Como Decir No cuando queremos Decir que No

¿Por qué nos resulta tan difícil decir que no?

Bueno, en realidad, no le ocurre a todos. Las personas menos asertivas, son quienes más dificultades tienen para decir no. Pero ello no significa que no quieran decir que no, sino que se sienten culpables si lo hacen, temen perder el aprecio y la consideración de los demás, temen ser egoístas o crear conflictos, aunque luego, internamente, tengan sentimientos de enfado hacia ellos mismos por no haber podido decir que no.

Una persona poco asertiva, evita verse expuesta a situaciones donde sabe que tendrá que elegir entre decir Si o No y tratará de evitarlas. Evitando así el sufrimieto posterior que le provoca haber dicho si, cuando en realidad, quería decir no.

Desean decir no, pero no pueden. Se encuentran en la disyuntiva, entre respetar sus propios deseos y necesidades, respetar su tiempo y sus propias actividades o dejarse influir por sus miedos diversos.

¿Por qué nos cuesta decir NO?

Porque hemos sido educados en la cultura de la sumisión, en la cultura de la obediencia. Desde pequeños, se nos ha “castigado” cuando no queríamos hacer algo, se nos ha señalado cuando no aceptábamos hacer algo. Desde pequeños hemos aprendido, que para tener el amor de nuestros padres, de nuestros educadores, “debemos” decir que si. Para que nuestros padres, maestros o mayores no se enfaden, debemos decir que si.

Esto acarrea que tengamos miedo a defraudar las expectativas de los demás, a no dar la “talla” en lo que suponemos que se espera de nosotros. Decimos que si, porque no sabemos como argumentar el no que llevamos dentro y que pugna por salir. Decimos que si, para evitarnos el inconveniente de explicar por qué no queremos o no podemos hacerlo. Decimos que si, porque creemos que decir no será una postura egoísta, aunque con ello estemos dejando de respetar nuestros propios derechos asertivos. En definitiva, decimos que si, por temor a no ser queridos, por temor a enfrentarnos a los demás y a su rechazo. Por temor al conflicto.

¿Como nos afecta?

En primer lugar, el ser sumiso, servicial hemos de asumir que no es una VIRTUD. Una persona que progresa en su vida, no es quien deja en último lugar sus necesidades para cubrir siempre las de los demás. Decir siempre que si, disminuye nuestra autoestima, porque luego de unos años de sentirnos “usados” (porque lo hemos permitido) empieza a crecer en nosotros un sentimiento amargo de frustración, de odio hacia nosotros mismos por no ser capaces de decir que no. Nos castigamos y humillamos en nuestros diálogos internos por sentirnos poca cosa, por no vernos capaces de respetar nuestros propios horarios, nuestras propias necesidades. Nos sentimos usados, abusados, sumisos y dependientes.

Se puede cortar esta sinérgia, aprendiendo a ser ASERTIVOS. El entrenamiento Asertivo es algo que está al alcance de todos. Los derechos asertivos , una necesidad.

¿Por qué es bueno decir que NO?

– Porque así, al no asumir nosotros todas las tareas, le damos la oportunidad a los demás de aprender a hacerlo, de crecer en sus propias habilidades e incluso de aumentar su autoestima porque reconocen que pueden hacerlo.

-Porque ayudamos a los demás a ser responsables de sus propias vidas.

– Porque no se acaba el mundo si decimos que NO!!!

– Porque al valorar nuestros deseos, aumenta nuestro sentimiento de Autorespeto.

– Porque evitamos sufrir ante el pensamiento distorsionado que nos dice que los demás son culpables de nuestro dolor al no haber sabido decir que no, cuando eso es nuestra responsabilidad.

– Porque al respetarnos a nosotros, damos a los demás la oportunidad de respetarnos.

Se puede aprender, se puede entrenar. Es más, es nuestra obligación ser más Asertivos, adquiriendo mayor habilidad social, aprendiendo a aplicar las técnicas asertivas, y entrenándonos en esta maravillosa destreza, que nos hará la vida mucho más llevadera. Pero no basta con desear ser asertivos, así como no basta desear decir que no. Hay que llevarlo a la práctica y es con la reiteración de el comportamiento asertivo, como mejoramos día a día nuestra comunicación y nuestros sentimientos de autorespeto.

Nuestras relaciones personales mejoran cuando asumimos que decir que no es una responsabilidad, casi una obligación para respetarnos. Habrá tiras y afloja. Habrá luchas de poder. El otro querrá que yo le diga que si, pero mi responsabilidad es aprender a respetar mi no. Las técnicas asertivas son la herramienta fundamental si necesitas respetarte, si necesitas que tu opinión sea escuchada. NO es necesario el conflicto. NO es necesaria ninguna discusión.

Pero tenemos la creencia de que si no le damos al otro lo que espera habrá una discusión, un conflicto, una mala cara, un distanciamiento. Y eso nos impide respetar nuestra opinión. El miedo a la discusión, el miedo al conflicto. Te aseguro que todo esto se aprende. No sabes el peso que te quitas de encima cuando puedes decir exactamente lo que necesitas decir y cuando esto no provoca ningún evento desagradable. La inteligencia Emocional y la Asertividad engloban un cambio de hábitos y de conductas que transforman para siempre y hacia mejor, nuestras relaciones personales.

Se puede. Si lo deseas, recuerda que pedir ayuda es de sabios. 🙂 Online, y desde cualquier parte del mundo puedes mejorar tu asertividad y tu inteligencia emocional, haciendo así que tus relaciones personales y profesionales sean mucho mejores. Estoy a tu disposición.

Viki Morandeira

Tu coach personal

Anuncios

3 comentarios sobre “Como Decir No cuando queremos Decir que No

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s