Amar y Dar Amor o el Apego Seguro

En la serie de post sobre una Vida Feliz, siguiendo el MOOC que estoy haciendo en la Escuela de Negocios de la India, llegamos al 3º hábito para mejorar los 7 pecados que matan la felicidad. Te recuerdo, que  al final de este artículo tienes los enlaces anteriores. Este hábito es necesario incorporarlo para evitar la infelicidad que produce el tener una Necesidad desmedida en ser amados, o caer en la fachada de mostrarnos como una isla no necesitados de nadie para ser felices.

Como puedes leer en el artículo anterior tanto el poner barreras que nos separan de los demás como el arrastrarnos para mendigar amor son dañinos para nuestra felicidad. El hábito que necesitamos incorporar nos llevará a sentir un Apego Seguro. Nos llevará a tener una relación en la que hay un equilibrio entre la necesidad de independencia y la necesidad de amor. Amar y dar amor para poder sentirlo con reciprocidad.motivacion para empezar la semana

Es importante, en nuestras relaciones personales, comprender en qué punto nos encontramos. No solo en nuestra relación de pareja, sino también en relación con nuestros padres, hermanos, hijos, amigos, compañeros de trabajo, etc… porque en cada uno de estos entornos podemos sentir más o menos felicidad de acuerdo al nivel de seguridad que sentimos en esa relación.

Con respecto a las distintas áreas que te comentaba, respóndete:

  1. Estoy sintiéndome cómodo, seguro y amado.
  2. Siento que voy mendigando amor y atención
  3. Siento que he levantado una barrera para no necesitarles.

Hazlo por escrito, toma una hoja y el tiempo para responderte, será productivo.

Una vez que hayas determinado en qué punto se encuentra cada una de tus relaciones, intenta “no culpar” a los demás por lo que sientes. Pregúntate: ¿Qué puedo hacer yo para mejorar esta relación? A menudo el dolor que sentimos hace que evitemos a algunas personas, logrando que no se sientan conectadas con nosotras… o al perseguir a alguien constantemente en busca de su amor también puede producir que no nos valoren o no valoren el vínculo que tenemos.  Las personas no cambian porque tú te sientas mal, no cambian porque tú creas que son los culpables de tu dolor e infelicidad, lo siento. Las personas cambian cuando nosotros cambiamos. Por eso, en este post, me gustaría profundizar en ese aspecto. En asumir la responsabilidad de hacer los cambios necesarios para conseguir que tus relaciones personales se sitúen todas en el punto 1 , que todas sean apegos seguros.

¿Te atreves? Se que no será fácil. Por lo general llevamos meses o incluso años sintiendo que los demás no nos quieren, o que no somos una parte activa de un grupo al que nos gustaría pertenecer. Por eso se que revertir esta situación es algo que requiere tiempo, paciencia, comprensión hacia tus sentimientos, una buena dosis de inteligencia emocional, incluyendo el sentido del humor. ¿Nos ponemos manos a la obra?

En el MOOC, el profesor Raj, comenta que uno no elige voluntariamente SER un necesitado de amor o SER una isla solitaria de manera aleatoria, sino que esto es, según algunos estudios científicos, el resultado de la manera en que hemos sido amados de pequeños. De todos modos, por suerte, esto es algo que no será permanente en nosotros, una vez somos adultos, ya que nuestra mente es un órgano de una increíble plasticidad y podemos aprender, mejorar, evolucionar precisamente gracias a permitirnos sentir ese amor seguro, ese apego seguro, confiado en el que nos sabemos amados por quien somos y no por lo que hacemos. Otra cuestión importante es el nivel de auto aceptación que tenemos con nosotros mismos. Podemos mejorar mucho en este aspecto si aprendemos a ser comprensivos con nuestros errores, si nos tratamos con calma cuando algo nos sale mal, en lugar de “criminalizar” cualquiera de nuestros errores.

Para poder ser más felices es necesario poder cultivar el hábito de amar y dar amor, porque tan necesario es sentirnos amados como poder amar. De qué sirve “casi todo” en la vida si no tenemos este aspecto cubierto. No esperes a que los demás adivinen lo que necesitas. No esperes a que los demás te den amor, empieza dándolo tú. Recuerda, recogemos lo que sembramos. ¿Por qué no sembrar más amor si eso es lo que deseamos cosechar? Piénsalo…

Aquí tienes los artículos anteriores, puedes leerlos pinchando cada enlace. Seguiré completando los enlaces Aun no está completo del todo, a medida que vaya completando el MOOC, iré añadiendo los demás enlaces, así que permanece atento. Puedes suscribirte al blog y recibir un mail con las nuevas actualizaciones.

1º Pecado. SACRIFICAR LA FELICIDAD

1º Hábito. PRIORIZAR – sin perseguir- LA FELICIDAD

2º Pecado. PERSEGUIR LOS “MOST”

2º Hábito ENCUENTRA TU “FLOW” 

3º Pecado. EL AMOR Y LA FELICIDAD

3º Hábito  El que estás leyendo

4º Pecado. SER DEMASIADO CONTROLADORES

4º Hábito RESPONSABILIZARSE POR LA FELICIDAD

5º Pecado. DESCONFIAR DE LOS DEMÁS

5º Hábito CONFIANZA INTELIGENTE

6º Pecado. DESCONFIAR DE LA VIDA

6º Hábito

7º Pecado. IGNORAR LA FUENTE INTERIOR

7º Hábito

Viki Morandeira

Coach Ontológico

 

El amor y la Felicidad

Si sueles leer mi blog, sabrás que estoy compartiendo una serie de post sobre la Felicidad, inspirados en el MOOC de la Escuela de Negocios de la India, en el que el ponente del curso nos habla de los 7 pecados que matan la felicidad para luego hacer énfasis en los 7 hábitos que necesitamos incorporar para una Vida Feliz. Abajo, al final del artículo de hoy, encontrarás los 4 enlaces anteriores. Igualmente puedes empezar a leer este, y luego continuar con los demás. Hoy es el turno del 3º pecado.   La Necesidad de ser amados para ser felices, o su opuesto, necesitar estar solos para serlo.

soledad infelicidad¡Como negar que somos seres sociales! Ayer mientras paseaba con mi esposo y nuestra hija pequeña, por el Jardín Botánico-Histórico La Concepción, presencié una escena vivida decenas de veces en años anteriores. Una niña, de unos dos añitos, corría, llorando, con los brazos abiertos, hacia donde estaba su padre, esperándola, agachado junto al carrito donde había un bebe, su hermanito supongo, también con los brazos abiertos. Necesitamos el consuelo de otro ser humano cuando algo nos ocurre, la niña había tropezado y necesitaba el amor de su padre, a pesar de ir seguida muy de cerca por su mamá. El amor, desde nuestros primeros pasos, es una necesidad. Pero no solo cuando estamos tristes o hemos tenido un problema, sino también en los momentos de felicidad. ¿Recuerdas a tus hijos gritar: Mira mamá, Mira papá!, cuando estaban haciendo algo de “valientes”?

