Motivos del Perfeccionismo.

Te gusta hacer las cosas bien.

Te gusta que todo esté salga perfecto.

No toleras que algo esté incorrecto.

Las cosas solo pueden hacerse de una manera…

Entre estas cuatro frases, hay una enorme diferencia. Querer hacer las cosas lo mejor posible, avanzando aunque cometamos un error, preguntando, indagando, aprendiendo, rectificando y siguiendo en el camino hacia terminar nuestro trabajo, es la manera sana de hacerlo.

En cambio, cuando perseguimos el perfeccionismo, este puede convertirse en nuestro peor enemigo. Como seres humanos somos falibles. Cometemos errores. Eso quiere decir que no somos perfectos, nadie, ninguno, ni siquiera aquellos a los que consideramos genios. Ellos también, de vez en cuando, cometen algún error. Aprenden de el, y siguen adelante.

Equivocarse, no es un problema. El problema es permitir que un error sea como una bomba nuclear en nuestro estado de ánimo. El perfeccionista, tiene, entre otras las siguientes cualidades:

  1. sobresale en todo lo que hace.
  2. ocupa todo el tiempo hasta que algo sale perfecto (a costa de su salud si fuera necesario)
  3. no entiende la escala de los grises. Solo hay blanco o negro. Bien o mal.
  4. es su peor enemigo, no se perdona un mínimo error
  5. no intenta nada si no está seguro que va a obtener un resultado positivo.
  6. ataca al cuello de aquel que ose hacerle la mínima crítica.
  7. ve hasta la más mínima mota de polvo, es hiper-detallistas.
  8. solo ve dos formas de hacer las cosas: mal y a su manera.
  9. a veces, es incapaz de dar por concluido un trabajo, porque siempre encuentra aspectos y puntos mejorables, y esto le produce dolor, por no cumplir los plazos que había fijado.
  10. a pesar de una excelente función, no disfruta, porque es conocedor de los más nimios detalles que no hayan estado a la altura de la perfección.
  11. siente ser un fraude si se le alaba por un trabajo que no haya cumplido sus expectativas.

El perfeccionismo no conduce a la excelencia…. no…. conduce a la amargura, a la depresión, a la frustración, a la decepción….

Incluso, un padre perfeccionista, puede causar estragos en la salud psíquica de su prole. No tolerar el mínimo error, exigir siempre más y más, no aceptar un 2º puesto…. son causas de la baja autoestima de nuestros hijos.

Emprender un proceso de superación, de mejora continua, comprometernos con aprender de nuestros errores, permitirnos que nuestras equivocaciones nos enseñen…

Pero… ¿por qué nos volvemos perfeccionistas?

Como ya lo comentaba más arriba, una de las razones es para cumplir las expectativas que han puesto en nosotros. Si desde pequeños, hemos oído a nuestros padres comentar con otros, en nuestra presencia…

_Hace todo bien.

_Es tan inteligente.

_Es el mejor de su clase.

Escuchamos estas palabras, y sentimos el orgullo y la emoción con la que hablan. Eso nos hace sentir felices, amados y casi ningún niño quiere defraudar a sus padres, o profesores, o entrenadores… Por eso, nos esforzamos más y más, nos exigimos más, ocultamos nuestros errores, (porque los tenemos, como todos, pero no los podemos aceptar! sería defraudar a papá o a mamá!!)

Otra causa es el profundo deseo de crecimiento hasta nuestro máximo potencial. En sí, desear esto no es malo, muy por el contrario. Lo malo es sentir dolor cuando las cosas no salen bien. Sentir dolor por no saber todo lo que se tiene que saber, culparse por no tener todas las habilidades que se pueden tener… etc.

otra razón, aunque parezca incongruente, es por inseguridad en uno mismo. Muchas veces, aquellas personas que se han sentido discriminadas o menospreciadas por cualquier motivo (raza, posición social, nacionalidad, etc) crean una urgencia por demostrar y demostrarse que pueden ser mejores que aquellos que los han discriminado. Por lo que se embarcan en una carrera por el perfeccionismo, que puede dejar muchas víctimas en el camino, personas que sufrirán más incluso que él cuando fue discriminado.

Querer superarnos, conseguir un poco más de nosotros mismos, entrenar hasta dar lo mejor y seguir y seguir, esforzarnos, ejercitarnos, emprender las acciones necesarias para conseguir nuestros objetivos, caer y volver a levantarnos, encontrar siempre motivos para llegar más lejos, crecer y disfrutar de ser cada vez mejores… todos estos, son comportamientos positivos, hábitos y conductas de una persona que conseguirá mucho en su vida, que sentirá placer al alcanzar sus metas.

En cambio, cuando el perfeccionismo solo genera dolor, esto es síntoma de un problema.

Una persona perfeccionista, en el ámbito laboral, por ejemplo, puede mostrar los siguientes comportamientos:

  • Procrastinación: dilatar… dilatar… y dilatar… hasta encontrar el momento perfecto, la solución perfecta, el planteamiento perfecto… Incluso llegando a evitar hacer algunas cosas, porque en su fuero interno saben que no se puede conseguir algo así de manera impecable.
  • Menos salud física y mental: el quedarse atrapados en sentimientos negativos hacia ellos mismos, hacia los proyectos, hacia los demás, hace que la salud tanto física como mental de los perfeccionistas disminuya considerablemente.
  • Baja Productividad: con su afán por hacer todo bien, todo perfectamente, pasan demasiado tiempo puliendo detalles insignificantes.
  • Estancamiento: el no jugar al proceso de error-aprendizaje, le impide crecer. Las cosas están bien hechas como el ya ha aprendido a hacer. No deben modificarse. Con esta mentalidad se limita al territorio conocido, sin adentrarse en explorar nada nuevo, en lo que podría no ser el mejor o incluso fallar!
  • Relaciones pobres: por lo general, los demás le verán como un neurótico, rígido e inflexible, no muestra sus emociones, porque eso sería un signo de debilidad, y no le está permitido.

Si quieres saber como superar ese perfeccionismo que no es una virtud, sino un defecto, puedes leer el artículo 9 Claves para Superar el perfeccionismo

 

Viki Morandeira

Coach Personal

 

Anuncios

6 comentarios sobre “Motivos del Perfeccionismo.

  1. Es totalmente cierto lo que cuentas Viki, yo no me dí cuenta de ello hasta que alguien me lo explicó tan claramente como lo has hecho tu en tu blog.
    Lo que uno puede pensar que es una de sus mejores virtudes puede convertirse en su peor defecto cuando lo lleva al extremo, como todo lo que se lleva al extremo.
    ¡Me ha encantado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s