas, las palabras que utilizamos al preguntar, para que nuestra necesidad de comprender no sea el origen de un conflicto. Recuerda, que no es obligación del otro entenderte, sino una tarea nuestra explicarnos para ser entendidos. Es una tarea nuestra no herir al otro y si pensamos que puede sentirse esa persona cuestionada, juzgada, con nuestra pregunta, hemos de escoger bien las palabras para hacerla sin que le dañen.

Y si es a nosotros a quienes nos preguntan, recuerda que no es el afán del otro cuestionarte o juzgarte, sino, simplemente, comprender porque su mente no cortaría las puntas del jamón.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Cuento: La Furia

conductas asertivas
La furia, la rabia, la ira… Yo creo que ninguna persona en el mundo puede decir que jamás ha experimentado un momento de furia. Pero también creo posible afirmar, que hay personas que han aprendido a gestionar esta emoción sin que destroce, sin que rompa, sin que dañe ninguna de sus relaciones personales ni se dañen a si mismas.
Reprimir las emociones no es saludable. Una emoción es una expresión de nuestra mente, nos habla de lo que pensamos, de cómo pensamos sobre lo que nos sucede, por eso, si algo nos produce furia, enfado, ira, en lugar de explotar o en lugar de tragarnos esta emoción, será mejor buscar entender de donde viene esta emoción. En el taller online de Inteligencia Emocional, uno de los temas donde nos detenemos a profundizar es precisamente en el Enfado.
Si tienes dificultad para gestionar los momentos de ira, de rabia, sigue leyendo,

Cuento: La furia

Un estudiante de Zen fue a su maestro porque tenía una gran preocupación, y le dijo, “Maestro, tengo un carácter ingobernable. ¿Como puedo curarmelo'”.
“Muéstrame ese carácter”, le dijo su maestro, “parece fascinante”.
El estudiante se quedó un poco perplejo… y respondió: “No lo tengo ahora por eso no puedo mostrártelo”.
“Bien, entonces, dijo el maestro, “tráemelo cuando lo tengas”.
El joven frunció el ceño… “Pero no puedo traertelo justamente cuando lo tengo”, protesto el estudiante. “Aparece inesperadamente, y seguramente lo perdería antes de poder alcanzártelo a ti”.
“En ese caso”, le dijo el maestro, “no puede ser parte de tu verdadera naturaleza. Si lo fuera, me lo podrías mostrar en cualquier momento. Cuando nacíste no lo tenias, entonces debe haber venido desde el exterior. Sugiero que cada vez que se apodere de ti, te golpees con un plato hasta que el mal genio no pueda soportarlo y se vaya”.
La próxima vez que te sientas enfurecido, ve y corre alrededor de la casa, siete veces, y luego siéntate debajo de un árbol y observa donde se ha ido la furia. No te has reprimido, no la has controlado, no se la has arrojado a otra persona…
La cólera es solo un vómito mental… No hay necesidad de arrojarlo encima de nadie… Corre un rato, o coge una almohada y golpéala hasta que tus manos y tus dientes se relajen.
En la transformación nunca controlas, solo te pones más alerta. La furia está sucediendo, es un hermoso fenómeno, es simplemente como la electricidad en las nubes…
Aun cuando esté ocurriendo la furia, si repentinamente te vuelves consciente de ella, desaparece. ¡Inténtalo! Precisamente en la mitad, cuando estas más acalorado y quisieras asesinar… de repente date cuenta, y sentirás que algo ha cambiado: tu ser interior se ha relajado…
Puede llevarle tiempo relajarse a tu capa externa, pero el ser interno ya se ha relajado. La cooperación se ha roto… ahora no estás identificado. Al cuerpo le llevará un rato enfriarse, pero en la profundidad del centro todo está frío…
Cuando te has enfriado puedes disfrutar el mundo entero. Cuando estás acalorado estás perdido, te identificas, ¡te confundes tanto!, ¿como puedes disfrutarlo?
Esto puede sonar paradójico, pero te lo digo: solo un Buddha disfruta este mundo.
Fuente

Arrojar nuestra ira a otra persona no resuelve aquello que la causó. Reprimir la rabia, tampoco soluciona nada. Si sientes la fuerza del enfado en tu interior, busca un momento de soledad, y sácala fuera de ti procurando no hacerte daño.
Cuando puedas estar nuevamente en calma, podrás pensar mejor, expresarte más apropiadamente y tener una conversación civilizada. Recuerda, de una discusión nunca sale una solución.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Cuento: El vendedor de “hot dogs”.

cuando soplan vientos de cambio unos construyen muros, Otros molinos

El miedo y una visión pesimista pueden hacer que nuestra realidad cambie. Cuando tenemos miedo, cuando creemos que la situación es mala, que podemos evitar correr riesgos, nos replegamos, tomamos decisiones para protegernos. Dudamos y perdemos la confianza en el momento en el que nos fiamos de opiniones en lugar de guiarnos por realidades.

