La Calidad de un Pensamiento

Muchas veces, estamos convencidos de que lo que nosotros creemos es cierto. Y con este convencimiento, entramos en duras peleas, ya sea a nivel personal, como profesional, cultural o religioso. Incluso, el pensamiento egocéntrico puede ser una amenaza para nuestras relaciones de pareja.

Analicemos los Estándares Intelectuales Universales, que son la base para el pensamiento crítico.

 

Los 7 estándares intelectuales son:

  1. Claridad  Antes de poder evaluar una información, un supuesto, un concepto o un punto de vista, tenemos que comprenderlo. Si la otra persona expresa algo de una manera que puede dar a diferentes interpretaciones, es mejor que indagemos, con nuevas preguntas, para obtener claridad. Ellos siempre lo hacen. ¿Quienes son ellos? ¿Cuántas veces es siempre? Como vemos en esta premisa, hay una generalización y una exageración. Para tener claridad debemos indagar hasta saber que Ellos son tal y cual y que siempre es las ultimas cuatro veces que les vi…. por ejemplo.
  2. Exactitud Algunas veces, nuestro punto de vista puede ser claro, pero inexacto. Cuando por ejemplo, decimos: Los oriundos de tal sitio tienen los ojos rasgados. Es una opinión clara, pero no tiene porqué ser exacta.
  3. Precisión Incluso cuando un planteamiento sea claro y exacto puede no ser preciso. Para llegar a poder dar una opinión, o profundizar en algo, a veces, necesitamos tener más datos. Hace tiempo que soy infeliz y no me encuentro a gusto. Si bien esos sentimientos son claros y son lo que una persona siente, no se esta expresando de forma precisa. ¿Cuanto tiempo es “hace tiempo”?
  4. Relevancia: En algunas conversaciones, incluimos datos que no tienen ninguna relevancia para el objetivo que deseamos conseguir. O también obviamos datos que sería pertinente que si fueran tomados en cuenta.
  5. Profundidad: No tenemos una buena relación, desde hace seis meses, las cosas van mal, no somos una pareja. Este planteamiento, puede ser claro, puedes ser exacto a la evidencia de un distanciamiento que se inició hace seis meses, puede ser relevante, porque se está hablando con la pareja, pero no es profundo. Simplemente se mencionan unos hechos, pero no se profundiza en la complejidad que este distanciamiento implica.
  6. Amplitud: A menudo, en nuestros razonamientos, cumplimos las 5 premisas anteriores, pero fallamos en la amplitud. Dejamos de lado otras perspectivas, dejamos de lado la posibilidad de estar equivocados en nuestra “creencia” de que las cosas sean como creemos que son. No tomamos en cuenta que hay otras realidades,otras posibilidades, otros aspectos que no hemos tenido en cuenta. Por ejemplo, si decimos a una persona. Esto es así porque yo así lo creo, no estamos teniendo un pensamiento de “calidad” ya que no consideramos la posibilidad de que esto no sea asi…
  7. Logica: A menudo, expresamos nuestro punto de vista sin ninguna lógica. Por ejemplo, el caso de un hombre, que defiende a su amante, que ha dejado a su único hijo con el ex-marido, “porque ella está sola”  Y dá ese argumento, a su esposa, a quien va a dejar, con sus propios hijos. Este pensamiento carece de toda lógica.

 

Cuando en tus conversaciones con los demás, te encuentres con planteamientos que no tengan lógica o amplitud, que sean faltos de exactitud, de claridad, etc… puedes hacer las preguntas que necesites hasta conseguir que la otra persona exprese su pensamiento y que este sea de calidad. O bien, conseguirás que la otra persona sea consciente de los errores de su propio planteamiento.

 

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s