Tecnicas Asertivas: La pregunta Asertiva

 

 

¡¡¡Vamos por más técnicas asertivas!!!

Cuantas más tengamos, más fácil nos será responder asertivamente cuando tengamos que hacerlo. Ser asertivo es aprender a comunicarse efectivamente.

Comunicarse es poder hacer llegar al otro el mensaje que tenemos que darle. (nuestra opinión, una necesidad, un no querer hacer algo para respetar nuestro tiempo). Pero también es comprender qué nos está diciendo la otra persona, para que esa charla de un resultado positivo. A veces, por ejemplo, se hace necesario saber cómo responder ante una crítica sin que eso nos lleve a una discusión. Tener a mano las técnicas asertivas es fundamental.

La técnica de la Pregunta Asertiva, consiste en responder para pedir más información, sin cuestionar lo que nos han dicho, ya sea una crítica hacia nosotros, hacia una situación que nos cuesta creer o comprender, o cuando nos están expresando emociones, o situaciones con las que no estamos de acuerdo. En lugar de negar, defendernos, contraatacar, juzgar, justificar o intentar que nos den la razón, utilizamos la Pregunta Asertiva para poder abrir un espacio de diálogo, dejando claro que sea lo que sea lo que nos responda, hemos preguntado para comprender, para poder ponernos en su lugar, para entender verdadera y sinceramente porqué nos está diciendo lo que nos está diciendo.

Veamos… se hacen preguntas para clarificar, por ejemplo, en el caso de recibir una crítica, para comprender lo que hemos hecho mal según la otra persona, para recabar información sobre qué es exactamente lo que se critica y cómo podríamos hacer para resolverlo. En este caso, saber el “qué” se critica ayuda a separarlo del “a quien” ya que por lo general lo que al otro le ha molestado o lo que el otro critica es un “comportamiento” y así tenemos que hacérselo comprender.

Un ejemplo de conversación:

C: Tú siempre igual, nunca puedes hacer nada bien.

Y: Comprendo que he cometido un error y que esto te molesta. ¿Podrías decirme en qué me he equivocado para poder aprender?

Y luego, una vez que las dos partes están tranquilas, podemos tratar de hacerle ver que Nosotros no somos “el error” sino que algunas veces nos equivocamos o las cosas no nos salen del todo bien, COMO AL RESTO DE LOS MORTALES!!! También, en otro momento en que nuestro interlocutor esté tranquilo, sirve recordarle que SIEMPRE es una palabra demasiado extremista.

Porque ni los buenos son siempre buenos, ni los malos lo son a todas horas.Basta mirar por ejemplo a los deportistas de élite, que a veces, también fallan. En muchas de estas conversaciones es necesario dejar de lado nuestra necesidad de hacerle ver al otro nuestra realidad, para ser verdaderamente empáticos y comprender su realidad.

Las técnicas asertivas son imprescindibles cuando hablamos con las personas más importantes de nuestra vida. Pero a veces, por un exceso de confianza, decimos las cosas como nos vienen a la boca, sin pensar en los posibles resultados, sin valorar desde qué emociones me habla esa persona, sin intentar comprender. Por ejemplo, cuando una persona nos dice algo con lo que no estamos de acuerdo, o que no hemos visto nunca de esa manera, lo más habitual suele ser “NEGAR” lo que nos están diciendo. Cuando lo que escuchamos lo personalizamos y lo sentimos como un ataque personal, también podemos caer en el error de defendernos, contraatacando sacando otro tema de conversación que nada tiene que ver con lo que la otra persona nos está comunicando. También, a veces, cuando lo que la otra persona está expresando es una necesidad, algo que esperaba de nosotros y que no obtuvo, podemos caer en el error de justificar. Veamos un ejemplo de esto:

C: Siento que no te importo.

Y: ¿Cómo no me vas a importar? Eso no es verdad. ¿De qué me hablas, cómo puedes decir que me importas si me desvivo por ti? o Tú no te das cuenta que tengo mucho que hacer, que no tengo tiempo para nada, no me entiendes.

Responder así, con cualquiera de estas frases, no abre espacios de comunicación, no facilita que comprendamos a la otra persona, no genera confianza y seguridad para poder explicar sus sentimientos. Cuando una persona nos está expresando algo tan profundo como lo es el hecho de “no sentirse importante o amado” nuestra respuesta tiene que empezar por la comprensión, jamás por la negación, justificación o juicio de lo que estamos escuchando. En este caso, podríamos responder:

C: Siento que no te importo.

Y: Duele sentir que no eres importante para alguien, te entiendo. ¿En qué momentos has sentido que no me importas?

Utilizar preguntas abiertas, para conocer la respuesta, SEA LA QUE SEA, es en este momento lo más apropiado. Es necesario no personalizar, no sentirnos atacados por la respuesta del otro, estamos preguntando para comprender sus sentimientos, para buscar la raíz de sus emociones y así poder hacer algo para que pueda sentir que le comprendemos, que le estamos escuchando y que nos interesa mucho comprender lo que siente y porqué lo siente.

Otro ejemplo de la técnica de la pregunta asertiva.

P: Mi hiciste pasar vergüenza en la reunión. Eres un irresponsable.

C: Entiendo que no te guste el modo en que actué la otra noche en la reunión. ¿Qué fue lo que te molestó de mi comportamiento? ¿Qué es lo que te molesta de mí que hace que no te guste? ¿Qué hay en mi forma de hablar que te desagrada?

Si logramos separar los “comportamientos” de las “personas” podremos aceptar que todos tenemos derecho a equivocarnos, a no hacer todo bien a todas horas, a no tener ganas de hacer algo en algún momento, a estar solos si nos apetece, a ayudar a alguien si queremos y podemos, a organizar nuestra vida, a comportarnos como queramos si eso no ofende o lastima a nuestros seres queridos.

¿En qué “conversaciones” podrías poner en práctica esta técnica?

¿Cómo podrías responder con preguntas asertivas la próxima vez?

Recuerda una conversación pasada y recréala cambiando tus respuestas por otras nuevas que puedas diseñar ahora conociendo más sobre la asertividad.

¿Cómo mejoraría tu entendimiento con los demás? ¿Qué nuevos sentimientos ganas al no discutir o someterte? ¿Cómo mejora tu relación con esa persona cuando se ha sentido escuchada y comprendida, cuando ha podido expresar lo que siente o piensa, sin miedo a un conflicto, sin miedo a no ser aceptada su parte de realidad? La escucha empática y la asertividad mejoran notablemente nuestras relaciones personales, las hacen mucho más profundas.

 

 

Viki Morandeira

Coach Personal

 

Anuncios

4 comentarios sobre “Tecnicas Asertivas: La pregunta Asertiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s