A veces, nosotros no tenemos motivos reales, comprobados, para tomar esas decisiones, y sin embargo, hacemos cambios y decidimos consiguiendo un perjuicio para nosotros mismos. Con la idea de proteger o mantener una determinada situación, por miedo a la posibilidad de que la realidad empeore, a veces, nuestras decisiones, pueden encaminarnos a que aquel resultado negativo que imaginábamos finalmente sí se haga realidad.

¿Te parece si lo “hablamos” con un cuento? Este cuento, según donde lo he visto publicado, varía y el género que ofrecía el vendedor era diferente. En algunos blogs el dueño del puestito callejero vendía albóndigas de pan, en otro, con pan, en otro blog, vendía empanadas. No he podido encontrar el que yo leí por primera vez, en cuyo relato  vendía salchichas, pero intentaré reescribirlo.

Cuento: El vendedor de Hot Dogs

Junto a una carretera, con gran afluencia de público, por ser paso obligado para muchos destinos diferente, había un vendedor que tenía un puesto de comida. Desde hacía años, cada día, atendía este puesto, donde ofrecía los mejores hot-dogs de la ciudad. Le iba tan bien que con lo que ganaba en ese humilde puesto callejero, había podido enviar a su hijo a la universidad, a la gran ciudad.

file000459956402

El vendedor de hot dogs siempre se había preocupado en ofrecer la mejor calidad. Había investigado mucho hasta dar con las salchichas y el pan apropiados. Y una vez que los encontró, siempre había acudido a la misma fábrica. Los transeúntes compraban sus bocadillos tanto para desayunar, como en la hora del almuerzo o ya al atardecer, antes de volver a sus casas. Su negocio prosperaba y estaba feliz por haber podido enviar a su hijo a una de las mejores universidades del país.

Un buen día, el muchacho acabó sus estudios y de la ciudad, regresó a su pueblo para ver a su familia. Recién llegado, conversando con su padre, le dijo:

-Papá, ¿no escuchas la radio, ni la tv, ni lees los periódicos?

A lo que el padre respondió que no, que entre ir a hacer las compras, mantener limpio su puesto ambulante y trabajar desde la mañana a la noche vendiendo hot dogs, pocas ganas le quedaban al llegar a casa para ver noticias. Y su hijo continuó diciendo:

-Estamos sufriendo una grave crisis, papá! Una de las peores, la situación es realmente mala, te aseguro que peor no se podría estar!!

El padre, escuchó las palabras de su hijo y pensó:- Mi hijo ha estudiado en la universidad, una de las mejores del país, y lee los diarios, ve televisión y está al tanto de las noticias. De seguro sabe mejor que yo lo que está pasando.

El muchacho, luego de unos días, volvió a la ciudad, donde buscó y encontró trabajo en una gran empresa. Mientras, su padre en el pueblo, pensando en la gran crisis que se avecinaba, comenzó a buscar salchichas más económicas, cambió de panadero y empezó a comprar un pan que era más barato, a fin de prepararse para la crisis.

Sus clientes habituales pronto notaron la diferencia, sus hot dogs ya no eran los mejores de la ciudad, y así, poco a poco, fue perdiendo paulatinamente su clientela. Las ventas fueros disminuyendo día a día.

Pasados unos meses, su hijo regresó un fin de semana para visitar a la familia, y le sorprendió ver a su padre en casa, en lugar de encontrarlo en su puesto de trabajo. Cuando preguntó a su papá que había sucedido con un negocio próspero de dos décadas, su padre le respondió.

-Tenias razón hijo.  Verdaderamente estábamos sufriendo una gran crisis y yo no  lo sabía.

El miedo puede hacer que tomemos decisiones que pueden afectar a nuestros proyectos, nuestros negocios. NO siempre las opiniones de los que se supone más instruidos serán apropiadas para todos. Confía en ti. NO dejes que otros te contagien su miedo.

La calidad, un trabajo bien hecho, son la diferencia entre un proyecto que soporta una crisis y otro que no.  Se fiel a tus principios, las crisis van y vienen, llegan y se van, pero tu prestigio, tu credibilidad, tu éxito, pueden verse afectados por tomar decisiones basadas en el miedo y no en la confianza en ti y en tu proyecto.

Este cuento tiene una moraleja, y es la de mantener el optimismo, no fijarnos solo en el corto plazo, sino analizar la situación a largo plazo, tomar decisiones pensando en todas las posibilidades, no en una sola. Y que es mejor que la gente te busque por tu calidad y no por tu precio, siempre habrá alguien que esté más necesitado y trabaje o venda más barato que tú.

Viki Morandeira

Coaching Ontológico

Fotos: Morguefile