Cuento: El poder de las formas

La comunicación interpersonal

Las palabras que decimos, pueden transmitir un mensaje. Pero el 70% de la información que recibimos en una conversación, corresponde al lenguaje corporal, al tono de voz, a los gestos de nuestro interlocutor, a las emociones que siente esa persona en ese momento y desde las cuales nos está hablando.

No solo comunican las palabras, sino que comunican mucho menos que ese otro tipo de lenguaje, que es el que ahora mismo nos perdemos a diario… enganchados en SMS y Whatsapps…

Los emoticones, las caritas con diferentes gestos, son un intento digital de transmitir este lenguaje corporal en nuestros mensajes de texto. Pero aún así, muchas veces puede haber malos entendidos a causa de un simple mensaje.

Tenemos con el whatsapp un serio problema. (bueno, lo tienen quienes usan este tipo de mensajerías instantáneas… y es una fuente de frustración y enfado muy habitual)   El whatssap, sabemos que llega de forma inmediata. Incluso, podemos saber si ha sido leído o no. Tambien nos informa en que momentos se ha conectado esa persona…. Toda esta información, no hace más que ser motivos para sentirnos mal si esperamos que la otra persona responda de manera inmediata.

Nuestra mente dice… ¿si lo ha leído porque no me responde?¿si se ha vuelto a conectar, porque no responde?

No podemos dejar nuestras emociones, y nuestras relaciones personales, en manos de una aplicación de móvil!!! Me gustaría compartir con ustedes un relato, que si bien nos habla de una carta, explica muy bien lo que puede ocurrir cuando solo nos ceñimos a las palabras y no disponemos del lenguaje corporal, gestual y del tono con el que es expresado un mensaje.

 

El poder de las formas

Un joven que se quedó sin dinero durante su viaje de vacaciones, mandó un telegrama a su padre:

‘Papá, mándame más dinero’.

Cuando el padre abrió el telegrama, se puso furioso. Llamó a su esposa y lo leyó en voz alta, en un tono cortante e imperativo:

¡Papá, mándame más dinero!’. Y protestó contra la insolencia de su hijo.

La madre, que quería protegerlo, tomó el telegrama y dijo:

– No lo dice así, querido. Escucha cómo suena.

Y leyó la frase en un tono cariñoso, respetuoso y suplicante.

– Ah, bueno…- respondió el marido -. Si me lo pide de esta manera, de acuerdo.

Le mandaré el dinero.

Muchas  veces, es mas importante como se dicen las cosas, que las cosas que se dicen.

 

Un mismo mensaje, puede ser recibido por los demas de una manera totalmente diferente a lo que uno realmente queria decir. Una queja, creemos que puede servir para que el otro cambie de actitud, pero generalmente, conseguiremos que se defienda, en lugar de comprender nuestra necesidad. Dale mejor forma a tu comunicacion y conseguiras mejores relaciones personales.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

www.facebook.com/viki.morandeira

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Cuento: El poder de las formas

  1. Me gustó mucho el cuento viki, creo que el problema de que no nos contesten de inmediato aún habiendo visto el mensaje, es que hasta el SILENCIO comunica, y depende de la relación con la persona de la esperamos respuesta y del contexto, que podremos intuir (o más bien imaginar) que podría querer expresar ese silencio

    1. Salva, es cierto que nuestra mente intenta imaginar los motivos por los que no han respondido…. pero no siempre acertamos. Por eso muchas veces sufrimos innecesariamente. Si no sabemos el porque de ese silencio…. ¿no sería mejor darnos una explicación positiva en lugar de una negativa? 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s