Cuento: La taza de té

Este cuento nos ayuda a entender nuestros sentimientos y a no personalizar el dolor que podemos sentir cuando alguien, con su taza llena, no es capaz de comprender que pensemos de manera diferente, o que tengamos creencias, conocimientos, opiniones o verdades que no son iguales a las de ellos. Yo en el pasado era como el profesor. Y sin querer, la manera en que llevaba mi taza llena a todos lados, iba haciendo daño a los demás. Necesité vaciar mi taza y eso no solo me hizo más feliz a mi, sino y lo que es más importante, a las personas con quienes comparto mi vida.

En el taller de Comunicación Asertiva, estaba trabajando el tema de las quejas con una cliente, cuando surgió este frase:

• No puedo soportar que obvien mis comentarios cuando intervengo en el diálogo de la cena, y hagan como si no lo hubieran escuchado

Pude imaginar el dolor de esta persona al no sentirse escuchada, al sentirse menospreciada por su propia familia. Pude comprender una vez más el dolor que yo misma había producido por llevar mi taza llena. Sin duda, su familia no puede escucharle porque llevan sus tazas llenas.

Porque seguramente piensan muy diferente, son muy LÓGICOS y ella ya ha dejado de serlo, porque seguramente ella ha encontrado mundos diferentes, que le apasionan, donde ha aprendido y encontrado espacios maravillosos, llenos de paz y de gente hermosa. Pero ellos aún tienen su taza llena y no cabe nada nuevo en su interior. Para ellos no existen otras realidades que las que ya creen reales. Pueden incluso tomar por tontas a las personas que no tienen su misma lógica, su misma verdad y por eso no le dan importancia a las palabras, a los comentarios de mi cliente. No es su intención lastimarla, ni menospreciarla, pero es el resultado que se obtiene al personalizar sus conductas.

¿Cómo evitar sentirnos mal cuando alguien no entiende nuestro punto de vista?

NO intentes evangelizarlos, no intentes que comprendan. Porque no pueden. Todo lo que ganas es que te vean a ti como una persona ingenua, como alguien que se cree cualquier cosa, como alguien que no es inteligente. Porque algunas personas, cuando son demasiado “lógicas”, cuando “su verdad” es la única posible, menosprecian cualquier otra idea. Cualquier otra posibilidad, cualquier otra cultura, cualquier otra verdad. NO INTENTES QUE TE ENTIENDAN. NO ESTAN PREPARADOS PARA HACERLO.

Y aquí les dejo una reflexión cortita… este hermoso cuento.

Posibilidades

Tienes suerte, cuanto menos sabes de algo, mas posibilidades tienes de aprender.

Una taza de té

Un sabio japonés, conocido por la sabiduría de sus doctrinas, recibió la visita de un profesor universitario que había ido a verlo, para preguntarle sobre su pensamiento.
El profesor universitario tenía fama de ser creído y orgulloso, no prestando nunca atención a las sugerencias de los demás, creyéndose siempre en posesión de la verdad.

El sabio quiso enseñarle algo. Para ello, comenzó por servirle una taza de té. Comenzó echando el té poco a poco. Hasta que la taza se llenó.

El sabio, aparentando no percatarse que la taza estaba ya llena, siguió echando té y más té, hasta que la taza reboso y el líquido comenzó a manchar el mantel.

El anciano mantenía su expresión serena y sonriente.

El profesor de universidad, miró desbordarse el té, tan estupefacto, que no lograba explicarse una distracción tan contraria a las normas de la buena urbanidad; pero, a un cierto punto, no pudo contenerse y dijo al anciano sabio:

 

¡Esta llena! ¡Ya no cabe más!

 

El sabio, imperturbable y sin inmutarse, le dijo:

 

Tú también estás lleno, de tu cultura, de tus opiniones y conjeturas eruditas y completas, igual que le ocurre a esta taza.

¿Cómo puedo hablarte de la sabiduría, que solo es comprensible a los ánimos sencillos, abiertos, si antes no vacías tu taza?

El profesor comprendió la lección y desde aquel día se esforzó en escuchar las opiniones de los demás sin despreciar ninguna de ellas.

 

Cuento japonés.

Si lo deseas, puedes escucharlo aquí.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Anuncios

Mas Frases de lo Mejor de Anthony Robbins

A veces, nos perdemos en pensamientos inutiles, que nos limitan, que nos frenan, que nos dejan viviendo vidas apagadas, sin sentirnos dueños de nuestro destino. Leer a Tony Robbins, te da la fuerza necesaria para recuperar las Riendas de tu Vida, para asumir que las riendas, las llevas tu….

Te dejo mas frases de lo mejor de Anthony Robbins.

“Hace mucho tiempo, me di cuenta de que el éxito deja pistas, y que las personas que producen resultados sobresalientes hacen cosas específicas para crear esos resultados. Yo creía que si Yo duplicado con precisión las acciones de los demás, podía reproducir resultados con la misma calidad de los resultados que tenían “.

“Si yo estoy comprometido, siempre hay un camino”. (También dice: “Si podemos (generar) la emoción justo dentro de nosotros, podemos conseguir nosotros mismos  hacer algo. Si usted no tiene el dinero, pero es creativo y tiene determinación suficiente, encontrará el camino. ”

“Cuantas más reglas tengas acerca de cómo la gente tiene que ser, como tiene que ser la vida para que seas feliz, menos feliz vas a ser.”