Está claro que si cada vez que necesitamos amor, lo percibimos, lo tenemos, no habría motivos para ser infeliz…. ¿o si? A veces tenemos y percibimos ese amor, por parte de nuestros padres, o de nuestros hijos, pero nos falta el de nuestra pareja. O podemos tener el amor de nuestra pareja e hijos y sentir la falta del amor de un hermano o un padre…. O incluso en el trabajo, o en la universidad podemos sentirnos poco integrados si los demás no actúan con ese amor que esperamos. Los seres humanos somos seres sociales, formamos grupos y nos hace felices esa sensación de “pertenencia a un grupo”. Incluso hay evidencias científicamente probadas sobre la importancia del afecto desde nuestros primeros años de vida y la correlación entre esto y el hecho de ser adultos emocionalmente sanos. Ahora bien, si has llegado hasta aquí, no permitas que lo que te falte o ha faltado te haga sentir incompleto o infeliz. En el 3º hábito aprenderás a resolverlo plenamente.

¿Cómo te sientes en los grupos a los que perteneces? ¿Qué te hace infeliz en alguno de esos grupos? Espera… solo piensa… no tomes decisiones, por lo menos hasta después de leer el hábito que es necesario incorporar para paliar la infelicidad que nos produce el 3º Pecado que mata la felicidad.

Sentirnos queridos y conectados nos hace sentir felices. Sentir lo contrario nos hace sentir lo contrario. Pero con una salvedad…. La felicidad compartida se multiplica, y la tristeza, cuando no es compartida, duele más, no se libera.

A veces nos enfocamos en lo que nos falta, en lo que no se nos dio, en lo que los demás no nos están dando…. y creemos que nada dependencia emocionalpodemos hacer si esto ocurre. A veces, intentamos pedir ese amor que necesitamos para no sentirnos solos o excluidos, buscamos recibirlo, pero no llegamos a transmitir, a conectar con el otro de manera que nos entienda…. y podemos caer en la impotencia aprendida. Nos rendimos porque creemos que nada de lo que podamos hacer “ya” pueda cambiar o mejorar la situación. Pero, como te decía antes, no te apresures a rendirte, no te apresures a decidir que nada más puede hacerse, sigamos adelante hasta llegar a cambiar ese pesimismo por optimismo y acción.

Como seres humanos tenemos la necesidad de sentirnos amados, pero cuando lo hacemos de una manera “enfermiza”, enfermamos. La solución tampoco es decirnos: “No necesito a nadie” y buscar alejarnos de todas esas personas a quienes internamente necesitamos. Como siempre, nada en exceso es sano.  Cuando no nos sentimos amados, arrastrarnos para buscar el amor de otra persona es tan malo como convertirnos en alguien frío y distante. Ambos extremos nos hacen personas infelices.

apego toxico

Esta infelicidad es algo que compruebo con mis clientes cuando trabajamos juntos por estar atravesando la crisis de los 40 de sus parejas. Incluso sin saberlo, algunas personas se han sentido poco queridas, no tenidas en cuenta, desconectadas de su pareja y eso les ha generado infelicidad. Esa infelicidad no es nada agradable y buscan la manera de evitar ese sentimiento.  A veces, volviéndose personas distantes, que ponen una barrera entre su pareja y ellos, porque no quieren sentir como al necesitar a esa persona y no sentirse conectados están experimentando dolor. En silencio se alejan. Quizás han intentado pedirlo, pero no han podido ni sabido llegar a ser comprendidos. Alejarnos puede darnos la efímera sensación de ser libres y autosuficientes. Podemos decirnos: No necesito su amor, me basto yo, como una manera de construir una muralla entre la persona que queremos para evitar ese dolor que sentimos. Detrás de esa pared pensamos que el dolor no llegará. Pero la realidad es diferente. Volvamos a que somos seres sociales. Necesitamos del otro, necesitamos sentirnos amados, formando parte de grupos donde somos aceptados. Y si no lo tenemos en casa, tarde o temprano buscaremos fuera una cura para nuestra soledad. Recuerda, lo que no se dice no es visible. Y lo que aún diciéndolo, no se ha comprendido por el otro, tampoco es visible.

Sentirnos amados y parte de los grupos a los que queremos pertenecer es importante para ser felices. Por este motivo, si en este instante crees que puedes mejorar en alguna de tus relaciones personales para sentirte más feliz, no mires hacia el otro lado, no culpes a los demás por lo que sientes. En este momento, siendo adultos, es necesario que asumamos la responsabilidad de mejorar nuestro estado emocional sin dejarlo en manos del azar ni en poder de los demás. Si queremos ser felices es necesario asumir que la única persona responsable de nuestra felicidad somos UNICA Y EXCLUSIVAMENTE NOSOTROS.

Para ello, continuemos con el siguiente post, donde profundizaremos en el 3º hábito para una Vida Feliz: Amar y Dar Amor o el Apego Seguro.

Puedes leer los artículos ya publicados pinchando sobre cada enlace. Aun no está completo del todo, a medida que vaya completando el MOOC, iré añadiendo los demás enlaces, así que permanece atento. Puedes suscribirte al blog y recibir un mail con las nuevas actualizaciones.

1º Pecado. SACRIFICAR LA FELICIDAD

1º Hábito. PRIORIZAR – sin perseguir- LA FELICIDAD

2º Pecado. PERSEGUIR LOS “MOST”

2º Hábito ENCUENTRA TU “FLOW” 

3º Pecado. El que estás leyendo

3º Hábito  AMAR Y DAR AMOR o APEGO SEGURO

4º Pecado. SER DEMASIADO CONTROLADORES

4º Hábito RESPONSABILIZARSE POR LA PROPIA FELICIDAD

5º Pecado. DESCONFIAR DE LOS DEMÁS

5º Hábito CONFIANZA INTELIGENTE

6º Pecado. DESCONFIAR DE LA VIDA

6º Hábito

7º Pecado. IGNORAR LA FUENTE INTERIOR

7º Hábito

Viki Morandeira

Coach Ontológico

 

 

 

Emociones tóxicas ??

En el primer programa de la 5º temporada de Optimistas en Acción, en Radio Lucena, hemos empezado hablando sobre las emociones y su posible toxicidad.

¿Las emociones negativas son tóxicas?

emociones toxicas

Empecemos por el principio, haciendo una pequeña diferencia entre emoción y estado emocional o sentimientos. ¿Una persona que tiene depresión puede reír? Si, por supuesto, porque puede sentir alegría, esa emoción, de manera puntual, porque ocurre una situación concreta, pero pasados unos momentos, su mente vuelve al estado emocional en el que se encontraba. Una emoción se siente en un instante. Un estado emocional se “vive” día a día.

Bien, una vez que hemos hecho esta diferencia, aún nos queda hacer otra. ¿El miedo es malo? ¿Es la soledad una emoción negativa? ¿La ira es dañina?

Las emociones, en si mismas, no son negativas, no son tampoco buenas o malas, simplemente es algo que experimentamos, algo que sentimos. Lo que puede ser malo es el resultado que conseguimos al tomar una decisión, dar un paso o no darlo, tras la situación que originó esa emoción.

Un poco de ansiedad, en los momentos previos a una carrera, por ejemplo, hace que nuestro cuerpo tenga una mayor dosis de adrenalina y que el desempeño físico pueda ser mejor. Un exceso de ansiedad inunda nuestra sangre con hormonas como el cortisol que en dosis altas o constantes produce daños a nuestro cuerpo.

