Inteligencia Emocional: Dominar o Gestionar emociones

taller inteligencia emocional

Perfecto. Yo soy la dueña de mis emociones y sólo yo soy responsable de ellas. Pero esto es muy difícil!! Porque lo que pasa a nuestro alrededor nos afecta. E imagínate que consigues dominar tus emociones y nada te afecta. ¿No podrías caer en el error de rodearte de gente que te trata mal y “como no te afecta” no separarte de ellos? Seguramente esto es un ejemplo exagerado, pero no lo termino de ver claro y me gustaría que me lo aclararas.

Por supuesto!! respondí.

Este planteamiento me hacía una participante del taller 21 días para Retomar las Riendas de tu Vida. durante uno de los ejercicios propuestos en el taller. Me gustaría compartir mi respuesta además de con ella, contigo.

La cuestión no es que uno deba convertirse en “pasota”, ni en “melasudatodista” . Una cosa es DOMINAR nuestras emociones y otra es GESTIONAR nuestras emociones. Hay una diferencia importante.

Si yo no hago caso a mis emociones, si las “domino”, censuro, limito, las siento internamente pero no las expreso, el daño que puedo hacer es mayor que el que se podría hacer si soy demasiado reactiva, si los demás me enfadan y pongo mala cara o voy y se los digo. Entre DOMINAR y EXPRESAR, en este sentido , es preferible expresar. Ahora bien, la expresión de esas emociones es lo que uno mejora al aumentar su inteligencia emocional. No es sencillo porque uno pone en acento en lo que hacen los demás, y porque tiene etiquetada distintas conductas como dañinas, como “contra” uno, y es normal que se piense que es el otro el que nos lastima.

Cuando, por ejemplo, una persona es infiel, nos duele. ¿Verdad?

Nos duele porque se quiebra la confianza, pero también se ven rotas nuestras expectativas. Uno empezó esa pareja con la “norma” que decía que ambos iban a ser fieles el uno al otro. Esa expectativa no se cumple por una parte y la otra parte lo sufre. Somos humanos, es inevitable, la inteligencia emocional no habla de ocultar, ni censurar, ni “dominar” en este sentido.

Que una persona que tiene una relación se acueste con otra que no es su pareja no necesariamente es doloroso. No es parte de la definición de esta situación. Por ejemplo, si la norma es “tenemos un amor libre”, o “nos gusta el intercambio de parejas” o “quiero verte con otra persona”. ¿Sería el dolor una consecuencia directa?

Cuando la norma cambia, cuando lo que yo pienso sobre que mi pareja se acueste con otro cambia, entonces, mis emociones son otras.En otras culturas, por ejemplo, donde la poligamia es parte de su manera de entender la vida, también cambian las emociones ante situaciones así.

Me refiero a que una emoción, por ejemplo, el enfado, no es una consecuencia directa de lo que ha hecho o no ha hecho una persona. Sino que es el resultado de unas normas, una cultura, unas expectativas, unos acuerdos previos.

Luego, otra cosa es la gestión de las emociones que me produce ese quiebre de normas. Puedo tomarme como algo personal que una amiga haya olvidado mi cumpleaños, o que no me llame tanto como yo la llamo a ella. Puedo tomarme como algo personal que mi padre preste más atención a los problemas de mi hermana que a los míos, pueden enfadarme muchas cosas, pero no necesariamente es un resultado directo que emane de esas circunstancias, sino lo que yo esperaba, creía, necesitaba, que al final no se cumplió.

Si una persona no cumple un acuerdo, por ejemplo, como el de la fidelidad, yo estoy en todo mi derecho de decidir si quiero perdonar y darle una nueva oportunidad a la relación; o puedo decidir que no quiero darle otra oportunidad a esa persona, aunque perdone lo ocurrido. Uno no tiene la obligación de estar junto a personas que no le gustan. Nadie nos obliga a ser amigos de todo el mundo, ni a que nos agraden todas las personas. En el trabajo, por ejemplo, nos relacionamos con muchas personas, muy diferentes, pero eso no implica que tengamos que ser amigas de todos, que tengamos que aceptar malos tratos verbales por parte de nadie. Yo no soy perfecta, pero tampoco lo son los demás. Y que los demás no sean perfectos es algo que necesitamos comprender para que haya bastantes menos cosas que nos duelan tanto como para tener que quejarnos o ir contándoselo a los demás.

Todos tenemos unas normas sobre como “deberían” ser los demás, sobre como deberían cumplir un determinado rol. Cuando sus conductas se apartan de nuestro “ideal”, de nuestras normas, de nuestros “el debería”, nos sentimos defraudados, enfadados, frustrados… pero a través de la inteligencia emocional podemos aprender la diferencia entre lo que es necesario aceptar y lo que uno puede cambiar. Podemos aprender a despersonalizar las actitudes del otro, para que no nos duelan ni sean un problema para nosotros.

Este tema, el de por qué nos enfada lo que hace el otro, es un tema apasionante, al igual que el aprendizaje de la gestión emocional de las demás “mal llamadas” emociones negativas.

Ninguna emoción es buena o mala.

Las emociones son algo normal, natural, algo humano!!!! ¡¡¡NO somos de piedra!!!

Lo que puede ser mala es nuestra actitud, nuestra reacción, nuestra respuesta reactiva, nuestra conducta cuando se ha producido una emoción. Y es esto precisamente lo que se pueda aprender a gestionar. No a no sentir emociones, sino a poder comprender porqué me siento mal, qué me está diciendo esta emoción sobre mi, que me dice sobre lo sucedido, que me dice sobre el otro, y escoger una respuesta a lo que sucedió, de acuerdo a quien es el otro y a su importancia en mi vida.

No es igual la gestión necesaria de nuestras emociones cuando se le pasa felicitarnos por nuestro cumple a una persona que a otra. Por lo general, cuanto más cercana sentimos a esa persona, más normas tiene y más probabilidades de que las rompa y yo sufra….

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Anuncios

Un comentario sobre “Inteligencia Emocional: Dominar o Gestionar emociones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s