“El pasado no es igual al futuro.” Pero: “La mayoría de la gente piensa, el pasado es igual al futuro. Por supuesto que sí, si usted vive allí! ”

“La Decisión es el máximo poder. Las decisiones forman el destino. ”

“Exigirte más de tí mismo, mas de lo que nadie podría esperar de ti.”

 

No hay imposibles, si realmente asumes esta idea, si realmente te comprometes con la idea de que tus decisiones tienen un efecto en tu futuro podras conseguir tener la vida que deseas. Puede que no haya camino corto hacia tus metas, pero siempre hay camino. Empieza a recorrerlo.

 

¿Empezamos Juntos? A traves del coaching se producen resultados que tienen efecto inmediato en tu vida, y que transformaran tu destino. No hacer nada, es haber decidido tener una vida mediocre.

 

Viki Morandiera

Tu Coach Personal

 

 

 

 

Cuento: El tonto de la moneda

Afuera de una tradicional cantina en un pintoresco pueblito se sentaba todos los días un muchacho que todos los parroquianos de este lugar consideraban un tonto.

 

Pasaban las horas, circulaban las copas, y ya entrada la noche el ritual en la cantina se repetía todos los días:

-¡Que llamen al muchacho! – solicitaba alguno de manera eufórica, y de inmediato salía el ayudante del cantinero para pedir al joven que entrara en la cantina.

Temeroso y cabizbajo se presentaba ante los alterados y espirituosos clientes, que se arremolinaban en torno a la barra para disfrutar del espectáculo.

  • ¡A ver muchacho! ¡Escoge! ¿Te quedas con esta gran moneda de plata o con esta pequeña monedita de oro? – le decían mientras colocaban enfrente las dos monedas.
  • ¡Contesta pues! ¿Que, prefieres no quedarte con ninguna?
  • No señor.
  • ¿Tons? ¿Cual te quedas?
  • La grande señor

Las carcajadas no se dejaban esperar.

  • ¿La de plata? – le preguntaban una vez más – ¿estás completamente seguro?
  • Si señor, la de plata, la grande.

Insultos, carcajadas, sombrerazos, de todo le llovía al pobre muchacho que tímidamente tomaba la moneda y la guardaba en el bolsillo de su pantalón. Salía del lugar y volvía a sentarse en la banqueta de la entrada del lugar, donde todos se despedían con burlas.

-Nos vemos mañana, a ver si ya despiertas.

Esta historia se repetía día tras día, mes tras mes, durante muchos años. El muchacho humillado todos los días por preferir guardar una moneda de plata en lugar de una de oro, aún a pesar de la gran diferencia de valor entre las dos monedas.

¿No era de sorprender la torpeza del muchacho? ¿Cómo era posible que pasaran los años y siguiera pensando que la moneda de plata tuviera más valor?

Estas preguntas se las hacían todos los bebedores, pero particularmente uno de los clientes, un poco menos eufórico y más molesto con las burlas que recibía el muchacho un día decidió resolver la situación.

Se acercó al muchacho y se sentó junto a él en la banqueta.

  • ¿Como estás hoy muchacho?
  • Bien, señor.
  • Respóndeme algo, chico.
  • Si, señor.
  • Te he visto entrar muchas veces a esta cantina y ser la burla de todos los asistentes al seleccionar la moneda de plata y dejar en la mesa la de oro.
  • Si, señor.
  • ¿De verdad en todo este tiempo no te has dado cuenta del error en tu decisión?
  • ¿Cual error, señor?
  • Pues que la moneda de plata no vale ni la décima parte de lo que vale la de oro. ¿Acaso no has notado esto? ¿No sabes el valor de los metales?
  • Si, señor, si los conozco.
  • ¿Y entonces? ¿Porque permites que se burlen de ti de esa forma? ¿Porque no mejor tomas la de oro y les demuestras que no eres tonto?
  • Porque no me conviene, señor. Si desde el primer día que me invitaron a escoger una moneda yo hubiera tomado la de oro, a ellos no les hubiera causado gracia, y nunca más me hubieran pedido volver a escoger una moneda. En cambio de esta forma he podido regresar un día tras otro, tomar una moneda de plata y resolver mis apuros económicos, señor.

Vaya sorpresa la que se llevó este hombre al darse cuenta que los verdaderos tontos en este juego eran los borrachos y no el muchacho, quien, dicen de oídas, cuando murió dejó varios cofres llenos de monedas de plata que había acumulado durante los últimos años de su vida.

Dicen, incluso, que tenía en monedas de plata más posesiones que cualquier otro habitante del pueblo. Y pensar que lo creían un tonto.

 

¿Cuáles son las enseñanzas que sacas de este cuento? ¿Me las cuentas? Te invito a comentar al final de este post.

Con Amor,

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Pensamientos Distorsionados: Falacias de Justicia

Cuando nuestros pensamientos se “atrincheran” en que las actuaciones de los demás son injustas, generamos enormes dosis de dolor. Si nuestras expectativas no se cumplen, si el otro no actúa como yo creo que debería actuar, si la realidad no es como yo creo que debería ser, siento como la injusticia me ciega.  Antes de explicartelo mejor, te dejo los enlaces a los demas pensamientos distorsionados.

Filtraje o Visión de Tunel

Polarización

Sobregeneralización

Interpretacion del Pensamiento

Vision Catastrofica

Personalizacion

Falacias de Control

Continuamos…. piensa… ¿te escuchas decir o pensar algunas de estas frases?

