Como superar el miedo

la accion da seguridad

 

¿Te Falta Confianza, Seguridad en Ti misma?

La seguridad no llega antes que los pasos,
no llega antes que los retos,
no llega antes que las metas.

Igual que en el diccionario, logros, metas, pasos, retos siempre van ANTES que Seguridad.

La seguridad, la confianza en una misma, es algo a lo que llegamos cuando vamos dando pasos, cuando nos arriesgamos y enfrentamos a aquello que nos “reta” a dar un paso más, y otro más, a salir fuera de nuestra zona de confort.

Dentro hay rutina, “certezas”, pero fuera de la zona de confort está la confianza,

LA VERDADERA SEGURIDAD EN UNA MISMA.

Paso a paso. >Metas cortas, nos dan seguridad rápida. Y por eso, para ir ganando, hay que plantearse metas bien cortitas, lograrlas, y FELICITARTE!!! FESTEJARLO, DECIRTE AL ESPEJO QUE SOS UNA CAPA!!! Decirte bien alto que SOS UNA TRIUNFADORA!!!

El miedo paraliza. Escucha, háblale de tú a tú. Sentate frente al miedo y preguntale… ¿qué querés conseguir? ¿de qué me estás protegiendo?

Tendrá respuestas que te harán dar los pasos necesarios para salir de la parálisis. Si nos obligamos a “no tener miedo”, pero sin escucharlo, seguimos paralizados….

Viki Morandeira

Tu coach personal

¿Eres una persona del 5% o del 95%?

en que puede ayudar el coaching

Allá por el 2009, cuando estaba acabando de formarme como Coach Ontológico leí que sólo el 5% de las  personas podrían reconocer en qué puede ayudar en sus vidas el coaching. Eso sonaba demoledor. De cada 100 personas que pudiera conocer solamente tendría posibilidades de trabajar con 5 de ellas.

Comencé a hacer cuentas… mis conocidos no superaban las 1000 o 1200 personas, haciendo un gran esfuerzo… (El 5% de 1000 solo eran 50 personas, 60 si llegaba a 1200 conocidos) 😦 Pero, lejos de venirme abajo, recordé que mi meta desde el principio había sido trabajar por internet, online, así que las cuentas ya no eran las mismas.

Al centrar mi trabajo en talleres online y sesiones por skpye o teléfono, en lugar de un 5% sobre mis conocidos, podía llegar a esos 5 de cada 100 que estaban en internet y estuvieran preparados para beneficiarse de un proceso de coaching.

Bueno, quizás te preguntes porqué el coaching no es para el 100% de las personas ??

Bien, principalmente porque al coaching se llega tras tomar la decisión de abandonar el victimismo, la queja y la autocompasión. Se llega asumiendo que podemos cambiar nuestra vida, cambiando nuestras acciones. Y no todas las personas están en un momento de sus vidas donde tengan la capacidad de darse cuenta de esta maravillosa oportunidad. Yo necesité un buen golpe de la vida para darme cuenta. 🙂

¿Qué hace que un proceso de coaching sea exitoso? Fundamentalmente el compromiso con el que una persona se implique en este trabajo. Ningún dietista puede certificar que obtendremos resultados mágicamente, sino que estos resultados dependeran de nuestra implicación en el proceso.

¿Qué condiciones tienen ese 5% de personas que mejoran sus vidas a través del coaching?

En general, las cualidades de un coachee, de la persona que emprende la gestión de cambios en su vida guíado por un coach es una persona con mentalidad abierta, honesta con ella misma. Es necesaria esta honestidad para saber pedir ayuda, para saber reconocer que queremos mejorar nuestra vida y que solos no hemos podido hacerlo hasta ahora.

Esas 5 personas entre 100 asumen que están listas para tomar las Riendas de su Vida y así conseguir nuevos y mejores resultados, asumiendo la responsabilidad de hacer las cosas de manera diferente a como las estaban haciendo hasta ahora. Einstein decía que locura era “hacer siempre lo mismo esperando un resultado distinto”. Pues bien, desde el coaching no actuamos como locos. 🙂

Son personas que han dicho “basta ya”, que han decidido dejar de conformarse con menos, que han “quebrado” esa actitud pasiva en la que soportaban cualquier tipo de resultados en sus vidas, para sentir la imperiosa necesidad de trabajar de manera proactiva en conseguir sus metas, en desarrollar sus objetivos.

