El miedo. Una emoción muy animal

miedo (1)

En nuestros genes, compartimos unas cuantas emociones con nuestros antepasados animales, una de ellas es el miedo. El miedo, surge en los animales para tener a su disposición “adrenalina” en la sangre, capaz de producir reacciones explosivas, dirigidas a la supervivencia. Pero como nuestro pasado animal ya se va alejando… es hora que aprendamos a gestionar esta emoción.

 

 Los animales, “ven” un peligro, y reaccionan con más adrenalina en la sangre, para poder salir corriendo y salvar la vida.

Los animales, “huelen” un depredador, y reaccionan progetiendo a su cría, avisando a la colonia.

Los animales “escuchan” sonidos que les alertan de la llegada de un peligro y huyen para esconderse.

Los animales “sienten” que se acerca un tsunami, un terremoto, una gran tormeta y entran en acción para protegerse.

Nosotros, ANTES DE OLERLO, ANTES DE ESCUCHARLO, ANTES DE SENTIRLO, ANTES DE VERLO….. generamos esa adrenalina, ese instinto protector con solo PENSAR EN EL PELIGRO. Con solo PENSAR en lo que nos da miedo.

El solo hecho de escuchar la palabra SERPIENTE, genera cambios físicos en las personas que le tienen fobia, y no es porque estén en peligro, ¡¡¡sino porque nuestra MENTE se adelanta años luz!!!! Nuestra mente, es decir nuestro pensamiento, hace que generemos esos cambios físicos que en el animal, son necesarios para proteger su vida.

Nuestro pasado animal nos dotó de este mecanismo.

Pero nuestro cerebro ha evolucionado bastante menos que nuestro hábitat. Y ese mecanismo de protección, ya no nos es útil.

Por lo general, no seremos devorados por ningún depredador.

Por lo general, nuestros pensamientos catastrofistas no van a cumplirse

Por lo general, no necesitamos esa adrenalina extra en nuestro flujo sanguíneo.

Y aún así, nuestro cerebro, con el solo hecho de “PENSAR” en una situación que nos da miedo… ya se prepara para la acción.

¿Cómo evitar estas reacciones físicas?

1º Tomando conciencia que estamos siendo “presas” de un ataque de miedo

2º Reconociendo que no hay peligro “real” ni “inminente” para nosotros

 Cambiando los pensamientos que han “alertado” a nuestro sistema de protección

4º Entrando en acción. Dando ese paso que nos atemoriza. Asumiendo que solo yo puedo cambiar la situación y que el miedo me está diciendo que hay algo que no se controlar, algo que aun no aprendí. Si empiezo a tomar contacto con eso que desata mi miedo, si empiezo a investigar, a dar pequeños pasitos, pronto desaparecerá.

Tu Coach Personal

Diplomada en Inteligencia Emocional

Practitioner en PNL

Anuncios

Un comentario sobre “El miedo. Una emoción muy animal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s