  • Si me respetara no me haría pasar por esto.
  • Si me quisiera me acompañaría aunque no tuviera ganas
  • Si yo le importara, me llamaría….
  • No es justo que no se comporte como un buen padre
  • Es injusto que no me deje acercarme a ella en la cama
  • Yo había visto esa plaza de aparcamiento antes.
  • Yo tenía prioridad en esta rotonda. Y como la tenia, bajo la ventanilla del coche, y le grito al conductor que no me ha cedido el paso.
  • El trato de mi jefe no es justo.

La realidad es la que es, pero lo que a ti te causa dolor, no es la realidad, sino lo que tu piensas que no es justo. Lo que te duele es la injusticia que se produce cuando los demás no actúan como tú crees que deberían actuar.

No es justo que un buen padre….

No es justo que un amigo…

No es justo que una esposa…….

No es justo que el jefe….

No es justo que el gobierno….

Realmente resulta tentador, quedarnos en la queja, con los brazos cruzados, sin saber que pasa por la cabeza de la otra persona, y suponer una realidad mejor si los demas fueran justos, si los demás fueran como deberian ser, si todo saliera de acuerdo a tus expectativas….. ¿verdad?

Preguntas de Coaching para Pensamientos Distorsionados

¿Para demostrarte que te quieren tienen que cumplir siempre con tus expectativas?

¿Conoce la otra persona lo que esperas de ella?

¿Si deseas hablar con alguien, debes esperar a que te llame? ¿Que pasaría si llamaras tú?

¿Que tu compañero no haga lo que tú crees que debería hacer, lo convierte automaticamente en mal compañero? ¿Que crees que ha pensado él para actuar como ha actuado?

¿Crees que los demás saben realmente cual es tu sentido de justicia y a lo que estan obligados para ser justos contigo y para que tú seas feliz?

¿Eres consciente de las expectativas de los demás que no cumples? ¿Las cumples todas? ¿Estas seguro al 100 por 100?

Recuerda, que son nuestros pensamientos, los que dan lugar a nuestras acciones y conductas. Si tú crees que te están tratando injustamente, reaccionarás ante esa injusticia….. Y es muy probable, que la otra persona, ni siquiera sea consciente de lo que pasa por tu cabeza….. Por eso, no caigas en la trampa de estas distorsiones cognitivas.

Si necesitas algo, pídelo. No esperas a que los demás sean adivinos. No esperes a que los demás actúen como crees que sería justo que actuaran. Recuerda que tú te has formado un “ideal” de pareja, de hijo, de padre, de compañero de trabajo….. que no necesariamente el otro conoce….

Tu amigo, puede pensar que llamarte seria una molestia, mientras tú estas pensando, que es injusto que no te llame.

Tu esposa podría tener otros planes y no querer ir a algún sitio, y si a ti realmente te apetece que vaya, háblale desde tus sentimientos. Nadie se resiste cuando la persona amada le dice: Cariño, me haría mucha ilusion que me acompañaras, quiero compartir esta experiencia contigo, tengo ganas de disfrutar esta tarde juntos…… ¡Inténtalo! Si no preguntas, el no ya lo tienes. Si no llamas, te quedas como estas, si no hablas, tu mente seguira creyendo que todos están en tu contra…..

Es mejor dejar el concepto de justicia, para los juzgados, para los tribunales…. Solemos hablar de injusticias, cuando en realidad deberíamos hablar de preferencias o carencias personales. ¿Por qué ha de ser más justo lo que uno quiere, que lo que el otro quiere? Es mejor ser asertivo, decir lo que uno quiere, necesita, desea, sin disfrazarlo detrás de la falacia de justicia.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Las Mejores Frases de Tony Robbins

 

 

Para mí, las frases, son “píldoras de sabiduría”  Una píldora de estas, puede curarnos de la inactividad, puede devolvernos la motivación, una píldora de unas pocas palabras, puede cambiar nuestro día y hasta nuestra vida…..

Te dejo algunas de las mejores Frases de Tony Robbins. Aquí está permitido Automedicarse!!!!

  • Te reto a vivir tu vida, como si fuera una obra maestra. Te desafio a unirte a las personas que viven la vida de acuerdo a lo que enseñan, de acuerdo a lo que creen.
  • Las creencias tienen el poder de crear y de destruir. Los seres humanos tienen la habilidad de tomar una experiencia en sus vidas y crear un significado destructivo o de salvar sus vidas.
  • Si queremos dirigir nuestras vidas debemos tomar control de nuestras acciones. No es lo que hacemos UNA VEZ lo que moldea nuestra vida, sino lo que HACEMOS CONSISTENTEMENTE.
  • Las personas no son vagas, tienen metas impotentes, metas que no les motivan
  • Son tus decisiones y no tus condiciones lo que determina tu futuro.
  • La Acción es la base primordial de todo éxito.

Escoge tu medicina, busca tus frases inspiradoras y ponte en marcha en tu vida!!!!  Nadie puede hacer por ti, lo que tu puedes hacer por ti. Y emprender ese cambio, responsabilizarte de tus decisiones, emprender acciones, es algo que marcara un antes y un después en tu vida. Te lo aseguro. Leer a Tony Robbins, desde luego que ha marcado un antes y un después en mi vida. He aprendido a no rendirme, a insistir, a ser flexible, a levantarme otra vez, a sembrar, a no esperar que las cosas se resuelvan solas, a ir a por ellas, a propiciar que ocurran. No te quedes esperando.

El coaching es la disciplina que te ayuda a gestionar el cambio que necesitas para entrar en acción. ¿Piensas seguir esperando?