Como decía aquella frase en el templo de Delfos: Nada en exceso.

emociones toxicas

Podemos sentir ansiedad cuando nuestra mente supone que algo nos amenaza. Pero la ansiedad se vuelve tóxica cuando se apropia de nuestro día a día y nos hace ver todo negro, nos llena de negatividad, logrando que nos desanimemos y que tengamos otras emociones asociadas, como la tristeza, el miedo, la inseguridad…

¿Cómo crees que será tu futuro? ¿Llevas tiempo pensando que todo te va mal?

Somos seres emocionales. Si simplemente fuésemos como los animales, solo tendríamos ansiedad ante la posibilidad de ser devorado por un depredador, y al instante siguiente en el que el animal amenazante desapareciera de nuestra vista, volveríamos a un estado emocional de relajación. Pero… ¡menuda suerte la nuestra! ¡Tenemos una mente que piensa! Una mente que puede imaginar, soñar, fantasear, viajar al futuro…. Con tan mala suerte que a veces solo imaginamos que lo peor es lo que nos va a ocurrir. A veces dan ganas de ser más animal y menos humano…. ¿No crees?

Las emociones tóxicas van dejando en nuestro cuerpo hormonas que no tienen efectos positivos cuando permanecen en nuestro torrente sanguíneo durante días, semanas, meses, ¡¡o años!!

Supongo que por algo dice aquella frase: No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista. ¿Conoces a alguien que haya vivido 100 años con ansiedad, con angustia, con depresión? Yo no. Te lo aseguro. Incluso los científicos han investigado la toxicidad de las emociones, y han llegado a la conclusión de que las personas optimistas viven más que aquellas que permanecen por largos períodos de tiempo en estados emocionales que le hacen ver la vida como algo desastroso.

Tus problemas, los míos, los de todos, además de ser temporales, no son problemas. Un problema solo existe cuando alguien (tú o yo) lo etiquetamos como tal. ¿Aprender a conducir es un problema? Pues no para todos, para algunos puede ser algo emocionante, genial, fantástico!

Vive y piensa en el presente. Hoy es el único día que estás viviendo y el momento presente el único instante en el que puedes hacer algo o no hacerlo. ¿Te sientes desanimado? Emprende algo. Por pequeño que sea. No te quedes dando vueltas y vueltas en tu dolor, en aquello que aún no ocurrió o en lo que ya no puedes cambiar. Sal a caminar, date una ducha, cocina un pastel, mira el atardecer, lee un buen libro… haz lo que plazca, cualquier cosa, cualquiera, de verdad, con tal de que no te quedes ahí, como si fueras un cerdo que se pasa el día en el barro dando vueltas y vueltas.

¿Qué te genera ansiedad? Párate frente a esa realidad. Intenta no ver las cosas peores de lo que son. Piensa en tu pasado, en momentos difíciles que tuviste que vivir. ¿Los has superado? ¿Sigues vivo a pesar de aquello? Estoy segura que tendrás más de un recuerdo en el que esa ansiedad pasó y todo salió bien. ¿Verdad? Ahora es el momento de cambiar tu estado emocional, de elegir superar un bajón, de dar un puñetazo sobre la mesa y decirte: Basta. Hoy Elijo Sentirme Bien.

No te digo que elijas sentirte Fantástico, porque es difícil pasar de estar en lo más hondo a estar de lo más alto sin que nuestra mente se alborote. Pero por lo menos, solo por hoy, elije sentirte bien. Y mañana, puedes elegir sentirte Muy Bien. En una semana, puedes cambiar tu automensaje y sentirte Estupendamente. Y por qué no …. Puedes empezar ahora mismo una búsqueda de vocabulario emocional…. La Alexitimia es la falta de variedad en nuestro vocabulario emocional y eso hace que no podamos definir muy bien como nos sentimos…. ¿Te animas? Puedes dejar aquí mismo, aquí abajo, en los comentarios, las palabras positivas que se te ocurran para expresar cómo te sientes.

A las emociones tóxicas, plántale cara.

Recuerda, que las emociones no son para juzgarlas, ni para ocultarlas…. Las sentimos porque algo ocurre, porque somos seres humanos y punto.  Si estás pasando por una difícil situación de pareja, es normal que te sientas triste, mal, con angustia… aun así, esto será temporal. Respira, pon tu espalda más derecha, mira ligeramente hacia arriba y llena tu cabeza de positividad. ¿A que no puedes estar triste y feliz al mismo tiempo? No, no puedes, te lo aseguro. Y si no me crees…. Intenta cantar la canción más alegre y divertida que conozcas y luego me cuentas si te has sentido triste…. ¡Animo! Todo tiene solución, hasta que nos toque marcharnos de esta tierra y les tocará a los demás seguir encargándose de vivir, reír y preocuparse.

Si necesitas cambiar tu estado emocional, adquirir inteligencia emocional, ser más feliz, no te quedes de brazos cruzados. Podemos hacerlo juntos.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Como Desarrollo la Inteligencia Emocional en 3 pasos

Supongo que la Inteligencia Emocional no es algo nuevo para ti. Tras la publicación del primer libro de Daniel Goleman, con ese mismo título, se han sucedido investigaciones, programas y creación de herramientas para responder la pregunta:

Como desarrollo la Inteligencia Emocional

Una de las competencias básicas de la inteligencia emocional es el auto-reconocimiento emocional.  ¿Eres consciente de tus emociones cuando las estás sintiendo? ¿Puedes ponerle nombre a lo que sientes? Dificilmente podremos pasar a adquirir otra de las competencias básicas que es el autocontrol emocional si desconocemos qué emociones estamos experimentando en un momento dado.

Una estupenda herramienta para lograr este propósito es la técnica del Semáforo.

Haciendo un paralelismo entre las tres luces de un semáforo, algo que todos conocemos, incluso los niños, podemos trabajar tres aspectos muy importantes de la inteligencia emocional. ¿Qué nos dice una luz roja? Stop. Alto. Detente. ¿Verdad?

como desarrollo la inteligencia emocional1º Paso: Alto, Detente

¿Qué estás sintiendo?  Me gustaría hacer una distinción. Nuestro cerebro, que ha ido evolucionando a lo largo de millones de años, aún conserva su estadio primitivo, el cerebro reptiliano. Con miedo, a nuestro cerebro le cambian las prioridades y rápidamente emprendemos la auto protección. A menudo, si alguien hace un comentario y nos sentimos de algún modo atacados, nos sale “el animal” que llevamos dentro y como se suele decir que la mejor defensa es un buen ataque, pues eso es lo que solemos hacer. Por eso, en este ejercicio para desarrollar la inteligencia emocional, te invito a que te detengas, a que frenes ese impulso primitivo de reacción defensiva para analizar unos segundos la situación. Cuando notes que algo se moviliza en tu interior tras escuchar o presenciar algo, piensa en un semáforo en rojo. Alto. Detente.

2º Paso: Precaución

Una vez que hemos podido frenar esa reacción impulsiva, podremos darle a nuestro cerebro unos momentos de reflexión, así inteligencia emocional el semaforocomo el semáforo al ponerse en amarillo nos da unos segundos entre el rojo y el verde, entre detenernos y avanzar. ¿Puedes etiquetar en concreto lo que sientes? ¿Es rabia, frustración, injusticia, estás personalizando lo que otros dicen, es miedo, es tristeza? Al detenernos y en estos momentos para pensar, sería bueno analizar qué está ocurriendo, cuál es el problema, cómo están dando lugar los acontecimientos. Otro punto al que me gustaría hacer mención en este momento es a la utilidad de “darnos tiempo”. Si contamos hasta 5, o incluso hasta 10, estamos dando tiempo al sistema límbico para conectarse con el cerebro más avanzado, el neocortex, que es el encargado de utlizar la lógica, y así tendrás una respuesta menos primitiva, más racional para un mismo acontecimiento. Piensa. ¿Qué significa lo que está ocurriendo? ¿Ya te has sentido así en el pasado? ¿La reacción que tuviste en el pasado te parece productiva o improductiva? ¿De qué no quieres arrepentirte luego?

