Como ayudar a una persona introvertida

persona introvertida

Una de las habilidades que nos definen como personas con empatía es la capacidad que tenemos para relacionarnos con los demás. Empatía, no solo significa ponerse en el lugar del otro, sino ser conscientes de ese otro, de sus diferencias, de sus cualidades. No es lo mismo ponerse en el lugar de una persona introvertida, que hacerlo en el lugar de una persona extrovertida. ¿Verdad? Las necesidades y cualidades de una persona son diferentes, por eso, nuestra manera de empatizar con esa persona ha de ser diferente.

A la hora de relacionarnos hay muchas cosas que podemos hacer para ayudar a una persona introvertida a sentirse cómoda, a gusto, y así también hay muchas conductas nuestras que pueden ser interpretadas como ataques personales, como intromisiones y que pueden arruinar la relación con esa persona. Por eso, si la persona más importante de tu vida es introvertida, nada mejor que aprender cuáles son sus necesidades y mejorar así la relación.

Aprender a Gestionar las relaciones interpersonales desde la empatía, forma parte de las 5 habilidades claves de la inteligencia emocional. Más concretamente de la las habilidades interpersonales.

¿Qué necesita una persona Introvertida?

  1. Respeto por su necesidad de privacidad.

Podemos creer que se sienten solos, tristes, que necesitan que “les ayudemos” a salir de esa situación, pero nada más lejos de la realidad. Una persona introvertida es feliz. Vive feliz mientras se respete su privacidad, mientras se le permita hablar consigo mismo sin ser interrumpido constantemente con conversaciones banales, superfluas, de esas que se nos ocurren cuando no sabemos de que hablar y queremos romper el hielo. Pues nada. Si tienes que hablar con un introvertido, será mejor que busques temas que realmente le interesan porque sino desconectará y dejará de escuchar.

2. Nunca le abochornes en público.

Una persona introvertida sufrirá si en una reunión de amigos cuentas tú algo sobre ella que no quiere compartir. NO importa si es una tontería. Si es introvertida, le incomoda que se hable de su privacidad y hacerlo es lastimarle. Punto. NO hay otra manera peor de hacerle daño que no respetar su privacidad. Además, por lo general no dirá nada, le dará vergüenza decir que eso le incomoda, pero la situación se irá guardando en su vaso, deteriorando la relación contigo.

3. No le presiones ante situaciones nuevas.

Deja que observe, que meta primero la nariz, que investigue, que sea él primero quien observe esas situaciones que son novedosas para él sin presionarle a tomar una decisión porque a ti te corra prisa. Una persona introvertida sufrirá si se sienta obligada a ir más deprisa, a ir a un ritmo con el que no se siente cómoda y te responsabilizará a ti de esas emociones negativas.

4. No le interrumpas.

Por lo general una persona introvertida no es de lo más habladora que hay. Se lo piensa y repiensa a la hora de hablar. Por eso, una vez que ha empezado a hablar, es importante no cortarle, no interrumpirle porque puede que decida dejar de hablar y no compartir sus emociones contigo.

5. No le cambies las condiciones sin preaviso.

Una persona introvertida, necesitará que hables con ella con calma, tiempo y tranquilidad si habrá cambios en su vida. Necesita poder pensarlo, hacerse a la idea, pensarlo otra vez y plantear preguntas sobre esos futuros cambios. Si hace algo sin haberlo pensado y repensado, solo porque había que hacerlo, muy probablemente (si esos cambios no le gustan) te echará a ti la culpa de su nueva situación. Por eso, consensuar. Buscar el tiempo necesario y hablar claro sobre los futuros cambios. Incluso si ese cambio será pequeño, avísale, dale tiempo. Si tiene que dejar de hacer algo para ocuparse de otra cosa, dale 15 minutos y lo hará encantado.

6. No le reprendas, no le eches la bronca en público.

En realidad a nadie le gusta que le reprendan si ha cometido un error o si ha hecho algo mal, y mucho menos en público. Hacer bromas incluso sobre sus posibles fallos, errores, o manías tampoco le agradará. Aunque para uno haya cosas que no importa que otros conozcan o incluso se rían de nuestros defectos, es bastante probable que a una persona introvertida no le hará mucha gracia encontrarse en esa situación. Y si tú eres quien le hace sentir mal, irá acumulando dolor en la relación contigo.

7. No le enseñes en público. 

Un introvertido puede que se sienta incómodo si los demás se dan cuenta que hay algo que no sabe. No le desagrada aprender nuevas habilidades ni le desagrada que le expliquen algo nuevo. Pero se sentirá realmente mal si no tomas la precaución de estar en privado a la hora de ponerte a explicarle eso que necesitas que sepa hacer.

8. No le pidas respuestas inmediatas. 

Tiempo. Tiempo. Paciencia. Si realmente quieres cuidar de la relación con esa persona introvertida, por mucha prisa que tengas para obtener una respuesta, recuerda que necesita tiempo para pensar en lo que acabas de preguntarle, tiempo para preguntarse a si mismo qué piensa, qué necesita, qué opina y tiempo para responderte.

9. No le presiones para ser sociable. 

Una persona introvertida se sentirá muy a gusto con dos o tres personas con quienes comparte aficiones, gustos, temas de conversación, pasiones…. pero dificilmente se encontrará bien si le presionas para ir a conocer a 20 o 30 personas a la vez. Incluir a un introvertido en tu grupo de amigos ha de ser algo paulatino, para lo que cuentes con su aprobación. Si no le apetece relacionarse con los demás, o hacer muchos amigos, respétalo. Siempre es mejor ir solo a algún sitio, que ir acompañado de una persona que va a este sitio sintiéndose obligada. Puede que en el futuro este sea un motivo de desgaste de la relación. Por lo tanto, no quieras que tenga gran cantidad de amigos.

10. No quieras convertirlo en extrovertido 

Por mucho que quieras ayudar a una persona tímida o de conducta pasiva, o introvertida, porque creas que salir, conocer gente, actuar sin pensar o hacer cambios en su vida  para ti sea la manera de “ser feliz”, te aseguro que en este caso el remedio es peor que la enfermedad. No hay nada que moleste e incomode más que querer ser cambiado, corregido, mejorado. Una persona introvertida no tiene nada malo. Es diferente a ti y necesita ser tratado de una manera distinta. Nada más. Ni mejor ni peor. Simplemente distintos.

Piénsalo así. Ser introvertido es como tener diabetes. No, espera, espera, no estoy diciendo que es una enfermedad. Permíteme que te lo explique.

Cuando en nuestra familia, nuestro hermano, esposo, hijo, mujer, tiene una intolerancia alimentaria, diabetes, problemas de hipertensión, seguramente le cuidarás, tendrás precauciones a la hora de cocinar, ¿verdad? Si tu pareja es intolerante a la lactosa, no se te ocurrirá cada día ponerle una taza de leche para desayunar, ¿verdad? Pues con esto es igual. Si esa persona con quien no te llevas del todo bien es introvertida, analiza como te has estado comportando. ¿Has cumplido con los 10 puntos anteriores para cuidar la relación con una persona introvertida? O por el contrario,  ¿le has servido un vaso de leche diario a un intolerante a la lactosa?

Para mejorar nuestras relaciones personales, para realmente ser empáticos, lo más importante es reconocer que no todas las personas somos iguales y por tanto no a todos les gustará que les tratemos de la misma manera.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Anuncios

2 comentarios sobre “Como ayudar a una persona introvertida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s