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

Cuento: El Circulo del 99

Con este cuento quiero ayudarte a descubrir que no necesitas entrar al Círculo del 99, porque terminarás como el del cuento. Para que juntos aprendemos a disfrutar de las cosas pequeñas, de los momentos pequeños, de la grandeza de esos minutos de inmensa felicidad.

Gracias por estar ahí, al otro lado de la pantalla.

Gracias por leerme y si he conseguido que un solo día haya sido para tí mejor gracias a mis palabras, me siento enormemente feliz!!!

La vida tiene una duración determinada, puede parecer larga o corta…. lo importante es evitarnos el sufrimiento innecesario que nuestra propia mente ociosa nos va inoculando!!!!

Ahora, A leer que es un cuento muy bonito!!!!

Si lo prefieres, puedes escucharlo aqui, sino, continúa hacia abajo y lo lees.

Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertaba al rey cantando y tarareando alegres canciones de juglares.

Una sonrisa se dibujaba en su distendida cara y su actitud para con la vida era siempre serena y alegre. Un día el rey lo mandó a llamar. –

Paje- le dijo- ¿cuál es el secreto?

-¿Qué secreto, Majestad?

-¿Cuál es el secreto de tu alegría?

– No hay ningún secreto, Alteza.

– No me mientas, paje. He mandado a cortar cabezas por ofensas menores que una mentira.

– No le miento, Alteza, no guardo ningún secreto.

-¿Por qué estás siempre alegre y feliz? ¿Eh? ¿Por qué?

– Majestad, no tengo razones para estar triste. Su Alteza me honra permitiéndome atenderlo. Tengo mi esposa y mis hijos viviendo en la casa que la Corte nos ha asignado, somos vestidos y alimentados y además su Alteza me premia de vez en cuando con algunas monedas para darnos algunos gustos, ¿cómo no he de estar feliz?

– Si no me dices ya mismo el secreto, te haré decapitar -dijo el rey. Nadie puede ser feliz por esas razones que has dado.

– Pero, Majestad, no hay secreto. Nada me gustaría más que complacerlo, pero no hay nada que yo este ocultando…

-¡Vete, vete antes de que llame al verdugo!

El sirviente sonrió, hizo una reverencia y salió de la habitación. El rey estaba como loco. No conseguía explicarse como el paje estaba feliz viviendo de prestado, usando ropa usada y alimentándose de las sobras de los cortesanos. Cuando se calmó, llamó al más sabio de sus asesores y le contó su conversación de la mañana.

-¿Por qué él es feliz?

– Ah, Majestad, lo que sucede es que el está fuera del círculo.

-¿Fuera del círculo?

– Así es.

-¿Y eso es lo que lo hace feliz?

– No Majestad, eso es lo que no lo hace infeliz.

-A ver si entiendo, estar en el círculo te hace infeliz.

– Así es.

-¿Y cómo salió?

-¡Nunca entró!

-¿Qué círculo es ese?

– El círculo del 99.

– Verdaderamente, no te entiendo nada.

– La única manera para que entendieras, sería mostrártelo en los hechos.

-¿Cómo?

– Haciendo entrar a tu paje en el círculo.

– Eso, obliguémoslo a entrar.

– No, Alteza, nadie puede obligar a nadie a entrar en el círculo.

– Entonces habrá que engañarlo.

– No hace falta, Su Majestad. Si le damos la oportunidad, el entrará solito, solito.

-¿Pero el no se dará cuenta de que eso es su infelicidad?

– Sí se dará cuenta.

– Entonces no entrará.

– No lo podrá evitar.

-¿Dices que él se dará cuenta de la infelicidad que le causará entrar en ese ridículo círculo, y de todos modos entrará en el y no podrá salir?

– Tal cual. Majestad, ¿estás dispuesto a perder un excelente sirviente para poder entender la estructura del círculo?

– Sí

– Bien, esta noche le pasaré a buscar. Debe tener preparada una bolsa de cuero con 99 monedas de oro, ni una más ni una menos. ¡99!

-¿Qué más? ¿Llevo los guardias por si acaso?

– Nada más que la bolsa de cuero. Majestad, hasta la noche.

– Hasta la noche.

Así fue. Esa noche, el sabio pasó a buscar al rey. Juntos se escurrieron hasta los patios del palacio y se ocultaron junto a la casa del paje. Allí esperaron el alba. Cuando dentro de la casa se encendió la primera vela, el hombre sabio agarró la bolsa y le pinchó un papel que decía: “Este tesoro es tuyo. Es el premio por ser un buen hombre. Disfrútalo y no cuentes a nadie como lo encontraste.” Luego ató la bolsa con el papel en la puerta del sirviente, golpeo y volvió a esconderse.

Cuando el paje salió, el sabio y el rey espiaban desde atrás de unas plantas lo que sucedía. El sirviente vio la bolsa, leyó el papel, agitó la bolsa y al escuchar el sonido metálico se estremeció, apretó la bolsa contra el pecho, miró hacia todos lados de la puerta, y se arrimaron a la ventana para ver la escena.

El sirviente había tirado todo lo que había sobre la mesa y dejado solo la vela. Se había sentado y había vaciado el contenido en la mesa. Sus ojos no podían creer lo que veían. ¡Era una montaña de monedas de oro!

Él, que nunca había tocado una de estas monedas, tenía hoy una montaña de ellas para él. El paje las tocaba y amontonaba, las acariciaba y hacia brillar la luz de a vela sobre ellas. Las juntaba y desparramaba, hacía pilas de monedas. Así, jugando y jugando empezó a hacer pilas de 10 monedas. Una pila de diez, dos pilas de diez, tres pilas, cuatro, cinco, seis…y mientras sumaba 10, 20, 30, 40, 50, 60…. hasta que formó la última pila: 9 monedas !!!