3º Paso: Adelante Soluciónalo

Las luz verde nos da el visto bueno para avanzar luego de haber reconocido qué emociones estamos sintiendo y de habernos dado un tiempo de reflexión para poder utilizar nuestro cerebro en su máximo potencial. Respirar profundamente en momentos de inteligencia emocional semaforotensión es también de gran utilidad. Ahora bien, con la luz verde llega el momento de actuar, de dar un paso y en este momento lo mejor es hacernos las siguientes preguntas: ¿Es necesario enfrentarme a los demás? A veces, cuando sentimos que algo nos ha dolido, aunque podamos detener la reacción inicial, aún creemos que el otro debe conocer lo que ha hecho mal, aún creemos que es necesario que le hagamos ver su error o cómo nos ha afectado aquello que ha hecho o dicho. Sin hacer una reflexión profunda sobre esto, podemos caer en el error de no pensar si es necesario decir todo lo que pensamos. Para ello me gustaría que leyeras el siguiente cuento sobre Las Tres Rejas. Bien, ahora piensa: ¿Cuál sería el paso que puedes dar para ser de más ayudar para ti mismo, para la relación con el otro? A veces, aunque escuchemos algo que no nos ha gustado, en ese instante es mejor no decir nada, por ejemplo, si la otra persona está en un estado emocional alterado. Ya habrá tiempo para que se calme y para hablarle sobre lo que hemos sentido al escuchar su crítica o su comentario. La luz verde es el paso previo a implementar las soluciones que hemos podido pensar durante la luz amarilla. Es el momento de poner en acción aquellos pasos que creemos que servirán para resolver un conflicto positivamente. Es la hora de no repetir conductas que en el pasado nos dieron malos resultados, sino de implementar nuevas tácticas, de cambiar y dar pasos diferentes, para obtener resultados diferentes.

Pongamos un ejemplo.

Le dices a tu hijo que es hora de lavarse los dientes para irse a la cama, y como suele ser habitual, da mil vueltas antes de hacerlo. Tu ánimo empieza a cambiar, a esas horas solemos estar agotadas, llevamos todo el día trabajando, organizando, programando, preparando y nuestra mente nos pide a gritos un momento de relax. Necesitas que los niños se acuesten para poder sentarte en un sofá y tener cinco minutos de paz. Si sueles gritar, perder los nervios en este momento, es hora de utilizar el semáforo. Alto.

Ahora pasa al semáforo amarillo. En primer lugar no levantes la voz. Si día tras día haces lo mismo y solo consigues los mismos resultados es hora de incorporar esta herramienta de la inteligencia emocional para gestionar mejor esa situación.

A mi, por ejemplo, me funciona dar las indicaciones a mis hijos en 3 tiempos. En lugar de decirles A la cama YA, y sufrir instantánemente porque no se han metido a la cama como una flecha, les doy tres avisos. Primero, les digo, Chicos, en 10 minutos hay que estar en la cama. Pasados 5 minutos, les comunico que queda ese tiempo, y finalmente, me acerco a ellos y les digo; A la cama! Dependiendo de las situaciones en las que apliques el semáforo, busca soluciones creativas, nuevas, evitando repetir dar los pasos que anteriormente has dado y no te han funcionado, y sobretodo aquellas reacciones viscerales, primitivas, de las que luego sueles arrepentirte.

Y pasamos a la luz verde. Actúa. Intenta cambiar las cosas que no te hacen feliz en tu día a día. Evita repetir como un autómata sobretodo aquello que no te funciona. Piensa, comprende lo que sientes, cuenta hasta 10 o 20, pero sobretodo, toma la decisión de mejorar la gestión emocional día a día. Toma la firme decisión de hacer crecer tu inteligencia emocional.

Si lo deseas, podemos trabajar juntos en el taller de Inteligencia Emocional online, en el que a lo largo de 10 módulos, aprenderás a gestionar las emociones que solemos denominar negativas (miedo, soledad, frustración, rabia, etc) para reconocer qué mensaje tiene cada emoción y sobretodo, para aprender la mejor gestión emocional para aumentar tu felicidad y mejorar tus relaciones personales.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Liderazgo y Competencias Inteligencia Emocional

En algunos otros post del blog ya hemos hablado de gestionar emociones con inteligencia emocional o de los 7 signos que forman las características de una persona sin inteligencia emocional.

Cada día las grandes empresas ponen mayor atención a las competencias características de la inteligencia emocional a la hora de elegir a sus líderes. Afortunadamente este aspecto si puede mejorarse, aprenderse y desarrollarse. Empecemos por dar una definición de “competencias”.

Las competencias son el conjunto de comportamientos que tiene una persona en diversas situaciones y produce un resultado determinado. Son la manera de responder a esas situaciones, a veces incluso de manera inconsciente. Se denomina competencia no a una habilidad, sino a unos hábitos o conductas.

¿Qué hace a una persona mejor en su liderazgo?

Autoconocimiento Emocional.competencias de la inteligencia emocional

Una competencia básica de la inteligencia emocional es poder reconocer nuestros propios sentimientos y tenerlos en cuenta a la hora de interactuar con los demás o tomar decisiones, por ejemplo. Seguramente has tenido un jefe cuyo “humor” variable hacía que llegaras al trabajo con desconcierto, sin saber de qué manera trataría hoy a su equipo, dependiendo de sus emociones. O puede que hayas tenido la suerte de trabajar con alguien que era capaz de asumir sus emociones y no dejar que ellas decidieran cómo actuaría con los demás.

Capacidad de Adaptación

Una persona emocionalmente inteligente es capaz de asumir cambios, de gestionar con efectividad momentos de incertidumbre, sin perder los nervios. En sus actos y respuestas se puede percibir la serenidad con la que se enfrenta y adapta a las situaciones cambiantes y a menudo aceleradas de las que logra sacar lo mejor de si mismo y de su equipo.

Autocontrol Emocional

Esta es una de las competencias más importantes de un buen líder. NO trasladar sus emociones al trabajo, a las decisiones, al trato con el personal, cuando esas emociones son la ira, la frustración, el sentirse abrumados, por ejemplo. El autocontrol no consiste en negar u ocultar nuestras emociones, sino en responsabilizarnos de nuestras acciones gestionando con inteligencia emocional aquello que sentimos.

Perspectiva Positiva

Poder observar las situaciones a medio y largo plazo con una perspectiva optimista, positiva, hace que esa persona tenga un mayor abanico de posibilidades de respuesta, una mente capaz de encontrar soluciones en lugar de solo ver problemas o negatividad.