Solo 5 de cada 100 personas, (decía aquello que leí hace 6 años) estarán decididas a retarse a si mismas, a pedirse salir de la zona conocida, de su zona de confort para enfrentar a sus miedos, a su falta de seguridad, a la posibilidad incluso de equivocarse.

Esas 5 personas son capaces de no creer culpable a los demás, al universo, a la sociedad de los resultados que han obtenido hasta ahora, no se ven como víctimas, que están preparadas para conocer sus propias creencias limitantes y sus autosabotajes, porque desean encontrar de la mano del coaching las herramientas para ir un paso más allá en sus vidas.

No he estado de acuerdo con ese porcentaje desde el principio…soy muy optimista y para mí, las encuestas y las estadísticas no todas las veces cuentan una realidad. Yo creo que en cada 100 personas, el 100% quiere vivir con mejor calidad de vida, quieren conocerse mejor para poder liberar todo su potencial, quieren cambiar sus viejos malos hábitos por nuevas maneras de enfrentarse a las situaciones y así progresar. Estoy convencida que a todos les gustaría reconocer sus virtudes y sus fortalezas, ganar confianza y saberse seguros para poder lograr sus metas y objetivos.

Quizás si sean menos quienes puedan ver el coaching como una inversión en su futuro personal y profesional. Al pensar en esto si que baja mi “optimismo”. Hay muchas personas que pueden gastarse fortunas en un traje que usarán en una sola noche, a lo sumo dos noches en sus vidas, y no son capaces de invertir un 10% de lo que les ha costado ese vestido o traje en su propio crecimiento personal. Es cierto que hay personas que con muchísima más “soltura” gastan cientos de euros en unos zapatos o en un teléfono móvil, pero dudan y se lo piensan a la hora de invertir bastante menos en algo que les durará más que cuatro bodas o hasta que salga otro teléfono de nueva generación.

Al final…. quizás esa encuesta tuviera razón… no lo se… Pero aún así, si estás leyendo esto, (si aún sigues leyendo 😉  ) me alegro porque tú eres diferente, tú si eres parte de esas personas que quieren seguir progresando, que no se conforman con menos de lo que son capaces de lograr, que asumen que el futuro no está aún escrito, y que es simplemente un resultado. 

Te animo a que explores todo lo que eres capaz de crecer, hasta el último día de tu vida. Te animo a que disfrutes siendo el dueño de tu vida y planificando tus metas. Creo que nada nos da mayor libertad que enfrentarnos al futuro sabiendo que de nosotros depende lo que allí sucederá.

 

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Sonríe!! Mañana podría ser peor

1349394711kee94 ¿Conoces frases desmotivantes? ¿Frases célebres o refranes que han sido expresadas desde el pesimismo, desde la falta de esperanzas? Pues hay unas cuantas.

Nuestra mente, elabora sus creencias, sus pensamientos, mediante palabras. ¿Verdad? Somos seres lingüísticos y aquellas ideas que apoyamos, que creemos verdades, se transforman en realidades en nuestra vida.

No me canso de repetir que Creer que se puede es el primer paso para poder lograr algo. Dicen que querer es poder, pero con querer no basta. ¿A qué tú quieres una gran cantidad de cambios en tu vida?¿Con solo quererlos se harán realidad? Pues no, ¿verdad?

Y por eso, también estoy convencida que lo contrario es verdad. No creer en algo hace imposible que lo podamos lograr. Nuestra mente, cuando no tiene una actitud positiva frente a algo, se limita, inconscientemente cierra sus propias puertas y se convierte en su propio autosaboteador.

Me viene a la mente una frase que según el país donde se diga, tiene distintas versiones. En Argentina, por ejemplo, decimos: El que nace para pito nunca llega a ser corneta. 🙂

Al que nace para ordeñar, del cielo le cae la vaca.

Al que nace para martillo, del cielo le caen los clavos.

El que nace para maceta, no pasa del corredor.

Todas estas frases tienen en común algo. ¿Lo has notado verdad? Todas creen en que hay una cierta predestinación para las personas en su vida. Y desde luego, si te sueltan esta frase y te la crees, lo más probable es que te conformes con no avanzar más en tu vida. Si ya has llegado a ordeñar, o ser maceta, o a ser martillo, pues ahí te quedas.

Pero yo no estoy de acuerdo con esto. En la historia tenemos multitud de ejemplos de personas que han roto esa predestinación, que han roto creencias o paradigmas sobre su futuro, por razones de raza, de sexo, de origen, o por problemas físicos, por ejemplo.