Su mirada recorrió la mesa primero, buscando una moneda más. Luego el piso y finalmente la bolsa. “No puede ser”, pensó. Puso la última pila al lado de las otras y confirmó que era más baja.

¡Me robaron -gritó- me robaron, malditos!! Una vez más buscó en la mesa, en el piso, en la bolsa, en sus ropas, vació sus bolsillos, corrió los muebles, pero no encontró lo que buscaba. Sobre la mesa, como burlándose de él, una montañita resplandeciente le recordaba que había 99 monedas de oro “sólo 99″. “99 monedas, es mucho dinero”, pensó. Pero me falta una moneda. Noventa y nueve no es un número completo -pensaba- cien es un número completo pero noventa y nueve, no.

El rey y su asesor miraban por la ventana. La cara del paje ya no era la misma, estaba con el ceño fruncido y los rasgos tiesos, los ojos se habían vuelto pequeños y arrugados y la boca mostraba un horrible gesto, por el que se asomaban los dientes. El sirviente guardó las monedas en la bolsa y mirando para todos lados para ver si alguien de la casa lo veía, escondió la bolsa entre la leña. Luego tomó papel y pluma y se sentó a hacer cálculos.

¿Cuánto tiempo tendría que ahorrar el sirviente para comprar su moneda número cien? Todo el tiempo hablaba solo, en voz alta. Estaba dispuesto a trabajar duro hasta conseguirla. Después quizás no necesitara trabajar más. Con cien monedas de oro, un hombre puede dejar de trabajar. Con cien monedas de oro un hombre es rico. Con cien monedas se puede vivir tranquilo.

Sacó el cálculo. Si trabajaba y ahorraba su salario y algún dinero extra que recibía, en once o doce años juntaría lo necesario. “Doce años es mucho tiempo”, pensó. Quizás pudiera pedirle a su esposa que buscara trabajo en el pueblo por un tiempo. Y él mismo, después de todo, él terminaba su tarea en palacio a las cinco de la tarde, podría trabajar hasta la noche y recibir alguna paga extra por ello.

Sacó las cuentas: sumando su trabajo en el pueblo y el de su esposa, en siete años reuniría el dinero. ¡Era demasiado tiempo!!! Quizás pudiera llevar al pueblo lo que quedaba de comidas todas las noches y venderlo por unas monedas. De hecho, cuanto menos comieran, más comida habría para vender… Vender… Vender… Estaba haciendo calor. ¿Para qué tanta ropa de invierno? ¿Para qué más de un par de zapatos? Era un sacrificio, pero en cuatro años de sacrificios llegaría a su moneda cien.

El rey y el sabio, volvieron al palacio. El paje había entrado en el círculo del 99…

Durante los siguientes meses, el sirviente siguió sus planes tal como se le ocurrieron aquella noche. Una mañana, el paje entró a la alcoba real golpeando las puertas, refunfuñando de pocas pulgas.

-¿Qué te pasa?- preguntó el rey de buen modo.

– Nada me pasa, nada me pasa.

– Antes, no hace mucho, reías y cantabas todo el tiempo.

– Hago mi trabajo, ¿no? ¿Qué querría su Alteza, que fuera su bufón y su juglar también?

No pasó mucho tiempo antes de que el rey despidiera al sirviente por no mandarlo a decapitar . No era agradable tener un paje que estuviera siempre de tan mal humor.

Autor : anonimo , extraido de internet

¿Eres de esas personas que pasan su vida buscando la felicidad absoluta? ¿Te desvives por buscar la moneda que complete las 100, sin disfrutar las 99 restantes? ¿Crees en la felicidad de los cuentos de Disney? Olvidate de buscar, la felicidad absoluta no existe. No se puede ser absolutamente feliz. Se puede disfrutar de momentos de felicidad, momentos que muchas veces no disfrutamos al creer que la felicidad nos la puede dar el dinero , lo material u otro ser humano, por pensar que nos falta llegar a 100.  

En la vida todos pasamos por enfermedades, muertes de seres queridos, separaciones, problemas empresariales, financieros…. y puede que creamos que la felicidad no existe. Pero piensa: Si la felicidad se compone de momentos , las cosas malas que nos pasan también solo duraran momentos ,momentos que cuanto más tiempo los dejemos anidar en nuestra mente, nos alejaran de disfrutar de la alegría de vivir cada día. Da gracias hoy por tus 99!!!!  

Viki Morandeira
Tu Coach Personal

Asertividad: Tecnica de la Claudicacion Simulada

Lo bueno de conocer unas cuantas técnicas asertivas, es que siempre podemos usarlas para ayudarnos a salir de un mal trance, para evitar discusiones, para mejorar la forma en que nos comunicamos y sobretodo, para cuidar nuestras relaciones personales.

La Técnica de la Claudicación Simulada consiste, como su nombre lo indica, en simular que hemos abandonado, darle a la otra persona, en principio, su parte de razón, para luego dar nuestra opinión y decir lo que realmente queremos decir. Intentar imponer nuestro punto de vista, o que nos den la razon, es realmente poco efectivo.