Orientación al Logro

Buscar mejorar, progresar, hacer las cosas cada día mejor. NO me refiero a perfectas, sino a ir mejorando día a día. Recuerdo haber leído sobre los responsables de empresas japonesas y cómo llevan a cabo esta tarea. En España y en la gran mayoría de países de latinoamérica, un alto mando, cuando recibe la visita de su superior, intentará por todos los medios mostrarle que todo funciona perfectamente. En cambio, en Japón, lo habitual es que un alto cargo al recibir a un superior tenga una lista de los aspectos a mejorar en la empresa. Si todo funcionara perfecto… ¿para qué le quieren? Una persona orientada al logro no necesita engañarse ni intentar ver solo lo bueno, lo perfecto, también puede aportar ideas para mejorar.

Dentro de las características ideales de todo líder, también podemos hablar de la Inteligencia Social que incluye a  entre otros aspectos, la Empatía

¿Comprendes al otro, intentas comprender? La escucha activa es imprescindible para mostrar empatía, pero no serviría de nada si no tenemos una intención verdadera de comprender al otro. No poniéndonos en su lugar desde quien somos, sino intentando pensar como el otro es, y como el otro piensa. Recuerda, en este post puedes leer Qué no es Empatía. 

 

 

La inteligencia emocional es un rasgo del desempeño de las personas que puede ir mejorando a medida que incorporamos cada una de las competencias que la componen.

Viki Morandeira

Coach Ontológico.

Encuentra tu Flow

movimiento slow

Continuando con la serie de post en los que comparto los puntos importantes para Una Vida Feliz que forman parte del MOOC de la Escuela de Negocios de la India, hoy le toca el turno al 2º hábito que mejorar nuestra felicidad. Este hábito está relacionado con el 2º pecado, Perseguir la Perfección. 

Puedes leer los post anteriores aquí.

El 1º pecado: Sacrificar la Felicidad. 

El 1º hábito: Priorizar la Felicidad (sin perseguirla) 

Hay una frase que dice: Aquello a lo que te resistes, persiste, aquello que aceptas, se diluye. A menudo no nos damos cuento de estar atados a la persecución de la felicidad impidiendo así que la experimentemos. Nos resistimos a un presente en el que quizás no todo va tan bien como deseamos y eso lo hace persistente. El 2º hábito consiste en Encontrar tu Fluir, tu Flow

Seguramente estarás de acuerdo conmigo en esto: Cuando algo tiene sentido para uno, lo hacemos con gusto, con pasión y no nos pesan los obstáculos. Si tienes hijos, habrás comprobado más de una vez que el día que tiene una excursión se viste mucho más rápido que el resto de los días en los que “solo” irá al colegio. Cuando algo tiene significado lo hacemos sintiéndonos más felices. Y quizás no importa que haya que madrugar, o que tengamos que viajar, o que haya que esperar durante horas para entrar al concierto de tu grupo de música favorito. ¿Verdad? Cuando algo tiene sentido para uno “fluimos” como un río que no importa que se encuentre con piedras en su camino, las bordea, las arrastra, las pasa por encima, pero continúa imperturbable hacia su destino. A esto se refiere el Dr. Raj cuando habla de Fluir.

Cuando fluimos con nuestra meta, sabemos lo que queremos, tenemos un grado de seguridad, paz y confianza que nos acompaña como vencer la timidezen ese trayecto. Nos sentimos fuertes, capaces y permanecemos enfocados absolutamente en lo que estamos haciendo, estamos presentes en el presente, sin tener en cuenta los propios juicios sobre uno mismo, sin preocuparnos sobre lo que los demás pueden estar pensando y casi perdemos la noción del tiempo. Seguramente recordarás momentos en los que estabas haciendo algo que para tí tenía verdadero sentido y fluías, disfrutabas de ese instante y el tiempo te pareció que volaba. ¿Recuerdas momentos así? En mi caso, por ejemplo, me ocurre cuando estoy hablando sobre coaching, sobre inteligencia emocional, cuando estoy parada delante de la gente y siento la necesidad de compartir la felicidad inmensa que siento con todo lo aprendido. A veces puedo estar hablando dos horas, sin apenas darme cuenta del transcurso del tiempo!!!

Cuando estamos preocupados por ser mejores que los demás, cuando internamente pensamos en nosotros, comparándonos con los demás o evaluando nuestro desempeño, nos sentimos tensos, ansiosos y no disfrutamos, no nos permitimos fluir.

Dejarnos fluir libremente, con serenidad, carisma y disfrutando de lo que hacemos es algo que nadie puede hacer por nosotros, y es algo en lo que no sirve de nada compararnos con otros. Estás haciendo algo que te gusta, que para ti tiene sentido y además estás en un estado de confianza total, es ahí cuando fluyes.

Cuestionarte, compararte, dar rienda suelta a tu miedo, alimentar la falta de confianza en ti mismo, tener un diálogo interno negativo que va disminuyendo tu autoestima, o incluso obligarte a ser el mejor de los mejores, “the most”, será algo que te limitará pero sobre todo, será algo que te hará sentir infeliz.

Busca experimentar la felicidad al dejarte fluir. Disfruta como cuando eras niño y te sentías capaz de lograr cualquier cosa que te propusieras. Vuelve a mirarte con fe y confianza en ti.

En muchos otros post de mi blog hemos hablado de confianza, de sentirnos capaces, de saber que somos buenos en algo. Y eso no llega de la noche a la mañana. La maestría no nos llega tras hacer un “master” por ejemplo…. sino con ejercitarnos, con ejercer aquello para lo que nos hemos preparado, con fluir haciéndolo y disfrutándolo.

Ten por seguro que no te sentirás grandioso si vives juzgándote y comparándote con los demás. Perseguir ser el mejor no es una buena idea. Disfrutar de lo que haces, ganar experiencia día a día, aceptarte como eres, incluso cuando estás en proceso de aprendizaje, sin detenerte, eso hará que llegues a fluir el tiempo necesario (Dicen que unas 10.000 horas) para lograr ser un maestro en tu campo. En la cima siempre hay sitio. Camina y llegas.

Y la verdad es que a menudo no podemos “fluir”, no podemos disfrutar y sentirnos felices porque nuestro trabajo no es más que un medio para obtener dinero. Cuando olvidamos nuestra pasión, cuando no nos tomamos el tiempo de descubrir qué es lo que nos hace fluir… muchos días los viviremos con esa sensación de vacío, de infelicidad.

A menudo nos da miedo hacer otra cosa, cambiar de trabajo o haber pasado 5 años de nuestra vida estudiando una carrera para luego dedicarnos a otra profesión que nada tiene que ver con nuestra titulación. No tomamos decisiones que nos hacen felices,  y este es el primer pecado que mata nuestra felicidad, tomamos decisiones que nos dan una cierta seguridad, que nos harán tener un determinado trabajo, un sueldo, un nivel económico o social. Pero no siempre nos hará felices. ¿Cómo remediarlo? No es necesario que abandonemos lo que estamos haciendo, no es necesario que metamos nuestra ropa en la maleta y nos perdamos en una isla desierta…  no. Pero si es necesario suplir esa necesidad de felicidad dedicándole algo de tiempo a nuestros hobbies, a hacer algo que realmente nos guste y en lo que nos podamos sentir “fluir”.