¿A quién se le ocurriría pensar que una persona sin piernas podría escalar el Kilimanjaro? Spencer West creía que era posible, y lo logró. No se conformó con estar predestinado a ser menos de lo que su mente le impulsaba a creer que podría ser.

Y en el mundo hay miles de ejemplos de personas que no se conforman. ¿Por qué deberías comformarte tú con ser menos de lo que puedes llegar a ser?

Hay también otra frase o dicho popular que sentencia: “No hay dos sin tres”. ¿Demoledor verdad? A cualquiera que le haya salido mal algo por segunda vez, teniendo esta frase en mente, lo más probable es que abandone, o que si lo intenta, desde la falta de confianza, con su propia actitud logre que esta profecía se vea cumplida. ¿Por qué elegir creer en “No hay dos sin tres” si tenemos otra frase que nos dice que “A la tercera va la vencida?

Creer en una o en otra frase depende de nosotros, al igual que lograr nuestras metas depende de nosotros y no de ninguna frase que podamos escuchar. Recuerda, el futuro es un resultado. No está escrito y eres tú quien va a escribir tu propia vida.

Otra frase célebre que también puede limitarnos, que puede lograr que no demos lo mejor de nosotros mismos, que nos conformemos ante un resultado adverso, o que dejemos de luchar, dice que “El hombre propone y Dios dispone”. Muchas personas pueden utilizar frases como esta, u otras parecidas, para expresar que dejan en manos de Dios, del destino, del azar lo que pueda pasar en sus vidas.

¿Y si no fuera así? ¿Y si tuviéramos libre albedrío? Eso también es algo que según la religión católica se le concedió al hombre. El poder de decidir libremente qué hacer y qué no hacer. Por lo que aún en los peores momentos, nuestra actitud también cuenta.

Si eres de los que se consuelan con frases pesimistas, ¿qué tal si eliges nuevas frases que te hagan pensar en positivo?

En lugar de decirte, cuando las cosas te vayan bien, que : La suerte no dura toda la vida, a menos que mueras joven, por qué no la cambias por: La suerte no existe, solo el resultado a mis esfuerzos.

Recuerda, que el futuro no está escrito, que somos nosotros los que decidimos qué paso dar o cual no dar, que cuando creemos en algo, lo más probable es que lo logremos. Que nuestra actitud es la clave para llegar más allá de la predestinación. Sacúdete las etiquetas que hayan puesto a tu futuro. Aún está en blanco y tú eres quien tiene que escribirlo.

Me gustaría compartir un cuento, que también nos habla sobre esto. Desconozco el autor.

Ahi va.

El niño que pudo hacerlo

Dos niños llevaban toda la mañana patinando sobre un lago helado cuando, de pronto, el hielo se rompió y uno de ellos cayó al agua. La corriente interna lo desplazó unos metros por debajo de la parte helada, por lo que para salvarlo la única opción que había era romper la capa de hielo que lo cubría. Su amigo, gritó con insistencia pidiendo ayuda, pero al ver que nadie acudía buscó rápidamente una piedra y comenzó a golpear y a golpear la dura capa de hielo con todas sus fuerzas.Golpeó, golpeó y siguió golpeando hasta que por fin logró abrir una grieta por la que metió el brazo para agarrar a su compañero y salvarlo.

A los pocos minutos, avisados por los vecinos que habían oído los gritos de socorro, llegaban los bomberos. Cuando les contaron lo ocurrido, no paraban de preguntarse cómo aquel niño tan pequeño había sido capaz de romper una capa de hielo tan gruesa.
-Es imposible que con esas manos lo haya logrado, es imposible, no tiene la fuerza suficiente ¿cómo ha podido conseguirlo? -comentaban entre ellos. Un anciano que estaba por los alrededores, al escuchar la conversación, se acercó a los bomberos.
-Yo sí sé cómo lo hizo -dijo.
-¿Cómo? -respondieron sorprendidos.
-No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.
En definitiva, no contaminaron su fe en lograrlo. Creía que podría y por eso pudo. Recupera la pureza de tu niño interior. Recupera la fe en ti mismo, porque no necesitas que nadie crea en ti para lograr algo. El primer paso, y el único absolutamente indispensable es que TU CREAS EN TI.
Viki Morandeira
Tu Coach Personal.