Como ser un in-feliz de manual

como ser feliz

La semana pasada, en el programa de radio que desde hace cuatro años participo cada lunes hablamos sobre qué hace que una persona sea un in feliz de manual. ¿Qué hace que si buscas en el diccionario la palabra infeliz aparezca tu fotografía? No es fácil asumir que somos responsables de ser felices.

No es sencillo decirnos a nosotros mismos: Mira, si no eres feliz, seguramente tienes que cambiar algo, cambiar tu actitud, mirar tu vida y tus circunstancias de otra manera.

Porque para ser sinceros, la felicidad es algo interior. ¿Has visto la película La Vida es Bella? Yo soy de esas personas que lloran hasta con la publicidad navideña así que no la he visto, pero se que trata de la historia de un hombre que en un campo de concentración y a pesar de lo duro de la situación conseguía tener momentos de felicidad.

¿Qué hace que un niño descalzo y vestido con ropas roídas y viejas pueda sonreír y sentirse feliz?

¿Por qué dicen que rico no es quien más tiene sino quien menos necesita?

Porque la felicidad, es algo que no depende SIEMPRE de lo externo, que a pesar de lo duro de las circunstancias, nadie puede robarnos el derecho a elegir la actitud con la que queremos tomarnos esas circunstancias. Es probable que tú no seas del todo feliz, pero que tampoco estés pasando por la extrema pobreza (no tendrías oportunidad de leer esto, ni tiempo, ni interés en leerlo, porque comer sería prioritario para ti) y es probable que tampoco estés en una guerra, ni en una situación tan al límite como demasiadas veces se ha vivido en la humanidad. Si no eres del todo feliz, escucha a tu mente, mira para dentro tuyo y pregúntate qué hábitos, que actitudes puedes cambiar para que tu vida la veas como mucho más feliz. Puedes lograrlo en apenas segundos. Milésimas de segundos. Te lo aseguro.

Aquí están los Hábitos de la Infelicidad. Bueno, solo son 5, porque hay muchos más. Pero estos son los cinco sobre los que hablamos en el programa Optimistas en Acción en Radio Lucena.

Cambia tu actitud. Cambia tu mente. Cambiarás tu vida.

1.- Vivir en el pasado. 

¿Eres de las personas que se la pasa quejándose por lo que pudo haber sido y no fue? ¿Pasas tu tiempo pensando en lo que salio mal, en quienes te ofendieron? Si en tu día a día cargas rencor o remordimientos eso significa que estás teniendo un exceso de pasado.
¿Qué ganas? Nada bueno, desde luego. Lo que ganas cuando vives en el pasado es reabrir tus heridas, cargar con el no perdón y la culpa, arruinarte tu presente e impedirte ser feliz.
Decide HOY vivir HOY, y no en lo que ocurrió hace 3 meses o 30 años. De ti depende ser feliz hoy. De ti depende hacer las paces con el pasado y dejarlo donde tiene que estar.

2.- Tener la mente pequeña
Otro de los hábitos de un infeliz de manual es el hecho de llenar su mente (y sus charlas) con cotilleos y comentarios sobre la vida de los demás. Cuando dejas de pensar en tu amargo pasado y para variar un poco pasas a pensar y hablar sobre la vida de los demás, quejándote o criticando lo que hacen o no hacen, solo estás llenando tu día a día de tiempo perdido. ¿Qué ganas al hablar de los demás? Nada bueno,
Decide HOY cambiar tu diálogo, pensar como las mentes grandes, vivir tu vida lo mejor posible y dejar que los demás hagan la suya como puedan.

3.- Tener enfoque negativo
Otro de los hábitos de aquellas personas que se sienten infelices es mirar al futuro con miedo, con preocupación, enfocándose en todo lo que puede salir mal. Si algo sale bien, lo olvidan rápidamente, creen que ha sido cosa de un día, un golpe de suerte, pero en cuanto algo vuelve a salir mal recuperan la creencia de que sus vidas están marcadas por el dolor y el fracaso.
Decide HOY escuchar tu diálogo negativo y empezar a enfocarte en lo que SI puedes hacer, en lo que puede salir mejor de lo que tu mente te augura.

4.- Compararse con los demás.

Una persona infeliz se compara. Mira su vida y mira la de los demás, la de aquellos a los que les va mejor que a ella y piensa que porque los demás tienen buena suerte el/ella no puede tenerla. Piensa que los demás les están robando la posibilidad de tener buena suerte. Tienen la idea de que no hay suficientes cosas buenas para todos en el mundo, viven con un pensamiento de escasez, de miedo, de falta  y siempre comparan lo suyo con lo de los demás. Vivir comparándonos nos hace infelices. Siempre habrá alguien que tenga o sea más que uno. Siempre. Y si llegáramos a ser y tener más que nadie…. sería horrible, viviríamos con la angustia de perder esa posición o esas posesiones.

Una persona feliz saben que su buena suerte y las situaciones de su vida son su responsabilidad y que puede aspirar a crecer y alcanzarlas. Los felices también tienen tropiezos, pero se levantan porque confían en si mismos. Saben que son humanos y pueden cometer errores, tienen un plan que seguir, un camino que recorrer. Decide HOY no gastar tu tiempo en comparar tu vida con la de los demás. Invierte tu tiempo en tener una meta, en caminar hacia ella, en aprender y crecer hasta ser capaz de lograrlo.

 5.- Sufrir por los imprevistos

La vida es incontrolable. Por muchos planes y proyectos que tengamos, por muy bien que nos hayamos preparado, nada es controlable al 100%. Una persona infeliz sufre ante cualquier diferencia entre sus planes y la realidad. Si llueve, sufre. Si suspenden un evento al que pensaba ir, sufre. Si tenía todo preparado para hacer algo y se cancela, sufre. Las personas infelices se derrumban con muchísima más facilidad cuando el azar o los imprevistos les destrozan los planes. Sienten ese destrozo de manera interna, exagerada. Su mente incrementa el dolor por lo que no ha salido bien.

Una persona feliz asume que a pesar de todo su esfuerzo y de ir dando pasos todos los días hacia sus metas, la vida es incontrolable, imprevista y puede sorprendernos con algo que no entraba en nuestros planes. Pero aún así, lejos de dejarse desmoronar por ese suceso, siguen centrándose en sus objetivos, sin venirse abajo.

No existen los planes perfectos, incluso aquellos que han sido preparados al detalle pueden sufrir imprevistos y tener que tomar un desvío o sufrir un parón momentáneo. (Así me siento yo en este diciembre pasando por una neumonía… en un parón forzoso para reponer fuerzas 🙂 )

Pase lo que pase, prepara un nuevo camino, un plan B, o C, o D, o la letra que haga falta. Pero sobre todo, elige los hábitos que te hagan sentirte feliz. Porque la felicidad es el único camino hacia el éxito.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s