Alguna vez escuché una frase que decía que para ser feliz había dos maneras: Hacer lo que amas. O Amar lo que haces. Y en este aspecto, aunque nuestro trabajo no sea algo que nos apasione, si podemos tener una actitud diferente, dejar de quejarnos y empezar a amar lo que hacemos. Da igual lo que sea. Me gustaría dejarte un cuento sobre esto. Aguila o Pato 

En los siguientes post continuaré compartiendo contigo lo aprendido en este MOOC. Muchas son cuestiones que ya sabemos pero que nunca viene mal refrescar. En próximas entradas, el 3º Pecado que mata la felicidad y el 3º hábito para mejorar en este aspecto.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Taller Sanación Emocional. Borra tu Pasado

como perdonar y olvidar

En la vida, todos pasamos por momentos muy duros. Situaciones difíciles de vivir, y sobretodo de olvidar. Incluso puede que luego de meses o años de no estar viviendo eso que nos lastimó, aún no podamos superarlo y nos sigua haciendo daño. Para continuar es necesario saber como perdonar y olvidar.

Es difícil, pero no imposible.

¿Quieres dejar de sufrir por tu pasado?

¿Necesitas olvidar, dejar de pensar siempre en lo mismo?

¿Te atormentan cada día los mismos recuerdos negativos?

¿Deseas salir de una vez de esta situación?

¿Quieres, necesitas, Volver a Sonreír?

Taller Sanación Emocional. Borra tu Pasado

 

No necesitas permanecer sufriendo por tu pasado, quieres olvidarlo, pero se presenta en tu mente una y otra vez. Lugares, personas, sonidos, te traen a tu mente día tras día ese dolor añejo y no logras superarlo.

Testimonio participantes
En casa genial, sin discusiones, paz, intento ser muy asertiva, no quejarme, estresarme menos y eso los niños lo notan, y mis padres me ven más tranquila y feliz.Y TODO TE LO DEBO A TÍ….ESTOY SALIENDO DE LA ESPIRAL DE VICTIMISMO, ANSIEDAD, DEPENDENCIA, TRISTEZA EN LA QUE ME ENCONTRABA!!!  Cuando te encontré estaba realmente desesperada!!! Y hora todo va teniendo color….Me gusta mucho el trabajo que haces, la verdad que esto es la noche y el día, y sólo vamos por el día 13!!!! Gracias Viki, eres un regalo.  J. ( España)

 Aunque todos pasamos por situaciones difíciles, duelosseparacionesinfidelidadesabandonos, injusticias, no todos nos quedamos atrapados en esa sensación de dolor, desilusión, frustración. Se puede dejar de sufrir. Se Puede. Te lo aseguro.

Pero no es cierto que el tiempo cure las heridas. El tiempo puede ir agregando más y más dolor, inventando detalles que en realidad no ocurrieron, acrecentando nuestra sensación de haber sido maltratados por la vida. Es necesario decir Basta. Tomar la decisión de dejar de sufrir.

Desde el Coaching, trabajaremos en este taller, planificando esa recuperación. Aprenderás herramientas de Programación Neuro Lingüistica, muy potentes, que te ayudarán a conseguir los patrones de conducta y pensamientos negativos que te mantienen atado a tu pasado y te impiden SER FELIZ. 

Durante este taller, recibirás el entrenamiento necesario para tomar la firme decisión de abrazar una vida nueva, para volver a vivirla plenamente, con los 5 sentidos y en armonía con los demás y contigo.

¿Quieres vivir sin tristeza?

 

    Para quien es este taller

§       Personas que arrastran la tristeza del pasado

§       Para quienes quieren superar una infidelidad y han perdonado

§       Para quienes no pueden superar un divorcio separación

§       Para quienes después de meses o años no superan el duelo

§       Personas desilusionadas con la vida que han vivido hasta ahora.

Como es el trabajo del taller

Cada día, durante 21 días, los participantes reciben en su mail el material de trabajo (audio en formato mp3, material de lectura en formato Word, ejercicios en Word) Y una vez recibido el material, deberán escuchar el audio, leer los textos y proceder a realizar los ejercicios por escrito. Una vez concluido, se envía este ejercicios y los comentarios que deseen hacer, de vuelta al mismo mail desde donde lo han recibido. 

Para hacer este taller solo necesitas poder escuchar audios y poder enviar mails. No hay inconvenientes para trabajar desde un ipad o un ordenador personal, por lo que puede ser realizado sin complicaciones.

Qué conseguirás con el taller

§   Aprenderás técnicas de Programación Neuro Lingüística para dejar de sufrir por tu pasado. 

§      Ejercitarás estas técnicas con ayuda de audios

§      Fijarás Anclas para tener los Recursos necesarios para liberarte del dolor.

§       Aprenderás a eliminar la frustración

§       Cambiarás tus pensamientos negativos

§       Cambiarás tus creencias limitantes que te impiden avanzar

§       Vencerás las resistencias mentales

§       Recuperarás la confianza en la relación

§       Recuperarás la seguridad en ti mismo

§       Mejorarás tu comunicación interna

Qué puedes esperar de mi

Como tu Coach estaré a tu lado durante todo el taller, para contestar a tus preguntas y dudas, para responder a tus ejercicios con retroalimentación positiva, para guiarte en la correcta actitud y disciplina necesarias para alcanzar superar y mejorar tu relación con tu pasado. Te impulsaré a la acción para aprender las herramientas que te liberan del dolor. Podrás estar en contacto diario, por mail, conmigo.

Qué espero de ti

Durante las próximas tres semanas, espero que te comprometas con tu vida, con tu felicidad,  realizando los ejercicios propuestos para cada día. Espero que los envíes con regularidad, aceptando que puede haber días en los que no te lo permita alguna circunstancia externa, por lo que dispondrás de 30 días para completar el taller. Espero que me escribas tantas veces como sea necesario para consultar tus inquietudes y para que pueda darte mi apoyo emocional.

Cómo inscribirse en el taller

El taller es online, y puede empezarse en cualquier momento. Para iniciarlo, deberás ponerte en contacto conmigo, escribiendo un mensaje  al mail coachingparaprotagonistas (arroba) hotmail.com diciendo que quieres participar en este taller. Recibirás mi respuesta, informándote a partir de cuando podrás empezar.

Forma de pago

Para residentes en España, puede abonarse mediante transferencia bancaria. Los datos te serán facilitados a tu mail.

Para residentes en otros países, el pago puede hacerse por Western Union, Money Gram, o Moneytrans. También por PayPal.

No hay duda que lo que tu deseas es que este taller sea un éxito y que marque una diferencia en tu vida. Eso es lo que yo deseo para ti. Y eso es lo que estoy segura que conseguiremos si trabajamos juntos.

Testimonios de participantes     

Me gustaría compartir contigo las opiniones y testimonios de algunas de las personas que han realizado talleres conmigo. Sus mensajes son para mi una gran satisfacción y fuente de inspiración.

————————————————————————————————————

Viki, supongo que ya te lo habrán dicho pero TU VALES MUCHO!!

Consigues infundir esperanza donde parece que no la hay!!! Muchísimas gracias, me estas ayudando mucho!! Esta claro que no lo haces por Dinero, eso es obvio!!! y eso todavía tiene más valor!!

Vely (España)

————————————————————————————————————

 Bonita cuanto me has enseñado  Gracias mil por estar en mi camino e interesarte que yo tomara el curso. No solo lo necesitaba,  ¡me urgía! .  Gracias por ayudarme e insistir en ayudarme  Eres un gran ejemplo a seguir te quiero 

          Ana Laura (México)

 ————————————————————————————————————

SANACION EMOCIONAL

Borra tu Pasado

¿Quieres borrar tu sufrimiento?

