Alimentando al lobo equivocado

los dos lobos
¿Cómo pasamos de estar cómodos y tranquilos en nuestra vida a desear salir corriendo de ella?
Alimentando al lobo equivocado.

¿De qué me estás hablando?, dirás ahora…. O puede que recuerdes el cuento de LOS DOS LOBOS que compartí en mi blog hace tiempo y tengas una idea de lo que voy a hablarte.

Bueno, puedes leer ahora el cuento, pero regresa, porque lo que quiero que leas es la aplicación práctica, a tu propia vida, de este cuento.

Ante una situación podemos tener distintos comportamientos, y esos comportamientos, son el resultado de nuestros sentimientos. ¿Y de donde viene lo que uno siente? De alimentar al lobo correcto o al lobo equivocado… ¿Te lo explico?

Una persona hace algo que no es lo que tú esperabas, olvida llamarte el día de tu cumpleaños, le habías pedido un favor y no lo hizo, en algún momento, por algún motivo que ahora mismo ni siquiera es importante tener en cuenta, tenías una expectativa con esa persona y no se cumplió. ¿Cómo te sientes?

Es normal que uno se sienta defraudado, triste, que le invada incluso una cierta rabia por que no ha sido tenido en cuenta como esperaba…. pero de ahí a considerar a la otra persona una mala persona o no considerarla digna de tu amistad hay un gran paso. Y la diferencia está en alimentar al lobo equivocado. Podemos alimentar esos pensamientos que nos dicen que esa persona no nos quiere porque no nos ha llamado, podemos alimentar la rabia y querer pagarle con la misma moneda, podemos alimentar la frustración y alejarnos de esa persona sin siquiera pedirle explicaciones por lo sucedido…. Tenemos muchos pensamientos que al alimentarlos darán como resultado el deterioro de una relación, ya sea de amistad, de pareja o de trabajo.

Por ejemplo, en una relación de pareja en la que todo funcionaba y eran felices, también podemos caer en el error de alimentar al lobo equivocado y tomar una decisión que cambie el futuro de muchas personas por no haber tenido otra perspectiva al respecto. Pongamos un ejemplo.

Es probable que la relación con tu pareja funcionara BIEN. Tu pareja contigo estaba a gusto, todo iba casi bien, pero empezaron a tener distanciamiento en el sexo. Y su mente empezó a cuestionarse. ¿Esto es lo que quería para mi en una relación de pareja? ¿No me quiere y por eso no tenemos ya intimidad como antes? ¿No le importo y le da más tiempo a sus amigos, a los niños, a su trabajo? ¿No me presta atención y cada vez le importo menos?

A medida que se va alimentando la duda en la relación, a medida que alimentamos los pensamientos equivocados, al lobo equivocado, nuestra DUDA va creciendo más que la certeza en que tenemos una relación hermosa…. y claro, cuando hay algo muy grande, lo que queda pequeñito al lado no es fácil de ver…..

A menudo no nos cuestionamos nuestros razonamientos. Tomamos como válido aquello que pensamos sin siquiera cuestionarlo y esos pensamientos nos generan dolor, desazón, desilusión…. Alimentamos pensamientos en los que la situación es negativa y por lo general bastante peor de lo que es en realidad. Nuestra mente necesita respuestas y nos hacemos las preguntas equivocadas.

¿Y si te estás equivocando al pensar que tu pareja no te quiere?
¿Y si aquello que tú piensas que es un motivo para sus conductas en realidad no lo es?
¿Y si me planteara ser una persona proactiva en lugar de una persona reactiva?

¿Qué pasos puedo dar yo para que esta situación cambie?

La mayoría de las veces, cuando permanecemos alimentando al lobo equivocado (la desilusión, la furia, el victimismo, la intolerancia, la frustración) solo conseguimos que nuestras emociones sean cada vez más y más dolorosas.

¿Qué ocurriría si pusieras una dosis de optimismo en tu vida? La gran mayoría de las veces, cuando alimentamos al lobo correcto, cuando alimentamos la confianza, la alegría, la esperanza, la ilusión, la responsabilidad en lugar del victimismo, aquella situación que nos generaba dolor empieza a cambiar.

Tus relaciones no se deterioran por lo que hacen los demás, a veces, se deterioran por alimentar al lobo equivocado, por no dar los pasos necesarios para conseguir las mejoras que tú necesitas en esa relación, cuando alimentas la duda, cuando te encierras levantando muros para que esos pensamientos que alimentas sobre tu pareja no duelan y no le permitas acercarse.