Por ejemplo. Cuando alguien niega una cosa que tu crees que ciertamente ocurrió o fue como tu piensas. Cuando alguien nos acusa de algo o se queja de algo sobre nosotros, hay que tener en cuenta, que aunque nosotros lo interpretamos de otra manera, esa persona nos lo dice asi, porque asi lo siente, porque ve esa realidad. Si directamente le decimos que no, que se equivoca, es como si estuviera viendo una manzana y tu le dices que no es una manzana. ¿Podría darte la razón si está convencido de estar viendo una manzana? Dificilmente.

Un caso práctico

Le has dicho a tu hijo que haga la cama.

Y el, además de no haberla hecho, te suelta: ¡¡¡Pero si no me has dicho nada!!!

Puede que estés seguro que lo has dicho, o que creas haberlo dicho, pero ahora esa no es la cuestion. El motivo por el que hablas con tu hijo no es saber quien tiene la razón en esto, sino, transmitir el mensaje original y conseguir que cumpla con su obligación de hacer su cama. Por eso, empezar a discutir que si lo dije, que si no lo dijiste, que si lo dije…. llevaría a un callejón sin salida. El no lo recordará y seguirá insistiendo, por mucho que tu intentes que lo recuerde.

En este caso, más vale Claudicar para luego volver al ataque.

Una respuesta adecuada sería: Puede ser que no lo haya dicho. Ahora el tema es que tú sabes que debes hacer la cama sin necesidad que te lo repita cada día.

Otro caso en el que puede usarse la Técnica de Claudicación Simulada, es cuando te culpen de algo, para intentar escapar ellos mismos de una responsabilidad.

Otro caso práctico

Por ejemplo: le dices a tu hija que haga los deberes.

Sales de la habitación y al volver, sigue sin hacer sus tareas escolares.

Cuando le preguntas qué hace que no está haciendo sus tareas, te responde:

Es que tu no me has dado un lápiz.

Una respuesta adecuada, usando la Técnica de la Claudicación simulada, sería:

Puede ser que no te haya dado un lápiz, ¿Crees que ese es suficiente motivo para que ni siquiera hayas puesto los libros sobre la mesa?

A veces, las conversaciones con algunas personas, giran en una espiral, donde ambos quieren imponer su opinion, donde ambos se creen poseedores de la verdad, dueños de la razon. Si insistes, de la misma manera que lo has hecho en otras ocasiones, conseguiras el mismo resultado que en otras ocasiones…..  Por eso, para conseguir que algo cambie, eres tú quien debe dar el paso y cambiar tu manera de comunicarte, siendo asertivo.

Por ejemplo, le has dicho 100 veces a tu hija que se equivoca, que si le dices que vaya a natacion no es por capricho tuyo, sino porque es un beneficio para ella. Y ella insiste en que no le interesa.

En lugar de insistir, con los mismos argumentos, intenta claudicar, para luego mostrarle las ventajas de la natacion.

Comprendo que no quieras ir a natacion. Y creo que tu no le ves nada positivo. Se que a ti te gusta conocer gente nueva, y la natacion no es solo hacer ejercicio, es tambien una oportunidad de tener un nuevo circulo de amistades, de poder disfrutar sintiendote mejor, de poder tener una mejor figura.

No busques cuales son tus motivos, es mejor encontrar que le motiva a la otra persona, y mostrarle que en eso que le estas proponiendo, obtendra algo que le agrada.

Piensa!!! Sé Creativo!!!

¿En qué situaciones puedes usar esta Técnica?

¿En que ocasiones pasadas podrías haberla usado? Escribe respuestas “escritas” a situaciones en las que en el pasado no fuiste asertivo e intenta serlo en la próxima oportunidad que tengas. Este entrenamiento te preparará para conversaciones futuras

OTRO EJEMPLO

 Cuando alguien te dice: Siempre llegas tarde. ( o nunca me escuchas)
Ponerte a discutir si es verdad o mentira, no hará que avancen en la comunicación, por eso, en este caso, también es imprescindible la Claudicación Simulada.
Es cierto que hoy he llegado tarde, y que también me ha pasado en otras ocasiones. Lo siento, se que te incomoda esperar y no era mi intensión que te sintieras así. No tuve en cuenta que a esta hora hay mucho tráfico (o es difícil conseguir aparcamiento). La próxima vez te avisaré con un mensaje cuando tenga algún contratiempo para llegar puntual. La semana pasada llegué a puntual todos los días, ¿lo recuerdas?
Es importante tener en cuenta, que cuando una persona dice algo, generalmente está bastante convencida de lo que está diciendo. Lo cree así. Cree que es real, o por lo menos, para esa persona, eso es parte de su realidad. Entrar en una discusión para que vean las cosas como las hemos visto nosotros, no es buena estrategia.
La técnica asertiva de la Claudicación Simulada es imprescindible en discusiones de pareja. ¿Por qué? Porque lo más valioso no es tener la razón, puntualmente, sino seguir juntos, felices, creciendo como pareja.
Discutir, no debería ser una prioridad. Aunque a veces se convierta en algo cotidiano. Es preferible escoger bien nuestras batallas. Y a pesar de que un tema te parezca de vital importancia, te aseguro que la mejor manera de que tu pareja realmente comprenda tu punto de vista no es intentando que te de la razón, sino, dándole su punto de razón, al usar la claudicación simulada, para luego poder exponer tu planteamiento. Si lo haces a modo de “reflexiones” o “preguntas” con tal de que tu pareja sea quien llegue a la conclusión, pues mejor. Para que una persona nos comprenda, no necesariamente tenemos que imponer nuestra realidad, la mayoría de las veces solo es necesario lograr que duden de su punto de vista, para que luego, solos, puedan llegar a ver la realidad como la hemos visto nosotros.
Si necesitas ayuda, pídela. Estaré encantada de guiarte para que seas una persona Asertiva y que mejores tus relaciones personales.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

Cuento: El pescador y el empresario (del libro La brujula interior)

cuento el pescador y el empresario



Estos dias he respondido a varios clientes, en diversos talleres, en distintos lugares del mundo, pero para varios de ellos, la respuesta mas adecuada, es este cuento del libro La brujula interior.
ahi va….