¿Quieres mejorar tu relación con tu pasado?

¿Quieres liberarte de esa angustia y desolación?

¿Quieres volver a mirar al futuro con optimismo y cambiar tu ansiedad por calma y seguridad?

Estoy convencida que todos podemos tener una vida mejor, si aprendemos a liberarnos del dolor de nuestro pasado, de las injusticias, si nos entrenamos para superar aquello que nos hizo daño. El pasado te sigue doliendo mientras tu se lo permitas. Se que te mereces una vida mejor, se que puedes superarlo y alcanzar hacer las paces con tu pasado. Se que puedes aprender las técnicas y herramientas necesarias para cambiar tu estado emocional actual. 

 

Los pasos necesarios para ello, te están esperando en este taller. Los próximos21 días cambiarán tu vida. Da igual si llevas meses o años sin avanzar, instalado en el dolor y en el rencor. Da igual si llevas sin progresar años. La correcta aplicación de las herramientas que aprenderás en este taller, pueden liberarte de ese dolor y son la llave para dejar de sufrir por una vida atada al pasado. 

 

No tienes nada que perder. 

 

Te lo aseguro. Tienes mi compromiso personal y mi entrega total durante este taller, para cambiar de una vez por todas, los lamentos por paz.

Si no es ahora, ¿cuándo?

Tu Vida, te está esperando.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Perseguir los “most” te hace infeliz

vivir feliz

Este post forma parte de una serie de artículos sobre La Felicidad. Pecados y Hábitos y se basa en el MOOC que el Prof. Raj imparte en inglés, y que puedes seguir tu mismo entrando en la Web de la ISB Escuela de Negocios de la India.

El 1º post de la serie podrás leerlo pinchando aquí: Sacrificar la Felicidad. 

El 2º post, Hábitos: Priorizar la Felicidad (sin perseguirla) 

Continuemos con el 2º de los pecados que impide vivir feliz a las personas.

2º Pecado. PERSEGUIR LOS “MOST”

El Prof. Raj llama al segundo pecado que mata nuestra felicidad, Perseguir la Superioridad, y lo considera el más importante. Aunque no comparto del todo esta opinión, para mí el primero es el más importante de los errores, aunque respeto plenamente todas las opiniones.  ¿Qué quiero decir cuando me refiero  a “most”?

Queremos ser el mejor en todo. Perseguir ser superiores nos pone en terreno pantanoso, en infelicidad, porque muchas veces nos comparamos de manera equivocada. Por ejemplo, querer ser como Nadal cuando llevamos 1 año dedicándonos al tenis, o cuando a pesar de dedicar muchos años, no hemos tenido en cuenta que otras personas pueden haber invertido muchas más horas que nosotros para llegar al nivel de excelencia en el que se encuentran. Querer ser “the most” incluso en nuestras relaciones de pareja, hace que solo nos centremos en la imagen que tenemos de otras parejas, la comparemos con la nuestra y no tengamos en cuenta que solo vemos de la vida de los demás lo que nos permiten ver… por lo general… aquello de lo que están orgullosos.

Muchas veces, los juicios de los demás, el feedback que recibimos sobre algo que hacemos, cuando no es positivo, puede hacer que abandonemos nuestras metas porque “no somos lo suficientemente buenos”. Y eso también hará que nos sintamos infelices. Perseguimos ser el mejor, pero cuando la evaluación de los demás no es la que esperábamos nuestra autoestima baja y nos rendimos. Por el contrario, cuando recibimos una retroalimentación positiva, nuestro autoconcepto mejora y nos sentimos felices haciendo nuestro trabajo.

Por lo general las personas necesitamos la aprobación de los demás. Somos seres sociales y nos gusta pertenecer a grupos y necesitamos tener una buena imagen de nosotros para sentirnos bien en ese grupo. Nos comparamos para saber si vamos progresando, buscamos ser superiores para así dejar de tener que demostrarle a los demás que somos buenos en algo.

Progresar, buscar superarnos no es malo. Al contrario, a medida que vamos comprobando cómo avanzamos nuestra autoestima aumenta y nos sentimos más felices al ver nuestros progresos. La cuestión es que esta búsqueda del progreso, de ser “most” en algunos aspectos de nuestra vida no se convierta en una obsesión, no se convierta en algo que nos duele, que nos impide vernos como realmente somos, o que nos impida ver todos los progresos que ya hemos hecho y solo nos centramos en lo que aún no hemos conseguido.

Por ejemplo, cuando nos comparamos con otros de nuestra misma edad, con familiares, o con compañeros a nivel laboral, profesional, podemos evaluar si vamos bien o no, pero lamentablemente podemos lograr que surja en nosotros la envidia. Compararnos con otros en nuestra búsqueda de ser “the most” puede hacer que disminuya nuestra felicidad si los demás lo están haciendo mucho mejor que nosotros (sin tener en cuenta las peculiaridades de los demás y de su esfuerzo, por ejemplo) Y al sentirnos inferiores a los demás, con esa cierta envidia, nos separamos de ellos, las situaciones se vuelven tensas y eso nos hace vivir esos momentos con infelicidad, a veces incluso con estrés.

Otro de los aspectos que puede hacernos infeliz al perseguir “the most” es el materialismo. Cuando comparamos nuestra riqueza económica, monetaria con la de los demás es seguro que habrá más de una persona que en nuestro mismo area de interés tenga un mayor nivel económico que el nuestro. Si nos comparamos con el vecino, mirando, por ejemplo, qué vehículo conduce, podemos hacer el esfuerzo y comprar uno mejor…. pero la “felicidad” que eso nos proporciona no perdura en el tiempo. Incluso antes de que nuestro vecino cambie de coche podemos sentir que el que nos hemos comprado ya no nos satisface y nos preocupemos por comprar otro más caro.

Fijarnos en los demás hace que nos separemos de ellos al generar envidia y materialismo. Si puedes buscar progresar, mejorar, por ti, por lo que significa para ti, sin tener en cuenta a los demás, tendrás menos probabilidades de sentirte infeliz. La Felicidad es una de las cualidades de las personas exitosas y trabajar para hacerte responsable de sentirte feliz es el camino hacia el éxito.

Enfocarnos en ser mejores que los demás, a nivel cognitivo, profesional, puede hacer que pongamos tanto esfuerzo en esto que esa misma preocupación nos limite y nos haga lograr peores resultados.

Este “pecado” que limita nuestra felicidad puede mejorarse, o evitarse incorporando en nosotros el 2º hábito. Encuentra Tu Flow. 

Viki Morandeira

Tu coach personal

¿Eres feliz? Si la respuesta es si, te felicito, sigue haciendo lo que has hecho hasta ahora. Pero si la respuesta es un tímido si, o un no…. quizás sea el momento de hacer cambios, de averiguar qué te está limitando en tu felicidad. Por lo general no vemos nuestros errores, no somos tontos… Nadie haría algo que le hace infeliz sabiendo que eso le arruinará la vida a medio-largo plazo, ¿verdad? A veces, unos ojos lejanos, unos ojos que no sean los nuestros, pueden ayudarnos a encontrar dónde necesitamos implementar mejoras para aumentar nuestra felicidad, para que en el momento en que alguien nos pregunte ¿Eres Feliz?, la respuesta sea un ROTUNDO SI, sin peros, sin condicionantes, sin limitantes.

