Derechos Asertivos

Derechos Asertivos

Para poder ser asertivos, en nuestras relaciones personales, es necesario conocer los derechos asertivos que todas las personas tenemos. Tanto nosotros, como los demás, poseemos los mismos derechos y es siendo consciente de ellos, respetándolos, para nosotros y para los demás, como mejoran nuestras relaciones.

Derechos Asertivos

  1. El derecho a ser tratado con respeto y dignidad y tratar a los demás con respeto.
  2. El derecho a tener y expresar nuestros propios sentimientos y opiniones, aunque sean diferentes a los de los demás.
  3. El derecho a reconocer nuestras propias necesidades, establecer nuestros objetivos personales y tomar nuestras propias decisiones.
  4. El derecho a cambiar y aceptar que los demás también tienen derecho a cambiar.
  5. El derecho a decir “no” sin sentirnos culpables, respetando así nuestras decisiones, necesidades u opiniones.
  6. El derecho a pedir lo que queremos, aceptando a la vez que el otro tiene derecho a negarse.
  7. El derecho a pedir información y a ser informados.
  8. El derecho a cometer errores y a hacernos responsables de nuestros errores.
  9. El derecho a obtener aquello por lo que pagamos.
  10. El derecho a ser independientes.
  11. El derecho a gozar y disfrutar.
  12. El derecho a triunfar en aquello que nos proponemos.
  13. El derecho a ser nuestro propio juez.
  14. El derecho a decidir el hacernos cargo o no, de los problemas de los demás.
  15. El derecho de dar o no explicaciones sobre nuestro comportamiento.
  16. El derecho a no necesitar la aprobación de los demás.
  17. El derecho de no ser perfectos.
  18. El derecho a superarnos, incluso, superando a los demás.
  19. El derecho a decir lo que consideramos verdad, aunque no les guste a los demás.
  20. El derecho a ponernos en nosotros en primer lugar, algunas veces, si así lo deseamos, sin sentirnos por ello egoístas.
  21. El derecho a tener nuestros propios valores, principios y opiniones.
  22. El derecho a tener y expresar nuestras propias necesidades, y que estas sean tan importantes como las de los demás.
  23. El derecho a experimentar y expresar nuestras propias emociones, haciéndonos responsable de ello.
  24. El derecho a cambiar de opinión, de línea de acción o de idea.
  25. El derecho a expresar nuestra disconformidad, cuando sentimos que somos tratados de una manera injusta.
  26. El derecho a cambiar lo que no nos es satisfactorio, ya sea algo material o en nuestra personalidad o interacción con los demás.
  27. El derecho a detenernos y pensar antes de actuar, aunque los demás exijan una respuesta rápida.
  28. El derecho a reconocer y que se nos reconozca un trabajo bien hecho.
  29. El derecho a decidir que hacer con nuestro propio cuerpo, con nuestro tiempo y con nuestras propiedades.
  30. El derecho a hacer menos de lo que humanamente somos capaces de hacer.
  31. El derecho a ignorar los consejos de los demás, aceptando que los demás cuentan con el derecho de no seguir nuestros consejos, asumiendo cada uno las responsabilidades que de ello se deriven.
  32. El derecho a rechazar peticiones, sin sentirnos por ello egoístas, malas personas o culpables.
  33. El derecho a estar solos, aún cuando otras personas deseen nuestra compañía.
  34. El derecho a no justificarnos ante los demás.
  35. El derecho a no tener que anticiparnos a las necesidades y deseos de los demás. Aceptando que los demás no tiene porqué adivinar o cumplir siempre nuestros deseos, necesidades y expectativas.
  36. El derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás.
  37. El derecho a elegir entre responder o no hacerlo.
  38. El derecho a sentir y expresar el dolor, así como la alegría.
  39. El derecho a hablar sobre un problema o conflicto con las personas implicadas, y en los casos límite, donde los derechos de cada uno no estén del todo claros, llegar a un compromiso viable para ambos.
  40. El derecho a hacer cualquier cosa, mientras no violemos los derechos morales o físicos de otras personas.

Recuerda, que el respeto no se pide, sino que se ejerce. Si tú respetas tus derechos, si dices no cuando quieres decir no, te sentirás más a gusto contigo, cortando ese diálogo interno que te culpa por no saber expresar tus necesidades, por sentir que los demás abusan de tu bondad. Para que nos respeten los demás, es necesario empezar por respetarnos nosotros mismos.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

www.vikimorandeira.tk

Anuncios

3 comentarios sobre “Derechos Asertivos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s