Un Empresario estaba en el muelle de un pueblo costero cuando llegó un bote pequeño con un solo pescador. Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño.

El empresario elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le había tomado pescarlos. El pescador respondió que solo un poco de tiempo.

El Empresario luego le preguntó por que no permanecía más tiempo y sacaba más pescado.

El pescador le dijo que tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia. El Empresario luego preguntó,¿pero qué hace usted con el resto de su tiempo.

El pescador dijo, ” duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siestas con mi esposa María, me voy todas las noches al pueblo donde tomo ron y toco guitarra con mis amigos “. Tengo una vida completa y ocupada.

El Empresario replicó: Yo soy un MBA de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca y con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrias comprar varios botes, eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador de pescado, eventualmente abrir tu propio procesador de pescado.

Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este “pobre” pueblo e irte a la ciudad, luego a la capital y eventualmente al exterior, donde manejarías tu empresa en gran expansión.

El pescador preguntó, pero cuánto tiempo tarda todo eso?
A lo cual respondió el empresario “entre 15 y 20 años”

¿ Y luego qué ?

El empresario se ríe y dijo ” que esa era la mejor parte”.
Cuando llegue la hora deberías anunciar un I. P.O. ( Oferta Inicial de Acciones ) y vender las acciones en oferta al público.

Te volverás rico, tendrás millones”.

” Millones….¿y luego que?

Dijo el Empresario: ” Luego te puedes retirar. Te mudas a un pueblo en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pasear un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo donde tomas ron y tocas guitarra con tus amigos”

El pescador respondió, ¿acaso eso no es lo que tengo ya?


Rico no es quien mas tiene, sino quien menos necesita. Lamentablemente, nos han hecho creer que “necesitamos” demasiadas cosas….. Exitoso no es quien llega más alto…. sino quien es feliz con lo que hace…. Y a veces, persiguiendo el éxito y la riqueza, perdemos la felicidad. Ahora mismo hay muchas personas, muchísimas que están cambiando lo que comúnmente se asocia con el éxito, para emprender trabajos que les hacen más felices, que están en sintonía con su esencia interior. Eres libre. Eres libre de elegir buscar lo que la sociedad entiende por Ëxito, o de preguntarte qué es éxito para ti y seguir lo que para tí es importante. Este cuento me ha hecho recordar esta nota, donde casi en mitad del artículo, hacen referencia a una abogada que dejó un puesto en una empresa transnacional, con un excelente sueldo para ser voluntaria en un proyecto que nada tenía que ver con su anterior trabajo. Quizás, para ser feliz, con poder abrazar sin miedo y besar con amor basta.

Encuentra tu pasión y conviértela en tu profesión. Eso hará que tu vida tenga sentido.

Viki Morandeira

Tu Coach Personal

 

¡Cuidado! Peligro de Contaminacion. Gente toxica

 

 

En la vida diaria tratamos con muchas personas. Algunas son autoritarias, otras sumisas, otras exigentes, otras agresivas, otras egocentricas….. y nosotros no podemos ir cambiando nuestro comportamiento para satisfacer a todos.

 

Por eso, es muy importante saber cual es nuestro objetivo al comunicarnos con los demás. Por ejemplo, en el trabajo, si hay alguien con el que no puedo, alguien que me saca de las casillas…. es porque yo dejo de pensar en el objetivo y pienso en su comportamiento.

 

Vamos a hablar hoy de las personas tóxicas.

 

En el trabajo, en casa, entre nuestros amigos, algún vecino, aquel familiar, un jefe, algún empleado… todos conocemos a una o más personas tóxicas. Esas personas, ¡¡¡contagian a todo aquel que no lleve su escudo antiradiactivo!!!!

 

¿Cuántas veces tú estabas tranquilo, sin demasiadas preocupaciones, y al encontrarte con alguien en particular has terminado nervioso, fastidiado, cargado de pesimismo?

 

Pues bien, eso es porque las personas tóxicas tienen un poder de contaminación tal, que si no va uno bien pertrechado, puede ser letal.

 

Bromas aparte, tú puedes decidir que NO TE AFECTE el encuentro con una persona tóxica. ¿Sabrías decirme quienes son tóxicos a tu alrededor? ¿Si? ¿No? Bueno, vamos a recordar las personas tóxicas que identifica Bernardo Stamateas en su libro “Gente Tóxica”

 

Los mete-culpas: ¡Con todo lo que yo hice por tí! O los que se sienten culpables por ser felices, por disfrutar, por tener una pareja, cuando los demás no alcanzan lo mismo que él, esta persona, también es tóxica, pero con ella misma.

 

Los envidiosos: ¿Qué lo tuyo es mejor que lo mío? ¿Pero quién te lo dijo? El que muestra su envidia, por lo que los demás tienen, solo está demostrando su inferioridad, su incapacidad mental para alcanzar los mismos logros.

 

El descalificador: Si, lo has hecho bien… pero lo has entregado un poco tarde. El descalificador es aquel que no puede callarse ninguno de nuestros defectos. Todos tenemos defectos, pero el se cree perfecto y con derecho a marcar y resaltar cada uno de nuestros fallos.