En el camino disfrutamos la felicidad. Pero si vivimos pensando que “ya alcanzaremos algún día la felicidad” nos perdemos muchos años caminando sin sentir la cálida compañía de la felicidad. El mejor momento para empezar a construir una vida que te haga feliz hoy pero también mañana, es AHORA MISMO.

Hábitos para una Vida Feliz

la felicidad

Si no has leído el 1º Pecado de la serie de 7 pecados que matan la felicidad, te sugiero que lo hagas antes de seguir con este post. Puedes leerlo pinchando aquí: Sacrificar la Felicidad. 

Es importante poder reconocer qué pasos hemos dado para no sentirnos felices, y esos son los 7 pecados, e igual de importante es incorporar los 7 hábitos que nos harán mejorar el nivel de felicidad que experimentamos. Si uno es feliz dentro de si mismo, en sí mismo, podrá ser feliz en compañía de los demás. Y cuando alguien no es feliz en si mismo, puede cometer el error de culpar a los demás, (principalmente a su pareja, o a sus padres) por esa felicidad que no siente. Recuerda, nadie más que tú eres la persona responsable de tu vida, de tus decisiones, de tus pecados y de tus buenos hábitos. Toma las riendas…. no culpes a los demás.

Pasemos entonces al primero de los 7 hábitos que nos ayudarán a mejorar nuestra felicidad.

Hábito: Priorizar -sin perseguir- la felicidad.

Al tomar decisiones importantes, es necesario que incorporemos el hábito de priorizar nuestra Felicidad en lugar de poner en primer lugar los medios por los cuales consideramos que seremos felices.

Un ejemplo, en el que podemos cometer el error de priorizar un medio en lugar de priorizar nuestra felicidad, se da cuando tomamos la decisión de tener varios trabajos que no nos permiten pasar tiempo con nuestra pareja, con nuestra familia. O cuando decidimos aceptar un trabajo que tendremos que desarrollar a cientos de kilómetros de nuestro hogar y que hará que pasemos por momentos de soledad, de necesidad de cercanía con nuestra pareja, nuestros hijos y que a la larga puede hundirnos en una sensación de infelicidad que buscaremos resolver de otras maneras cuando priorizamos este trabajo y no a nuestra pareja o a nuestra familia.

Recuerda, siempre que tengas que tomar una decisión importante, piensa en qué es lo que deseas para ti en tu propia vida. Si la respuesta es ser feliz, ten en cuenta que puedes replantearte si ese trabajo a 400 kilómetros de tu hogar realmente te hace feliz, si realmente era lo que tú querías para tu vida, o si solo es una manera de obtener dinero. Trabajos puedes encontrar otros…. que a fin de cuentas, pueden darte los medios que buscabas en el camino hacia un fin (dinero, posición social, prestigio, nivel de vida, etc.)

Este hábito, Priorizar sin perseguir, forma parte de las clases del MOOC de la Escuela de Negocios de India que imparte el Prof. Raj Raghunathan.

En varios estudios llevados a cabo con cientos de personas, pudo comprobar como aquellos que incorporaban el hábito de Priorizar su felicidad a la hora de tomar decisiones diarias finalmente evaluaban sus vidas como más felices. Eso si, lo lograban quienes no caían en el error de perseguir la felicidad.

Cuando “perseguimos” la felicidad podemos caer en el error de evaluar cómo de felices somos ahora comparándolo con el nivel de felicidad que desearíamos tener, comparando lo que hemos conseguido hasta ahora, con lo que hemos definido como aquello que nos hace feliz… y a veces, esto puede hacer que la felicidad que percibimos en nosotros descienda….

Recuerda, la felicidad no es un destino, sino una actitud ante la vida, es la manera en que caminamos por la vida.

Toma las decisiones que te hagan feliz. Si has tomado decisiones para lograr una mejor posición, un aumento de poder, un sueldo mayor…. y no te sientes feliz, sino estresado y angustiado, quizás sería un buen momento para replantearte tus decisiones. ¿Has priorizado tu felicidad o has puesto en primer lugar el dinero, el éxito, la fama, la posición, el trabajo? ¿Persigues la felicidad de manera excesiva, piensas constantemente en lo que te hace feliz y en que no tienes aquello que te hace feliz?

Muchas veces tenemos todo lo que podríamos tener para ser felices y aun así no nos sentimos felices. Algunas de esas veces creemos que lo que nos hace infeliz es nuestra relación de pareja, la relación con nuestros padres, las personas que nos rodean en nuestro círculo más íntimo. ¿Por qué? Porque cuando una persona no se siente feliz, sino estresada, genera hormonas que limitan sus capacidades cognitivas, perceptivas y emocionales. El estrés hace que tu cuerpo segregue epirefrina, norepirefrina y cortisol. Estas hormonas que también son neurotransmisoras, se van transmitiendo de neurona en neurona, haciendo que aquello que pensamos lo creamos como una realidad absoluta. Estas hormonas limitan incluso nuestro campo de visión, que pasa de 270º cuando estamos serenos, a solo 30º cuando estamos bajo una situación de estrés.

¿Y esto qué tiene que ver con la felicidad? Desde mi punto de vista mucho. Somos seres donde todo está interrelacionado. No solemos prestar atención a qué puede haber originado nuestros sentimientos, nuestra sensación de falta de felicidad… y luego de episodios de estrés (muerte de alguien cercano, cambio de trabajo, estrés laboral, una obra en casa, aumento de responsabilidades, etc) nuestro cuerpo empieza a segregar hormonas que nos hacen perder capacidades cognitivas, no pensamos bien. Y de ahí a estar pidiéndole el divorcio a tu pareja no creas que hay muchos pasos…..

Desde mi punto de vista la crisis de los 40 tiene una relación directa con la manera en que gestionamos nuestra vida, con las decisiones que hemos tomado y si no hemos priorizado la felicidad, lo que nos hace sentir felices, podemos llegar a creer que el problema es nuestra pareja cuando en realidad todo viene de no haber sabido priorizar aquello que nos hace felices.

Antes de pensar que los demás tienen la culpa de tu infelicidad, tómate esto con calma y piensa en qué pasos has dado para estar donde estás, piensa incluso en los que no has dado y asume tu responsabilidad. Nadie nos obliga a tomar una decisión u otra. Bueno, si, a veces nos ponen una pistola en la cabeza y nos toca elegir entre vivir y hacer eso que no queremos, o morir. Salvo que te hayan puesto un revolver en la cabeza, ten claro que todas las demás decisiones entran dentro de tu responsabilidad. Piensalo…

Puedes leer más sobre este tema o incluso tomar tu mismo el curso de la ISB de la India, Te dejo aquí el enlace. Es en inglés, eso si.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Si quieres aprender más sobre cómo responsabilizarte de tu felicidad o de cómo evitar que tu crisis de los 40 rompa tu vida o te haga tomar decisiones que cambiarían el futuro de muchas personas a las que quieres… ponte en contacto conmigo. Hay camino hacia la recuperación. Caminemos. En este formulario que ves a continuación podrás enviarme un mensaje directamente a mi mail, no es el lugar donde dejar un comentario publico. Si lo que quieres es dejar un comentario público en el blog, busca más abajo donde pone Comentarios. Un saludo.