Los demás no nos leen la mente. Los demás a veces no comprenden lo que hemos dicho. Los demás no siempre escuchan para comprender, a veces solo escuchan para responder y ante tu queja lo primero que hacen es quejarse. Recuerda, en una interacción entre dos personas cada uno tiene un 50% de responsabilidad en el perfecto funcionamiento de esa relación, pero en cuanto a comunicar, quien necesita comunicar algo es quien en ese caso tiene el 100% de responsabilidad de explicarse hasta que el otro entienda perfectamente qué estamos comunicando.

Este es un fallo de comunicación muy habitual, si el otro no nos entiende, si sentimos que no comprende nos rendimos, nos batimos en retirada dejando de asumir nuestra responsabilidad personal en ser entendidos. Es menos complejo decir “no me entiende” que enfrentarnos a varias conversaciones en las que busquemos ser comprendidos…. ¿Pero sabes el precio que tiene esta actitud? Cuando alimentas la idea de que el otro no te entiende y no te entenderá nunca estás muchas veces poniendo la primera piedra para construir un camino hacia el divorcio. ¿Te separas porque tu pareja no te entiende o porque tú no has sabido transmitir lo que necesitabas transmitir? Piénsalo.

Antes de dar un paso definitivo, agota todas las posibilidades. Antes de alimentar la frustración y la desilusión busca ayuda, aprende a comunicarte de manera efectiva, busca comprender qué es lo que la otra persona necesita escuchar para poder entenderte….. Te aseguro que vale la pena esforzarse para tener una comunicación plena, porque de ello dependerá el futuro de tu familia, de tu pareja, de tus hijos. Alimenta al lobo correcto. Alimenta el perdón, la aceptación, la alegría, la dicha…. Cada día puedes dar pequeños pasos enfocados a tener una actitud mucho más positiva hacia los demás y hacia las situaciones que vives. Recuerda, no eres víctima de los demás, tu vida no es el resultado de lo que los demás han decidido para ti. Estamos donde estamos por los pasos que hemos dado pero también y muy significativamente por los pasos que no hemos dado.

¿Cuántas veces no has buscado otra manera de explicar lo que necesitas para ser entendido por los demás?

Recuerda, La flexibilidad del emisor determina el éxito de la comunicación.

¿Cuántas veces has “soltado” lo que tenías que decir sin tener la seguridad de que te han comprendido?

La gente no siempre entiende lo que uno ha querido decir porque a veces no lo hemos expresado lo mismo que pensamos, o lo hemos expresado mediante una queja y el otro se ha defendido en lugar de comprendernos.

Recuerda: El motivo por el que te comunicas es para conseguir un determinado resultado, y tú eres la persona responsable de transmitir ese mensaje para que produzca en el otro un efecto. No es culpable el otro por no haberte entendido….

Cuando te enfrentes a una persona que está alimentando al lobo equivocado es necesario RECONOCERLO. Porque muy probablemente esa persona está viendo una realidad muy diferente a la que tú vives. Si tu pareja está alimentando la duda sobre la relación es necesario pasar de ser parte de su problema a convertirte en responsable de la solución.

Si un amigo, familiar o tu pareja,  está alimentando al lobo equivocado con respecto a la relación contigo, si te trata de manera diferente y tú no ves el motivo, es muy probable que tuviera expectativas que tú no conocías, no le lees la mente…. Pero aun así, ante un cambio de actitud de una de las personas que te importan es necesario actuar. NO alimentes en ese momento al lobo equivocado tu también!!  Pregunta, trata de saber qué fue lo que le hizo tener una actitud diferente hacia ti, escucha, busca comprender en primer lugar qué es lo que hay detrás de su queja. Recuerda, si alguien te dice algo no te lo dice para que tú te justifiques, sino para que le entiendas, para conseguir un cambio, para expresar una necesidad. Aunque no sepa hacerlo, si nosotros buscamos no sentirnos atacados de modo personal y elegimos buscar qué siente y porqué se siente así, estaremos alimentando al lobo correcto y podremos mejorar nuestra relación.

Cada día podemos construir o destruir. Cada día podemos mejorar o deteriorar una relación y cuanto antes tomemos consciencia de ello, mejor.

Viki Morandeira

Tu coach personal
¿Tienes preguntas?  Ponte en contacto por medio de este formulario que envía un mensaje directamente a mi correo electrónico, de forma privada. Estoy a tu disposición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s