 

El agresivo verbal: No solo descalifica y ataca, sino que además insulta. El insulto es para él como el aire que escapa de una olla a presión. No sabe controlar sus emociones y lo más fácil para el, es destapar la olla y dejar que la presión salga en forma de agresión verbal.

 

El falso: aquel que siempre elogia a todos, pero que en cuanto uno se retira del grupo, siempre tiene algo que criticar de quien se ha ido. Es, si no lo conoces, en apariencia, una buena persona, pero hay de tí cuando le des la espalda!!!

 

El psicópata: A mí nadie me dice lo que tengo que hacer. Si me llego a cruzar a Perico, le parto la cara. El psicópata, es a la vez agresivo, vengativo, sabelotodo y perfecto. Siempre se enoja demasiado fácilmente. El poder y el dinero le importan más que las personas. Es manipulador y puede dar una imagen de religioso cuando en realidad es un extremista.

 

El mediocre: el conformista, el que para qué se va a esforzar si total no lo va a conseguir. ¿para qué más, si así estamos bien? Es el que vive una vida chata, sin emociones ni frustraciones pero que puede llegar a intoxicar a quienes le rodean, al convencerlos que lo mejor es no hacer nada, quedarse en su sitio y dejar pasar la vida.

 

El cotilla: Los chismes son su especialidad, siempre sabe la última noticia de la oficina, quien le ha puesto los cuernos a quien, donde, cuando y cuantas veces. Su interés por la vida de los demás es tal que le sirve para olvidar que no hace nada con la suya.

 

El jefe autoritario: Esto es como yo lo digo, y si no te gusta, ahí tienes la puerta. No acepta que los demás tienen también ideas, y que encima pueden ser mejor que las suyas. Tiene siempre la última palabra y cuando no la consigue, te despide, así al final, ha vuelto a tener la última.

 

La persona neurótica: Le gusta llamar la atención, necesita sentirse aceptado, reconocido, es autosuficiente y perfecto, agresivo y extremista, al extremo de ser infantil. Chantajista, su frase favorita es Si me dejas, me mato.

 

El manipulador: es el rey del acoso moral, te asigna tareas que no podrás realizar, te amenaza, destruye tu reputación con habladurías y mentiras. Se siente grande y poderoso. Tiene una doble vida. Ante el jefe, dice una cosa y luego hace otra, a fin de conseguir de él un ascenso o lo que desee. Es envidioso e improductivo.

 

El orgulloso: Está tan contento de ser así de perfecto, está encantado de vivir en su piel, tiene un exceso de amor propio, un ego inmenso, una autoestima inflada, sobrevalora sus capacidades, no aceptan sugerencias sobre su trabajo, porque están convencidos que lo hacen siempre de la mejor manera que existe.

 

El quejica: ¿por qué a mi no me dan este puesto de trabajo y a el sí? ¿por qué nunca tengo una oportunidad? Si llueve le molesta, si hace calor, le agobia, si hace frío, le incomoda. Tiene problemas con todos sus compañeros y vive enfadado. Todo lo que ve es negativo, demasiado grande y complejo, imposible de alcanzar. Tengo frío, tengo frío y cuando le das un abrigo, cuanto frío tenía, cuanto frío tenía….

 

Bien, luego de esta pequeña descripción de cada uno de los personajes tóxicos, quiero que sepas, que NO PUEDES DEJARTE INTOXICAR cuando los demás quieran. TU PUEDES evitar que su contaminación llegue hasta dentro de tu corazón.

 

Las técnicas asertivas son una excelente herramienta para utilizar cuando nos encontramos con algunos de estos personajes tóxicos. Teniendo una conducta asertiva, dejaras de sentirte mal al cruzarte con las personas toxicas. También sirve recordar:

 

  • Lo que los demás dicen, es solo una opinión subjetiva, no siempre refleja la realidad.
  • Que a los demás no les guste algo, no significa que sea feo, solo significa que a los demás no les gusta.
  • Nadie tiene derecho a gritarte, incluso aunque te equivoques.
  • Tu tienes derecho a ser positivo y a defender tus opiniones y sueños.
  • Escuchar chismes también te convierte en chismoso.
  • Nadie es más importante que tú, pero tampoco lo es menos.
  • No ganas nada contradiciendo a un descalificador y jamás lo hagas en público. Déjalo con su crítica, que la cargue él, tú no la aceptes.
  • Ante un ataque verbal, pon tu mejor “cara de nada” y sonríe.
  • No envidies, mejor admira e intenta aprender como se consigue eso que pensabas envidiar.
  • No quieras cambiar a nadie, las personas solo cambian cuando deciden hacerlo.
  • Utiliza técnicas asertivas, apréndelas, practícalas frente al espejo, convierte en un maestro de la asertividad.
  • No compadezcas al quejica, porque le harás sentir a gusto a tu lado y no te dejará más. Escucha, se educado, pero ten la mente en blanco, ni ayudes, ni des consejos, ni compadezcas. Simplemente, preguntale cuando termine. ¿ y como crees que podria solucionarse?…

Desde el coaching podemos trabajar juntos para que aprendas a defenderte, a ponerte un escudo anti-personas tóxicas. En una sola sesión se pueden hacer maravillas. Tu vida cambiará y te sentirás más a gusto en tu trabajo, en la reunión familiar, etc.

 

No lo dudes. ¿Acaso tu tranquilidad no vale la pena?

 

Viki Morandeira

Tu Coach Personal