Hábitos Mentales de Éxito

Somos personas de hábitos. Nuestra vida, la tuya, está regida por tus hábitos. Muchos son gestos habituales que repites en tu día a día. Te despiertas y casi siempre sigues los mismos patrones. Cuando te preparas para salir, cuando estás cocinando, cuando enciendes el ordenador… Día a día se sucede en tu vida la repetición de esos hábitos.

El éxito que tengas en tu vida, depende mucho de tus hábitos mentales. ¿Te lo has planteado alguna vez? ¿Sabes cuáles son los hábitos mentales positivos? ¿Eres consciente de que existen hábitos mentales productivos y otros que no lo son? ¿Sabes si tienes hábitos mentales saludables?

Para responder a estas preguntas, quizás sea preciso primero centrarnos en los hábitos mentales y su definición.

El hábito mental se puede definir como un comportamiento adquirido, repetido. Un patrón de comportamiento que repetimos sin apenas cuestionarnos porqué pensamos como pensamos o porqué hacemos cómo hacemos lo que hacemos.

Si al finalizar de leer la lista de hábitos mentales de éxito encuentras que hay algunos que no utilizas, ten en cuenta que los hábitos se pueden incorporar. Así como has incorporado algunos que quizás te alejan de sentirte una persona exitosa, también puedes “desinstalarlos” y cambiarlos por los que tú elijas para tener una vida exitosa.

  • El hábito de la Gratitud

Ser agradecido contigo, con los demás, con la vida es un excelente hábito. ¿Has pensado alguna vez en todas las personas que participan a diario en tu vida? ¿Te sientes agradecido por ello? ¿A cuantas personas puedes agradecer por la tostada que te tomas en el desayuno? ¿Agradeces al agricultor que siembra el trigo, al que lo cosecha, a quien lo convierte en harina, a quien convierte esa harina en pan y la hornea mientras tú todavía estás durmiendo, a quien lo lleva desde el obrador de la panadería, hasta la tienda donde lo compras, a quien lo compra, cuando no eres tú? Con solo desayunar tenemos ya a una docena de personas por quien sentir gratitud.

Podemos vivir sin pensar, o podemos vivir sintiendo gratitud por cada instante de nuestra vida. Las personas exitosas son personas que se sienten agradecidas por quien son, por quienes tienen a su lado, por lo que han conseguido, por los retos que la vida les ha planteado, por estar vivos…

  • El hábito de Celebrar

¿En qué te enfocas en tu día a día? ¿En tus fracasos o en tus éxitos? Celebrar los éxitos diarios tuyos y de los demás, celebrar los éxitos que te han llevado hasta donde estas hoy es también un hábito mental de saludable.

Hay personas que no saben celebrar, sentirse felices por cada uno de sus logros, en cambio, se pasan los días pensando en todo lo que les ha salido mal. Son personas que no están a gusto con su vida, porque siempre les falta algo para llegar a ser felices, porque se centran en lo que no han conseguido, en lugar de felicitarse, sentirse orgullosos por su trabajo y esfuerzo. Pueden decirse, no se hablar inglés, nunca termino nada de lo que empiezo. Pero eso no es verdad. Quizás han acabado una carrera universitaria o decenas de proyectos, pero en lugar de reconocer los pasos que han dado para llegar a donde están en ese momento, siguen pensando en aquello que no han podido lograr hasta ahora.

Las personas exitosas en lugar de pensar en lo que no son, no tienen o no hacen, celebran lo que hacen, lo que son y lo que tienen.

  • El hábito de Confiar

¿Desconfías de los demás, de que alguien haga algo bueno por ti, de la buena fe de los demás, de que si prestas algo te lo devolverán como estaba, de que si haces un favor no lo recordarán? ¿Crees que los demás van a engañarte, defraudarte, a sacarte ventaja de alguna manera y te intentas proteger?

Cuando confiamos o desconfiamos, los demás lo perciben. ¿Te has dado cuenta que algunas personas actúan con desconfianza aunque tú no les hayas dado motivos para ello? ¿Cómo te sientes si así ocurre? Confiar está comprobado científicamente que favorece que la otra persona también confíe en nosotros. Las personas exitosas esperan lo mejor de los demás, confían en ellos y dan sin esperar recibir, aunque confían que la confianza mutua será más ventajosa para ambos. Cuando damos sin la expectativa de esperar algo a cambio, generalmente la otra persona se siente más predispuesta a devolver el favor, aunque no lo hayamos puesto como premisa para ofrecer primero nuestro favor.

  • El hábito de Evaluar tu vida

¿Eres de las personas que se preguntan si lo que están haciendo les acerca a su yo ideal? Las personas exitosas han adquirido el hábito mental de preguntarse continuamente si están dando los pasos que le llevan a ser la persona que quieren ser. No se posicionan como víctimas de las circunstancias, de la suerte o de las oportunidades, sino que asumen la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.

prohibido sentarse a esperar que suceda

  • El hábito de la Felicidad

Quizás resulte difícil de aceptar que la felicidad también es un hábito mental. Ser felices a veces creemos que es algo que se escapa de nuestra influencia, de nuestra posibilidades de hacer algo para ser más felices. ¿Qué es para ti la felicidad? ¿Qué te hace feliz? Si tomamos decisiones que nos hacen felices, lo más normal es que lo seamos. En cambio, cuando hay personas que al tomar decisiones se olvidan de preguntarse si eso que están por hacer les hace realmente felices. Trabajar de noche no pudiendo ver a nuestros hijos o a nuestra pareja, trabajar a cientos de kilómetros de casa y pasando poco tiempo en familia, elegir una carrera porque creemos que nos dará una seguridad económica, pero sin que realmente sea algo que nos apasiona, todas estas son decisiones que quizás no nos hacen felices. Las personas exitosas ponen en  primer lugar sentirse felices en su propia piel, tomando decisiones que están en coherencia con lo que necesitan, con quien son y con lo que desean hacer en su vida.

  • El hábito de Pedir Ayuda cuando lo necesitas

Hay una frase que escuché hace tiempo y que puede parecer un chiste y dice así: Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe. Para tener éxito es necesario asumir que si tenemos que aprender a hacer todo solos, nos llevará muchísimo más tiempo que si pedimos ayuda en aquello que no somos expertos o que no nos gusta hacer. Pedir ayuda demuestra nuestra grandeza, demuestra la humildad para reconocer que otras personas pueden ayudarnos a resolver situaciones que para nosotros son complejas pero que para ellos pueden ser algo muy simple. Las personas de éxito se rodean de personas de las que pueden aprender, de personas exitosas y capaces de ayudarles en su propio crecimiento personal.

Recuerda, los hábitos mentales también pueden adquirirse. Nada cambia en nuestra vida hasta que no cambiemos dentro de nuestra mente. El agradecimiento, la confianza, la felicidad, valorarnos, evaluar nuestro presente y saber pedir ayuda son hábitos mentales que al incorporarnos nos acercan a aquello que para nosotros es el éxito.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Anuncios

2 comentarios sobre “Hábitos Mentales de Éxito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s