Encuentra tu Flow

movimiento slow

Continuando con la serie de post en los que comparto los puntos importantes para Una Vida Feliz que forman parte del MOOC de la Escuela de Negocios de la India, hoy le toca el turno al 2º hábito que mejorar nuestra felicidad. Este hábito está relacionado con el 2º pecado, Perseguir la Perfección. 

Puedes leer los post anteriores aquí.

El 1º pecado: Sacrificar la Felicidad. 

El 1º hábito: Priorizar la Felicidad (sin perseguirla) 

Hay una frase que dice: Aquello a lo que te resistes, persiste, aquello que aceptas, se diluye. A menudo no nos damos cuento de estar atados a la persecución de la felicidad impidiendo así que la experimentemos. Nos resistimos a un presente en el que quizás no todo va tan bien como deseamos y eso lo hace persistente. El 2º hábito consiste en Encontrar tu Fluir, tu Flow

Seguramente estarás de acuerdo conmigo en esto: Cuando algo tiene sentido para uno, lo hacemos con gusto, con pasión y no nos pesan los obstáculos. Si tienes hijos, habrás comprobado más de una vez que el día que tiene una excursión se viste mucho más rápido que el resto de los días en los que “solo” irá al colegio. Cuando algo tiene significado lo hacemos sintiéndonos más felices. Y quizás no importa que haya que madrugar, o que tengamos que viajar, o que haya que esperar durante horas para entrar al concierto de tu grupo de música favorito. ¿Verdad? Cuando algo tiene sentido para uno “fluimos” como un río que no importa que se encuentre con piedras en su camino, las bordea, las arrastra, las pasa por encima, pero continúa imperturbable hacia su destino. A esto se refiere el Dr. Raj cuando habla de Fluir.

Cuando fluimos con nuestra meta, sabemos lo que queremos, tenemos un grado de seguridad, paz y confianza que nos acompaña como vencer la timidezen ese trayecto. Nos sentimos fuertes, capaces y permanecemos enfocados absolutamente en lo que estamos haciendo, estamos presentes en el presente, sin tener en cuenta los propios juicios sobre uno mismo, sin preocuparnos sobre lo que los demás pueden estar pensando y casi perdemos la noción del tiempo. Seguramente recordarás momentos en los que estabas haciendo algo que para tí tenía verdadero sentido y fluías, disfrutabas de ese instante y el tiempo te pareció que volaba. ¿Recuerdas momentos así? En mi caso, por ejemplo, me ocurre cuando estoy hablando sobre coaching, sobre inteligencia emocional, cuando estoy parada delante de la gente y siento la necesidad de compartir la felicidad inmensa que siento con todo lo aprendido. A veces puedo estar hablando dos horas, sin apenas darme cuenta del transcurso del tiempo!!!

Cuando estamos preocupados por ser mejores que los demás, cuando internamente pensamos en nosotros, comparándonos con los demás o evaluando nuestro desempeño, nos sentimos tensos, ansiosos y no disfrutamos, no nos permitimos fluir.

Dejarnos fluir libremente, con serenidad, carisma y disfrutando de lo que hacemos es algo que nadie puede hacer por nosotros, y es algo en lo que no sirve de nada compararnos con otros. Estás haciendo algo que te gusta, que para ti tiene sentido y además estás en un estado de confianza total, es ahí cuando fluyes.

Cuestionarte, compararte, dar rienda suelta a tu miedo, alimentar la falta de confianza en ti mismo, tener un diálogo interno negativo que va disminuyendo tu autoestima, o incluso obligarte a ser el mejor de los mejores, “the most”, será algo que te limitará pero sobre todo, será algo que te hará sentir infeliz.

Busca experimentar la felicidad al dejarte fluir. Disfruta como cuando eras niño y te sentías capaz de lograr cualquier cosa que te propusieras. Vuelve a mirarte con fe y confianza en ti.

En muchos otros post de mi blog hemos hablado de confianza, de sentirnos capaces, de saber que somos buenos en algo. Y eso no llega de la noche a la mañana. La maestría no nos llega tras hacer un “master” por ejemplo…. sino con ejercitarnos, con ejercer aquello para lo que nos hemos preparado, con fluir haciéndolo y disfrutándolo.

Ten por seguro que no te sentirás grandioso si vives juzgándote y comparándote con los demás. Perseguir ser el mejor no es una buena idea. Disfrutar de lo que haces, ganar experiencia día a día, aceptarte como eres, incluso cuando estás en proceso de aprendizaje, sin detenerte, eso hará que llegues a fluir el tiempo necesario (Dicen que unas 10.000 horas) para lograr ser un maestro en tu campo. En la cima siempre hay sitio. Camina y llegas.

Y la verdad es que a menudo no podemos “fluir”, no podemos disfrutar y sentirnos felices porque nuestro trabajo no es más que un medio para obtener dinero. Cuando olvidamos nuestra pasión, cuando no nos tomamos el tiempo de descubrir qué es lo que nos hace fluir… muchos días los viviremos con esa sensación de vacío, de infelicidad.

A menudo nos da miedo hacer otra cosa, cambiar de trabajo o haber pasado 5 años de nuestra vida estudiando una carrera para luego dedicarnos a otra profesión que nada tiene que ver con nuestra titulación. No tomamos decisiones que nos hacen felices,  y este es el primer pecado que mata nuestra felicidad, tomamos decisiones que nos dan una cierta seguridad, que nos harán tener un determinado trabajo, un sueldo, un nivel económico o social. Pero no siempre nos hará felices. ¿Cómo remediarlo? No es necesario que abandonemos lo que estamos haciendo, no es necesario que metamos nuestra ropa en la maleta y nos perdamos en una isla desierta…  no. Pero si es necesario suplir esa necesidad de felicidad dedicándole algo de tiempo a nuestros hobbies, a hacer algo que realmente nos guste y en lo que nos podamos sentir “fluir”.

Alguna vez escuché una frase que decía que para ser feliz había dos maneras: Hacer lo que amas. O Amar lo que haces. Y en este aspecto, aunque nuestro trabajo no sea algo que nos apasione, si podemos tener una actitud diferente, dejar de quejarnos y empezar a amar lo que hacemos. Da igual lo que sea. Me gustaría dejarte un cuento sobre esto. Aguila o Pato 

En los siguientes post continuaré compartiendo contigo lo aprendido en este MOOC. Muchas son cuestiones que ya sabemos pero que nunca viene mal refrescar. En próximas entradas, el 3º Pecado que mata la felicidad y el 3º hábito para mejorar en este aspecto.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Anuncios

10 comentarios sobre “Encuentra tu Flow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s